El hortera en la política

Carlos Hidalgo

Como tantas otras personas, acudí raudo a comprar el libro de “Fariña” antes de que una jueza lo secuestrase a instancias de un exconcejal del PP detenido por narcotráfico. Y no me arrepentí porque es un libro tremendamente divertido, que mezcla el relato costumbrista con la crónica de sucesos y unas gotas de exageración.

Parte de esa diversión viene de la descripción de algunos de los más prominentes contrabandistas gallegos, que combinaban ser gente bastante bruta con exagerados intentos de ostentación, ridículos la mayor parte de las ocasiones y que se resume en una descripción que un vecino gallego ofrece de los traficantes: cenutrios al volante de un coche de alta gama. 

¿De qué vale el dinero si no puedes demostrar a los demás que lo tienes? Deben pensar muchos de ellos. Y algo parecido ocurre en la política. Las ganas de “pintar algo” se imponen a otras cosas, como la palabra dada a tus aliados, tus principios o el más elemental sentido del ridículo.

Es más que evidente que a Pablo Iglesias Turrión le encanta hacer ostentación y llamar la atención. Desde sus formas, que ya son rutina, a su innecesaria gira para pedir apoyo a los presupuestos. Un buen ejemplo es su visita al Lehendakari Íñigo Urkullu: Iglesias va a pedir apoyos a un presidente autonómico, al que él mismo veta sus presupuestos regionales, que no ha pedido su presencia y que tampoco es el presidente de su partido. La persona con la que Iglesias tendría que haber negociado, Andoni Ortúzar, que es el presidente del PNV, se limitó a hacer irónico acuse de recibo y a dedicar sus declaraciones al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Lo mismo ocurre cuando Iglesias, que se compra un chalet, lo somete a referéndum y condena la compra de chalets, lo mismo ocurre -repito- cuando Iglesias, que pide dimisiones ante las sospechas de delito, se reúne con presos acusados de malversación, sedición y rebelión o habla por teléfono con el prófugo Puigdemont. Y lo hace para supuestamente ayudar a la aprobación de los Presupuestos. Falta que se reúna con el excomisario Villarejo para pedirle que no siga haciendo chantaje al Estado.

 Y es que Iglesias quiere hacer ostentación de poder y demostrar lo imprescindible que es para todo, acudiendo a donde no hace falta para decir cosas que no se necesitan. Sonriéndose a sí mismo, como en la rueda de prensa en la que se nombró a sí mismo vicepresidente del Gobierno e hizo el Consejo de Ministros a Pedro Sánchez como excusa para no apoyarle después en la investidura.

Pero no es el único, obviamente, en la política es un mal muy extendido y en la política de hoy lo es más todavía. He ahí a Pablo Casado paseándose por Bruselas para aconsejar en contra de su propio país. ¿Por qué? Pues porque pueden y porque aquí hay que demostrar quién manda.

 Aunque siempre podemos recordar la frase-muletilla de Pedro Sánchez en su entrevista con Ana Pastor: “yo soy el presidente del Gobierno”. Gracias por recordárnoslo. Es una posición muy disputada, desde luego.

7 pensamientos en “El hortera en la política

  1. No comparto lo de dar repasos generales, siempre denigratorios, a los lideres políticos.

  2. Las cosas son como usted dice , entre lo hortera de Iglesias y lo macarra de Rufián , por no hablar de los demás ni de las demás y de su irresistible neolengua.

    Juntos degradan y debilitan con sus actuaciones a nuestro país frente a sus enemigos.

    También Pedro Sánchez , al que no salva de la quema por muy tímido que resulte su frase muletilla. Entonces ¿ no hay esperanza ? ¿ Nos encontramos ante una generación de políticos que juegan a la ruleta y en donde su estilo sólo prefigura el contenido ? Es posible. Pero de igual modo en el que nuestra inefable y farsante Margarita se tuvo que envainar sus arrogantes principios morales ( ahora dice cosas ininteligibles mascando serrín) ante el interés superior de mantener miles de empleos reales en Cádiz , o la UE frena la aprobación de nuestras cuentas exigiendo incómodas explicaciones , parece que a la fuerza ahorcan y poco a poco se puede ir recomponiendo algún que otro desaguisado,

  3. (sigo, que le di al intro sin querer)

    Por mal que caiga -que mira que cae mal a muchos- P Iglesias y por defectuoso que sea -que lo es-. Lo último que ha hecho es pactar unos PGE muy socialdemocratas, posiblemente los mas que haya habido en españa desde hace mucho (no entraré en cuanto). Para mi, eso pesa mas en su valoración que lo que pudiera hacer hace 3 años (donde la metió hasta el fondo, dicho sea de paso).
    Denme horteras, así por favor, por favor.
    Los horteras tipo Pablo Casado, se los pueden quedar. Tambien los horteras tipo Albert Rivera, más de capa caída desde la moción de censura, pero con importantes momentos horteras tb, como ese de incluir citas suyas en su sede, al lado de las de Kennedy Einstein etc…
    En cuanto al horterismo de Sanchez, posiblemente y a priori, el que mas hechuras tenia para serlo, me lo quedo de manera provisional. Tarde o temprano me va a dar un disgusto, pero de momento, que me den cuarto y mitad .

  4. Hombre Laertes , si todos son horteras o todo es hotera en su producción y entre ellos existen diferencias , la palabra hortera no distingue y como adjetivo es insignificante.
    Casado es un conservador que no oculta su pertenencia a ese sistema de valores para organizar la sociedad y Rivera , una mixtificación en construcción pero que gravita en ese mundo liberal conservador que tanto ha inspirado la realidad de lo que es Europa.
    Un hortera es alguien que carece de un gusto definido , producto del arroyo desbordado de una modernidad que apenas tiene tiempo de mirarse en el espejo y necesita actuar. Solo cuando elige y cumplimenta sus trámites burocráticos aparece su figura diáfana , arribista en su tono dominante y recubierta de ampulosidades como “ no tenemos hijos como los demás , solo proyectos ”
    Una persona del pueblo no es necesariamente un hortera , no quiere imitar a nadie , y en general dispone de gustos sencillos que satisfacen sus necesidades de confort. No se compara ni actúa . Pero Iglesias , un histrión oportunista , problemátiza su existencia como algo que nos afecta a todos , por ser un modelo a través de un proyecto que dignifica una adquisición suntuaria como una cuña a imitar por las generaciones venideras. Si no todos podremos adquirir proyectos tan extensos en razón de la excepcional personalidad de los lideres maximos , al menos beberemos sus valores incandescentes , puro fuego de ideología y rectitud.
    Ahora , el macarra es Rufián , un típarraco menor , un oportunista que identifica -porque así lo han querido – a ERC , un partido que permanece con su brillo particular en la historia universal de la infamia.
    Su desprecio a las convenciones sociales, es un desprecio a la ciudadanía , a su fe en los procedimientos institucionales en donde se encuentran representados.
    Para mí es una idea que no necesitamos los españoles y que me avergüenza cuando viajo por esta Europa magnífica y liberal, signo de lo mejor del mundo.

  5. Hace 2 artículos se quejaba de la poca unidad de las izquierdas para combatir el fascismo, haciendo paralelismos con los periodos de entreguerras alemanes. Creo que el paralelismo no se ajustaba, y además creo que desde el 75 no ha habido mayor conjunción entre las izquierdas.

    Hace 1 artículo se quejaba de que las izquierdas no hacían propuestas de interés para los trabajadores, que había unos (UP con PI supongo) que de lo único por lo que se interesaban era por la marihuana. No pareció importarle la subida del Salario Mínimo o no lo consideró relevante para los trabajadores.

    Así que me parece que también lleva gafas como yo aunque con otros cristales. Mirese a PI y PS con otra mirada que ellos le están haciendo ojitos.

    Un poco de optimismo por favor.

  6. Decir como Laertes que los PGE que ha pactado el cazurro de Iglesias ( ya se ha cargado a más de la cúpula fundacional de Podemos ) son súperfragilisticosocialdemocraticoespiralidosos llegando al pacto en una cifra que apenas representa el 4% de lo ya aceptado por los PGE de la legislatura anterior es , cuando menos , una exageración , como en esencia corresponde a algo QUE NO VA A SALIR porque es imposible , no hay dinero ni oportunidad de conseguirlo : es decir , propaganda unida a bobadas de difícil inclusión en un presupuesto como las referencias a valores como “blindar ” que sí es solo sí y promesas de inclusiones de promesas.

    El PSOE sigue en su huida hacia la nada , algo que ya experimentó el PSF. Partidos INCAPACES de incorporar talento a sus estructuras bien engrasadas pero estériles , similares a los conservadores pero sin su capacidad financiera.
    ¿ Quienes quedan ? Gente adinerada como Celaá o altos funcionarios que no cotizan en el mercado de la excelencia . Y el zorocotroco de la tesis vergonzante .
    Esto es así , pertenece a otra época ; en Andalucía Mari fe de Triana , sus descamisados y su falta de oxígeno por la agresiva corrupción prostibularia; en Euskadi, no son nada , o menos que nada , porque la población disminuye , está asimilada a un cierto pasar y cada vez se necesita menos de sus servicios ( como todo el mundo , no ve las cadenas de ETB , mezcla de tortura ramplona garbancera ni compra su insignificante prensa parroquial , a cambio de que le dejen en paz ) . No interesa a nadie : son una familia en busca de pensiones vitalicias. En Cataluña solo observen a Meritxell o a Iceta para hacerse una idea del futuro que les aguarda , y de paso también a Serra en el banquillo.
    Así que desde esa debilidad solo cabe esperar que al azúcar se lo coman las hormigas mientras Ortega y Gasset se revuelve en su tumba para reeditar una nueva versión de “ La redención de las provincias ” adaptada a esta triste situación.

  7. Mulligan , es que yo creo que cuanto mas hables, mas nos ahorras el tener que comentar. Una vez más, gracias por tanto.

Deja un comentario