¿Dónde coño está el PSOE?

LBNL

Perdonen el exabrupto pero no me negarán que es terrible no tener a donde agarrarse. Sería muy fácil dedicar las próximas líneas a la podredumbre del PP: política, intelectual, ética y técnica. Lo que se ve del gobierno y del PP es sectario, despreciativo de los hábitos democráticos y sobre todo, terriblemente torpe a la hora de afrontar la crisis económica. Pero es bastante evidente por sí mismo y lo que me preocupa es que no tenemos ninguna alternativa. ¿Alguien puede decirme qué alternativa ofrece el PSOE?

El Ministro de Hacienda la caga (perdón de nuevo pero es que no hay otra palabra) advirtiendo que quizás no se puedan pagar las nóminas, el de Economía se desdice día sí y día también de lo que garantizaba sólo unos días antes, la hija del corrupto mayor de Castellón prosigue sin problemas su tercera legislatura jurando en arameo, el ministro de Interior sigue anticipando redadas anti etarras, y por más que Rajoy recorte y recorte, su ínclita prima sigue batiendo records.

Con algunas salvedades (Soraya Sáenz de Santamaría, por ejemplo) el gobierno y el PP son pérfidos, chuscos y torpes. Pero lo peor es que la alternativa es igual o peor. Bueno, no exageremos: peor es imposible, pero desde luego no ilusionantes. Rubalcaba sigue susurrando críticas en las reuniones formato tertulia-con-militantes que le organiza el partido de tanto en tanto, pero no ofrece nada. Elena Valenciano, la número 2, está desaparecida en combate. Oscar López, el número 3 (curioso que le haya caído ese número en suerte después de su olvido electoral sobre la tercera razón para votar al PSOE), es incapaz de articular propuesta alguna, concentrado, supongo, en el ERE interno. Y la portavoz parlamentaria, Soraya Rodriguez, sigue sobreactuando e impostando la voz ante las cámaras, sin añadir nada novedoso a la crítica de los desmanes populares.

¿No hay opciones? ¿No hay ideas? Además de fustigar al gobierno y al PP por sus continuados errores, ¿no hay nada mejor que ofrecer? Haberlo haylo pero no hay ningún indicio de que nadie en Ferraz sea consciente de ello. Y así le va al PSOE en las encuestas: el PP baja pero menos que el PSOE.

Claro que hay alternativas. Frente a la subida de los impuestos al consumo, igual para todos, habría que aumentar la progresividad de la fiscalidad de forma que las rentas del capital tributen al mismo tipo que las del trabajo: hoy lo que uno gana en la bolsa tributa al 18%, con independencia de la cantidad ganada, un tipo mucho más bajo que el que afrontan los asalariados. Las grandes empresas tributan a un tipo efectivo inferior al 15%, los SICAV al 1% y los defraudadores a menos del 10% tras la amnistía fiscal llena de agujeros tramposos. No basta con denunciar los recortes al estado del bienestar. Hay que proponer soluciones a la crisis de ingresos, que de eso se trata, no de una crisis de exceso de gasto. Y proponer soluciones innovadoras, que van más allá de la tradicional filosofía keynesiana, inoperante cuando no hay capacidad de endeudarse en los mercados.

Pero nada de esto parece salir de Ferraz o de la Fundación IDEAS que nació con el objetivo de insuflar la inteligencia de la que el aparato del partido parece carecer. Nada.

No es que el PSOE lleve la oposición a la calle sino que la calle empieza a tomar la iniciativa ante la falta de alternativas.