El porqué de Pedro Sánchez

Manuel Lobo

Este lunes, Pedro Sánchez presentaba su programa con el que quiere vencer en las venideras primarias del PSOE.

Un programa con muchos lugares comunes para los que somos militantes y otros tantos dónde muchos podemos discrepar según unos se sientan más socio-liberales, más conservadores en la unidad de la patria, etc…

Enseguida han surgido titulares acerca del giro a la izquierda (yo creo que no es tanto giro), del “Frente Popular”, o de la ruptura de España… todos esos titulares y declaraciones de quienes claramente se alinean con quien, previsiblemente se medirá a Sánchez, que no es otra que Díaz.

Ya hay varios “opinadores” que acusan a Sánchez de cambiar sus principios, de pasar de un pacto con Ciudadanos de corte cuasi-liberal, a unos valores más cercanos a la izquierda más radical…

Puede que algo de razón tengan… pero no olvidemos que en este partido se está jugando ahora, liderar el Partido Socialista. Y no olvidemos quien son los que deciden esta elección, que no son otros sino los militantes del partido.

Esto es una batalla electoral y se lucha por convencer a los militantes.

Los mismos militantes que desde la toma de poder de la gestora, auspiciada por los llamados barones y baronesas y demás personajes cuyo máximo interés, por sus actos, parece ser mantener su cuota de poder, se han sentido huérfanos y en cuya memoria queda el Comité Federal del pasado octubre como un asalto al poder por la fuerza.

Son los mismos militantes que siempre están cuando se les llama para trabajar por el partido, los mismos que defienden las ideas de izquierdas con sus vecinos y a los que la investidura de Rajoy sin contrapartida, les dejó sin argumentos.

Son esos mismos militantes, los cuales, muchos de ellos vienen de la lucha contra el franquismo. Otros, aunque no lucharon, tienen viva esa imagen y su ideología está mucho más a la izquierda que la de uestros votantes.

Son esos militantes los que eligen a su secretario general en unas elecciones. Ese es el público objetivo de estas primarias y ahí es dónde Pedro Sánchez se está posicionando.

Pedro Sánchez era un cadáver político en septiembre, pero el golpe asestado por el resto de dirigentes, seguido después incluso por los más fieles colaboradores de Sánchez, han provocado un movimiento de reacción en la bases en contra del autoritarismo mostrado. Ahora creo sinceramente que su proyecto ganará.

Pero Pedro Sánchez debe hacer más cosas que presentarse como líder salvador de un PSOE a la deriva. Si sólo se preocupa de esto, estará es una situación parecida en pocos meses.

Recordemos que, aunque el secretario general se elija en primarias, los miembros de la ejecutiva se eligen en el Congreso, así como una parte de los miembros del Comité Federal (el mismo órgano que lo defenestró), y los delegados en el Congreso se eligen en listas cerradas elaboradas por los delegados de los congresos provinciales y regionales que también son elegidos en listas cerradas en las agrupaciones.

Esto implica que, una vez gane las primarias, necesitará aún más maquinaria interna para lograr que los delegados de los diferentes congresos sean afines suyos, para que consiguan que la ponencia resultante del mismo y la elección de ejecutiva y miembros del Comité Federal, sea cómoda para él.

Después deberá hacer lo mismo en los congresos donde se elijan a los secretarios generales y sus ejecutivas de las distintas federaciones.

Si consigue realizar todo esto, habrá conseguido no solo reforzarse como Secretario General del Partido, sino que, viendo cómo la gran mayoría de dirigentes actuales e influenciadores pasados pueden quedar relegados, el partido consiga la mayor regeneración de su historia, cuestión que es del todo necesaria.

Si todo esto sucede, sólo el tiempo dirá si fue acertado o no… Si hunde el PSOE o si consigue posicionarlo de nuevo como alternativa a gobiernos de la derecha, pero mientras, todo este proceso va a resultar muy divertido de vivir.