El PSOE en la encrucijada

Manuel Lobo

Los militantes socialistas vivimos tiempos que nos generan muy diferentes sentimientos para con las siglas, sus militantes y sus dirigentes.

Tras el famoso sábado de cuchillos, que acabó con la dimisión de Pedro Sánchez y la creación de una gestora (figura no estatutaria para nivel federal), el partido en general anda agitado.

Dice el dicho popular que, de aquellos polvos, estos lodos y nunca mejor dicho. Lo sucedido el sábado de forma pública, no es sino lo que sucede en casi todos los niveles de la organización.

En mi opinión, el problema principal es el propio funcionamiento orgánico del partido, anclado aún en el siglo XX y pensando en un partido piramidal y con ejecutivas todopoderosas, que quizá tuvo sentido para consolidarse durante la transición, pero que hoy en día es ineficiente por cuanto que realiza una mala elección de líderes y cuadros, no está pensado para mantener vivos los debates de hacia dónde dirigirnos en nuestras propuestas a los ciudadanos y le faltan los contrapoderes necesarios en toda democracia, como deberían ser los partidos políticos.

Todo ello nos lleva a una organización cuyos líderes están más ocupados en mantener los equilibrios de poder que les mantienen en el cargo, que en desarrollar la función política y social que tenemos encomendada y que se agrava cuando las perspectivas de formar parte del gobierno del ámbito correspondiente están muy lejos de ser una realidad.

En este último caso, asistimos a verdaderas luchas de poder interno por gestionar las migajas de la oposición. Un sueldo de concejal, diputado, portavoz, presidentes de comisiones… es el único incentivo de muchos de los que dirigen nuestras agrupaciones municipales, provinciales y federaciones.

Estos tejemanejes por el poder provocan que en muchos casos se elijan cabezas de cartel que se puedan manejar a su antojo, se les promociona y, cuando cumplen su función o cuando se les considera contrarios a los intereses de estos “popes”, se les convierte en juguetes rotos y se fuerza su salida, a ser posible de la peor manera posible, con humillación, enfrentando a los militantes la mayoría de las veces, abusando de su posición, provocando el odio visceral hacia el recién salido.

La solución no es fácil puesto que pasa por hacer más horizontal la organización, eliminando la representación de la representación (por ejemplo los miembros del Comité Federal no son elegidos por los militantes, sino por los representantes de los militantes en niveles inferiores), las listas cerradas y bloqueadas, sobre todo para las listas electorales, y estableciendo las reglas para la dación de cuentas de cargos orgánicos e institucionales y el ejercicio de contrapoder de las todopoderosas ejecutivas.

Claro está, es una reforma profundísima de los estatutos del PSOE, que implicaría un cambio organizacional tremendo, donde habría que entrar a fondo en las cuestiones que a día de hoy se plantean y para las que no tenemos respuesta clara, y prever todas aquellas que se puedan dar, puesto que dejarlo a la improvisación y a la interpretación de los que ostentan el mando siempre caerá del lado de estos.

Además, no valdría con aprobarlo para el próximo congreso ordinario, puesto que estará elegido con las normas actuales y no sería posible su aplicación directa hasta el siguiente congreso. Debería haber un compromiso firme de la dirección que salga, de convocar otro congreso inmediatamente posterior donde ya funcionen las nuevas reglas del juego.

Ahora bien, ¿que tenemos en contra? La principal barrera para cambiar la forma de funcionar será el propio partido, representado por esos cuadros medios y dirigentes que viven bien tal y como está. A fin de cuentas, les va bien con la situación actual a pesar de las guerras que tengan que librar, guerras a las que ya saben jugar puesto que las llevan en su “socialismo” desde que, la mayoría de ellos aprendieron a jugar en las Juventudes Socialistas.

Parece una contradicción que en un partido que se considera de progreso, sus dirigentes no quieran que el partido progrese, modernizándolo y creando las nuevas estructuras que permitan un partido más vivo, más cerca de la realidad social que vivimos, que lo haga atractivo a todos aquellos ciudadanos progresistas que están huérfanos de ilusión por cambiar de verdad la realidad social del país en el que viven.

En las próximas semanas (¿meses?), se decidirá si el PSOE quiere seguir repartiendo las migajas de estar en la oposición política, donde algunos se encuentran muy cómodos con buenos sueldos pero sin responsabilidad, o quiere dar un giro de 180º, y de verdad volver a ser una alternativa mayoritaria para los ciudadanos que permita que, en las próximas elecciones, pueda haber el gobierno de progreso que tanto necesitamos

 

10 pensamientos en “El PSOE en la encrucijada

  1. Bienvenido Manuel Lobo y gracias por el artículo y la ilusión, que no puedo compartir. Dices que en los próximos meses se decidirá si el PSOE da un giro de 180 grados o no. Creo que te contradices sin darse cuenta porque precisamente por lo que describes, que lo he vivido desde dentro, el PSOE no puede dar ningún giro.
    Una opción entre quemarlo todo y resignarse a que no cambie nada es simplemente invertir el orden de elección de los cargos. Ahora se elige al Secretario General, luego a la Ejecutiva Federal y a continuación se organizan los congresos de cada federación que eligen a sus respectivos Secretarios Generales (en línea con el gran jefe) y sus ejecutivas, y a continuación lo mismo con las provinciales. Es decir, de arriba a abajo con el agravante de que los que van al Congreso Federal son los nombrados por las ejecutivas provinciales filtrados por las ejecutivas federales, que están generalmente en línea con quien corta el bacalao en la ejecutiva federal.
    Sería completamente revolucionario empezar el proceso al revés. Primero cada agrupación elige Secretario General y Ejecutiva y a continuación propone representantes al Congreso provincial y el nivel provincial, ya renovados sus cargos, al federal. Es decir, de abajo a arriba, donde los que quieren ganar en la agrupación se tienen que ganar a los militantes y no hacerle la pelota al Secretario General provincial y este al de la federación y éste al Federal…
    Por supuesto a esto te responden que ahora lo que toca no es lo orgánico sino la gobernabilidad del país. Y luego que lo que toca es completar el proceso de arriba a abajo. Y luego ya te han dejado de lado si sigues haciendo demasiado ruido.
    Ojalá me equivoque y dentro de un tiempo alguien me saque este post para demostrarme que era excesivamente pesimista. Pero mucho me temo que no habrá ocasión.

  2. Ambos han descrito muy bien la situación y la imposibilidad de un debate ante la militancia. El PSOE y los demás partidos cambiarán con las reformas institucionales , es decir , desde fuera.
    Y , por supuesto , ahora mismo a cerrar filas con Javier Fernández, “the right man in the just moment “

  3. Ejem…quizás haya un punto intermedio,entre Mr Lobo y LBNL.
    La solución al problema planteado es que Los dirigentes de Las Juventudes Socialistas del PSOE tomen las riendas del PSOE…
    …bueno…ya saben que tengo un candidato….jeje

  4. Mientras que en el juicio de la Gurtel se constata que el PP lleva cobrando comisiones a los principales agentes economicos españoles desde su fundacion.. el prinicipal partido de su oposicion, en mitad de un proceso de desmoronamiento, se propone apoyarlo incondicionalmente en la investidura.. y lo que venga, claro,que luego hay que sacar unos PGE bastante duros..

    Everything is awesome, (todo es asombroso) como decian en la pelicula de Lego.

  5. Arcadi Espada cae en el mismo hoyo intelectual del síndrome del españolito como Dios manda.
    Es la gripe nacionalista grande y libre que asola los medios de comunicación en manos de la derecha mas rancia que usa La Constitución como goma de borrar.
    Y que esta corriendo los pilares federales del PSOE a marcha forzada.
    Creo que los que no entienden la disyuntiva del PSC ,se descartan asi mismos para ser valedores de una España federal.
    Si alguien piensa que el PSC no representa los valores socialistas en Catalunya que vote al PP.

  6. Las federaciones perdedoras del PSOE se oponen a la abstención ( Cataluña y Baleares piden consultar a la militancia y Madrid y Euskadi se mantienen en el no a Rajoy).
    Es evidente que existe una relación. Pero lo más curioso es que escaldados en Madrid no llaman a la militancia -votaron una cosa rara en cajas de galletas Fontaneda con nocturnidad ¿recuerdan? para que saliera el mudo franciscano Gabilondo. Y en Euskadi es el sostenerla y no enmendarla. Lo lógico es que aquí el PNV negocie con el PP , cobre aquí y pague en Madrid.
    Ah y por supuesto no habrá participación alguna de la militancia del PSE ¿ para què ?

  7. A mi eso de “las federaciones perdedoras” me suena a cuando en la escuela nos deciamos unos a otros “que la leche que nos daban era leche de mono”.
    ¿Acaso “las federaciones ganadoras” no han necesitado el apoyo explicito de Podemos y Ciudadanos para gobernar?.
    ¡
    ¿que “federación ganadora” ha ganado en las urnas al partido popular?
    ¿Pero que mestascontando?.
    Lo he reiterado muchas veces:
    Lo que le da votos a “las federaciones ganadoras,le resta votos a “las federaciones perdedoras?….
    Porque resulta que las ganadoras pretenden sustituir al PP y en las perdedoras no necesitarlos para hacer politica.

  8. Amistad, parece mentira , hablamos del concurso interno, del ranking, del hit parade; del ombligo del PSOE.

Deja un comentario