El populismo que no cesa

Barañain

Aunque la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas ha confirmado la previsión de la victoria de los socialistas de Hollande, el subidón del Frente Nacional de Marine Le Pen por encima de lo que se temía, unido al auge en otros países (Austria, Hungrí­a, Suecia, Dinamarca, Finlandia, etc.) de las más variadas formas de populismo, pero todas con la xenofobia (además del antieuropeísmo) como distintivo-, ha colocado ese fenómeno en el centro de las preocupaciones, de las élites políticas y de los medios de comunicación (una redundancia, lo sé, ya que estos forman parte de esas élites).

¿Debería haber escrito “en el centro de las preocupaciones de los ciudadanos” en vez de referirme a las “élites”? Pues no, porque no es cierto, aunque se empeñen en fingir lo contrario polí­ticos y periodistas. Me parece obligado distinguir lo que son las preocupaciones de la mayoría de los mortales de las que dicen, los que están “en la pomada”, que lo son.

Ahora bien, la  primera duda que me surje es si esa  preocupación que muestran los gobernantes europeos es real o sólo aparente.  Parecería real si tomamos en serio a García Margallo, nuestro Ministro de Asuntos Exteriores,  que no ha dudado en calificar de “pésima noticia”  el fuerte avance electoral del Frente Nacional en Francia y, yendo más lejos, ha considerado “extremadamente preocupante” el auge de este extremismo en toda Europa recordando que “las dos grandes guerras del siglo pasado fueron precedidas por el ascenso de ese tipo de ideologías, que se acentúa con las crisis económicas, como demostraron Mussolini en Italia, Primo de Rivera en España o la victoria del partido nacionalsocialista en Alemania”. Â

Pero eso lo decía el mismo día en que se conocían las últimas ocurrencias del gobierno del que forma parte para conseguir ahorrar recortando las prestaciones sanitarias y, de paso, haciendo de los inmigrantes irregulares  los chivos expiatorios de la supuesta insostenibilidad de la sanidad pública. En realidad con esas denuncias demagógicas de falsos aprovechamientos de “nuestra generosidad” se pretende desviar la atención sobre el hecho de que los más perjudicados con esta – muy regresiva – reforma sanitaria  serán los ciudadanos de nuestro país excluidos de la condición de asegurado.

La medida ha sido jaleada por dirigentes del PP que no han dudado en sacar a relucir el argumentario más rancio sobre la “invasión” de inmigrantes que vienen a aprovecharse de los españoles. Aunque esos inmigrantes irregulares sean pocos y consuman menos prestaciones sanitarias. Y eso que al vincular la asistencia sanitaria del colectivo inmigrante a su residencia fiscal y no sólo al padrón,  este gobierno revoca una medida que en su día adoptó el gobierno de Aznar. ¿Realmente es creíble que a esta gente le preocupe  el auge del extremismo xenófobo en Europa? ¿No es eso, precisamente, lo que se está propiciando al  alimentar el estereotipo  del inmigrante consumidor de recursos y servicios sociales en detrimento de las necesidades de los nativos?

Ahora se destaca que el éxito del populismo en Francia estriba en que ya ha conseguido condicionar la política en su conjunto, pues los candidatos que se disputan, ahora ya en solitario, la presidencia del país, se esmeran en captar votantes de esa masa social adaptando sus propuestas a las demandas o sensibilidades que ven expresadas  en ese auténtico “voto antisistema”. Porque –inevitable constatación-, ese y no otro es el voto antisistema, el que refleja el hartazgo, la incomprensión, y la desesperanza ante la situación política y económica actual. La contestación –todo lo desestructurada, contradictoria, indocumentada y, en definitiva, reaccionaria que se quiera- a la globalización y, de paso, al proyecto europeo. Ese es el auténtico voto contestatario y no el de quienes se imaginan una versión “de izquierda” de ese enfoque reaccionario de la “aldea gala” que resiste frente al mundo exterior hostil, autosuficiente y proteccionista (la “excepción francesa”). Entre un proyecto reaccionario genuino y su versión “roja” el electorado humilde se inclina por el original, como ha podido comprobar el candidato Melenchon.

En realidad, el presidente Sarkozy ya había llevado su campaña –aunque de manera errática-, por los senderos del populismo. Hubo un momento en que incluso recuperó  la iniciativa y ello le sirvió para acortar distancias con Hollande: la reacción tras los asesinatos de Toulouse.  (Inciso: no sé en qué medida ese episodio traumático pueda  explicar el ajustado resultado de la primera vuelta pero si el asunto de la inmigración en general y de la presencia del Islam en Francia, en particular, ha sido centro de la campaña –como aseguraban las crónicas -, la respuesta, o  mejor la clamorosa ausencia de respuesta, ante ese episodio ejemplifica bien el desconcierto de la Francia progresista. Pero ese vergonzoso –y revelador- asunto  merecería por si sólo un debate aparte).

El problema del populismo xenófobo creciente no es sólo responsabilidad de las derechas conservadoras que gobiernan Europa. No es menos dañina la actitud de quienes optan por ignorar o despreciar  lo que puede haber de razonable en la percepción de miles de ciudadanos –de los sectores más desfavorecidos, en general-, y se limitan a certificar, con desdén, su deslizamiento hacia el populismo de extrema derecha.  Como si con ellos no fuera la cosa. ¡Luego se extrañan de que los Le Pen de turno tengan despejado el camino!

16 pensamientos en “El populismo que no cesa

  1. Buenos y frescos días

    Nada que objetar al buen artículo de Barañain. Tan sólo quería insistir en el hecho de que parte de la gente más desfavorecida, tanto
    españoles como inmigrantes, han de compartir unos servicios públicos cada vez más menguados: una educación con cada vez menos recursos
    y una sanidad que en esta semana ha recibido un duro golpe. No sería de extrañar que los de “aquí” echen la culpa a los últimos en llegar, es
    decir los inimigrantes. Y sucede que a ese incremento de usuarios no parece que se corresponda un incremento de los servicios prestados, sino
    más bien todo lo contrario. Creo que esto es caldo de cultivo para la demagogia y la xenofobia.

    Ademáas, qué ilusa la Ana Mato. ¿Invasión de inmigrantes? Si no recuerdo mal, este año, por primera vez en mucho tiempo, el saldo
    migratorio en España ha sido negativo, es decir, es más la gente que se ha marchado que la que ha venido a España. Ahora mismo hay
    un buen puñado de países mucho más atractivos que el nuestro (con nuestros más de cinco millones de parados) para trabajar.

  2. Buenos y frescos días

    Nada que objetar al buen artículo de Barañain. Tan sólo quería insistir en el hecho de que parte de la gente más desfavorecida, tanto
    españoles como inmigrantes, han de compartir unos servicios públicos cada vez más menguados: una educación con cada vez menos recursos
    y una sanidad que en esta semana ha recibido un duro golpe. No sería de extrañar que los de “aquí” echen la culpa a los últimos en llegar, es
    decir los inimigrantes. Y sucede que a ese incremento de usuarios no parece que se corresponda un incremento de los servicios prestados, sino
    más bien todo lo contrario. Creo que esto es caldo de cultivo para la demagogia y la xenofobia.

    Ademáas, qué ilusa la Ana Mato. ¿Invasión de inmigrantes? Si no recuerdo mal, este año, por primera vez en mucho tiempo, el saldo
    migratorio en España ha sido negativo, es decir, es más la gente que se ha marchado que la que ha venido a España. Ahora mismo hay
    un buen puñado de países mucho más atractivos que el nuestro (con nuestros más de cinco millones de parados) para trabajar.

  3. Hola!! Gracias por el artículo Barañaín, y me gustaría confirmar una cosa…. Me parece que fueron las penúltimas elecciones en Francia que el padre Le Pen pegó un gran susto al país en la primera vuelta y para la segunda vuelta salió toda la izquierda francesa a votar….. Tampoco parece extraño que la extrema derecha con la hija Le Pen saque muchos votos. En cualquier caso se supone que en España el PP reúne a los Le Pens nacionales, o no? es decir, que si el PP no tuviera a estos Le Pens españoles no habría sacado mayoría absoluta…. o me equivoco? En fin, que saludos!!

  4. Habria que preguntarse por que en Francia la ultraderechista Le Pen ha conseguido hacerse con el electorado de los barrios obreros.
    ¿Es que la izquierda no tiene capacidad de liderazgo sobre aquellos que teoricamente deberian ser sus votantes?..

    A veces pienso que para ser feliz no hace falta querer un camion….pero…

    Yo para ser feliz, quiero un camión,
    llevar el pecho tatuado,
    en camiseta mascar tabaco.

    Yo para ser feliz, quiero un camión.
    Yo para ser feliz, quiero un camión.

    Escupir a los urbanos,
    a las chicas meter mano.

    Yo para ser feliz, quiero un camión.
    uuuaaauuu!!
    Yo para ser feliz, quiero un camión,
    llevar el pecho tatuado,
    en camiseta mascar tabaco.

    Yo para ser feliz, quiero un camión.
    Yo para ser feliz, quiero un camión.

    Escupir a los urbanos,
    a las chicas meter mano.

    Yo para ser feliz, quiero un camión.
    uuuaaauuu!!
    ::

    En el fondo todos somos unos misoginos xenofobos anti maricones ….y ser de izquierda es una simple pose.

  5. 3. Sarah, el problema es que en 2002 la izquierda salió en bloque a votar en la segunda vuelta por Chirac, porque el candidato socialista (Jospin) había quedado eliminado en la primera vuelta.

    Creo que tiene razón Barañain: la política que se está haciendo en Europa, siguiendo la ortodoxia alemana, está incentivando el voto populista entre los más desfavorecidos. No tiene sentido señalar lo impresentable de la xenofobia y el racismo que respaldan sin entender la inseguridad que sienten ante la crisis y la falta de expectativas.

    A ver si gana Hollande… Se admiten novenas.

  6. Previsiblemente la “dulce derrota” de Sarkozy (poco más de un punto porcentual) en la primera vuelta de las presidenciales el pasado domingo, no impedirá una victoria de Hollande en la segunda vuelta del próximo 6 de mayo. Para conseguir ser re-elegido in extremis, Sarkozy tendría que conseguir atraer tanto a la mayoría de los casi 6 millones de votantes que optaron la ultra Marine Le Pen como a los 3 que fueron fieles al centrista Bayrou y cuyas reticencias anti-Sarkozy se verán agravadas ante la previsible profundización anti-inmigración de la campaña de Sarkozy.
    La tarea es todavía más difícil dado el fuerte contenido social del programa de Le Pen (aumento del salario mínimo, gravamen a las importaciones de países “semi-esclavistas”, subida del IVA para productos de lujo, etc) que inclinará a parte de sus votantes a favor de Hollande. Además, Le Pen ha preferido dar libertad de voto a sus seguidores, apenas escondiendo su esperanza de que una derrota de Sarkozy le permita alcanzar un puesto de privilegio en la reordenación de “la derecha” tras las próximas elecciones legislativas (a doble vuelta el 10 y el 17 de junio).
    Hace 5 años, Sarkozy ofreció reformas para modernizar Francia y evitar su declive en un mundo global. Los franceses han soportado el coste de las reformas y las medidas de austeridad pero el prometido crecimiento económico no ha llegado. Los buenos resultados macroeconómicos tampoco: los costes laborales han seguido aumentando, la deuda pública ha crecido hasta un 90% del PIB y el desempleo está en un preocupante 10%, que mantiene a una cuarta parte de los jóvenes en paro.
    No es raro que los franceses opten ahora por un Hollande que les propone mayores gravámenes para las rentas más altas y poner coto a la austeridad extrema reclamada por Merkel, mediante una renegociación del Pacto Fiscal europeo para complementarlo con un pacto similar para impulsar el crecimiento económico mediante un plan paneuropeo de infraestructuras, la creación de los eurobonos y un papel más activo del BCE, en línea con las propuestas sobre empleo y crecimiento de la Comisión y Parlamento europeos.
    Las propuestas de Hollande son compatibles con su compromiso de reducir el déficit de que Francia al 4,5% este año y el 3% en 2013, con un objetivo de déficit cero en 2017. La diferencia con la política seguida hasta ahora se centra en el método: reducción de gasto público pero combinada con un aumento de la recaudación pública por valor de 29.000 millones de euros a través de la eliminación de las exenciones fiscales y elevación de los tipos impositivos para las rentas y patrimonios más elevados.
    Asumiendo que Sarkozy no será capaz de dar la vuelta a los pronósticos, habrá que ver hasta qué punto Hollande será capaz de mantener su “rebeldía” frente a la tiranía de “los mercados” teniendo en cuenta que Francia tiene que refinanciar más de 200.000 millones de dólares antes de final de año. En este sentido, las muestras de inquietud dadas por los mercados ante su victoria en primera vuelta anticipan un intenso combate frente a la voluntad ciudadana, hasta ahora cada vez más sometida a los designios y pretendidas soluciones de las élites desde que comenzó la crisis de deuda europea.

  7. Lobisón, gracias por el apunte, es verdad, mucha izquierda votó a Chirac por el miedo a Le Pen, los izquierdistas que no votaron a Jospin votaron a Chirac en la 2ª vuelta…… ¿por qué los partidos socialistas europeos no reciben los votos de los socialistas? ¿por la política económica no-socialista que se ven ‘obligados’ a seguir? pues hala!! a arreglarlo!! 🙂

  8. Barañaín señala que con esa denuncia de inmigrantes que se aprovechan de nuestra Seguridad Social “se pretende desviar la atención sobre el hecho de que los más perjudicados con esta – muy regresiva – reforma sanitaria serán los ciudadanos de nuestro país excluidos de la condición de asegurado.” Yo creo que los inmigrantes o sus hijos sobre todo si son musulmanes se les considera los culpables de todos nuestros males. Ya Sarkozy y Merkel han incluido en la ley Schengen la posibilidad de ser suspendida provisionalmente por un país cuando lo considere oportuno. Hay un auge de la mentalidad de encerremonos y expulsemos a los foraneos que explica porqué Marine Le Pen quedó en tercer lugar. Los “Melenchon” con su radicalismo anticuado no consiguen mas que restar votos a la socialdemocracia, para luego tener que acudir a votarla muertos de miedo. Gracias Barañaín.

  9. A ver si lo he entendido: Melenchon es un cabrón y a los que votan Le Pen hay que comprenderlos. De acuerdo, iba a decir algo de Hernani, pero prefiero plantear el tema de Valencia. Hay que entender que la gente vea en el PP Valenciano los que trajeron la prosperidad?

    CAsi que me han convencido de votar a Marine, porque así restaría votos a Sarko en lugar de restar votos a Los socialistas, no? Nunca debimos salir de la restauración, joder. 8 años cada uno, turnandos y sin restar votos a nadie.

    Puers, Senyor G, pensaba recomendar un post de Cercle Gerrymandering sobre el tema… (en catalán)
    http://www.cerclegerrymandering.cat/marine-le-pen-sis-milions-mig-fatxes/

    Una cuestión a tener en cuenta es que los populistas quieren echar a los inmigrantes del Estado del Bienestar,… para mantenerlo. A diferencia de los liberales y liberalconservadores. No recortan servicios, recortan usuarios.

    Anglada proponía subir impuestos… a las remesas de dinero que los inmigrantes mandaban a su país de origen. Y la dación en pago de la hipoteca. Está dun un obrerista que te cagas. Bueno….voy a seguir leyendo el programa del PxC. Y me lo iré pensando… ustedes me dan su aprovación?

  10. Es todo muy preocupante.. Que votarían si fuesen griegos?

    http://www.choose4greece.com/en/

    A mi me ha salido una correspondencia del 45% con el SYRIZA ( http://en.wikipedia.org/wiki/Coalition_of_the_Radical_Left ) y ya por debajo de 38% con los anticapitalistas, socialdemocratas (otros) y los verdes. Ya en sexto lugar el KKE. O sea, que votar al syriza serviría para quitar votos a los comunistas, según la lógica magallanica.

    lo curioso es que tengo un -0.4 con el LAOS y un -5.4 con el PASOK. Y miren que me la suda el tema macedonio, eh? Con los nacionalortodoxos…. nada menos. Supongo que seran las posturas antitroika.

    Pero igual tenemos que entender a los griegos. Me releeo el programa del PxC?

  11. QUIEN SIEMBRA VIENTOS………….
    Seguramente solo les votaron engañados la clase obrera, los votantes de derecha sabían a quien votaban y para que. Esa mayoría absoluta (legitima) pero está montada sobre una gran mentira. Señor Rajoy si usted le hubiese dicho a los estudiantes lo que se les venia encima y lo que están haciendo ¿le hubiesen votado?, si hubiese dicho que torpedearía las oposiciones en… Andalucía ¿le hubiesen votado? si les hubiese dicho a la clase trabajadora en que consistía la reforma ¿le hubiesen votado? Si hubiese explicado lo que pensaba hacer con la sanidad ¿le hubiesen votado? Si le hubiese dicho lo que está haciendo y hará con las libertades le ¿le hubiesen votado? Los bancos, el gran capital, los empresarios la señora Merkel, todos esperaban que hiciera lo que está haciendo. Procuró por todos los medios que a las elecciones Andaluzas llegasen los presupuestos sin abrir, para después sacarse de la manga esos millones de suplemento. El pueblo andaluz no fue lo que pensaba el señor Arenas Bocanegra y no voy a decir que ganara el PSOE, pero si ganó la izquierda y es la que gobernará por muchos ERES que salgan (los que salgan que lo paguen). El caso GURTELL anda por ahí todavía y puestos a pedir explicaciones también se le pedirán al señor Arenas, algo sabrá de ello. El PSOE le costó perder las elecciones el no hablar claro y a usted señor Rajoy le va a costar mucho más. Fue usted contando los parados cada día como números de bingo, cada parado uno voto para el PP, la desesperación hace mella. Pues yo le digo vaya contando hoy ¿cuantos han salido? 374.300 en el último trimestre. Yo no los canto como números de bingo, los canto con gran pesar de ver el sufrimiento de quien no puede mantener a su familia. Que usted diga señor Rajoy que desconocía las cuentas dice poco a su favor, quien pretendía gobernar España tenia la obligación de estar informado, igual que sabía las cifras de paro, debía sabia usted todo lo demás.
    Creía usted que los poderes de Europa en manos de la derecha le iban a respetar, y que las primas de riesgo claudicarían ante ustedes. Ya lo está viendo su castillo de naipes voló por los aires, y sus mentiras han quedado al descubierto.Ver más

Deja un comentario