El PP y su nula credibilidad

Millán Gómez

Esta semana se celebró el último debate de la legislatura bajo la misma tónica que lleva imperando todo este cuatrienio político. El PP continúa en sus trece y ha hecho buenos los augurios de muchos que llevamos tiempo defendiendo, en contra de nuestros deseos, que la actitud de la derecha no iba a cambiar a medida que transcuyese el curso político. Es más, se ha acentuado y radicalizado.

A lo largo de esta semana, han sido muchos los ejemplos de la actitud beligerante mostrada por los populares. La actitud del PP viene repitiéndose por activa y por pasiva sin que nada parezca cambiar en las filas conservadoras.

 

El PP toca fondo cada día. Es una práctica habitual en ellos y mucho me temo que nada va a cambiar. El guiño supuestamente centrista de Rajoy a sectores más propensos a votar a la izquierda que defienden la unidad de España se cae por su propio peso cuando el sector más duro, y desafortunadamente mayoritario, del PP continúa marcando la hoja de ruta de la derecha española.

El PP, según sus medios afines, va a centrar su campaña electoral en el ámbito de la economía pero sus palabras se las lleva el viento cuando continúan colocando la lucha partidista en materia antiterrorista como eje de sus postulados. El PP cree que perdió las elecciones por culpa de una organización terrorista y, desde entonces, utiliza de un modo sectario y vergonzoso a otra organización (sí, la de los cassettes de la Orquesta Mondragón) para obtener beneficio político. De ahí que los más duros del sector duro, y disculpen la extraordinaria redundancia, afirmen, sin tapujos, que Zapatero entró a La Moncloa por Atocha y saldrá del poder por la Terminal 4 de Barajas, donde eta sepultó las esperanzas de paz de millones de españoles hace ahora un año.

Resulta verdaderamente complicado que un partido que aspira a gobernar como es el caso del PP se presente con un discurso tan profundamente reaccionario. La capacidad del PP de utilizar cualquier cuestión como arma arrojadiza contra el Gobierno alcanzó uno de sus mayores auges ayer mismo con las críticas al ejecutivo central con motivo de las lesiones que un grupo de delincuentes profirieron al artista y empresario José Luis Moreno. Dicen desde el PP que este hecho es consecuencia directa del diálogo con eta y la dejadez del Gobierno central en materia de seguridad. Nunca pensé que pudieran caer tan bajo. La derecha ha utilizado históricamente la cuestión de la seguridad como símbolo de su acción política y sus medios más represivos y xenófobos muy especialmente, sobre todo cuando se hallan inmigrantes de por medio.

 

Otro ejemplo más. El Partido Popular de Galicia (PPdeG), con motivo del centenario de la interpretación por vez primera del Himno Galego en La Habana, se apropió de un símbolo de todos y declaró, muy serio, que “el PPdeG es el heredero directo del galleguismo histórico”. Uno de los rasgos principales del PP es su naturaleza contradictoria porque hace escasas fechas los mismos que se autoproclaman con esa solemnidad tan propia de los conservadores como los herederos del movimiento galleguista afirmaban que el castellano está perseguido en Galicia y demás insensateces directamente proporcionales a la falta de rigor de este partido. Es más, el propio Rajoy afirmó hace un par de meses que “el himno gallego no le interesa a nadie”. Dos meses después, a poco que le insistamos, dirán que ellos mismos compusieron el himno. El PP está levantado bajo una indigna losa de contradicciones internas.

 

Los ciudadanos no se chupan el dedo y saben perfectamente qué han hecho o dejado de hacer nuestra fácilmente mejorable clase política. El PP ha basado absolutamente toda la legislatura en tratar de obtener el poder al precio que sea y, por lo tanto, podemos decir que desde el punto de vista del PP ha sido un cuatrienio tirado a la basura. Aquella famosa declaración de Gallardón en el Congreso del PP de 2004 pidiendo autocrítica ha caído en saco roto una vez más.

 

Por su parte, el PSOE presenta un balance con notables éxitos en materia social, económica, antiterrorista, etcétera; pero también con un importante cupo de equivocaciones en su haber. Entre ellos, cabe destacar el error de haber sacrificado la voz del pueblo navarro a favor de un cambio político en aquella comunidad por un puñado de votos en el conjunto de España. Los políticos deben de guiarse por el deseo ciudadano y no por sus propios objetivos electoralistas. También desarrollaron una política comunicativa deficiente sin haber marcado claramente la agenda política en muchos tramos de la legislatura, así como mantener en el puesto a una ministra que pasará a la historia por su incompetencia y sus polémicas declaraciones, como es el caso de Magdalena Álvarez.

 

A pocas semanas de las elecciones, la mayoría de ciudadanos tienen decidido el sentido de su voto y aquellos dudosos serán el objetivo último de todas las formaciones políticas, sabedoras de que es ahí donde se ganan las elecciones. La mayor autocrítica que suele caracterizar a la izquierda y su escasa movilización estructural es un problema que debe motivar al propio PSOE para continuar con la política coherente, valiente y sensata que han llevado a cabo desde que accedieron al poder en 2004. El PP, en cambio, puede presumir de más bien poco. Urge en Génova una renovación interna y un verdadero giro al centro, a la vieja usanza de la extinta UCD.

 

 

 

 

60 pensamientos en “El PP y su nula credibilidad

  1. Pero como la vida es sueño y todo se logra por peteneras.

    Me voy a consultarle a la almohada si debo comprarme un numero para “la loteria del niño”…espero tener un sueño revelador que me diga el numero que tocara…para compralo …aunque sea por Azar.

  2. Marta estará escribiendo la carta a los Reyes Magos. Les ha pedido una ventanilla.

  3. Pues yo no pienso comprar lotería del niño. Que si ahora no me toca, ya no le puedo dar un cachete al joío.

  4. Buenas noches a todos:

    Solo un momentín para desearles a todos unas felices fiestas y un próspero año nuevo. Se lo deseo a todos, pero en especial a don Permafrost, que ya saben ustedes que tengo debilidad por él. Llevo muy mal esto de que ya no escribo más, y siempre tengo la esperanza de abrir un día el blog este tan bueno y que aparezca un artículo suyo. Espero que en 2008 sigan ustedes escribiendo como han hecho este año para poder seguir disfrutando de su lectura. Y también espero que don José Luis Rodríguez Zapatero vuelva a ganar las elecciones y siga siendo tan bûen Presidente del Gobierno como lo ha sido hasta ahora.

    Tiene razón don Fernando, yo estoy muy liada con la cena de Nochebuena. Viene toda la familia a mi casa y nos reunimos venticinco y eso es muy complicado de preparar, comida para tantos, y a mí me gusta además que sea buena la comida y se queden todos contentos, así que sí, muy liada.

    Queden con Dios.

Deja un comentario