¿Dónde se sitúa Francia en la fracturada Eurozona?

 Magallanes

Recientemente se han conocido las tasas de crecimiento de los países miembros de la eurozona y en medio de la positiva, aunque leve, tasa positiva de Alemania y las negativas de los países mediterráneos, se sitúa Francia con una tasa cero. El presidente Hollande en su campaña electoral se manifestó a favor de una política de crecimiento y en contra de más austeridad y, sobre todo, de revitalizar la industria francesa. Pero también se comprometió a reducir el déficit hasta el 3% en 2013. La solución para conseguir  ambos objetivos sería subir algunos impuestos.

Para conseguir el primer objetivo creó un Ministerio  de Recuperación Industrial.La SociedadPeugeot, sin embargo, le tenía preparada una sorpresa al ganador de las elecciones y era que la contracción de la demanda de automóviles le obligaba a despedir  a 8000 trabajadores y a cerrar la fábrica de Aulnay-sous-Bois entre 2013 y 2015. La reacción inicial de Hollande fue  que “el plan no era aceptable et, pourtant, que no lo iba  a aceptar”. La solución tradicional socialista sería subvencionar al sector automovilista y, también, imponer cuotas a la importación de vehículos extranjeros. Ambas cosas, sin embargo, no pueden hacerse hoy en día por estar prohibidas enla UE.

En sus 100 primeros días, Hollande ha disminuido los salarios de los funcionarios y ha presentado un impuesto especial para grandes fortunas, pero en cambio, no ha hecho ninguna declaración de cómo piensa evitar los planes de Peugeot. La tasa de paro en Francia está en el 13% y, además de Peugeot, Alcatel y Air France también han presentado planes de reducción de personal. El periódico Le Monde, refiriéndose a sus 100 primeros días, manifestó en un editorial que Hollande todavía no había demostrado su capacidad de liderazgo.

Un error de Peugeot ha sido mantener la fabricación de coches de bajo coste en vez de derivarla a paises con salarios más bajos y otro, que el 75% de sus ventas se hagan dentro dela UEen lugar de a países emergentes. Se estima que el total de la demanda europea de coches se ha encogido en 3 millones de unidades desde 2007 hasta 2011. El Ministerio de Recuperación Industrial ha anunciado que subvencionará la producción de coches híbridos y eléctricos y que aumentará las estaciones de servicio para coches eléctricos, y que gran parte de estos fondos se obtendrán con impuestos a los automóviles que más polucionan. Sin embargo, esto es poco consuelo para los fabricantes. En efecto, de los 2 millones de coches vendidos en Francia en 2011, sólo 13600 eran híbridos y 5000 eléctricos.

En fin, me parece que negros nubarrones se ciernen sobre el sector automovilístico francés, que tendrán como consecuencia arrastrar a Francia hacia los PIGS de la eurozona. Esperemos que el impuesto especial para grandes fortunas le permita a Hollande cumplir con el objetivo del déficit del 3%. De lo contrario, le doy la bienvenida al club de primas de riesgo elevadas.