Desde mi torre de marfil

Millán Gómez

La reunión del pasado lunes entre el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, responde a la demanda ciudadana y a la necesidad política de unidad de los demócratas frente al terrorismo, bien sea etarra, islamista o de otra índole. Tras la decisión de eta y nadie más que eta de anunciar el fin del “alto el fuego permanente�, el Gobierno ha reaccionado con rapidez y eficiencia. Acto seguido del comunicado de eta, la policía ha detenido a tres etarras antes de que pudiesen atentar, el sanguinario etarra Ignacio De Juana Chaos fue trasladado a la cárcel de Aranjuez y el símbolo político de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, fue detenido por un delito de enaltecimiento del terrorismo y trasladado inmediatamente a la cárcel de Martutene (Gipuzkoa).

Además, según fuentes del Gobierno, Otegi estará en cárcel los quince meses que le han caído de pena. Nada de fianzas y vacíos legales. Una de las consecuencias del bien llamado proceso de paz es la confirmación del fracaso y la incapacidad de Otegi por influir en eta para que de una vez por todas abandonen la violencia y que la izquierda abertzale apueste única y exclusivamente por la vía política condenando explícita y taxativamente la violencia en todas sus formas.

Con la decisión unilateral de eta de volver a atentar quedó empíricamente demostrado que el Gobierno no había cedido ni había vendido Navarra. Con las últimas detenciones y el reingreso de De Juana Chaos en la cárcel, el Gobierno demuestra que a partir de ahora será inflexible con el mundo etarra y que aplicará sobre ellos todo el peso de la ley y el Estado de Derecho. Eta cada vez tiene menos credibilidad, si es que en algún momento ha tenido alguna.

Es muy posible que el rebrote de la kale borroka se haga más patente en las próximas fechas. A lo largo de la historia, la policía y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado han demostrado que ellos nunca estuvieron en tregua. Uno de los motivos por los que eta anuncia que volverá a atentar es que la policía ha continuado deteniendo terroristas sin dejarse influenciar por el alto el fuego permanente. El mundo abertzale llama a estas detenciones “represión� como si estuviéramos en una dictadura. Eta ha usado históricamente su discurso victimista para ganar adeptos a la causa. Han jugado con las palabras para engordar las mentiras con las que construyen sus discursos. Frente al terrorismo, educación.

48 años después de su fundación, eta está más aislada social y políticamente que nunca. Cada vez menos vascos se creen sus mentiras. Eta ha perdido la enésima oportunidad para abandonar las armas. La sociedad vasca ha tomado, a buen seguro, buena nota.

Esa supuesta teoría hinchada por el PP según la cual Zapatero no informaba de nada a la oposición volvió a quedar en evidencia la pasada semana. Nada más anunciarse el fin del alto el fuego, el presidente del Gobierno convocó a Rajoy para informarle sobre la situación antiterrorista e intentar, por todos los medios posibles, crear un clima de confianza entre ellos y eliminar el terrorismo como tema de división política.

Fue francamente positiva esta reunión de Zapatero y Rajoy del pasado lunes. A pesar de no haber llegado a acuerdos de bulto sí se ha puesto la semilla para la necesaria unidad del PSOE y el PP en materia antiterrorista. El presidente del Gobierno y el líder popular aparcaron durante una hora y media sus diferencias para dar el primer paso para combatir juntos a eta. Rajoy tiene que ser consciente que desde la oposición también se puede gobernar. Oposición no significa criticar constantemente al gobierno sino también apoyar al Gobierno con sentido de Estado en temas espinosos y fundamentales como el terrorismo. Frente al terrorismo, nada de partidismo ni electoralismo.

El ejecutivo central calificó la reunión de “muy positiva� y “un paso muy importante para recuperar la confianza�. Desde las filas populares, por su parte, su líder Mariano Rajoy declaró, con suma coherencia, que “no era momento de reproches�. Ojalá estas declaraciones no sean un brindis al sol y se demuestren en la realidad. Si se consigue la unidad del PSOE y el PP en materia antiterrorista, la ciudadanía española volverá a confiar en sus políticos.

Todos estos hechos se producen en un contexto marcado por la celebración del treinta aniversario de las primeras elecciones democráticas en España. Las últimas tres décadas representan los mejor de la historia de nuestro país. La clase política debería reflexionar y entender que si todas las partes no ceden un poco en sus planteamientos iniciales por el bien común es muy complicado llegar a acuerdos de Estado. Nuestra ejemplar Transición ha sentado un precedente inmejorable.Treinta años después, una nueva generación de políticos tiene en sus manos la posibilidad de volver al consenso. Que no la desperdicien.

En un marco sociopolítico marcado por la violencia, es necesario sacar a colación las ideas del nuevo premio Príncipe de Asturias de las Artes, el genial rockero estadounidense Bob Dylan. El músico de Minnesota conjugó a la perfección en sus canciones la música, la poesía y el pensamiento de progreso. “…how many times must the cannon balls fly / before they’re forever banned? / How many deaths will it take till he knows / that too many people have died?â€?. Cuatro décadas después, la respuesta, amigos, sigue estando en el viento.