Desdeñosos menosprecios

Guridi

Las aguas corren turbulentas en UPyD, todos aquellos representantes de la nueva política, que defendían la unidad de España creyéndose daneses, que comentaban despreciativamente los asuntos internos de otros partidos, hoy están divididos entre críticos y leales a Leona. Resulta que UPyD tenía bases y cuadros medios. Y además, resulta que esas bases y cuadros medios creen que tienen la entidad suficiente como para ser algo más que un club de fans de Rosa Díez. Pero puede que tal vez menos entidad como para no ir de la mano del fotogénico Albert Ribera. La verdad es que todo ha estallado en tantos pedazos, que no se sabe muy bien qué es lo que se piensa.

Toni Cantó vuelve al teatro, lo que tampoco sabemos muy bien si es buena o mala noticia. Imagino que dependerá de la obra. Su director de campaña para Valencia, que era un furioso protector de la pureza magenta, va a tener que reinventar su trabajo vendiendo café aguado.

Como decía el viejo aforismo: dos españoles, tres opiniones. Va a resultar que no eran daneses, no. Gorriarán ya nos daba alguna pista de ello.

En realidad, pienso que todo esto se debe a uno de los motores que animaban la existencia de UPyD; el desdeñoso menosprecio con el que trataban todo aquello que no tuviese que ver con ellos. Aún recuerdo a Gorriarán vomitando insensateces sobre Patxi Lópz, acusándole de ser cómplice de ETA. Recuerdo a ese primer mártir magenta, Sosa Wagner, presumiendo de elevar el nivel de Parlamento Europeo con su presencia, su porte académico, sus doctas opiniones y sus discursos en el Pleno, enarbolando un pepino desde la tribuna.

Recuerdo a Irene Lozano desdeñando a Sosa Wagner por antiguo, rancio, traidor y escaso de pureza. Ahora, Irene Lozano es la defensora de los heterodoxos contra la  severa ortodoxia de la inflexible Madre Rosa y su bulldog.

Recuerdo a miembros de UPyD Asturias, que se reían de las peleas internas del PSOE por rancias, que soltaban despreciativas carcajadas con la gestora del PSM, que pronunciaban el término “crisis de la socialdemocracia” desde la atalaya de su superioridad moral de partido bisagra de un solo diputado. Ayer fueron disueltos y acordaron pasarse en masa a Ciudadanos. Sic Transit Gloria Mundi.

El menosprecio al otro, el desdén otorgado desde una pretendida superioridad moral están bien como elemento para cohesionar un grupo político, pero es mejor que sea sólo en sus inicios. Con el tiempo, la gente va descubriendo que el menosprecio y el desdén del que eran cómplices también es aplicado a ellos mismos. Y es que la superioridad moral invita a seguir escalando la montaña, para aumentar el número de tus inferiores. UPyD no era el partido de los überschmen que nos convertiría a todos en escandinavos practicantes del nacionalismo español, sino el partido de la überschfrau Díez, decidida a guiar con mano firme a los Untermenschen, que ahora se resienten, ¡los muy ingratos! al serles puesta en evidencia su inferioridad.

No son dignos, no sois dignos, nadie es digno de Ella, salvo Gorriarán, que vigila las esencias de lo magenta con el mismo celo que Cerbero el reino de Hades. Y tal vez con parecidas formas. Pero qué sabe un Untermensch de los designios de la Superioridad.

 El menosprecio desdeñoso prende fácil, arde rápido y consume más de lo que ilumina, pero otros ejemplos de desdeñosos líderes para los que no somos dignos, nos iluminan, desde su inalcanzable superioridad moral sobre el Universo Mundo.

 Pensad si no en Anguita. ¿Acaso os consideráis dignos de Anguita? ¡Falló todo el mundo menos él! Nadie daba el nivel, nadie podía dar el nivel.

 Aznar ¿quién puede medirse con Aznar? Un hombre de Estado de tamaña altura que aún no puede vislumbrarse el tamaño de sus logros. No estábamos preparados para él. Tal vez nunca le estemos. 

Afortunadamente no será porque no nos den oportunidades. ¡Atended! ¡Mirad esa luz en el horizonte! ¿Quién brilla así? ¡Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Juan Carlos Monedero! Oh, hados, oh dioses, ¿seremos dignos de ellos? ¿o seremos “lumpen” y “casta” que aún no están preparados para el nacimiento del Nuevo Hombre?