El Indomable Mehdi Karroubí

Magallanes 

Hace unos meses todos seguimos las elecciones en Irán, agradablemente sorprendidos de que hubiese una democracia de verdad en el mundo islámico. Había 4 candidatos: el presidente hasta entonces, Ahmadineyad, Moussaví, Karroubí y un cuarto de cuyo nombre no me acuerdo. El favorito del líder religioso supremo Jamenei era Ahmadineyad, más joven y procedente del cuerpo de los Guardianes de la Revolución, poder en la sombra en la democracia islámica. Las encuestas de opinión empezaron a mostrar que Moussaví y Karroubí estaban comiéndole el terreno al primero.  A la semana de acabarse las elecciones, sin embargo, resultó que Ahmadineyad ganaba por amplia mayoría, incluso en las circunscripciones de donde procedían los otros.  Fue bastante escandaloso y las protestas callejeras de los candidatos vencidos fueron impresionantes ocupando amplias avenidas de Teherán.  El principal valedor de los derrotados, Rafsanjaní, pidió a Jamenei que obligase a revisar los resultados. Todo fue en vano y las manifestaciones públicas fueron dispersadas por la policía y por el siniestro cuerpo de los Basiji, cuerpo policial al servicio de los Guardianes de la  Revolución.  Los candidatos derrotados denunciaron que muchísimos manifestantes fueron encerrados en mazmorras y muchos de ellos fueron apaleados, violados o sodomizados por los basiji. Hubo un muerto reconocido, sobrino de uno de los candidatos, y se denunció que había habido algunos más.

Todas estas acusaciones las hicieron los candidatos vencidos en manifestaciones posteriores o en sus páginas de Internet. La autoridad lo negó todo y  afirmó que era propaganda de los enemigos de Irán y que, por tanto, los que denunciaban tales hechos no solo mentían sino que obedecían a intereses extranjeros. Se montó un juicio a unos 100 detenidos. Pues bien, consiguieron apagar las manifestaciones y peor aún, Rafsanjaní y Moussaví tiraron la toalla. Solo Mehdi Karroubí ha seguido denunciando las muertes, torturas, violaciones y sodomizaciones. La represión le está tendiendo un cerco cada vez más estrecho. Primero detuvieron a los que gestionaban su blog, después cerraron su periódico y registraron a fondo sus oficinas. Pero él da  conferencias cuyo contenido es publicado en otras páginas de Internet no prohibidas. Puesto que es un clérigo, no podían detenerle sin el consentimiento del Tribunal Especial para Clérigos y, en efecto dicho tribunal se ha reunido para considerar su caso. Su respuesta ha sido: “Me siento muy satisfecho de tener que presentarme ante dicho tribunal al que expondré las ideas del Ayatolá Jomeini que no son las del gobierno actual”. Y es que  Karroubí fue uno de los principales colaboradores de Jomeini, el  fundador de la República Islámica. El anterior gobierno del Sha  lo detuvo y estuvo muchos años en la cárcel. Una vez hecha la revolución, Jomeini le nombró Presidente del  Parlamento y Director de la Fundación de los Mártires. Muerto Jomeini, fue nombrado asesor  de Jamenei, el nuevo Ayatolá. 

Como mencioné en un artículo anterior, las revoluciones violentas se asemejan, no importa que sean ateas (revolución rusa) o religiosas (la de Irán). La rusa fue liderada por Lenin y sus dos lugartenientes fueron Stalin y Trotsky. Una vez muerto Lenin, surgió la brutal lucha por el poder entre Stalin y Trotsky. La ganó Stalin y no cejó hasta conseguir que asesinaran a Trotsky. En el caso de Irán, la partida la está ganando Jamenei, que ha conseguido el puesto de Ayatolá y ha puesto como jefe del gobierno a Ahmadineyad, miembro de los poderosos Guardianes de la Revolución. Está por ver como acabarán con Karroubí. Una de las  manifestaciones más duras frente al poder actual  de este Baudelaire iraní  de 72 años fue:

“Me  vinieron estudiantes indignados y me contaron cómo fueron encerrados en condiciones de hacinamiento, se les desnudó y apaleó, les sometieron a actos vergonzosos, se orinaron encima de ellos e hicieron que los más débiles acusaran a otros de haberles engañado. ¿A dónde hemos llegado después de 30 años de  revolución? La fealdad ha avanzado hasta el punto de que en vez de ser los autores y propagadores de la opresión que sufrimos los que son llevados a juicio, es a Mehdi  Karroubí al que quieren juzgar.”

Me parece que Karroubí tiene los días contados.

8 pensamientos en “El Indomable Mehdi Karroubí

  1. O sea que con Karroubí -sobre cuyo futuro, Magallanes se teme lo peor-, se cumplirá de nuevo eso de que “las revoluciones devoran a sus hijos (o a sus padres)”.

  2. Si ya es imposible hablar de justicia independiente en Irán, lo del Tribunal Especial para el Clero, que ve las causas abiertas contra clérigos como Karroubí, es de traca. Se trata de un organismo secreto que informa directamente al líder supremo y es independiente a su vez del poder judicial iraní. Es el propio Tribunal Especial el que designa quienes pueden actuar como abogados defensores y por supuesto, como el resto de Tribunales iraníes, puede imponer la pena de muerte.

    Y es que, efectivamente, como se dice en el comentario que cierra el artículo, “la fealdad” ha avanzado mucho en aquel país.

  3. Potente el artículo de Magallanes, sobre todo en su conclusión.
    Si las revoluciones devoran a sus hijos o a sus padres, como dice Barañain, más devoran aun los estados totalitarios y a-democráticos.

    No sería el primer revolucionario disidente de la historia que acabase regular o mal. La historia, desde Julio Cesar o incluso antes está cuajada de pendulazos y contrapendulazos que sacaban a protagonistas de la foto para arrojarlos a calabozos o subirlos a patíbulos.
    Desde mi punto de vista quizás si se puede aprender algo. A la democracia y al respeto por las libertades es francamente raro que se llegue por un camino distinto al respeto a la democracia y las libertades.

    Muy a vuelapluma y corrijanme si me equivoco, excluyendo a la revolución francesa y americana, los episodios revolucionarios, en los cuales un grupo subvierte la estructura de poder presente hasta ese momento, pocas veces han acabado en procesos democráticos en un plazo razonable.

  4. Hoy es un dia raro.
    Magallanes nos trae la tragedia persa.
    Me pregunto que hace el islamismo por la paz mundial.¿Una pregunta basada en una premisa erronea?.

  5. Muchas gracias por el artículo, Magallanes. La historia de Karrubí es bastante singular: ¿por qué él aguanta y los demás buscan formas de sobrevivir? En espera de una coyuntura mejor, probablemente, pero sin su arrojo. Qué raro es todo.

    La única revolución que no devoró a sus hijos fue la norteamericana, y Hannah Arendt decía que la causa es que había sido una revolución puramente política, sin cambios sociales paralelos. La idea sería que los cambios sociales revolucionarios provocan una ruptura del tejido social y que el nuevo grupo dominante trata de asentarse por el terror. Para cambiar la sociedad, mejor las reformas y el gradualismo

  6. Gracias por los comentarios. Me he quedado muy sorprendido del muy preciso conocimiento que tiene Barañaín sobre el Tribunal Especial de Clérigos de Irán. En cierto modo recuerda el feudalismo europeo, donde la aristocracia y el clero tenían tribunales separados. No me queda claro si el corporativismo de la clase sacerdotal salvará a Karroubí de la ira de Ahmadineyad, pero sin duda suavizará la condena. Lobisón se plantea que por qué Karroubí aguanta mientras que Rafsanyani, Moussaví u otros, después de unos meses de violenta represión, optaron por estar callados. Sin duda, la larga experiencia carcelera de Karroubí en tiempos del Sha le hace más inmune al miedo de ser privado de libertad. Además, su gran proximidad o intimidad religiosa con el ayatolá Jomeini le debe hacer pensar que él representa su pensamiento mejor que ningún otro .

    La revolución americana es una de las pocas que no fue violenta, recuerda Lobisón. En efecto, buscaba más que otra cosa dejar el yugo inglés y no dio lugar a una guerra civil posterior. El país estaba formado por granjeros propietarios, comerciantes y terratenientes cultos. Washington era uno de ellos y tenía esclavos negros. Plasmaron la primera democracia basada en las ideas de la Ilustración francesa, pero hecha por masones ingleses que creían en un dios triangular con un ojo en medio. La revolución francesa se produjo 3 o 4 años después y no había lugar para un dios oficial.

Deja un comentario