El oropel de los tecnoplutócratas

Carlos Hidalgo

Estos últimos meses he tenido la suerte de poder escribir en El País acerca de temas relacionados con recursos humanos y trabajo en general. Lo que más me sorprende cada vez que preparo un tema es cómo todo el mundo da por hecho que los derechos de los trabajadores no existen. O que se aplican según convenga al empresario, que puede ser inflexible con el salario mínimo, pero muy relajado con las horas.Además la gente está deslumbrada por Silicon Valley y sus fuegos de artificio. Sus “genios” que ponen futbolines en la oficina pero no medios para conciliar la vida familiar con la profesional. Aplaudidos por una legión de imitadores y de periodistas acríticos que aplauden en sus ruedas de prensa y se callan la boca a cambio de algún aparatito de muestra.

En Silicon Valley viven encantados de la vida, deslumbrados por su propio reflejo y pensando que la vida puede reducirse a algoritmos y blockchains. Y la obsesión es usar esos algoritmos para sustituir a las personas. El valle produce mucho dinero, que cae en pocas manos, pero crea poco trabajo.

Lo peor es que en sus fiestas de ideas llaman “flexibilidad” a la explotación, “disrupción” a la competencia desleal y “avance sin precedentes” a reinventar la rueda. Lo malo de todo esto es la cantidad de gente que acepta acríticamente estos conceptos y, siguiendo la estela de los periodistas palmeros, creen que este modelo de éxito puede copiarse y funcionar más allá de los valles de California.

Es curioso pararse a pensar en Steve Jobs, el difunto fundador de Apple, como el modelo que es para tanto aspirante a genio tecnológico. Se reproducen sus vídeos, se cuentan anécdotas reales y apócrifas de su vida, miles de libros se venden como el mejor análisis de por qué triunfó y hasta se han hecho varias películas sobre él. El caso es que Steve Jobs podría ser un genio -algo que es discutible- pero también era un completo imbécil, un déspota y un egócrata. Ahora parémonos a pensar qué es lo que más abunda entre la gente y veamos qué es lo más contagioso de Jobs, porque el número de genios permanece estable, pero el de idiotas, explotadores y déspotas parece crecer día a día.

Desde que existen los primeros textos acerca de cómo funcionan las sociedades que se gobiernan a sí mismas, lo que nos ha llegado de Grecia o de Roma, siempre contienen la advertencia de no fiarse de los demasiado ricos, de aquellos que nos quieren hacer creer que sus intereses privados son iguales al bien común.

Y ahora tenemos a tipos que quieren privatizar los derechos a golpe de billete. Gente que hace unos años parecía sacada de una novela pulp. ¿Era concebible imaginar a alguien tan rico como para crear y mantener un programa espacial privado? Sólo en novelas como las de James Bond, donde Hugo Drax parece predecir la llegada de Elon Musk o de Jeff Bezos.

Lo peor es que los logros privados de estas personas se hacen violentando los logros colectivos de cientos de años de avances sociales. Triunfadores va a haber siempre, pero tenemos que impedir que sociedades con derechos sean algo efímero.

3 pensamientos en “El oropel de los tecnoplutócratas

  1. Muchas gracias por el articulo, me encantan los dos párrafos previos al de cierre y en especial la referencia a Moonraker.
    Coincido con Carlos Hidalgo en que desde hace dos tres años ha empezado a aflorar y parece haberse aceptado generalmente un tema de discusión económica llamado “futuro del trabajo”. Si quieres ser alguien en el debate económico tienes que estar hablando sobre esto. Es llamativo también el consenso en torno al vocabulario que el autor ejemplifica en el primer párrafo. También es llamativa el acuerdo sobre que esto será un proceso que no generará ningún problema ya que por cada x cosas que ya nos e hagan se generaran automaticamente x otras.
    Independientemente de las conclusiones que puedan estar mas o menos respaldas por algo sólido, uno no puede evitar que le resulte la melodía de fondo similar a la que imperó desde los años 2000 a la crisis. Sustituyase el ambito tecnológico por el financiero y los recursos a los disruptivo por “se han acabado los ciclos económicos” “si hay alguna compañia que se conduzca mal, los mecanismos correctores del mercado introduciran las medidas de correccion necesarias ” etc. Antes teniamos a Fukuyama con el fin de la historia, hoy tenemos a Pinker garantizando que si no se toca nada, las cosas mejoran solas, es más que si se observa algún empeoramiento es que no se ha esperado lo suficiente.

    Sin quere sustituir a sociologos, antropólogos y politólogos, alos que prtenece este negociado, da la impresión de que el poder siempre ha sido hábil generado un cinturon de creencias que justifiquen su preeminencia. Esto no significa que todo lo que se utilice sea falso, pero ojo, si llama la atención como cualquier mensaje que las cuestiones es inmediatamente tratado de “sospechoso” o “anticuado”. Sin embargo no hay que tener miedo a que a uno le llamen cosas: es positivo que se articulen posturas que apunten a las debilidades de este supuesto nuevo modelo de desarrollo:
    Digan lo que digan, no hay proceso sin perdedores, que estos pueden ser muchos y que tienen derecho a ser protegidos o ayudados (aparte de que sea politicamente deseable y economicamente beneficios)
    Que la innovación tecnológica es buena, es imparable …pero que eso lleva siendo así toda la vida (el descubrimiento del mediterraneo)
    Que innovacion tecnologia es incremento de productividad, y no es aparición de actividades economicas cuyo principal factor competitivo es afrontar los deberes y la legalidad de los entornos donde se implantan.
    –y que uno no solo se debe a los aplausos y las palmaditas en el hombro de los poderosos, sino a aportar ideas relevantes, pertinentes y verdaderas al debate. Aunque los plutócratas no te saquen en la foto luego, que no es tan grave ;-P

  2. En
    “Que innovacion tecnologia es incremento de productividad, y no es aparición de actividades economicas cuyo principal factor competitivo es afrontar los deberes y la legalidad de los entornos donde se implantan.”

    Es NO AFRONTAR

  3. Última Hora sobre la realidad que no ven ni los más relevantes analistas y tertulianos en los medios de comunicación y que Mis Dos Neuronas Una y Otra han visto y me han trasmitido para que Mi Yo y Yo Mismo os abran los Ojos con mi alucinada visión del futuro más inmediato….ejem.
    En un lugar en mi espacio cognitivo ,estaban mis Dos Neuronas :
    Una – Oye,creo que le tendríamos que comunicar a Amistad,lo que hemos descubierto.
    Otra – Díselo tú, que a mi me da la risa.
    Una – Siempre me dejas,el marrón,por si cuando nos lea Mr Mulligan nos felicite por nuestra investigación.
    Otra – No,a mi lo que me preocupa es que Laertes se enfade por que Mr Mulligan nos ria las gracias.
    Una – Bueno,ellos decidirán si están entre los ciegos o entre los que vemos más allá.
    Otra – Pues eso,ellos sabrán si están pa ya o muy ciegos.
    Mi Yo – Venga que os estoy escuchando y quiero saber lo que me queréis decir.
    Yo Mismo – Decirlo alto y claro para que lo pueda escribir sin faltas de mecanografía mobil.
    UNA – Dicen que Kim Torta Torta Torta ha insinuado que abrirá las cárceles si los presos políticos son condenados por el Tribunal Supremo..
    OTRA – Los que piensan esto,se creen que el Tribunal se desplazará a Catalunya para juzgar a los independentistas,cuando lo más lógico y remarcó LÓGICO es que los acusados sean trasladados a cárceles cercanas al Tribunal que les va a juzgar en Madrid.
    UNA – Más claro no lo podemos decir.
    OTRA – Bueno …si….Kim TorraTorta Torta puede que por mucho que quiera erigirse en ama de llaves,no las tiene todas.
    MI YO – Esto es todo,amigos.
    YO MISMO – JAJAJA…que nervios.

Deja un comentario