El espejo negro

José D. Roselló

La cadena británica Channel 4 va por la segunda temporada de una miniserie cuyo nombre es el título del artículo “Black Mirror[1]”, que hace referencia a ese aparentemente trivial momento en el que apagamos un cacharro electrónico y podemos ver reflejada nuestra cara en su pantalla apagada. Serie completamente recomendable que nos cuenta historias en torno a un futuro inmediato y a cómo las nuevas tecnologías pueden afectar a diferentes aspectos de nuestras vidas.

Podría encuadrarse dentro del género de Ciencia Ficción moderna, sin colonias en el espacio, sin coches volantes y sin viajes en el tiempo. Heredera en este sentido de 1984, Un Mundo Feliz, La Naranja Mecánica o la más moderna Hijos de los Hombres. Es nuestra vida a la vuelta de diez o veinte años, incluso a veces parece que antes. Inteligente, reflexiva, sorprendente, inquietante y perturbadora.

Los seis episodios son historias independientes, desarrollando tres líneas argumentales: la vida personal, la esfera de lo social y, sí, la política. De producción austera, su base son la fuerza y originalidad de lo que se narra y las sobrias interpretaciones de los merecidamente reputados actores ingleses.

¿Qué pasaría si a un mandatario mundial le obligasen bajo amenaza que no pudiera soslayar a hacer algo denigrante en TV? ¿Qué sucedería si todos pudiéramos cargar y descargar nuestros recuerdos en  un artilugio? ¿Cuál será la siguiente sofisticación de eso que llamamos “concursos de telerrealidad”? ¿Qué pasaría si un personaje caricaturesco televisivo aglutinase todo el desencanto contra un gobierno? ¿Se podría reconstruir nuestra personalidad a base de lo que vamos dejando escrito aquí y allá en Internet? Estos son alguno de los argumentos, y les prometo que la manera en que se nos plantean no puede ser más interesante y sugestiva.

No es en absoluto lejano ni hay que desplazarse mentalmente a situaciones inverosímiles. El cabo inicial de cada historia lo tenemos entre los dedos todos los días. La desazón epidérmica de no encontrar el móvil, cómo medimos la temperatura emocional con alguien no ya por su mirada o su tono sino por el tiempo que tarda en contestarnos al wassap, el microdelirio de grandeza por tener seguidores en twitter -o en un blog-, esa foto vergonzosa en facebook o en el móvil, ese odio africano o el enamoramiento con un desconocido a través de letras en una pantalla, que son las dos caras de la misma moneda. ¿Acaso no tuvo que cambiar Eurovisión sus normas para que no le mandasen mas “Chikilicuatres”? ¿No tienen las celebridades perfiles de Facebook o de Twitter especiales para que no les machaquen? ¿Sabíamos que uno podía ser  “ciberacosado”?

El rostro que mira desde el espejo negro, que sólo podemos ver cuando dejamos de ser electrónicos y apagamos para darnos un respiro nos contesta a ese “¿Dónde iremos a parar?” o “¿Que será lo siguiente?”, y lo hace como ciertos libros o ciertas películas buenas, al querer pensarla, comentarla,  sacarle punta, con alguien que la haya visto.

Ahora bien, como siempre, la realidad fue más lejos y más osada, o tan osada como la ficción. Nadie anticipó que en otra vuelta de tuerca, la autosuficiencia de las nuevas tecnologías nos permite hasta fabricarnos nuestra propia pistola en casa, cuestionando, según su creador, el monopolio de la violencia del Estado, así, en ayunas… y nos promete que sólo acabamos de empezar.

 [1]    Black Mirror puede seguirse a través del canal TNT.

8 pensamientos en “El espejo negro

  1. Excelente artículo. Yo no soy de los que se preguntan “Adonde iremos a parar?” porque dada mi torpeza con las nuevas tecnologías (y aún no tan nuevas) no hay posibilidad alguna de que en algún momento me plantee la “descarga de mis recuerdos en un artlugio” (¡pero si no sé descargar las fotos que saco con el móvil!).

    En cualquier caso, se agradece esta preciosa invitación a ver esa “Black Mirror” en TNT (eso sí que es perturbador, una cadena televisiva con nombre de explosivo).

  2. Magnífica. He ido recordándola conforme leía el artículo. La define bien Roselló. Yo añadiría que envuelta en un fino e inteligente sentido del humor. Recuerdo, si la memoria no me falla, el episodio donde el primer ministro ( de un parecido asombroso con Blair) debía ( o no) acostarse con un cerdo en un programa de tv para liberar a un miembro de la familia real que había sido secuestrado. ¡Fantástico! ¿Se imaginan algo así en España? ¿Qué cara le pondrían a ese presidente en nuestro caso? Muy recomendable.

    ::

    Y para realidades paralelas o virtuales, la política española. ¿Que la nueva ley del aborto lleva a la mujer a una situación predemocrática? Es igual, el ministro y sus terminales mediáticas repetirán las mentiras necesarias hasta que creamos lo contrario. ¿Que estamos en más de 6 millones de parados? Poco importa. Lo importante es que usted crea, gracias a la inmensa propaganda del poder, que estamos saliendo de la crisis, ¿ o es que lo duda?. ¿Que es la primera vez que un fiscal recurre una imputación? No se preocupe. Siga atento al televisor donde decenas de tertulianos y supuesto expertos le convencerán que todo es perfectamente normal. Tan normal como esa nueva figura procesal ( la suspensión de la imputación ) que se le ha ocurrido a un par de magistrados para desimputar – casualmente- a una infanta de España. ¿Que la cúpula del PP, incluidos muchos miembros del actual gobierno, se lo han estado llevando calentito durante años gracias a las comisiones ilegales por adjudicaciones de obras públicas? Por dios, ¿es que usted no sabe lo mal pagados que están nuestros sufridos políticos y que la democracia cuesta dinero mantenerla?

    En España son los ciudadanos quienes son obligados a acostarse diariamente con el cerdo. Pero eso no es el peor: además nos piden que lo hagamos con cariño. Y hasta hay quien se está enamorando.

  3. Hola D. José, muchas gracias por la info, parece muy interesante!!! Creo que no tengo TNT pero intentaré verlo en internet (tendré que aprender ya a bajarme series, películas y música, ‘dónde vamos a parar si no’……. jejeje)

    Saludos!

  4. El TC se he pronunciado sobre la declaración del Parlamento catalán. Que dice que queda en suspenso mientras se piensan el fondo del asunto.

    Que querrá decir suspender una declaración de un parlamento? ¿Hacer como que no ha existido? ¿Prohibir que se reproduzca y/o hable de ella?

    Y una duda más: ¿Hay seres normales en el Tribunal Constitucional?

  5. Forma parte del esperpento en el que estamos instalados. Supongo que en los próximos meses tenemos que hacer como que no hemos escuchado la declaración de soberanía del parlamento catalán. Mucho sea que Cospedal llame nazi a quien hable de ella. Qué tropa.

  6. José D. Roselló has tocado mi sensibiidad teleserieadicta,te lo acradezco no sabes como,sobre todo por traerla a este lugar de no se sabe donde,en el que unos individuos virtuales que nos hablamos en este lugar de encuentro y debate democratico.,donde intentamos que la realidad no nos supere.
    De las historias ,la que mas me atrae es en la que una mujer recupera a su esposo amado de una manera tan sui generis,que deja las historias de Edgar Allan Poe ,en el cajon de cuentos para nilños….ejem.
    Y ya que estamos :
    Ding…Dong……Ding……Dong…..
    Cariño….estan llamando en la puerta ,ves y abre tu que yo estoy secandome el pelo….
    ¡Joder! estoy harto,todos los dias igual,tengo que ser yo el que levante del sillón,porque la señora de la casa se está acicalando…
    ¡¡Pero si no salimos nunca de casa ,porque no tenemos un duro!!..
    …joder una cosa es que esté yo todo el dia metido en casa ,porque ya no se como buscar empleo y otra que tenga que ser yo el ama de llaves….pero bueno,,,vamos ,a ver quien coño llama.

    Hola muy buenas ,mire les traigo un paquete expressa nombre de Army Quempeine.,¿es usted?.
    Pues no….es mi mujer y en estos momentos está ocupadiiiisima.
    Bueno solo tengo que dejarle el paquete y usted solo tiene que firmar en recibi con los datos de su nombre y DNI.
    De acuerdo y de donde viene el paquete y donde está,pues no veo que lleve ningun paquete en la mano ni veo nada a su alrededor.
    Ya no se preocupe,es que antes de subir el paquete necesitaba confirmar que estuvieran ustedes,pues es un paquete muy pesado y cualquiera sube los cinco pisos y sin ascensor para tener que bajarlo de nuevo,por su ausencia…
    Perop oiga podria haber llamado por el telefonillo y se abria ahorrado tener que subir los cinco pisos par volver a bajarlos y volver a subirlos con el paquete en la mano.
    Bueno…si ya se que eso habria sido lo logico,pero mire, mi empresa ha tenido que reducir personal y yo solo no puedo subir el dichoso paquete ,por eso he venido personalmente a pedirle que baje usted conmugo y me ayude a subir el envio de marrras.
    Me está diciendo que si no hubiera estado yo, le habria pedido a mi mujer que bajara con usted para que le ayudara a subir el dichoso envio……JAJAJAJA…..que nervios….no se lo cree usted ni harto de vino…..pero bueno ya que estamos ,como estamos ,subiremos el paquetito de “mi señora” a ver que se le ha ocurrido comprar esta vez..
    (Como es logico,no les voy a contar el esfuerzo que tuvieron que hacer los dos pringas para subir el paquetito de marras que pesaba un mogolloón y para mas INRI ,tenia el aspecto de ser un foto maton,)

    Bueno chaval ,si alguna vez necesitas que te echen una mano en tu trabajo ,no dudes en llamarme…mola subir escaleras con una caja de grandes dimensiones y mucho peso y sudar como un canalla ,me has devuelto la juventud.
    Ala que lo disfruten…Buenos dias.
    (Se cierra la puerta y el esposo sudoroso se queda en el recibidor mirando el dichoso paquete…preguntandose que será…..)

  7. gracias por los elogios. gracias en especial. AC que se ha marcado un episodio nuevo.

    Yo los he visto bajados…

    Mi preferencia personal apunta a la historia del grano.

Deja un comentario