El relato de los candidatos perdidos

Senyor_J

Había llegado una vez más el momento de comunicarse de nuevo con los pobres mortales. Es por ello que Felipe bajo de su trono celestial hace unos días, tomó su pluma y entre habano y habano empezó a escribir un extenso artículo en El País. Por si las almas descarriadas no habíamos entendido bien lo sucedido en ese lío de Tomás Gómez y compañía, por el que el primero ha dejado de ser secretario general del Partido Socialista de Madrid y cabeza de lista a la Comunidad de Madrid, optó por explicárnoslo. Resulta que se trata de aquello del bien mayor: “A los compañeros que piensan que la democracia interna está por encima de los resultados electorales debo decirles que se equivocan”. Enorme frase esta, que empieza con una invocación y concluye con una revelación: que los árboles de la democracia interna a menudo impiden ver el bosque de lo que hace falta para ganar. Que no por mucho participar, se sirve mejor a la ciudadanía ni amanece más temprano.

Por suerte, siempre que sus compañeros -o incluso la humanidad- lo han necesitado, Felipe ha estado ahí para exponer la forma en que debe organizarse la vida política y esta vez no podía ser menos. Así habló: “Tenemos que superar las tentaciones endogámicas y controladoras y apoyar la gran oportunidad que se nos está ofreciendo en estos días de personas y proyectos que lleguen a la mayoría social que espera respuestas”. En otras palabras, nos dice que no nos obnubilemos demasiado con la democracia interna o, lo que es lo mismo, con la participación en la designación de candidatos, porque al fin y al cabo está viciada por los sistemas internos de poder que afectan a cualquier partido con algo de historia. Y que aceptemos con naturalidad los golpes de mano que se den por parte de los que saben, en este caso de órganos de dirección superiores, pues todo lo ven, incluso el futuro, y están dispuestos a actuar para prevenir debacles electorales. Ellos son los que en última instancia han de decidir quién es el candidato adecuado si la masa de feligreses no es capaz de dar su apoyo a la persona conveniente y prescindir de los falsos profetas endogámicos. Todo eso, además, debe aceptarse con total naturalidad.

No obstante, el PSOE no es el único que inventa contradicciones donde no los hay en cuanto la relación entre democracia interna y candidatos electorales. Miren a Izquierda Unida de Madrid, donde distintas direcciones han ido saboteando la victoria de Tania Sánchez, obtenida en buena lid, y facilitando su salida de la organización. En ambos casos topamos con eso de que, en estos mundos, cuando el candidato elegido, por los motivos que sean, no es del gusto de una cúpula relevante, se toman medidas expeditivas para que deje de ser candidato y asunto concluido. Por un momento parecía que a este y al otro olmo viejo, hendidos por el rayo y en su mitad podridos, con las lluvias de abril y el sol de mayo algunas hojas verdes les habían salido, en forma de participación y elección directa de candidatos. Sin embargo, sus propietarios, a pesar de que dicen que no les gusta el olmo tal y como está, prefieren podar sus brotes si las hojas que salen no son de su agrado.

Cuesta entender que en un momento en que se pone en cuestión la dinámica bipartidista y se reclama mayor participación en los partidos o, ante todo, control ciudadano de las instituciones, se den golpes de mano a plena luz del día como el que se ha dado o maniobras obstruccionistas de todo tipo. Aun creyendo eso de que es necesario combatir la endogamia interna, ¿cómo se puede acusar de endogamia a otros, cuando al final se escoge a dedo a otro candidato y se le somete a un proceso de ratificación interno en el que ningún otro aspirante tendría posibilidad alguna de ser elegido, mientras el hombre finalmente señalado desde arriba para sustituir al defenestrado pone cara de “a mí que me registren, que yo no sé nada” durante el sainete sustitutorio? ¿Sacarse de la chistera un candidato en el último minuto tras tirar al otro por el balcón y que un medio de comunicación repleto de conflictos de interés saque una encuesta ad hoc anunciando la victoria electoral gracias al “habilidoso” remplazo es lo que reclama la ciudadanía? Quién sabe, quizás sea cierto que Felipe ve cosas que los demás no ven, cuando afirma que “lo que elegimos dentro del partido está alejado o en contradicción con lo que los ciudadanos están esperando de nosotros”, pero más bien parece que nos encontramos ante una forma terriblemente caduca de entender la política.

Lo nuevo, en materia de participación, es renovar las estructuras y combatir las endogamias con más democracia interna, no con menos. Entre otras cosas, porque solo así las organizaciones políticas van a poder abrirse y acercarse a la sociedad realmente existente. No es la única condición necesaria, ya que dichas estructuras se recrean con notable rapidez, pero sí que resulta imprescindible. Ni el desenlace del asunto Tania Sánchez, con su salida de la organización, ni el de Tomás Gómez, con sus sustitución exprés por el artículo 33, refuerzan precisamente la confianza de la ciudadanía decepcionada con la política que venimos sufriendo. Por el contrario, refuerzan la fractura entre las personas de a pie y los partidos tradicionales, alentando el ascenso de fuerzas alternativas entre las que precisamente es Podemos, con unas formas de participación completamente abiertas y con un grado de democracia interna incomparable con el del resto de partidos, quien mayores beneficios viene obteniendo de ello. Esto sin duda es bueno para la sociedad, pero es malo para algunos partidos, por lo que convendría reflexionar un poco más algunas cosas.

En definitiva, no parece, pues, demasiado adecuado virar hacia lo viejo sino profundizar en lo nuevo, incluso desoyendo las voces de los padres fundadores o de otros seres. A veces va bien. Algunos ya lo intentaron y solo descarrilaron cuando dejaron de hacerlo. Que le pregunten a Zapatero. Como en el mito de Orfeo, José Luis intentó sacar al PSOE del infierno en que se encontraba y la reina del Hades, Perséfone, le advirtió de cómo debía hacerlo: dejando que el socialismo caminase tras él y sin volver nunca la vista atrás. Pero en plena crisis, José Luis escuchó a quien no debía, miro hacia atrás y se encontró de repente reformando la Constitución con total nocturnidad. Y es que cuando ciertas voces hablan incesantemente, si no se procura cerrar las orejas, es fácil descarrilar. Días atrás susurraban: “Pacto de estado, pacto de estado…”. Y hay quien dice haber oído: “Gross koalition, Gross koalition“.

17 pensamientos en “El relato de los candidatos perdidos

  1. El primer comentario del día es iff topic, pero al menos está vagamente relacionado.

    Con lo que ha salido por mi boca, reconozco que ayer Pedro Sanchez en el DEN estuvo bastante bien. Eso si, basandome en cortes que he visto y en tres minutos de réplica que es lo que he podido ver.

  2. Una vez que nos ha quedado claro que Gómez y Tania son dos víctimas, como Monedero del “régimen del 78” , al articulista le preocupa que el PSOE, ese partido del “régimen” según su último artículo, acepte la Gross Koalition.
    Es una preocupación lógica si tenemos en cuenta que ese camino de perfección que es Podemos, según J, puede que necesite otros apoyos para hacer la revolución como dios manda y Caracas en la de todos. Lo cual nos lleva a pensar que se es o no se es del “régimen” ( y permitan que siga con esta vaina tan del gusto de la joven afición ) dependiendo de si se pacta o no se pacta con la verdad verdadera encarnada en Podemos. No deja de asombrarme que se descarte desde ya un posible PPodemos, muchos más si tenemos en cuenta que el final del bipartidismo era quitar al PSOE para poner a Podemos (verán como en cuanto ocurra esto el bipartidismo será la leche: atentos a la pantalla). Todo sea que enseñen la cláusula de confidencialidad o el programa, a saber.
    Así que el papel del PSOE es “dar” votos a Podemos, resignadamente, aceptar que es un partido del “régimen” que va por el camino equivocado y esperar el perdón de los pecados el día que diga sí a Podemos. Pero sólo si dice sí a Podemos.

    Al final resulta que la regeneración de este país era volver al catecismo y el perdón de los pecados. Acabáramos!

  3. ¿Pedro Sanchez lee Debate Callejero?….ejem….y ademas ¿es fan de Amistad Civica?

    Ustedes se preguntaran ,que me lleva a preguntarme eso… eso…..bueno ,no es ni una certeza ,ni una obviedad pero a las dudas de las pruebas me remito:
    Desde que gobierna Mariano ,le he atribuido el nombre de :
    Rajopiyus Lecter “El Displicente”.
    Rajopiyus por sus pillerias con Barcenas.
    Lecter porque sabia que nos iba a comer el coco a base de querer convertirnos en corderos silenciosos
    “El Displicente”..siempre pensé que esa era su forma de actuar y como hemos visto en la tribuna de oradores en este Debate de la Nacion es su forma de calentar a su gallinero es su ADN politico.

    Y ayer Pedro Sanchez se dio cuenta en sus propias carnes de la razon que tenia Amistad Civica cuando en Debate Callejero ,nombraba al presidente del Gobierno como Rajopiyus Lecter “El Displicente”
    ,,,y estas fueron sus palabras:

    “Me llama la atención el tono displicente que usted utiliza… hace meses que le observo. Usted se esconde tras sus ministros. No fue la señora Mato la que hizo tesorero a Bárcenas; a ella le pagaron viajes, pero a usted le pagaron en b la sede de su partido”,

    En fin…quizas Pedro Sanchez no lea mis comentarios en Debate Callejero y no sepa quien es Ziluminatius ,pero bueno ,yo puedo ser aquel que le dice….¡eso ya lo vi yo! …sin tener que enfrentarme al presidente del gobierno en el hemiciclo del Congreso.

    Ante mi doy fe
    AC/DC
    firmado…..JAJAJA…..que nervios.

    PD.perdonen por hablar de mi en tercera persona…..ejem.

  4. Con el debido respeto, les pierde a ustedes lo “mismito” de lo que acusan a Podemos: el abuso de la enmienda a la totalidad.

  5. Hostia, a mi edad y soy hipster….
    https://pbs.twimg.com/media/B-rmVi0W8AAjXBd.jpg:large

    Sobre la “Groos koalition” escribe ISC, y no le falta razÓn.

    http://www.infolibre.es/noticias/opinion/2015/02/17/quien_quiere_una_gran_coalicion_psoe_aparte_las_elites_28470_1023.html

    Cómo se dice en bable “gran coalición porlobajinis”

    “la revolución como dios manda y Caracas en la de todos”
    Chávez VIVE carajo!!!

    __

    PD y sí, “friso” por ver la propuesta de reforma electoral de P’s cuando sean el segundo partido más votado. A ver…

  6. Gracias por este artículo que nos sitúa en el debate principal, esto es, ¿la crisis admitida de la socialdemocracia española es debida a los usos internos de conformación política o a una inadaptacion de estructuras antiguas a los nuevos desafíos ?
    Yo creo que el debate excede a los recursos presentes en el PSOE actual. Todo es más fácil engrasado con dinero, hasta el amor mismo ! Este Sánchez no deja de deslusionarme. He visto dos veces su intervención para asegurarme de que no me perdía nada, de que mi falta de perspicacia y/o que la imagen que se ofrecía no anulaba el juicio. ¿Qué dijo Sánchez ? Primero , algo subjetivo. Que el está limpio. Segundo, ofreció datos que el mismo diario patrocinador , EL PAÍS , pone en duda ( también los del PP). Tercero , no ofreció ideas ni cifras. Eso sí, en la mejor tradición de Zapatero , se mostró combativo. Señores , esto se acaba.

  7. Me entero por Mr Mulligan que es el jefe de la oposición quien se examina en el DEN. Pensaba que era el presidente y el estado en que tiene la nación pero igual esto es interpretado por el amigo Laertes como una enmienda a la totalidad.

  8. Como siempre, buen artículo que invita a la reflexión sobre la situación de la autodenominada izquierda de este país.
    Yo no haré una enmienda a la totalidad porque estoy de acuerdo con la mayor parte de lo que dice el Señor J. Tan solo una enmienda parcial, que si el autor desea ya me dirá si puede ser objeto de transacción.
    Hay una gran diferencia entre las situaciones del PSOE e IU. En el primer caso, el Secretario General expulsa al candidato que gana las primarias, de manera sumaria, con cierta nocturnidad y sin mediar debate interno previo en la organización.
    El caso de IU es distinto. La dirección federal nunca ha cuestionado la victoria de Tania. En todo caso, su error ha sido el de dilatar en exceso la expulsión de Pérez y Gordo, tras un debate interno demasiado largo y con intentos inútiles de comtemporizar lo que no era contemporizable. Yo creo, como dice Garzón, que Tania se ha precipitado en su decisión, y su salida tal vez obedezca a variables que van más allá de la propia IU.

  9. Cuanto más leo el artículo de Felipe González que nos subió Barañain del País, más acertado lo encuentro. Reclama en él una apertura de los partidos a la sociedad en listas abiertas, pero reconoce la imposibilidad de hacerlo con la premura necesaria para poder llegar a las próximas generales.
    Compara la democracia interna de las agrupaciones, a la de la ciudadanía en las elecciones, y prioriza esta segunda, interpretando que esto es lo que ha hecho la dirección del partido en el asunto de Tomás Gómez. Y aconseja poner en marcha al partido para ganar las elecciones y poder así aplicar las políticas socialdemócratas que nos definen, en contraposición a presentarnos con los candidatos más queridos por los militantes. De poco vale presentarse con un candidato que se sabe de antemano perdedor. Tenemos la ambición de aplicar nuestra política y para ello necesitamos a los más capacitados para poder gobernar.
    Para el Sr. j. lo nuevo es renovar las estructuras y combatir la endrogaría con más democracia interna, para así acercar los partidos a la ciudadanía. Mire, yo creo que no es todo tan sencillo. Para empezar, le recuerdo que el ganador de las últimas elecciones, ya en plena crisis, fue el PP, en el que espero este de acuerdo la democracia interna brilla por su ausencia. Además parece que Ud. reconoce en lo nuevo un valor intrínseco que a mí se me hace difícil de poner por encima de lo clásico.
    Mire a los demás partidos y dígame cuál de ellos ha ejercido una democracia interna superior a la del Socialista. Recuérdeme, ya que igual se me olvida, cúal de ellos ha elegido a un candidato a la presidencia del gobierno, salvo el Socialista. Y no me hable de Podemos, ya que el Sr.Iglesias se escogió él mismo.
    Yo, cuando era joven creía estar mucho más a la izquierda que el Sr. González, creía defender a los trabajadores con más sinceridad que él, y por eso jamás le voté. Luego, la edad, mi padre y mi amigo Javier Santiago , me hicieron ver que la eficacia en la defensa de las políticas encaminadas a mejorar la situación de los humildes, no estaban en los partidos que yo apoyaba -muy parecidos a Podemos-, sino en un partido con los pies en el suelo. Este partido ha sido el PSOE. Y para poder seguir aplicando dichas políticas seguiré confiando en lo que diga Felipe González.

  10. Por cierto, Sr. J. No acabo de entender la tesis de su artículo. Aconseja a los partidos de izquierda una limpieza a fondo. ¿Para qué? ¿Con la ilusión de que así se ganen a la ciudadanía y así hagan lo propio con las elecciones? No le reclama lo mismo ni a la derecha ni a Podemos, por lo que, o le complace el statuquo o añora un gobierno de la izquierda razonable.

  11. Estoy totalmente de acuerdo con Chipeador, pero yo, a diferencia de él, voté entusiásticamente a Felipe cuando se presentó a Presidente. Con el mismo entusiasmo con el que voté a Zapatero cuando lo hizo él. Nunca le agradeceré bastante a Rodríguez Zapatero que me hiciera recuperar el entusiasmo político del 82, después de aquellos ocho años de travesía en el desierto.
    A propósito de la democracia interna que vulneró Pedro Sánchez con su “golpe de mano”, yo creo que hay que recordar una y otra vez que las primarias de militantes que votaron a Gómez no son lo que yo entiendo exactamente por democracia interna de un partido. El número de avales fue tan alto que garantizaban que sólo él se pudiera presentar. ¿Es eso democracia? Yo creo que no. Me gustaría saber si en unas primarias abiertas, Gómez habría sido el elegico como candidato. Me temo que no. Por eso, saltarse esa supuesta democracia interna para elegir un candidato que tenga más posibilidades de ser elegido no me parece grave en absoluto.

  12. Yo también creo que la defensa de los más débiles ha tenido en el PSOE un valedor genuino y de largo alcance mediante la distribución de la renta, principalmente. Eso no esta en cuestión. Ayer Sánchez se examinaba -al igual que Borrell en otra ocasión -y lo que ofreció fue escaso.

  13. Lo tremendo de la vida interna de los partidos es que por crítica que parezca la situación interna del PSOE, su estado de salud (democracia, participación, etc) es notablemente superior al del resto de formaciones políticas (al menos, las conocidas, de ámbito nacional). Poner como supuesto contraejemplo de la dinámica interna del Psoe , a la sinvergonzonería de Tania Sánchez o a la descarada manipulación de Podemos (con resultados casi milimétricamente coincidentes con los designios del trío calavera) me parece un broma.

    Sorprendido por algunos comentarios, he vuelto a leer el artículo que colgué de Felipe González: impecable. Chipeador lo glosa bien.
    ……………..
    No ví el debate en directo pero por los resúmenes y comentarios de las televisiones me pareció que Sánchez había conseguido al menos descolocar a Rajoy, lo que explicaba el lamentable exabrupto del presidente al final de su réplica. Me confirmó esa impresión ver algunas portadas de prensa.

    Hoy he escuchado completa la primera intervención de Pedro Sánchez y tengo que rectificar mi impresión: creo que no sólo descolocó a Rajoy sino que fue bastante buena en sí misma. Es más, creo que ha resultado sorprendentemente buena, para propios y extraños. Nadie pensaba que fuera a hacer un análisis tan crítico del estado de la nación: porque, como dice Polonio, es de eso de lo que se trata en este debate y lo que se juzga es la política del gobierno. No era un debate sobre la investidura de Pedro Sánchez. Que se compartan más o menos algunas de las apreciaciones del socialista (¡ese empeño en la falsedad de la diferencia salarial de género!) no borra ese hecho fundamental y, reconozco que sorprendente. Se piense lo que se piense de Sánchez o del Psoe me parece obligado reconocer que ayer puntuó bien. Un notable.

  14. Bueno, por mi parte dar las gracias brevemente por sus intervenciones y más particularmente por expresar sus puntos de vista sobre esta cuestión y sobre el debate sobre el estado de la nación, que no en vano rima con cuestión.

    En mi reside la impresión de que no se están interiorizando los importantes cambios en la percepción de la política que se ha producido en estos años y, aun más, en la forma en que ahora se juega a este juego, con un panorama comunicativo completamente diferente de lo que había sido. Es comprensible suspirar aliviado ante la enérgica actuación de Pedro Sánchez, pero creo que esperan que ello tenga un efecto que ya no puede darse con esa intensidad que antaño tenían ciertos golpes de efecto retransmitidos a toda la nación, porque los escenarios claves de la representación son otros. Y este año veremos hasta que punto es así.

  15. Con lo poco que le conozco, empiezo a confiar en Barañain casi tanto como lo hago en Felipe González, y por eso me alegro de que le haya sorprendido positivamente la intervención de Pedro Sánchez en el Congreso de Diputados. Así, gracias a mi fe en él, me evito escucharla íntegramente. Me alegro porque yo no confiaba excesivamente en este chico y veo que va remontando. Lo que sí he apreciado por mí mismo es que sacó de sus casillas a Rajoy. Algo haría…
    Hace dos días en el Parlament de Catalunya la que perdió los papeles fue Marta Ferrusola. Empezó diciendo que se acogía a su derecho de no contestar, pero bastó muy poco – y les aseguro que fue muy poco- para que ante las preguntas de los parlamentarios le brotase ese orgullo que caracteriza a los que se creen muy por encima de los demás y cayese en el ridículo de retratarse , manifestando que se le estaba haciendo daño a Cataluña. Le salió la casta, le perdió el orgullo de saberse la Reina del Reino: “mis hijos no tienen ni cinco”.
    Yo le había anticipado a mi mujer que esa no se iba a quedar callada y la gota que colmó el vaso fue que un enemigo de Cataluña, el representante de Ciutadans, sencillamente le interpelase. Que se ha creído este mamarracho, debió pensar.

  16. “La retransmisión del Debate sobre el Estado de la Nación obtuvo ayer su peor dato de audiencia en años. La retransmisión por el Canal 24 horas de RTVE tan sólo consiguió 73.000 espectadores (1,2% de cuota de pantalla) durante la comparecencia de Mariano Rajoy por la mañana.” Más tarde parece que aumentó al 1,6 %
    Apasionante debate ¡ Pocos señalan el proyecto de futuro de cada interviniente. Entiendo a Rajoy, no a los demás. Los catalanes ¿ que han hecho ? Los socialistas ¿ que hubieran hecho ? No me ha interesado nada y la prensa era la predecible. Adivinábamos los títulares. Aunque me ha sorprendido lo ajustadamente distante que se muestra el editorial de EL PAÍS : “ El rui­do y las nue­ces ”
    “Un de­ba­te sin plan­tea­mien­tos de al­tu­ra ni pro­yec­tos pres­ta mal ser­vi­cio a los ciu­da­da­nos”
    …..“ Por eso el abru­ma­dor ré­gi­men es­ta­dís­ti­co su­mi­nis­tra­do por Ra­joy pa­ra apo­yar su te­sis ge­ne­ral de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, se­gui­do de la reite­ra­ción de anun­cios de re­for­mas so­cia­les, del ob­je­ti­vo de crear 3 mi­llo­nes de em­pleos y la rec­ti­fi­ca­ción de sus pro­pias ta­sas ju­di­cia­les es­tá muy le­jos de cons­ti­tuir una vi­sión po­lí­ti­ca de lar­go al­can­ce. Y los de­más ora­do­res, Pe­dro Sán­chez in­clui­do, ri­va­li­za­ron en que­rer des­truir la cre­di­bi­li­dad de Ra­joy, pe­ro ape­nas mar­ca­ron pers­pec­ti­vas ni lí­neas de fu­tu­ro, fue­ra de esa re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal evo­ca­da por el di­ri­gen­te so­cia­lis­ta en tér­mi­nos de­ma­sia­do es­cue­tos.
    La re­ge­ne­ra­ción de la de­mo­cra­cia si­gue pen­dien­te, lo mis­mo que si­guen pen­dien­tes la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción y las res­pues­tas a las preo­cu­pa­cio­nes de la ciu­da­da­nía por el pa­ro y las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas o los ser­vi­cios pú­bli­cos. Y so­bre to­do ello, nin­gún plan­tea­mien­to de al­tu­ra. En de­fi­ni­ti­va, es­te de­ba­te de­ja po­cas nue­ces pa­ra tan­to rui­do.”
    Arrepentidos quiere Dios.

Deja un comentario