El coste de la austeridad

José D. Roselló

No es la primera vez que en este blog hemos tratado el enfoque de política europea respecto a la crisis, considerándolo equivocado por su orientación. La diferencia esta vez es que empiezan a aparecer datos que ilustran la manera en que esta orientación pasa factura inmediata en términos de crecimiento y empleo.

Refrescando los puntos principales de la argumentación: la austeridad puede ser una virtud respetable a la hora de conducirse en la esfera privada. En cuanto a virtud, es buena per se y cuanto más se la practique, más moral es su practicante. Enhorabuena. Es curioso, por cierto, que austero se defina como “sobrio, morigerado, sencillo y sin ninguna clase de alardes”. ¿Alardear de austeridad, entonces, no es lo opuesto a la austeridad misma? Para un próximo post, o para los comentarios.

El debate sobre política económica no aspira a dirimir cuestiones tan elevadas como la ética o la moral, limitándose mejor a evaluar costes y beneficios de las diferentes asignaciones de recursos, dentro de las restricciones en cada momento y atendiendo a unos objetivos dados.

Lo que se ha dado en definir como “polí­tica austera” (quizás abusando un poco del lenguaje) consiste en responder a la contracción económica presente preocupándose fundamentalmente por reducir el equilibrio de las cuentas públicas en lo fiscal mientras que, desde lo monetario, se mantiene que tener una inflación reducida es el objetivo primordial. A la vez, el banco central interviene marginalmente como prestamista de último recurso. Esto se sustancia en: reducciones de gasto y aumentos de impuestos, tipos de interés en niveles “vigilantes” y muy contenidas actuaciones del BCE.

Por oposición, lo que podrí­amos denominar política “no austera” pasaría por una polí­tica fiscal expansiva que fomentase la actividad, una política monetaria de bajos tipos de interés para abaratar la financiación y una actuación del Banco Central decidida a actuar como comprador de la deuda pública que se generase en el proceso.

Ambas líneas de actuación tienen costes y beneficios, la cuestión es, teniendo en cuenta la situación actual, cuál es la línea que resuelve más problemas, o los problemas más urgentes.

Durante los años 2008 y 2009 la actuación de política económica tuvo ciertos rasgos integrados, se trató de respaldar lo antes posible la situación del sistema financiero, se potenció la coordinación internacional y se practicaron, con diferentes intensidades, medidas de estímulo fiscal.

Es a partir del año 2010, una vez pasada la alarma de colapso financiero internacional, cuando los enfoques de polí­tica económica se polarizan a uno y otro lado del Atlántico. Mientras que Europa opta por responder a las presiones sobre la deuda pública con una actuación contractiva, vigilante de los déficit y la inflación, Estados Unidos se decide por una actuación expansiva.

Esta línea de actuación explica en muy gran medida las diferentes trayectorias de las economías europea y americana que muestran los siguientes gráficos.

La lí­nea y la flecha marcan un momento especialmente significativo en la instrumentación de la respuesta ante la crisis. A finales de 2010 la FED anunció una expansión cuantitativa de 600 mil millones de dólares, destinados a la adquisición de deuda del gobierno americano, que se llevó a cabo hasta junio de 2011. Mientras tanto en Europa, durante ese periodo de tiempo hay que rescatar a Italia, Grecia y Portugal, imponiendo condiciones muy restrictivas a sus presupuestos, y se imponen exigencias de un tenor similar a España e Italia, dos de las cinco mayores economías de Europa, que las llevan a estrangular el muy débil crecimiento económico que ya experimentaban a la sazón.

El “double-dip” (o doble bache) que Europa experimenta hoy es debido a una elección inadecuada de polí­tica económica y mientras se siga persistiendo en el error, se seguirá creando paro (y, entre otras cosas, haciendo crecer a neonazis y ultraderechistas). Hay otros modos de actuar que dan, como se presenta hoy, resultados mejores. Acerquémonos a ellos, no es tan difícil.

18 pensamientos en “El coste de la austeridad

  1. Si la solución es hacer a la europea lo que han hecho los Estados Unidos de América no vamos a arreglar nada -ellos están fatal- vamos a seguir con lo mismo, muy buenas intenciones con muy malos resultados, ¿las cárceles seguirán llenas, habrá más violencia en la calle…? algunos dirán que es ley de vida, sufrimiento, esfuerzo y sacrificio, otros destino divino, mala gestión política o mala suerte, es lo que es, un desastre anunciado desde que se conoce las imposibilidad de seguir creciendo exponencialmente y no dar con la solución del problema abocándonos a conflictos bélicos como tenemos muestra en la historia del siglo pasado, en la de este la situación empieza a preocupar con tales antecedentes… en DC se han dado muchas recetas pero no se porqué que me da que tampoco funcionarían, de hecho nunca han funcionado, lo que se dice funcionar, como ya sabemos todo ha sido una mentira, ha sido construido con mentiras, falsas y vanas ilusiones de crecimiento ilimitado a crédito, espejismos muy sofisticados de una falsa libertad, vanidad encubierta satisfecha a base de engaños, en fin, despierten de su sueño de fantasías y hagan realidad el mío, VOTEN mi propuesta presentada en la UOC&PLUGGED http://mentsobertes.uoc.edu/plug/idea?id=11 y si quieren discutimos sobre si sus sueños son la solución o el parche al problema, lo que no hay discusión es que la vida tiene valor, y esto no me lo he inventado yo.

    José D. Roselló, gracias por el artículo.

  2. Gracias S Fort.
    Ahora acepte mis disculpas por la errata que contiene el articulo, es Irlanda la que ha sido rescatada y no Italia, en un lapsus imperdonable.

    ustedes perdonen

  3. ualaaaa!! Ha dicho A LA SAZÓN!! Acaba de convocar a Cthulhu Don Cicuta

    Por otra parte. Italia no ha sido intervenida? por mai,l paper mail

  4. Yo, estoy de acuerdo, pero por de coacher del Príncipe de las tinieblas dos preguntas:

    a) Con una política fiscal expansiva, seguiriamos teniendo una deuda privada de caballo. O no? En qué medida lo soluciona

    b) Qué pasa si tras, por ejemplo, cinco años de política expansiva se deja de hacer y la economía vuelve a caer? Cuanto tiempo puede/debe durar una política expansiva?

  5. El Banco Central Europeo presta a los bancos cientos de miles de millones de euros de los ciudadanos al 1%, y a continuación éstos se lo prestan a los Estados con intereses del 5 o 6%, obteniendo grandes beneficios seguros, es un rescate masivo de los bancos, a costa de los ciudadanos. Un negociazo. Nuestros Estados incrementan su déficit y su deuda, teniendo que pagar una pasta en intereses a los bancos por el dinero de sus propios ciudadanos, y teniendo para ello que reducir el gasto público en Sanidad, Educación, etc, e incrementar los impuestos.

    Otra solución, más justa, sería que el BCE prestase a los Estados directamente al 1%, y los bancos que no puedan salir de la quiebra sean intervenidos por el Estado, que tendría que hacer frente a sus pufos, pero al 1% y quedándoselos para algún día sacarles un beneficio. Ahora el beneficio se lo sacan 4 listos.
    Mienten conscientemente los que dicen que la crisis se debe al gasto y a la deuda de los Estados, es justo al revés, ha sido la crisis la que ha disparado el déficit presupuestario y la deuda del Estado, porque los ingresos de han hundido brutalmente, y aumentan los gastos. En España concretamente el gasto público, y no digamos el gasto social, ha sido siempre mucho más bajo que en el resto de Europa, y los países del centro y norte de Europa con gastos públicos más altos lo han sobrellevado mejor que los de la periferia, con gastos públicos inferiores.

    El problema es la deuda privada, generada por una peazo burbuja inmobiliaria, de la que se aprovecharon unos cuantos en la época del “España va bien”, y que ahora es insostenible, y se está produciendo un trasvase de la deuda privada de los bancos a la deuda pública de los Estados, una socialización de las pérdidas, que vamos a pagar todos, con nuestro dinero y con la destrucción de nuestro incipiente y modesto Estado del Bienestar.

    El problema es el mercado, desregulado y liberalizado, y la solución el Estado regulador que tiene que intervenir para salvar, a nuestra costa, los destrozos causados. Con nuestro dinero público sacamos las castañas del fuego a los bancos privados, esos a los que hipotecamos nuestras vidas. Mientras más desigualdad existe, menos eficaz es el mercado, y llegan las crisis. Así ocurrió en los años 20, y así ha ocurrido a partir de los 90 en el mundo.

    Y encima nos quieren hacer creer que la culpa es nuestra, de los trabajadores, los enfermos, los pensionistas, los que pagamos nuestros impuestos, los mileuristas, los hipotecados, que hemos despilfarrado los fondos públicos y hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. No es verdad, la gran mayoría hemos vivido normalmente, con un gasto público y social inferior al que nos correspondería si todos los que no tienen nómina pagaran los impuestos que les corresponderían, y lejos de los Estados de Bienestar europeos. Pero así nos meten el miedo y la culpa en el cuerpo para que traguemos con todo.

    Y a los verdaderos culpables, los excesos de los poderosos, ahora se los sigue enriqueciendo a costa del dinero de los trabajadores y de sus derechos sociales conquistados durante décadas. Son determinadas élites que se creen autosuficientes porque se sienten en condiciones de simular que pueden prescindir del Estado, hasta que lo necesitan para salvarles el culo, claro. Y que creen que el Estado no debe atender a los que difícilmente pueden acceder a un mundo competitivo. Así, sin Sanidad pública decente, ni Educación pública de calidad, ni protección social mínima, nos hacen más libres, a nosotros y a nuestros hijos. Gracias.

  6. Ellos sí votan. La participación habitual en el barrio de Salamanca o Chamberí, el 80-85%. En Vallecas o Villaverde 60-65%. Ellos sí votan. La participación habitual en Pozuelo de Alarcón o Boadilla del Monte, el 80-85%. En Fuenlabrada o Leganés 60-65%.

    El poder real, el de verdad, es el poder económico, pero la política democrática es el principal contrapoder que tenemos los ciudadanos. Por eso ellos sí votan, porque lo saben. Y a nosotros nos hacen creer que no, con un discurso antipolítica y antidemocrático, pero luego ellos sí votan. Si nosotros hiciéramos lo mismo y fuéramos a votar un 80-85 % el contrapoder político sería más eficaz. Sin embargo parece que hacemos lo contrario. Ellos no, ellos sí votan.

    Está muy bien protestar en la calle, pero si no votas luego no tienes derecho a quejarte, votar es elegir, y si no votas estás aceptando lo que eligen los demás, que tienen tanto derecho a hacerlo como tú. Pero es mejor no ir a votar, así tu sanidad, tu educación o tus calles seguirán gestionadas por Esperanza Aguirre, o Ana Botella, no?

  7. Hago mias estas palabras:

    La palabra dada – Arturo Gonzalez…blog Publico.

    08 may 2012

    El señor Rajoy no solo ha dilapidado en cien días y al completo su crédito, sino que ha asesinado su condición de político, y, lo que es más grave, la confianza de los ciudadanos en la actividad política, ya tan mermada desde tiempo.
    Lo sorprendente será que, con seguridad, sus votantes le apoyarán en bloque, justificando toda actuación, pero cualquier persona objetiva y neutral entiende que no se pueden ni deben variar las promesas por muy cambiantes que sean las circunstancias. El margen de confianza otorgado por los votos tiene límite y ningún mandatario democrático del mundo puede hacer lo que le venga en mente, especialmente cuando se tiene un Parlamento dócil y seguidista sin traba, y ni siquiera con la disculpa del interés general. Eso hay que contrastarlo nuevamente en las urnas. El señor Rajoy, herido de muerte por sus incumplimientos brutales, debería -no se rían- convocar elecciones de modo inmediato y exponer sus deseos para que los ciudadanos opinen.
    Si la palabra dada no vale como garantía, la política deja de ser tal y pasa a ser juego de tramposos crónicos e incorregibles.
    Al anterior Presidente se le reprochó hasta la saciedad la toma de decisiones contrarias a su programa y sobre hechos que no había prometido explícitamente, y le supuso su anulación política.
    No se puede ser tan brutal, especialmente en un sistema democrático. No se puede humillar a los ciudadanos, sobre todo a los más desprotegidos. Si no supiéramos en qué sistema político estamos, bien pudiera decirse que estamos en una dictadura. Y, muy en particular, no se puede favorecer y como siempre a los poderosos, que en este caso son los banqueros. Hay que saber hasta dónde llega su pozo sin fondo y su codicia. No se puede ceder ante todas sus pretensiones bajo la coartada de que sus quiebras originarían males colectivos. Pues que los originen, tal vez fuera el revulsivo adecuado, y en todo caso es necesario, desde un mínimo punto de vista social, cortar sus abusos infinitos. No se les puede salvar con dinero público, público, o sea de los ciudadanos, sin consultarles, y además con el engaño de que son préstamos a devolver.
    El señor Rajoy se hartó de decir que era – ¡qué tristeza, hablar ya en pasado! – un hombre previsible, y que cumplía su palabra y sus compromisos por encima de todo. Desde ayer el señor Rajoy es una burla para los españoles, un fantasma sin sábana, un cadáver andante, grotesco hazmerreír, lamentable caricatura de lo político. Faltar a la palabra dada de una manera tan grosera, extingue nuestra condición de personas. El señor Rajoy ha asesinado la política.

    :::

    ……Porque los populares cuando gobiernan es que gobiernan de verdad,como Dios manda…¿verdad?.

  8. Qué buen artículo de Roselló. Excelentes gráficos. El único “pero” ya lo ha puesto Pratxanda: mejor no decir “a la sazón”. Las palabras no son baladíes, ni se las lleva el viento. Tampoco si se abre la caja de Pandora.

    Me hago seguidor de Pablo. Me alegro mucho de que haya entrado en el blog (a lo mejor es un antiguo participante y no me he enterado).

    ¿Nadie va a hablar de Dívar? Yoldi en El País le saca los colores. A mi, debo confesar, me ha irritado más ver los intentos de justificación (entrevista con el presidente de la audiencia de Málaga, reunión sobre los nuevos juzgados de lo mercáatil de Málaga, etc. de Málaga) que el gasto.

    Sigue saliendo mierda de financiación ilegal del PP en Valencia y como si nada.

    Yo pensaba que Zarrías era el político más zafio del país, pero el presidente de Extremadura le ha superado. Pratxanda, extiéndase.

  9. #10 Pratxanda, entiendase????

    Con Monago?? me falta testosterona.
    Con Tgias… el què? que pagarle los deportes a Godó és más importante que las guarderías?

    Grados de zafiedad a parte, lo cierto es que la frase bien la podría haber soltado Ibarra. Como dirían los ilegales.

    Viejas caras, nuevas caras pero las mismas cabezas.

    No parece importar el color político en según qué historias

  10. Me hace un poco de gracia el editorial de El Pais de hoy, mostrando el despiste general que ha presidido la linea del diario durante la crisis. Siempre han editorializado soplando según el último golpe de viento.

  11. Buenisimo el artículo. Y el comentario de Pablo.
    Hago mías estas palabras: “Está muy bien protestar en la calle, pero si no votas luego no tienes derecho a quejarte, votar es elegir, y si no votas estás aceptando lo que eligen los demás, que tienen tanto derecho a hacerlo como tú. Pero es mejor no ir a votar, así tu sanidad, tu educación o tus calles seguirán gestionadas por Esperanza Aguirre, o Ana Botella, no”.
    Es que la izquierda de este país ha sido siempre muy exquisita a la hora de votar. Y así nos va. Ellos no, ellos todos a una, como Fuenteovejuna. Y ahí están, desmontando todo lo que ha costado tanto tiempo montar.

  12. Y este Pablo de dónde sale? y por qué no escribe un artículo más profundo? En cuyo caso podría quizás apuntar alguna solución más aparte del incremento de voto en zonas “obreras” porque:
    a- para que voten los “obreros” habrá que explicarles que les conviene más votar y votar a la izquierda.
    (asumiendo que la gestión del PP les demuestra a las claras lo que el PSOE no es capaz de comunicar convincentemente)
    b- convencerles con políticas diferentes a las descritas en las que unos se forran mientras la mayoría disfrutamos de unos eurillos más y luego, cuando la cosa estalla, somos esos unos los que pagamos la cuenta
    (es muy triste que la reforma laboral del PP sólo sea un poco más brutal que la del PSOE…)

  13. Pero, además, todo esto que importa cuando está a punto de empezar la final de la Europa League entre los dos atléticos!!!!

  14. y eso es obviamente mucho más importante que la inminente nacionalización de Bankia, negada hasta la saciedad hasta hace un par de días por el ínclito MAFO y su supuesto adversario Rajoy. Hacemos apuestas a ver si Rajoy ve el partido en la tele o está estudiando modalidades para que la intervención del chiringuito con el que Rato se ha entretenido nos salga más barata?

  15. Quisiera añadir algo a la crítica de Roselló hacia la política europea para combatir la crisis. El centrar la política económica en la reducción del déficit está teniendo efectivamente unos efectos nocivos en el crecimiento y el empleo. Lo que, obviamente, no es deseable. Pero es que además, el decrecimiento del PIB hace aumentar el ratio Deuda/PIB, con lo que nos encontramos con que el empeño en reducir a toda costa el Déficit tiene el efecto perverso de hacer explotar la Deuda Pública, lo que a su vez hace necesarias cada vez mayores reducciones de Déficit, menor crecimiento, etc.

  16. 17

    Finísima y acertada observación. Encima eso.
    Efectivamente, contraer el PIB es malo para el 99% de las cosas y en el 99% de los escenarios

Deja un comentario