El periodismo como altavoz de los más desfavorecidos

Millán Gómez

El periodista colombiano Henry Molano es el presentador del programa “Con todos los acentos�, que se emite cada domingo de 9.30 a 10.00 en TVE2. Hace varias semanas tuve la oportunidad de asistir a una charla impartida por este periodista comprometido con la libertad de prensa y con los derechos de los sectores sociales más desfavorecidos. Henry nos ofreció una conferencia en la que desmenuzó su carrera profesional y su visión del periodismo social y de servicio.

El periodismo social es un medio para dar la posibilidad de que hable la gente que no tiene voz. Los periodistas no debemos acudir siempre a las fuentes tradicionales y oficialistas. Hay que contar las cosas que no se cuentan. Hay que superar el problema de que el periodismo está controlado por los poderes económicos más influyentes. Los medios de comunicación deben ofrecer una mirada más amplia y plural para construir una sociedad donde se pueda competir en igualdad de condiciones.

El periodismo no tiene otra razón de existir que el de servicio público, un servicio que ha sido indispensable para la democracia. El servicio es connatural al periodismo mismo en su sentido de asistir, ayudar, suministrar algo a alguien. Porque el periodista no es un mero fabricante de noticias, es un profesional que intenta ayudar a los ciudadanos a comprender el mundo que le rodea.

El periodista es quien calibra la importancia de los hechos, quien los busca, los elabora y los transmite. Es también un intérprete porque los hechos no hablan por sí mismos.

La palabra, como herramienta básica del periodista, es fundamental para crear un lenguaje favorable a los sectores sociales más desfavorecidos y desprotegidos. El lenguaje periodístico debe ser un factor que fomente la integración y no la exclusión. La sociedad internacional siempre ha estado dividida entre ricos y pobres. Por este motivo, debemos incentivar un periodismo atento a los problemas de los más pobres y desfavorecidos. De este modo, crearemos una mayor concienciación en la opinión pública de los verdaderos problemas sociales que se sufren en los lugares más recónditos del planeta.

Henry Molano es un periodista que tuvo que abandonar Colombia en busca de libertad y una mejor calidad de vida. La mayoría de los periodistas y ciudadanos refugiados abandonan sus países por motivos de raza, ideología, religión o pertenencia social. De todas maneras, la mayor persecución y el verdadero efecto llamada es el hambre, no los cambios políticos.

La inmigración es vida, es conocimiento y es un agente de transformación social. Debemos ser conscientes de que los inmigrantes vienen a nuestro país obligados por su situación social, no vienen por placer. El fenómeno migratorio supone más mano de obra, crecimiento económico y sustenta los planes de pensiones.

El periodista debe ser honesto y buscar siempre la verdad. Un periodista debe saber que el periodismo objetivo no existe pero sí debemos ser honestos y responsables. Los periodistas no somos entes neutrales ni seres vegetales que no sufrimos ni padecemos. Los periodistas debemos aprovechar la inmensa fortuna que tenemos al ser creadores de opinión y dar voz a aquellos sectores sociales más desfavorecidos.