Ejemplo positivo

Millán Gómez

Quienes leen mis artículos desde que en noviembre de 2006 nació este proyecto conocen mi postura base sobre la ilegalización de la vertiente política de eta. Lo he dejado reflejado en múltiples artículos. Es de sobra conocido. Con los años nos vamos conociendo todos un poco más a través de la palabra, la verdadera herramienta para cambiar sociedades y para exteriorizar lo que circula por nuestro pensamiento. La diferencia radica en que si la Justicia considera que hay motivos contundentes para permitirles entrar en las instituciones uno tiene que aceptarlo y confiar en su sabia decisión. Si la Justicia considera que no hay vínculo alguno entre eta y Bildu, eso supone una fantástica noticia porque significa que han abandonado la violencia y han decidido disputar democráticamente el voto en igualdad y con la única arma verdadera, la palabra.

La imagen del terrorista (nada histórico y sí sanguinario) Ander Errandonea saliendo de la cárcel tras 25 años entre rejas apoyando a Bildu ha copado los medios de comunicación durante estos días. Para algunos, esta imagen es un vínculo directo entre eta y Bildu. A nadie, por lo visto, le parece positivo que un etarra, después de un cuarto de siglo en la cárcel, pida el voto para una formación democrática según el Tribunal Constitucional. Algunos, en ciertos medios de comunicación nada democráticos, ya solicitan implícita e incluso explícitamente la disolución del TC. Con un par. Si alguien se esperaba que un terrorista abandonase la cárcel apoyando al PP, PSOE o PNV es que no estaba en sus cabales. Las evoluciones ideológicas ya de por sí son poco frecuentes (salvo en Piqué), menos aún en alguien que por formar parte de una organización terrorista ha rendido cuentas con la Justicia durante más de dos décadas.

No veo apología del terrorismo por ningún lado en la imagen del antiguo terrorista Ander Errondonea. Solo veo una imagen clara y explícita de apoyo democrático (léase los dibujos manuscritos de manos introduciendo votos en las urnas). Solo veo fomento de la democracia, de la libertad de pensamiento y del pluralismo político. Fui hace unos días al oculista y en principio no tengo problemas de visión. Hay bastante diferencia entre que un etarra muestre una imagen de Bildu y que Bildu enseñase una bandera de eta. Los factores cambian lo suficiente como para que una cuestión no tenga nada ver con la otra.

Les hemos pedido por activa, por pasiva y por perifrástica que cumplan unas normas. Lo han hecho y la decisión la han tomado quienes más saben de esto. Además, el riesgo es mínimo pues si Bildu comete el más mínimo error (entendiendo por esto cualquier atisbo violento en su discurso y/o acción) caerá sobre ellos inmediatamente el peso de la Ley de Partidos. Para algo se ha realizado una nueva reforma de la Ley de Partidos, ya saben, esa norma que solicitó Zapatero como líder de la oposición y que luego el PP se la atribuyó perennemente y sacralizó con esa cualidad tan habitual en España que es la hipocresía.

Los abertzales han conseguido publicidad, propaganda gratuita. Los medios han vuelto a confundir hecho noticioso con caer en la trampa. Lo que es una anécdota positiva se ha convertido en un tema que ha agotado la tinta en los diarios. El PP vuelve a hacer campaña inconscientemente a Bildu. En vez de que esta coalición se gane la confianza a través de convencer a los votantes, los populares continúan hablando más de Bildu que de sus propios planteamientos, que tener debe ser que los tienen, eso sí, muy agazapados según parece. Probablemente, bajo esos suelos de Madrid siempre en obras. Como me decía un antiguo compañero de trabajo, podríamos ponernos en la Castellana con un casco y una pala y nadie nos diría ni mu. Imagino que por esa zona estará el programa del PP.