El «no cese» de Echenique

Carlos Hidalgo

Echenique no ha sido cesado. O al menos es lo que nos dicen desde Podemos. Resulta que el que fuera secretario de organización ya no lo es. Y que ocupa su lugar otra persona. Pero eso no es un cese, se insiste desde Podemos. Y quién diga lo contrario es un traidor, un vendido y está al servicio de las múltiples conspiraciones que acechan a Podemos. O eso ha dicho Rafa Mayoral.

Echenique se va a negociar pactos de Gobierno. Aunque está por ver con cuánta autonomía lo hace. Ya negoció los fallidos Presupuestos Generales del Estado y no hizo falta apartarle de sus responsabilidades orgánicas por aquel entonces.

Le sustituye en lo orgánico Alberto Rodríguez, el diputado canario con el pelo a lo rastafari que tanto sorprendía a Rajoy. Lo que me llega de él es que “un buen chaval”, bien visto en gran parte de la organización. Aunque Rodríguez llegará al puesto con menos competencias de las que tuvo Echenique, ya que éste mantenía un sordo pulso con Irene Montero. Es de suponer que su sustituto se estrene ya directamente subordinado a la diputada.

En cualquier caso, ayer ya tuvimos a los Monederos y Mayorales disparando contra quien se atreviera a decir que Echenique fue purgado por sus sucesivos fracasos al frente de Organización y el fiasco electoral, además de sus “ocurrencias” en las redes, que poco han hecho por la reputación de la formación, que se ha visto seriamente erosionada.

Por supuesto, nuestro amigo Espinar tuvo que hablar, ejerciendo su recién descubierta autonomía personal. Así que habló lamentando las “amputaciones” sufridas por Podemos, temiendo que éstas condenen a la organización a la progresiva irrelevancia. Como era de esperar, Rafa Mayoral no tardó en responderle con grandes dosis de vitriolo: Yo entiendo que quien lleva algún tiempo sin muchas cosas que hacer pueda estar dando vueltas a esas cosas, pero nosotros no tenemos tiempo».

Y además de la salida de Echenique se produce la de Pablo Bustinduy. Éste, de ideas era pablista, pero de actitud errejonista (de los que usan el cuchillo para pelar las mandarinas), así que cansado de que el barro de las luchas internas llegue hasta las altas instancias, ha decidido abandonar la primera línea de la política y seguramente termine volviendo a la academia.

Parece que, como os comenté ayer, el núcleo duro de Podemos (Iglesias, Montero, Mayoral, Noelia Vera) se ven en peligro a sí mismos y a la vez a la organización, en el caso de ser derribados en un proceso que se les vaya de las manos. Un poco como la caída de la Rumanía de Ceaucescu pero sin derramamiento de sangre.

El plan de Iglesias, dicen, es conseguir un ministerio a toda costa para poder respirar un poco y después hacer una transición ordenada para que ocupe su lugar… Irene Montero. Puede que el creciente número de descontentos en la organización, antes de ser purgados o de abandonarla, no se lo permite. Veremos hasta qué punto están tensas las cosas el próximo sábado, cuando Iglesias comparezca ante su Consejo Ciudadano.

2 comentarios en “El «no cese» de Echenique

  1. Rivera le pide a Sánchez que se abstenga en Navarra y pueda gobernar la derecha, ganadora de las elecciones, e impida que el independentismo vasco tenga la batuta del gobierno navarro. En el mismo acto afirma que Cs no se abstendrá para facilitar la investidura de Sánchez y no dependa de los votos del independentismo catalán. Es más, le pide que cuanto antes forme gobierno con sus «socios indenpendentistas».
    Es difícil mayor grado de desfachatez política.

Deja un comentario