El europeísmo decidirá las elecciones del 7-J

Ignacio Urquizu*

Todas las encuestas publicadas durante las últimas semanas nos dicen que el resultado del 7-J es bastante incierto. Es difícil pronosticar un ganador y, seguramente, el partido que más éxito tenga en la movilización de su electorado, será el que se proclame vencedor de la contienda. La pregunta que surge es: ¿por qué los ciudadanos deciden participar en las elecciones europeas?

Sabemos que aquellos países europeos que muestran un mayor sentimiento europeísta son los que registran unas mayores tasas de participación. Esta relación se observa nítidamente si comparamos las tasas de participación electoral desde las primeras elecciones europeas –gráfico 1- con el apoyo al proceso de integración –gráfico 2-. Vemos que con el tiempo ha ido descendido este apoyo y, simultáneamente, han ido descendiendo también los porcentajes de participación. En definitiva, el grado de europeísmo nos puede ayudar a entender por qué algunos ciudadanos participan y otros no. La siguiente pregunta es: ¿quiénes son más europeístas en España: los progresistas o los conservadores?    

  

Gráfico 1. Evolución de la participación en las elecciones al Parlamento Europeo

 

Fuente: http://www.europarl.europa.eu  

 

 

 

Gráfico 2. Apoyo al proceso de integración UE-15, 1981-2003

 

Fuente: José Ignacio Torreblanca (2004) “Claves para entender la abstención en las elecciones europeas”, Real Instituto Elcano ARI 112/2004

La última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas nos puede dar algunas pistas. La siguiente tabla muestra el grado de apoyo a la Unión Europea según la ideología de los entrevistados. Observamos que es entre los ciudadanos más a la derecha y aquellos que no declaran tener ideología donde menos entusiasmo despiertan las instituciones europeas. Esto puede explicar por qué el Partido Popular no consigue despegar en la intención de voto. Parte de su electorado es mucho más difícil de movilizar en unas elecciones europeas. Por ello, los conservadores apelan constantemente a cuestiones de política nacional como, por ejemplo, la crisis económica o el paro. Su objetivo es presentar estos comicios como una segunda vuelta de las generales de 2008, pensando mucho más en las consecuencias que unos malos resultados pueden tener para Mariano Rajoy, que en la nueva configuración del Parlamento Europeo.

Tabla 1. Apoyo a la Unión Europea e ideología (%)

Ideología

Muy a favor, bastante a favor o algo a favor

Ni a favor ni en contra

Algo en contra, bastante en contra o muy en contra

Extrema izquierda

72,8

10,2

10,1

Izquierda

77,3

10,6

9,2

Centro

74,1

15,8

8,2

Derecha

74,3

12,3

9,9

Extrema derecha

61,1

20,9

12,2

No sabe

45,7

27,1

12,7

No contesta

53,5

25,5

14,4

Fuente: CIS 2800

* Fundación Alternativas y Universidad Complutense de Madrid