El rechazo al aborto

Ricardo Parellada

En las últimas semanas se ha reabierto en España la polémica sobre el aborto. A un lado está la Iglesia católica, que ha vuelto a manifestar su oposición frontal a toda forma de aborto. Al otro lado están los defensores de una ley de plazos, esto es, de la libertad de la mujer para abortar sin condiciones ni supuestos durante un plazo determinado, normalmente el primer trimestre de embarazo. Y en medio estamos los pusilánimes. En estas líneas intento articular algunas razones que se aducen para rechazar el aborto y esbozo una línea argumental para cuestionarlas. En otro artículo intentaré, si me aclaro antes, argumentar en contra de una ley de plazos. 

Conviene recordar que son contrarias al aborto muchas confesiones religiosas, no sólo la Iglesia católica. Por poner un ejemplo de nuestro medio, el recurso previo de inconstitucionalidad presentado en diciembre de 1983 por 54 diputados contra el proyecto de ley del aborto elaborado por el Parlamento español aducía manifestaciones no sólo de la Conferencia Episcopal Española, sino también de la Asociación Musulmana española, la Iglesia Anglicana en España y la Iglesia Ortodoxa Griega en España. Desde posiciones religiosas se rechaza el aborto porque atenta contra el carácter sagrado de la vida humana y ésta comienza con la fecundación. 

Esta postura se puede defender también en el caso en que peligre la vida de la madre, pero hay filósofos y teólogos católicos que defienden la legitimidad de una intervención para salvar a la madre aunque se sepa que morirá el feto. Esta intervención es legítima, se dice, porque no hay otra vía y no se quiere esta muerte ni como fin ni como medio para nada. Simplemente se intenta salvar la vida de la madre, aunque se sepa que al intervenir morirá el feto. Hay teólogos católicos que han llegado a esta conclusión incluso sin abandonar la prohibición absoluta de matar a un inocente, reafirmada, por ejemplo, en la encíclica Evangelium vitae (1995) del Papa Juan Pablo II. Hay un sentido, dicen, en el que el feto que pone en peligro la vida de su madre, aunque no sea responsable, pierde la inocencia. 

Desde posiciones religiosas, la prohibición de abortar no suele admitir ninguna matización. Sin embargo, es posible también encontrar la defensa del uso de la píldora post-coital inmediatamente después de una violación. Se sostiene que este uso es legítimo porque el objetivo es limpiar a la mujer de los fluidos del violador y evitar la fecundación, aunque en algunos casos pueda haber tenido lugar la fecundación antes de la limpieza. 

La posición propiamente religiosa es irrebatible. El carácter sagrado de la vida humana no se puede probar ni refutar. Esta convicción puede ser infinitamente más importante y profunda que todo aquello que se puede probar o refutar. Y es difícil renunciar a ella y seguir respetándose a sí mismo. Se puede intentar imponerla a sangre y fuego o también aceptar, quizá, en algún sentido muy débil o meramente jurídico, que la vida pública se construye con razones seculares y las guerras de religión deben ser cosa del pasado.        

Mas también se puede rechazar de plano el aborto desde posiciones no religiosas. De hecho, los filósofos de confesión declarada y los teólogos suelen sostener que sus argumentos para rechazar el aborto son independientes de consideraciones religiosas. Incluso el Papa Juan Pablo II aduce en algunos momentos un fundamento natural, como si fuera suficiente, contra el aborto: “… la eliminación directa y voluntaria de un ser humano inocente es siempre gravemente inmoral. Esta doctrina, fundamentada en aquella ley no escrita que cada hombre, a la luz de la razón, encuentra en el propio corazón (Rom. 2, 14-15), es corroborada por la Sagrada Escritura, transmitida por la tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario y universal” (Evangelium vitae, núm. 57). 

Ahora bien, esta luz natural de la razón se suele apoyar hoy en día en conocimientos muy recientes, y ofrece razonamientos como los que siguen. El óvulo fecundado posee una dotación genética completamente nueva y suficiente para el desarrollo de un individuo único de la especie. Esta carga genética y su potencialidad de desarrollo lo convierten en un ser humano con el mismo valor y los mismos derechos que los seres humanos ya desarrollados. El óvulo fecundado, el embrión y el feto son estadios de un mismo desarrollo biológico y no admiten ningún tipo de distinciones morales. Su valor absoluto y el derecho a la vida de que goza el nuevo ser no admiten rebaja alguna, por lo que interrumpir su desarrollo es moralmente (y, por tanto, debe ser jurídicamente) equivalente a poner fin deliberadamente a una vida humana. 

Desde estas posiciones morales se rechazan los supuestos o indicaciones para la despenalización jurídica del aborto en algunos casos y se defiende la judicialización de todos y cada uno de los casos de aborto. Con todo, a veces se admite una vía de escape jurídica para los casos más dramáticos. Se trataría de no penar la conducta de la mujer alegando como eximentes el estado de necesidad y la inexigibilidad de la conducta. En la concepción rigurosa, estos eximentes sólo podrán aplicarse cuando peligra la vida de la madre si prosigue la gestación. 

Pues bien, hay diversas formas de responder a este planteamiento o rechazarlo. Yo aquí sólo quiero ofrecer un argumento en contra de los razonamientos precedentes, desde la humildad y la perplejidad. Las posturas anteriores contra el aborto tienen vocación de ser independientes de consideraciones fácticas y del estado del conocimiento científico, pero en realidad no lo son. En la filosofía y la teología medievales más importantes (por ejemplo Santo Tomás de Aquino) se creía que el nuevo niño se formaba por la combinación del semen del padre y la sangre de la madre y que la infusión del alma humana tenía lugar unas semanas después (algo más tarde en el caso de las mujeres que en el de los hombres). Sin embargo, desde el siglo XVIII la Iglesia sostiene que la infusión del alma se da desde la concepción y hoy en día esta convicción aduce invariablemente el hecho biológico de que en la fusión del óvulo y el espermatozoide se genera una dotación genética nueva, diferente y única, que contiene todos los elementos para que se desarrolle el nuevo ser humano. 

La pregunta es: ¿por qué aduce la convicción religiosa o su versión secularizada este hecho biológico? ¿Por qué apela el absoluto religioso al hecho biológico, conocido desde hace poquísimo tiempo, de que el cigoto contenga desde el principio el nuevo ADN y que no hay, pongamos por caso, fecundaciones parciales sucesivas del huevo inicial? ¿Por qué este hecho biológico es necesario para sostener que estamos ante un nuevo ser humano y que son irrelevantes todas las demás condiciones biológicas para que pueda funcionar el mecanismo puesto en marcha por esta molécula? 

¿Es posible introducir consideraciones graduales en el inicio de la vida humana? ¿Es posible hablar de vida más o menos humana en los estadios iniciales? ¿Es preciso hacerlo?

42 pensamientos en “El rechazo al aborto

  1. Al explicar los fundamentos religiosos de los opositores al derecho de la mujer a decidir -pues de eso, concretamente, es de lo que trata la polémica-, comenta el articulista:

    “Su valor absoluto y el derecho a la vida de que goza el nuevo ser no admiten rebaja alguna, por lo que interrumpir su desarrollo es moralmente (y, por tanto, debe ser jurídicamente) equivalente a poner fin deliberadamente a una vida humana.”

    …es moralmente….y por tanto debe serlo jurídicamente…

    Ahí está el meollo de la cuestión ¿no? Porque hablar de “razones” de los opositores desde la religión es una contradicción en sus términos. ¿”Religión” y “razón”? Agua y aceite.

    La cuestión está en que la razón jurídica al servicio del civismo, de la democracia, no puede atenerse a las “convicciones” morales de una confesión religiosa. Y eso no es aceptado por las confesiones -o por algunas-, no porque no se apoyen en la razón -ninguna lo hace-, sino poque no respetan la separación entre ambas esferas: la suya y la civil.

    Por otro lado, la fundamentación moral de sus particulares obsesiones ha cambiado con el tiempo. Y no tiene tampoco demasiada coherencia interna. Un ejemplo: En torno al Vaticano II uno de los debates ya entonces suscitado entre moralistas católicos tenía que ver con el rechazo de la jerarquía católica al uso de la píldora (que por entonces se ponía de moda) y otros medios anticonceptivos. La Iglesia creyó haber encontrado su fórmula mágica defendiendo la abstención sexual en períodos de máxima posibilidad de fecundación, una vez identificados estos por métodos “naturales”. Era la epoca del método Ogino que tantos niños tardíos e inesperados trajo a las familias católicas. Lo absurdo de tal postura -aparte de basarse en la superchería sobre lo natural y lo artifical propia de ese discurso católico- es que en base al supuesto respeto a lo natural alentaba la evitación dle contacto sexual precisamnet cuando la naturaleza más empuja al mismo, en esos perídoos que los clérigos (ellos, que tanto saben de sexo) aconsejan evitar. Y a la vez, critican el condón o la píldora porque frenan o evitan la acción de la naturaleza y eso es atacar el plan divino. Un contrasentido puro.

    Lo de la carga genética como inspiradora de derechos humanos, y todo eso es, me parece, el último cartucho del fundamentalismo religioso, revestido de seriedad biológica. (Identidad genética la hay -como señaló alguna vez Savater, en su época mas briosa-, entre la castaña -fruto- y el castaño-árbol- pero a nadie se le ocurriría sugerir que sean la misma cosa. )

    La cuestión, para los polemistas religiosos, es evitar abordar el asunto central: la negación a la mujer del derecho de decidir sobre su cuerpo y su vida. Y que el terreno en el que se decide la prosecución o interrrupción de un “proyecto” de vida es en el cuerpo de la mujer y afecta, sobre todo, a la mujer es algo sobre lo que nadie, racionalmente, puede dudar. ¿O sí?

  2. Perdonen que repita, tan a primera hora de la mañana.

    Es que ayer señalé que me temía que el asunto de Gallardón no se abordara desde la perspectiva del funcionamiento interno de los partidosy su falta de democracia. Acabo de leerme el periódico Publico y he comprobado, con alivio, que al menos a Rafael Reig sí le perocupa esa cuestión.

    Sobre el tema Gallardón hoy está ocurrente -y eso es, a mi juicio, algo novedoso-, hasta el columnista Javier Ortiz alertando sobre la presencia de Ana Botella al frente de la alcaldía.

    Y un úlitmo apunte más. El Gran Wyoming escribe acerca de la privatización de la sanidad madrileña. Sobre eso ya hemos debatido varias veces aquí (la última vez a propósito de un artículo de Aitor Rivero, creo). Una curiosidad: el borrador del programa electoral del PSOE (que se aprueba en unos días) no contiene referencia alguna a la Sanidad.

    Que tengan una buena mañana.

  3. Interesante artículo. Bien trabado. Enhorabuena a su autor.
    Reconozco que es un tema en el que he evolucionado bastante, dentro de mi actual confusión, hacia posiciones un tanto menos liberales. Quizá ser padre me ha influido más de lo que suponía.
    No tengo tan claro que abortar sea sólo una cuestión del cuerpo de la mujer y no haya más que hablar. No tengo energías para discutirlo ahora mismo, pero no me siento cómodo con una postura tan maximalista. Sobre todo porque, expresado así, en términos absolutos, obligaría a aceptar que “abortar” a los 8 meses y medio de gestación, por ejemplo, es sólo una cuestión del cuerpo de la madre. Existen cosas como la responsabilidad, cuya ausencia, aunque no pueda suplirse, sí puede censurarse [en caso de violación no se aplica esto, obviamente, al menos a mi juicio]. Tampoco veo claro eso de que el óvulo fecundado es una persona desde ¡Ya! y no hay más que hablar. Como digo, estoy confuso y no he alcanzado un punto de encuentro conmigo mismo.
    Como curiosidad, y puestos a tratar la influencia de las consideraciones religiosas sobre el momento en que se produce la entrada del “alma” en el nuevo proyecto de persona a efectos de la legitimidad o no del aborto, cabe señalar que algunas creencias sobre la reencarnación sostienen que el alma no termina de encarnarse en el nuevo cuerpo hasta los dos años, aproximadamente. Imagínense algunas de las consecuencias perversas de llevar este aspecto al centro del debate: el infanticidio, antes de los dos años, sería “aborto”…
    En fin, saludos y buenos días.

  4. Gracias por el sesudo artículo Parellada aunque me parece un retroceso. Supongo que partimos todos de la base de que el aborto es, cuando menos, una intervención médica no deseada, como todas, para evitar lo que la madre potencial considera, por razones X, un mal para su propia vida. Me parece evidente que si es posible hablar de vida más o menos humana en los estadios iniciales. La cuestión es el más o menos, contrapuesto a la vida completa de la madre, que es dueña de su cuerpo y que, por lo tanto para mí, tiene derecho a evitar la continuación de ese proceso recién iniciado antes de que llegue a mayores. Hasta cuándo? No soy experto biólogo o médico pero parece que hay un consenso sobre que el plazo no debe sobrepasar las 16 semanas, o las 12. A mí me parece razonable. Y una ley de plazos me parece clarificadora frente a la actual combinada con la laxitud a la hora de aplicarla, que nos lleva a situaciones “ambiguas” en las que se permiten abortos que yo no creo deben permitirse, justificados por el supuesto “daño psíquico” a la madre embarazada de más de 3 ó 4 meses.
    Tampoco creo muy razonable justificar la permanencia de la situación actual basándose en una sentencia del TC de mediados de los ochenta. El Derecho evoluciona con la sociedad, o debe hacerlo, y así lo dictaminaría el TC hoy, si se le planteara.
    No se, el artículo es bueno pero me parece un poco como devanarse los sesos para justificar la abolición de la pena capital. Ya lo hicieron otros y la conclusión nos parece, mayoritariamente, acertada.

  5. Barañain, Muy buena la descripción del programa Ogino y su contradicción con la posición de la Iglesia sobre la contracepción “artificial”. No lo había pensado así nunca.
    No me puedo de creer que el programa del PSOE no hable ni una palabra de Sanidad. Espero que no sea cierto…
    Permafrost, para cuando una investigación exhaustiva tuya sobre Pizarro, cubriendo el periodo en el que asesoró al Gobierno de la pesoe para expropiar Rumasa, el tiempo que pasó colocando a sus amiguetes en las empresas recién privatizadas y a él mismo en Endesa y la defensa contra Gas Natural. Las hemerotecas deben estar llenas de pronunciamientos contradictorios, siempre radicales, eso sí.

  6. Ah, Mimo Titos, de Pizarro lo desconozco todo. Soy bastante limitado en mis ámbitos de interés, me temo, y estoy empezando a aburrirme de chapotear en lodazales archivísticos.
    Lo dejo para otros.

  7. Gracias Ricardo por tus sabias y sosegadas reflexiones. Añado alguna.

    Cuando un aborto se produce espontáneamente nadie piensa que ha habido un fallecimiento. Tampoco se practica bautismo de emergencia al feto, no digamos a un cigoto invisible, ni se le da cristiana sepultura. Es falso que un cigoto sea uno más entre nosotros, es falso incluso para el más obcecado de los clérigos. Señalas bien que la Iglesia ha sido de pareceres distintos a lo largo del tiempo, y que ahora se aferra a la bioquímica de forma sorprendente, pero todavía está lejos de llevarlo hasta sus últimas consecuencias.

    Que los sentimientos morales son aquí ambiguos es evidente, entiendo mucho mejor la premisa de Permafrost que la de Mimo Titos, aunque la consecuencia práctica sea parecida. En todo caso, la ley tiene que establecer un límte preciso y arbitrario. Cualquier límite lo es, pero el momento cero de la formación de un proyecto de vida humana es mucho más arbitrario que otros, y los plazos que se suelen defender son muy conservadores, estando muy lejos del momento en el que el feto es viable.

    Es prefectamente razonable, y me parece digno de elogio, que haya muchas personas que consideren el aborto voluntario como algo apenas concebible. Personalmente, me encuentro más cerca de esas personas que de quienes parecen considerar que es tan parte del cuerpo de una mujer como sus uñas (naturalmente, están tan cerca de creerlo de verdad como los clérigos de bautizar a un cigoto). La cuestión es que eso debe guiar sus vidas, no las de los demás.

    Dices ser contrario a una ley de plazos. Sin embargo, me parece que hay muchas ventajas con una ley de plazos. Por un lado, no hay que seguir añadiendo limitaciones arbitrarias dentro de cada supuesto. Por otro lado, su cumplimiento podría ser más sencillo. Lo verdaderamente difícil y necesario es introducirlo en el sistema público, de modo que los abortos ilegales, como los casos de las clínicas de Madrid y Barcelona que causaron escádalo en diciembre, sean más difíciles.

    A favor del actual sistema sólo puedo encuentrar que algo parecido es lo que favorecen la mayoría de los católicos, en España y en el planeta. Según las encuestas mundiales de valores, la mayoría de los católicos del mundo defienden la legitimidad del aborto en al menos algún supuesto (hay algunas excepciones: Filipinas, Chile, Irlanda y Polonia, y sólo en Filipinas son una pequeña minoría). No se pregunta por los plazos, pero dada la diferencia de valoración en los supuestos (la violación siempre gana) parece claro que la forma de pensar de la mayoría se adapta mejor a leyes como la que tenemos. ( Hay un informe resumido en la página Catholics for Free Choice: http://www.catholicsforchoice.org/topics/abortion/default.asp)

  8. 2 Barañain 5 Mimo Titos.

    Pero hombres, con las buenas cabezas que gastais ¿ A que viene llamarse a escandalo porque un programa para el gobierno no mencione sanidad?

    La sanidad está transferida. Transferida de cojones, con armas y bagaje, transferida absolutamente del todo, transferida hasta el tuétano.

    El gobierno de la nación no puede ni poner un pediatra, ni una cama hospitalaria, ni un auxiliar, ni un celador, ni una tirita ni un espardrapo, que no, que no maneja un duro, que no tiene poder de decision, que no puede mejorar la calidad del servicio…que no es cosa suya.

    Para bien o para mal esto es asi, y a mi, que me quejo de que la gente no interioriza la nueva correlación de responsabilidades entre administarciones, me da mucha rabia que gente de vuestra sobradísima capacidad intelectual demostreis que es imposible cambiar las cabezas.

    Ah, con educación pasa tres cuartos de lo mismo.

  9. Permafrost, quid del servicio a la patria, a la sociedad? cuando uno tiene un don no es legítimo dedicarse a la holganza

  10. Mimo Titos, ya quisiera yo estar holgando y refocilándome en verdes praderas…
    Pero no, el don o no don que pueda tener (se agradece la referencia) se está aplicando a destajo en otros menesteres que pronto verán la luz (espero).
    El tiempo se me ha convertido en un animalico en peligro de extinción.
    Saludos.

  11. El aborto es asunto muy de actualidad y considero procedente y acertado traerlo a estas páginas virtuales, si bien me duele y desapruebo la frivolidad con que está siendo tratado, sin base científica alguna y carente de nivel intelectual. Quiero corregir este deficit recurriendo la experiencia, que como dijo el poeta es madre de la ciencia, ceñirme a los hechos y luego de expuestos ustedes vosotros comprenderéis que me incluyo entre quienes pueden gritar con fundamento ¡YO TAMBIÉN ABORTÉ!, sí, cabelleras al viento, en mi caso el ¡YO TAMBIÉN ABORTÉ! no es un eslogan de campaña, ni una frase hecha, ni un disparate, dada la naturaleza viril de este abajofirmante, por eso contrito y compungido me reitero cuantas veces sea menester en el ¡YO TAMBIÉN ABORTÉ!, y ni una o dos veces en la vida, qué va, prácticamente todos los días y días hubo con media docena de abortos.
    En aquel entonces Caudillo Franco, los epíscopes y demás próceres del negociado ovárico y función procreativa se obstinaban en que enseguida fuésemos una multitud de cuarenta millones de españoles y se quejaban de los muertos debidos al aborto femenino y a la masturbación masculina, y a unas y a otros nos llamaban asesinos y criminales. Efectivamente, con gran dolor confieso que fui, hasta ayer por la tarde, fui uno de aquellos insensatos criminales y bien que me pesa, pésame de todo corazón, pues si en un zigoto hay una persona también la hay en un gameto, y si bien los juntas al gameto y al zigoto no significa que haya dos personas, sino una sola, esto es como el misterio de la trinidad pero en plan dueto, ¿me explico? O sea, que si en un gameto hay media persona, en dos gametos hay una persona entera, y en un millón de gametos hay medio millón de personas, o sea, que me reconozco asesino en serie, ¿sigo sin explicarme? Pues preguntázselo a Amistad Cívica, que uno no está aquí para perder el tiempò con los torpes de mollera.
    Recuerdo que cuando en aquel entonces yo, asesino en serio, disparaba, al buen tuntún y sin apuntar, el chorro tibio y espermático los volátiles individuos, aunque nonatos, describían por los aires una bella parábola antes de desnucarse contra contra el calicanto tabical de la alcoba o contra el alicatado hasta el techo de la cocina o del cuarto de baño. A veces los nascituri salían sin fuerza, como una lluvia espesa o una nevada mansa y los goterones o los copos sucumbían dulcemente y quedaban adheridos a los baldosines del suelo o al calicanto tabical.
    Si en el vuelo la láctea sustancia era atravesada por los rayos solares la refulgente parábola adquiría las polícromas tonalidades del arco iris y se convertía en todo un espectáculo de luz y pirotecnia. Y de sonido, por el estrépito de los volátiles al chocar y estrellarse. Espectáculo de luz, pirotecnia y sonido, pues, y enseguida una panda de mozalbetes carentes de escrúpulos y principios religiosos acabamos por hacer competiciones y el último pagaba un helado de tres gustos, fresa, nata y vainilla. Como por el barrio trascendiera el mérito de nuestras virguerías el vecindario nos invitababa a la sus pisos a que les ofreciéramos un espectáculo de luz y sonido. Nuestro éxito era particularmente notorio en los guateques y en las despedidas de soltera.
    Algunos gametos timoratos al ir volando gritaban ¡socorro, que me mato!, lo que a las nenasbién de ingle cachondilla de los guateques y de las depedidas de soltera al principio les daba pena y ponían la mano para cogerlos y que no se desnucaran, en cambio a las neomaltusianas como la Bardem, Devagar y Angels Barceló les daba risa que se espachurraran y aún los aplastaban con un pisotazo semicircular, por si no estaban muertos del todo. Había espermatozoides que se cabreaban mucho, sobre todo por el pisotazo semicircular, pues lo estimaban recochineo y redundancia.
    En una de las veladas, por coincidir con la festividad de San Martín, once de noviembre, patrón de Ourense, mi siudad bachillera, procedimos, de manera experimental, al lanzamiento de puercos, al objeto de hacer realidad el dicho de a cada puerco le llega su sanmartín. Pero tanto las neomaltusianas como las nenasbién de ingle cachondilla encontraron el espectáculo sosón, sin pirotecnia, luz y sonido, los puercos al ir por el aire no hacían el triple salto mortal ni nada. También probamos el lanzamiento de niños del Auxilio Social, huerfanitos del cráneo lirondo por el piojo verde, pero los jodidos eran unos cochinos y unos maleducados y al ir por el aire escupían y orinaban sobre el público.
    Sí, ¡YO TAMBIÉN ABORTÉ!, he sido un asesino en serie y aunque tarde reconozco mis muchos pecados y en lo que a mí atañe imploro el perdón de Rouco Varela, del cardenal primate y de Ana Botella.

  12. Imputado un alto cargo de Esperanza Aguirre en el caso de corrupción municipal conocido como Operación Guateque – 13:39 h:

  13. A verlas, eres un genio, lo que no entiendo es cómo no escribes novelas o cuentos

  14. Apoyo la moción de Mimo Titos. Yo ya no sabía qué decir sobre el aborto, pero después de leer a A Verlas me he quedado sin habla. Cualquiera escribe después de él.
    Solo una petición: por favor intercede ante Verlitas para que vuelva los domingos. Le necesitamos.

  15. A verlas venir:

    ¿Al techo de la cocina o el baño?

    Eso no te lo crees ni tu……….

  16. Buenos dias Ricardo Parellada,caballeros callejeros,cabelleras al viento,disfrutadoresdelsubsidiodedesempleo :

    Se que el tema del aborto es un tema muy serio,mas de lo que la Iglesia cree.
    Si bien Dios ,desde sus alturas,nunca nos ha dicho nada…por lo menos conmigo no tiene cobertura y no hay manera de que se comunique conmigo y eso que lo he intentado por todos los medios fisicos y quimicos.
    En fin que si Dios no nos ha dicho nada..no se por que les tenemos que hacer caso a los que nos llaman “blasfemos” por ser simplemente “laicos” y creer en la separacion de la Iglesia del estado.
    Gracias a Dios tenemos una Constitucion a pesar de que exista el infierno de Dante , de Lucifer me da igual o de cualquier producto quimico que nos haga ver la vida de distintos colores.

    Como comprendereis mi cerebro esta acostumbrado a realizar operaciones arriesgadas y debo de felicitarme por los encargados para que todo en mi funcione.

    Se que entrar en mi cerebro os creara traumas inimaginables pero despues de que A verlas Venir haya puesto el dedo en la llaga…o el corte..como querais..he decidido remitiros a un video en el que mediante camara oculta podreis acceder a todos los pasos clarificadores de lo que supone ser un Hombre sin ningun complejo(conocido).
    Asi que con todo mi cariño os dejo este documento grafico en el que vereis a un Pep Ito Cuatro OjOs en su salsa….jeje.

    Os pediria que tuvierais Klinnex a mano…por si acaso…

    http://es.youtube.com/watch?v=7xuDA-1qBF0

    Sí, ¡YO TAMBIÉN ABORTÉ!…y mucho…pecador que es uno por la gracia de Dios…blasfemias a parte.

  17. Te crees muy gracioso poniendome en evidencia..¿verdad?

  18. Es increíble cómo cambia el blog de un día para otro. Además del artículo de Parellada, hay intervenciones de mucha altura, incluyendo el dadaismo carpetovetónico de Averlas. Averlas no sólo debería escribir más en el blog, sino que debería animarse de una vez a escribir unas memorias inventadas. Serían un hito en la literatura universal y motivo de risa y cachondeo en los siglos venideros.

    Sobre el aborto: supongamos que es irresoluble el conflicto de visiones (laica y religiosa) sobre lo que se significa la vida. En tal caso, ante un conflicto tan profundo, la única salida razonable es es no imponer una solución, sino permitir que sea la madre, en cada caso, quien decida cómo debe resolver el conflicto que el aborto plantea. La sociedad no puede sino dar oportnuidadd para que las mujeres tomen la decisión tremenda de si seguir adelante con su embarazo o interrumpirlo. Quienes estén convencidas del valor supremo de la vida en todas sus manifestaciones, no abortarán, pero no podrán impedir que quienes no piensen así interrumpan su embarazo.

    Con otras palabras, el aborto no se puede prohibir por razones religiosas, por muy fuertes que esas razones sean para quienes las comparten. En una democracia, la única salida digna es dar autonomía a las personas para que tomen una decisión responsable sobre este asunto, ya sea en el sentido de no abortar como en el de abortar.

    Aunque personalmente sea partidario de una ley de plazos, entiendo que dada la confrontación en este tema, es políticamente más aceptable una ley de supuestos, por las razones que apunta Tareq (gran incorporación al blog, por cierto).

  19. A Verlas, no implores perdón a la Curia por el holocausto de gametos que cometiste (de forma continuada): seguro en las episcopales sedes hay quien superó, cardenal primate incluído, todos los records habidos en este terreno. Menudo perdón te iban a dar. Ya se sabe que bajo las sotanas clericales se esconden … descomunales. Humanos somos todos.

    Y un regalito: una teoría novedosísima de lo que ocurrió el 11 de septiembre de 2001 en New York, con las Twin Towers. ¿Qué no os creeis que allí hay Pedro oJts que también “quieren de sabé” la verdá verdadera?. Me la ha pasao mi amigo Rafa Guardiola, el agorero.

    http://www.overstream.net/view.php?oid=eouas6mgazig

  20. Fernando, en tus últimos mensajes de ayer…

    Tu convicción me parece correcta y respetable. Pero demuestras desconocimiento. ¿De verdad piensas que el número 2 del PP por Madrid, fichaje inesperado y estrella, no ha recibido AL MINUTO SIGUIENTE ofertas de todas y cada una de las TV, radios y periódicos?

    Si elige LDTV para estrenarse es porque así lo ha querido. No le justifiques: pregúntate por sus prioridades.

  21. Como soy muy impaciente y Averlas estara comiendo con los dedos un suculento muslito de pollo,mientras le hace carentoñas a su nietecito…doy por concedido mi ruego…¡Gracias A verlas!..y que sepa que estoy al corriente de pago del “Canon”…sus derechos de autor estan puestos a buen recaudo…jeje.
    Y asi queda en pantalla:

    http://www.tubokatodico.blogspot.com/

  22. 19 Jon Salaberria

    Puede disponer de mi parida a su gusto y capricho. Es un placer servirle.
    Le saluda el Gobierno de España.

  23. El placer es de servidor y seguro que del resto de la concurrencia, como puede comprobar. Secundo la moción dominical de PMQNQ. Que salga por unanimidad unánime, please.

  24. Mi 23 era para el 20 del amigo Amistad Cívica, pero por error lo envié al 19 del no menos amigo Salaberria. A los efectos oportunos considérense ambos debidamente informados y en caso de duda échenlo a cara o cruz.

  25. Muchas gracias por los comentarios.
    Comprendo, pero no comparto, la idea expresada por algunos de que las razones religiosas sobre el aborto son cosa del pasado y sólo producen hastío. Aunque yo no esté de acuerdo con estas ideas, me importa intentar comprenderlas, ver si hay algún terreno racional para sopesarlas, si hay ideas presuntamente seculares que en realidad las presuponen, etc. Y he intentado señalar un punto en el que es posible la discusión, no sólo la constatación de diferencias insalvables: la forma, que me parece muy dicutible, como apelan a hechos biológicos.
    No estoy de acuerdo en que el cigoto sea simplemente parte del cuerpo de la mujer y no estoy seguro de que las leyes no deban inmiscuirse en la libre decisión de ella. De ahí mis dudas sobre una ley de plazos, no por la falta de un consenso social suficiente, sino por razones morales y jurídicas. Por eso me encuentro más en la línea de Permafrost que en la de otras intervenciones (Barañain, Titos, Cicuta).
    Agradeco especialmente el comentario de Tareq y el enlace que proporciona, que contiene información y materiales muy relevantes. Estoy de acuerdo en que una ley de plazos introduce unos límites arbitrarios en el continuo biológico, y entiendo que esto es muy defendibles, pero no sé si es la última palabra. Y no es exacto que cuando se produce un aborto espontáneo no se le entierre como a un niño: muchas veces se hace.
    No quiero dejar de recomendar el excelente libro de Belén Barreiro, Democracia y conflicto moral: la política del aborto en España e Italia (Istmo), fundamental para conocer las discusiones políticas durante la gestación y la aprobación de los supuestos de despenalización que contempla actualmente la ley española. Cicuta ya recomendó este libro durante la discusión sobre el aborto en este blog en diciembre a partir de un muy buen artículo de Mimo Titos.

  26. Como ministro, no podría opinar

    Á. DE C. – Madrid – 18/01/2008

    El pasado empresarial de Manuel Pizarro, del que ayer intentó desvestirse de un plumazo al anunciar su renuncia a todos sus cargos remunerados, tendrá consecuencias en el futuro. De ganar las elecciones y llegar a ocupar una cartera como la de Economía, Pizarro tendría que inhibirse en algunas decisiones a causa de la ley de incompatibilidades. Los cargos que ha ocupado en los dos últimos años (presidente de Endesa, consejero de Telefónica, vicepresidente de la Bolsa de Madrid y consejero de Bolsas y Mercados Españoles) le impedirían opinar o tomar parte en las decisiones que adoptase el Gobierno sobre el sector energético, el de las telecomunicaciones o sobre el mercado español de valores durante todo el mandato. Así lo dicta la Ley 5/2006 que regula los conflictos de intereses de los miembros del Gobierno y de los altos cargos de la Administración en su artículo 7. La norma le impediría, por ejemplo, pronunciarse sobre algo tan habitual como las subidas de tarifas eléctricas, algo que puede revisarse cada tres meses.

    Visto en ELPAÍS.com

    Joder, ¿y este va a ser el vicepresidente?

  27. Coño, no había pensado lo de las incompatibilidades, pero es cierto. Otro Vicepresidente de oyente, como Guerra en tiempos. Claro que… va a ser que no.

  28. Como suele ocurrir, la posición razonable en un tema tan sensible como el aborto, debe ser una moderada y, a ser posible, práctica. En este sentido, creo que un criterio para establecer el tiempo máximo a la hora de abortar debería ser la posibilidad del feto de sobrevivir fuera del útero. Entre otras cosas, porque mientras exista mayor demanda que oferta de recién nacidos (o, lo que es lo mismo, que haya padres dispuestos y deseosos de adoptar), es compatible el deseo de la madre biológica de reducir su papel meramente a eso, con el deseo de ejercer como padres de parejas adoptivas y, entiendo, con el deseo natural del feto de sobrevivir. Evidentemente, este criterio no se puede aplicar a todos los casos. Por ejemplo, aquel en el que la madre corra un riesgo grave, aún liberando al feto antes de tiempo. Y, tristemente, es posible que tampoco se pueda aplicar en el caso de que el feto presente graves taras, puesto que entiendo que la demanda aquí es mucho más reducida. Aquí, forzosamente, la madre debe tener mayor grado de elección, a no ser que alguien o algo (instituciones públicas), se hagan cargo del bebé en caso de rechazo de la madre biológica. Y también…

  29. Vamos a ver. Que se defienda que lo primordial en este debate es el derecho de la mujer a decidir -aunque los clérigos traten de escamotear que ese es el objeto de sus cacerías, que además lo son porque son PROFUNDAMENTE MACHISTAS como lo es toda su superchería-, no quiere decir que sea indiferente marcar un plazo para ejercer esa soberanía de la mujer sobre su cuerpo. Decir que por esa regla de tres sería lícito el aborto a los ocho meses y medio del embarazo es una caricaturización.

    El límite racional para distinguir cuando un proyecto de vida como puede ser el cigoto-aceptemos pulpo como animal de compañía-, pasa a ser algo con expectativa de vida (me resisto a hablar de “derecho a la vida”, pero no voy a entrar en eso ahora) es el que tiene que ver con la viabilidad teórica de ese ser. El límite de semanas no es un invento caprichoso. Hasta ese momento, en la medida en que tal cosa es indistinguible del cuerpo de la mujer por supuesto que sólo a ella le corresponde decidir sobre su continuidad.

    Lo interesante de las leyes de “supuestos” es que dejan en evidencia las falacias de los clérigos. Porque, como alguien ha señalado antes, tales supuestos tienden a ser aceptados por la inmensa mayoría de los católicos (salvo, quizás, los más brutos de los oyentes de la Cope o seguidores de Rouco y compañía). loc ual, aunque humanamente comprensible, no deja de ser chocante. Si eliminar ese cigoto es matar a un ser humano, ¿por qué acptarlo cuando se presuma que va a nacer con deficiencias o porque sea fruto de una violación? Lo que ocurre en realidad es que si se aceptan tales supuestos es porque no se creen que al hacerlo así estén actuando como si mataran a un ser humano a sangre fría porque se tratara de un deficiente o un hijo producto de violación. De la misma forma que, como se ha apuntado antes aquí, a nadie se le ocurre organizar un funeral o duelo por el producto abortado.

    ……………………………………………………………………………………………….

    La ausnecia de cualquier referencia a Sanidad en el programa electoral del PSOE o, al menos, en su borrador, hecho público hace unos días, lo he comprobado y es facilmente verificable por cualquiera.

    Lo que dice ECONCON es cierto. pero que la Sanidad esté transferida, como la educación y otras muchas cosas, no implica que no haya responsabilidad en el gobienro central. la hay y bastante. por eso existe el Ministerio de Sanidad. Por eso ZP se preocupó de nombrar un ministro con olfato político como Soria (aunque lo presenten como granb científico).

    Hay responsabilidades y algunas tan sangrantes como la que tiene que ver con el tema que hoy nos ha traído aqui Ricardo Parellada. Porque uno de los problemas de la gestión de las IVE (abortos voluntarios) es su boicoteo en la sanidad pública, que no en la privada. España cañí. Lo más lamentable del asunto es que la ofensiva de los clérigos y sus grupos de choque haya encontrado -también aquí-, respuesta tan débil por parte de Gobierno y PSOE.

    ………………………………………………………………………………………………..

    En lo que sí estoy de acuerdo con Econcon (15) es en su incredulidad sobre ciertas hazañas de las que presume A Verlas.

  30. Por cierto, cuando a veces se habla de la dificultad se sacar pecho en este tema, estando en vísperas electorales, conviene no olvidar que no hablamos de un asunto que concierna a cuatro gatos, o gatas. El pasado año. en números redondos, han sido 100.000 las mujeres que han abortado voluntariamente. En los años de legislatura las cifras habrán sido similares. Si añadimos que en esto del embarazo no deseado se necesita el concurso de al menos otra persona, es fácil, deducir que en ese tema han estdao implicados o se han visto afectados de una u otra forma varios cientos de miles de ciudadanos. Que también votan.

  31. 33 Barañain
    ¿Responsabilidad en qué? ¿De qué?. El MSC otrora gigantesco se ha quedado para llevaro control estdístico, siempre que las CC AA no se enfaden y para hacer cosas como campañas de prevención o de la índole de la Ley Antitabaco. Blanco me quedo si le queremos meter por medio en lo del aborto, lo que le faltaba.

    Sin presupuesto y sin capacidad de obrar no hay “responsabilidad” ninguna, que cada palo aguante su vela y cada CCAA a su Esperanza Aguirre, que para eso la votan.

  32. Extraído de “Los Genoveses”, este bonito articulete sobre Pizarro, especialmente dedicado a Aitor, que nos ha vuelto a traer al personaje peperí de moda, y a Latinmunich, donde esté, defensor el otro día de la bonhomía y generosidad del nuevo tiburón de Génova 13:

    **En el año 2001 se publicó un libro que hoy viene bien recordar. Se llamaba “Aves de Rappiña”. Lo escribió el periodista Jesús Mota que unos años antes, allá por 1998 , había escrito otro bajo el título “La Gran Expropiación”. Ambos tenían en común contar a los lectores el proceso de privatización que Aznar había llevado a cabo en las principales empresas públicas : Telefónica, Endesa ; Argentaria ; Tabacalera y Repsol.

    En esos dos libros Mota relata con todo tipo de datos como genoveses sin escrupulos son nombrados a dedo Presidentes de esas empresas publicas que luego serían privatizadas : Villalonga pasa a Telefónica , Alierta a Tabacalera, Francisco Gonzalez a Argentaria , Martín Villa a Endesa y Cortina a Repsol.

    En segundos niveles sitúan a otros genoveses originales y, entre estos, destaca Manuel Pizarro, desde ayer flamante nº 2 por Madrid a las listas del Congreso de los Diputados tras el lider de la oposición en funciones, Mariano Rajoy.

    La trayectoria de Pizarro en una primera etapa no deja de ser la de un gris Abogado del Estado que van dando tumbos por Ministerios variopintos, hasta que con el tiempo descubre que el dinero es incompatible con su condición de funcionario nivel 30 y se hace Agente de Cambio y Bolsa. Gana dinero pero se aburre hasta que en Octubre de 1996, Aznar y Rato deciden colocarle en el Consejo de Endesa como potencial sustituto de Martín Villa para cuando tocara. Pocos meses después en Marzo de 1997 Pizarro salta a su Comisión Ejecutiva y un año después , en Julio de 1998 , ya es Vicepresidente. Solo queda rematar la faena y en la primavera del 2002 pasa a ocupar la presidencia de la compañía privatizada. Comienza el espectáculo y su salto a la fama y al dinero en cantidad y calidad. Pizarro ya es algo más que un genovés con cuentas saneadas.

    A partir de entonces, y con los presupuestos de la empresa y su publicidad cubierta y encubierta se codea con los más destacados periodistas del movimiento genovés , en particular con Fedeguico Jiménez Losantos y Pedro J. Ramírez. Nacen amistades a prueba de talonario. Se financian libelos digitales y a cambio se pontifica sobre las virtudes de ” Manolo “. Un día por ti y otro día por mi.

    Continuará………………**

  33. Como siempre, mis respetos para quien tenga diferente opinión. No estoy a favor de los plazos, y pienso que no hay plazo que valga para la interrupcción de un embarazo. El plazo termina de un día para otro, para eso está la píldora del dia después. Para qué esperar si no es un embarazo deseado. Por qué no tomar las medidas antes, llámese píldora, presevativo ect. No hay porqué privar a nadie del placer si mutuamente lo desean, tampoco hay que dar lugar a hijos no deseados que paguen las concecuencias. Sobre todo, más informacion desde la escuela y desde la educación en la casa. Menos mojigateria y más relidad en el tiempo que vivimos. De la Iglesia Catolica ni que decir tiene que cada vez que habla sube el pan. Todavia creo que no se manifiesta contra muchas muertes de niños, de soldados en guerras, de muertos por hambre, sin llegar a desprenderse de sus riqueza, por tanto que no venga con monsergas de la edad media. Naturalmente la mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo. Yo solo digo que tiene que decidir a tiempo, antes de que un embarazo no deseado llegue donde no tiene que llegar. Para ello el Gobierno debe facilitar los medios y las libertades para ello.
    Y cambiando de tema, el caso Gallardón solo ha puesto a cada uno en su lugar. Sabemos quien manda en el PP y lo que quiere.
    Caso Guateque, ya sube la marea y teniendo en cuenta los diques que hay, es grande el maremoto, por no decir Sunami. Solo es la punta del iceber en los ayuntamientos españoles. Si se hilara fino desde la justicia, el Pantojo tendría asegurada compañia para muchos años. En fin tiempo al tiempo.TRIGO LIMPIO

  34. ¡Ah, la píldora del día después…esa también es buena historia!
    Los clérigos predican contra ella porque, dicen, no es “anticonceptiva” sino “abortiva”. Diferencia baladí, para ellos, pues también están contra los anovulatorios, los anticonceptivos propiamente dichos.

    ……………………………………………………………………………………………

    ECONCON, precisamente en el asunto este del aborto confluyen dos cuestiones al menos que sí son responsabilidad del Ministerio de Sanidad. Porque son leyes básicas -responsabilidad del gobierno central-, las que tienen que ver con las “prestaciones” sanitarias, aquello a lo que tienen derecho todos los ciudadanos, estén en la Comunidad que estén. Y una de ellas es el la de la interrupción voluntaria del embarazo. Prestación virtual dada la imposibilidad práctica de llevarlo a cabo en los hospìtales publicos. Y también son básicas las normas que regulan en qué modo prestan sus servicios los porfesionales de la sanidad pública (y las incompatibilidades, y la regulación de la objeción, etc..).
    Y, además, el Ministerio de Sanidad y Consumo tiene una función de coordinación a través del Consjeo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Vamosd, que algo de margen tienen.

  35. Ya es hora de que los Gobiernos tomen deciones valientes y eviten el bochornoso espectaculo propio de dictaduras, la Giardia civil inrrunpiendo en el domicilio de presuntas abortistas.
    que aun siendolo no tienen que ser perseguidas como delicuentes. Estamos hablando de un Gobierno socialista, que cada cual aguante su vela. Tiempo al tiempo

  36. Tengo que reconocer que he leído a A Verlas Venir y en el sitio donde estoy me han mirado raro porque se me ha escapado una carcajada.
    Pero aún así tengo que hacerle una precisión
    Quien mata a muchas personas a la vez no es un asesino en serie, es un asesino en masa.
    Quien va matando a personas una y otra vez a lo largo del tiempo es un asesino en serie o un serial Killer.
    Por tanto, amigo A verlas, creo que has inaugurado un nuevo tipo de delincuente. El Serial mass killer. Has sido un asesino en masa en serie (porque imagino que tus asesinatos en masa han sido ampliamente repetidos, ese es al menos mi caso).

    Jo, luego dirán que no se aprende leyendo blogs….

  37. #40 Pablo, un asesino en masa no es un asesino. Es un…

    Conquistador!!!!
    O Caudillo, o Gran Tinmnel, o padre de la patria, o lider que pone paises en algun lugar de la historia defrerente del rincón, o Rey apodado el batallador, o Emperador, o….

  38. o………..
    o el animal que se metió en un mc donalds con un AK47………

Deja un comentario