Despedida y cierre

Aitor Riveiro

– Y se nos va acabando el año, no más.
– Así es.
– ¿Cómo será el año que viene?
– ¡Muy valiente, porque como anda la cosa, animarse a venir!…

Pues sí­. A lo tonto a lo tonto ha pasado otro año y, como advertía la genial Mafalda a la ínclita Susanita, 2008 debe ser muy valiente (o muy ingenuo) para atreverse a venir. Seamos sinceros: hemos dejado 2007 hecho un cisco, al pobre.

El año que termina dentro de un par de semanas ya comenzó mal, con ETA reventando la tregua, un aparcamiento de la T4 y segando la vida de dos inmigrantes. Y el nuevo año no viene mejor: dos guardias civiles asesinados por la espalda en Francia y una bomba sembrando el miedo en Sestao. Ni entonces ni ahora parece que la sociedad española esté unida contra el terrorismo.

Digo parece porque, en realidad, quienes están desunidos no son los españoles, sino sus representantes electos. Parece mentira que un par de decenas de personas sean incapaces de ponerse de acuerdo siquiera en asistir a una manifestación contra los últimos asesinatos de la última organización terrorista de Europa, pero así­ es. Y claro, los ciudadanos nos hemos cansado de ser utilizados como arma arrojadiza por los polí­ticos.

Con todo, 2007 no ha sido un año malo en lo que a la lucha contra ETA se refiere pero para los malos siempre será muy fácil aguarnos la fiesta y dejarnos con una sensación, sino equivocada, sí­ mediatizada. Pese al asesinato de los dos jóvenes guardias civiles, el que ahora termina ha sido un año propicio en detenciones y desarticulación de comandos; ha dejado en evidencia la soledad de los terroristas en su tierra, que no les reconoce como parte de ella; y hemos visto que la cooperación internacional, especialmente con Francia, se hacía más intensa. Y aún así­, la sensación que nos llevamos es de desasosiego, de hartazgo y de vuelta a empezar.

Pero no todo ha sido ETA en 2007, aunque muchos medios de comunicación y políticos se empeñen en ello. Este año ha sido complicado por otras muchas razones. La economí­a mundial no va todo lo bien que las grandes cifras pudieran mostrar. Estados Unidos ha vivido una crisis muy seria cuyo final no está todavía claro y que no sabemos, aún, como afectará a nuestros bolsillos. Sin ir más lejos, la semana pasada, en una decisión sin precedentes, la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y su homónimo suizo decidieron inyectar unos cuantos miles de millones de dólares (más) al sistema bancario. ¿El estado al rescate de la gran banca? No deja de sonar irónico.

En España, el IPC se nos vuelve loco (dejamos unas propinas desproporcionadas, dice Solbes, mientras nos recomienda comer conejo) y desde la patronal ya llevan semanas dejando caer que lo mejor serría congelar los sueldos como primera medida. Ya tardaban. Algunos sugieren que se desvinculen los incrementos salariales de los precios. No es ninguna tontería: como el Gobierno no ha acertado ningún año de la presente legislatura con el IPC yo también propongo ignorar futuras previsiones. Si lo hacemos a ojo, seguro que acertamos más.

Encima algunas comunidades autóomas han decidido boicotear algunos de los planes sociales má interesantes del Ejecutivo. La Ley de Dependencia, cuarto pilar del Estado del Bienestar, no se pondrá marcha en algunas regiones en las fechas previstas. Con Madrid a la cabeza, las CC AA del PP han decidido que sus ciudadanos no necesitan ayudas para cuidar a sus familiares incapacitados o que sus jónes no son dignos de recibir los 200 euros que el Ministerio de Vivienda prometió quienes alquilaran una casa. Así que al final, han sido los populares los que durante 2007 han promovido una España de primera categorí­a y otra de segunda y tercera.

No conseguimos terminar con la lacra de las muertes laborales, que se llevan la vida de cientos de trabajadores cada año y que nos parece importar menos que la supuesta anorexia de la futura reina de España. Tampoco podemos con los accidentes de tráico, otra sangríanexplicable. El capítulo de deberes por hacer lo cierra la violencia de génro: pendiente para 2008.

Pero no suframos, que 2007 ha tenido sus cosas buenas. El Madrid ganó la Liga, algo que, por mor de la cohesión territorial, debemos valorar en su justa medida. Ha nacido un nuevo periódico, con una apuesta valiente aunque de momento algo vacilante; de cualquier manera, es de agradecer su presencia y su esfuerzo y, sobre todo, que haya servido como toque de atención para otros que se habían dormido en los laureles. Desde el punto de vista del ciudadano y del periodismo, un placer.

Es una pena, pero no se me ocurren muchas cosas más positivas. Será que estoy ya más pendiente de la Nochebuena (de amor) y la Navidad (jubilosa) que de otra cosa. Pero seguro que la concurrencia tiene más memoria que un servidor y nos cuenta las cosas buenas que han sucedido en 2007. Porque, como pasa con ETA, muchas veces las cosas malas, siendo mucho menos trascendentes, se nos imponen a las buenas.

57 pensamientos en “Despedida y cierre

  1. A mí me ha parecido bastante masoquista la presentación mediática que se ha hecho en España -empezando por El País, que sigue en su minicruzada-, del dichoso informe Pisa.

    Con titulares absurdos basados en el “ordinal” que correspondía a nuestro país y su compàración con el de otros países. Mas tonterías varias sobre “los buenos resultados de los países bálticos” y otras domésticas sobre comparaciones absurdas entre resultados de la Rioja y de Andalucía, por ejemplo. Y con la guinda, inevitable, de los resultados vascos…tan positivos. Claro que todos esos titulares no se corresponden con el contenido del informe ni con la realidad. Poco tardamos en descubrir que los datos vascos se basaban en una manipulación.

    Y cualquiera que hubiera leido los reusltados del Pisa, y no sólo los titulares, sabría que los bálticos tienen de todo: buenos, malos y regulares. Y que España está en un nivel muy aceptable como otros muchos países con igual o superior nivel de renta…pero viniendo de más atrás.

    ¿Y esa estupidez de sacar conclusiones si un país está en el puesto 18º y otro en el 37º?

    Si vemos una llegada a meta de una carrera ciclista, lo habitual es que entren a la vez un mogollón de corredores, con diferencias irrelevantes, a los que de hecho se les puntua por eso igual. Casi siempre, por detrás habra un goteo de rezagados, claramente diferenciados de los anteriores y a veces, en cabeza entra un pequeño grupito de escapados. O sea, que viendo la imagen de la llegada llegaremos facilmente a la conclusión, la real, de que hay sólo tres grupos de corredores, aunque hayan participado tropecientos ciclistas. Ahora bien, si al día siguiente, buscamos el resultado en el periódico, encontraremos una relación nominal, uno a uno, de los corredores, colocados por orden aunque muchos estén en el mismo tiempo de llegada (o con diferencias que no ha merecido la pena remarcar). A nadie se le ocurrirá deducir que porque uno esté el 4º y otro el 47º, si eran del mismo grupo-mogollón, esa diferencia implique distancias reales entre ambos. ¿No?

    Con los resultados del informe Pisa pasa algo parecido. La ordenación, uno a uno, de paises con diferencias de puntuación mínimas entre ellos, da una imagen irreal (y manipulable) respecto a supuestas diferencias de los resultados de sus sistemas educativos. Lo cierto es que la mayoría de países desarrollados están en un gran grupo, muy homogéneo en cuanto a sus resultados educativos. Y que se destacan sobre los rezagados respecto a los cuales sus diferencias son mucho mayores que las que les separan de los escapados del grupo selecto de cabeza. Pero, claro, eso no da para muchos titulares..

    Y luego, todo eso de si son mejores los resultados en lugares con buen nivel de vida, escasa movilidad y fractura social, con poca inmigración, etc… que en sitios de estructura social más compleja, con menor nivel de renta, con mayores desestructuraciones familiares, etc…¡¡es el descubrimiento del mediterráneo!!

  2. Será que el informe Pisa se ha basado en el video de las juventudes socialistas y han promediado entre “la lista” y “el Lacoste-boy”

  3. Porque si en vez de promediar a los actores, les da por valorar el nivel del público al que se dirige, en función del argumento del video, aún nos pondrían peor.

  4. #49

    Demagogia = Discurso electoral, argumentario, etc de nuestro enemigo político, sindical, religioso, nacional, futbolístico o rival períodistico o futbolero

  5. Ampliando un poco 4 Mimo Titos, el sueño de la fusión fría consiste en conseguir lo que sucede en Sol pero a menos temperatura, llegar a la temperatura en la dos átomos de hidrógeno se fusionan en uno de helio es muy costoso, y la energía que se produce con la reacción no compensa el gasto para obtenerla, por ahora, en las estrellas alcanzan esa temperatura simplemente con su masa, la gravedad.

    20 Pratxanda, lo bueno de la fusión del hidrógeno es que el residuo es helio, gas inerte donde los haya, no interacciona con nada, eso sí, si lo respiras se te pone la voz chillona ;D y el hidrógeno lo tenemos por todas partes, es el elemento más abundante del universo, y en el planeta azul, lleno de H2O mu facil y barato de conseguir, total, que lograr la fusión fria sería el cambio más radical que ha vivido la humanidad, un sueño….

    y también 36 Pratxanda, totalmente de acuerdo contigo, la Educación es lo más importante para avanzar e impulsar un país, investigación y desarrollo es el futuro.

    37 AC, ¿cómo que no se ha hecho todo lo posible en educación? aquí en Madrid se hace muchísimo, se deja abandonada la educación pública y el dinero que nos ahorramos se lo regalamos a la privada para que enseñen lo verdaderamente importante: religión, disciplina (JA), a obedecer, a escribir con buena letra, a no pensar…….

    En otros países como Finlandia, número uno en el informe PISA, apenas existen colegios privados

    Para pensarselo, no?

Deja un comentario