El primero en saltar a la pista

Guridi 

Una vez celebrado el Comité Federal del PSOE y establecido el calendario y las normas de las Primarias, se pidió en público y en privado que los precandidatos a éstas mantuvieran silencio,  respetasen los tiempos hasta las elecciones europeas. Se reforzó el mensaje con varios ataques preventivos a Carme Chacón, para que -siendo ésta la que menos tiene que perder- no se saltase esta norma no escrita.

Sin embargo, en la semana siguiente a las primarias, tenemos ya a un primer precandidato que salta a la pista de baile y empieza a lucirse ante el respetable, para ser el primero en ganarse sus aplausos. Nuestro Tony Manero es: Pedro Sánchez Pérez-Castejón, el Guapo o el amigo de Amy Martin, según prefiráis.

Pedro Sánchez se estrena en las mañanas de Cuatro, diciendo que hay que remar en la buena dirección, pero que no sabe hacia dónde o algo así. En realidad dijo: “Estoy más en remar, aunque aún no tengo claro en qué posición”. Fuera de micro ya había dicho que sí, que lo que quiere es que los demás remen y le lleven a hombros a la capitanía general. Poco después, Manolo Sánchez, veterano periodista cubriendo al PSOE en “El Mundo” y luego en “El Diario”; se hace eco de la noticia y la cuelga sin firmarla.

Otra veterana cubriendo al PSOE, Esther Palomera, le deja página y pico en “La Razón” para que el guapo precandidato se explaye a sus anchas. Lo cual hace, retratándose como es: no dice nada original y mete la pata cuando no puede evitar hacer lo que mejor se le da, que es hablar mal de los demás; con razón o sin ella. Viniendo a decir que Eduardo Madina es el “niño mimado” del PSOE. Algo que tiene mucha gracia, viniendo de un personaje que no ha demostrado en política ningún mérito por encima de la media, excepto a la hora de lucir chaquetas.

Bien, esta ruptura de la “pax europea” decretada por el Comité Federal ha sido recibida en silencio por el aparato del PSOE. Nadie ha salido a decir que le parece muy mal aquello de lo que acusaban a Chacón, sin que ésta lo hubiera hecho: promocionarse para las primarias antes de las elecciones europeas.

Esto es así porque, como ya comentamos unas entradas atrás, Pedro Sánchez es el “tapado del aparato”. Él mismo no se molesta en negarlo “off the record” y, de hecho, es como se vende cuando él mismo filtra sus virtudes y méritos a todo medio de comunicación que se pone a tiro. Especialmente risible es cuando cuenta a “El Confidencial Digital” (su medio de cabecera para filtrar cosas) que en Ferraz no dejan de salir de su asombro ante su dominio de la economía y de los idiomas.

Efectivamente, en Ferraz y en el Congreso no salen de su asombro, pero es ante el hecho de un personaje así pueda situarse en primera línea de la política. Y más, adornando su biografía de la manera en que lo hace.

Al contrario de lo que él dice, no es un tipo que tenga vida fuera de la política: tiene 41 años. Antes del 2000 estaba en el Parlamento Europeo de asesor -esto es: con 24-25 añitos-. En 2000, con 28 años, entra en Ferraz y es asesor de Jordi Sevilla -al cual no le importa vender al oler su declive- y luego de Blanco, que es quien le promociona más activamente. De esa etapa se le recuerda por buscar, airear e inventarse trapos sucios de los enemigos de turno de Blanco.

En 2004 es concejal por Madrid y repite en 2007, dejando un triste recuerdo en el Grupo Municipal Socialista, en el PSM y también por los distritos por los que pasa. Y ahora, es diputado. Metido en las listas con calzador, promocionado con la excusa de ser el candidato de Juventudes (con 40 años). Algo que, por cierto, también dice ahora sin que se le mueva un músculo de sus cuidadas facciones.

El único momento en el cual se puede decir que Pedro Sánchez ha estado fuera de la política, han sido los meses transcurridos desde el Congreso de Sevilla y la salida de Cristina Narbona del Congreso de los Diputados. Y tampoco sería correcto del todo, pues pisaba la sede de Ferraz casi a diario, lamentando su triste suerte y pidiendo favores.

En cuanto a su curriculum académico, hay quien subjetivamente afirma que tampoco hay que lanzar las campanas al vuelo. Es verdad que es doctor en Economía y profesor, pero por la misma universidad privada en ambos casos. Los que saben de ello, afirman que su tesis es un conjunto de resúmenes de trabajos ya publicados, junto a un refrito de datos del CIDOB.

Los que hemos tratado con él, sabemos que no dirá nada que no haya copiado antes y que está siempre pidiendo a los demás que le escriban cosas. Hasta copia frases de las conversaciones informales que se mantienen con él. Dejando de lado las posturas oficiales y los argumentarios, es ideológicamente neutro. Gente que ha tenido que trabajar estrechamente con el Guapo, afirma que es un personaje que está en el PSOE por pura casualidad temporal. Unos años antes o unos años después y hubiera encajado sin problemas en UCD o en el PP.

Los tímidos desmentidos (siempre fuera de micro) de Rubalcaba y su círculo tratan de negar el hecho evidente: que Pedro Sánchez es un candidato manejable de reserva, si Patxi López sigue distanciado de la camarilla actual. Hoy por hoy, nada garantiza que, si Patxi fuera el ganador de las primarias, no pidiera un Congreso Extraordinario a continuación y se llevase por delante a un número importante de personas que tienen un extraordinario cariño a sus sillones.

Si Patxi decide entrar en razón, Pedro Sánchez es tan prescindible que no hay ningún problema en dejarle caer y no molestarse en buscarle apoyos orgánicos en los territorios. Porque, seamos serios, este hombre sólo llegaría a conseguir los avales si Óscar López descuelga el teléfono para que así sea. Y aún así, tendría que convencer a más de uno.

En todo el Grupo Parlamentario, donde se trata directamente con él y con Eduardo Madina, ha sentado fatal que el eterno enchufado de Blanco y de Elena Valenciano se quiera estrenar como candidato, llamando “mimado” a Eduardo Madina: alguien que, en lo personal y en lo político, ha dado muchas más muestras de valía a sus compañeros y sus compañeras que el Guapo. Por no hablar de los sufrimientos personales que uno ha pagado por su pertenencia al PSOE, mientras que al otro, todo le vino regalado desde que le enchufaron en Bruselas.

Mientras tanto, con el resto de precandidatos respetando los tiempos fijados hace unas semanas, nos daremos un atracón de apariciones en los medios de El Guapo, al que sus mayores han dejado la agenda de teléfonos de los periodistas y que, como padres malcriadores, observarán con una sonrisa en los labios las diabluras que su nene hace a los demás.