Desafíos y oportunidades

LBNL

Para la mayoría 2019 empieza hoy en serio. Bienvenido sea y ojalá consigamos convertir los varios y serios desafíos que se nos presentan en logros o, en su defecto, impedir que las peores amenazas se materialicen. Nos va mucho en ello. Por ejemplo, sería muy conveniente que las relaciones entre Estados Unidos y Rusia y China se estabilizaran. No se trata de ceder a la agresividad de Putin o de aceptar las prácticas comerciales ventajistas chinas. Pero la amenaza de guerra comercial global empieza a tener consecuencias negativas tangibles y la tensión nuclear se recrudece. Otro asunto tan importante como urgente es evitar a todo precio un Brexit sin acuerdo, pero todavía no está garantizado en absoluto. Frenar el ascenso de la ultra derecha en Europa es todavía más esencial: las próximas elecciones europeas podrían suponer un mazazo que cercene el proceso de integración europea tal y como lo conocemos. El mismo peligro tenemos en nuestra propia casa. El populismo independentista catalán podría arrastrarnos a una sucesión destructiva de confrontaciones institucionales, políticas e incluso sociales. Por no hablar de Vox, que plantea abiertamente la regresión democrática como solución a todos los males al más puro estilo Bolsonaro. ¿Y dónde queda la oportunidad lograr nada? Sigan leyendo.

Imaginen que, por el contrario, las dificultades legales de Trump obligan a los republicanos a apoyar un proceso de “impeachment” que acabe con la presidencia más errática e impredecible protagonizada por un peligroso y descerebrado narcisista. Para hacer frente a Rusia y China, o a Corea del Norte o Irán, hace falta una estrategia sólida y aplicarla con coherencia y firmeza. Lo cual, ha quedado demostrado en los últimos dos años, es llanamente imposible con Trump al frente.

Imaginen igualmente que tras perder la votación en el Parlamento, Theresa May pide una prórroga a Bruselas y convoca un segundo referéndum tras el cual Reino Unido cancela su demanda de salida. La Unión Europea no solo evitaría una traumática amputación política, económica y social sino que quedaría vacunada frente a veleidades parecidas por un largo tiempo. Y reforzada seriamente de cara a los populistas autoritarios de Europa central encabezados por Polonia y Hungría. Nada le vendría peor a los Salvini, Le Pen y similares de Europa que los euro-escépticos por excelencia votaran por quedarse habiéndole visto las orejas al lobo.

Más por nuestros lares, imaginemos una condena sensata para los líderes independentistas, por sedición antes que por rebelión, sancionando la severa deslealtad institucional que desplegaron pero reconociendo el carácter pacífico de la insurrección. Antes que insuflar ánimos en las filas independentistas, desarmaría su discurso sobre la represión española y reforzaría las credenciales democráticas de España allende nuestras fronteras. Además de que ayudaría a detonar el enfrentamiento latente entre los radicales y los posibilistas y favorecería un acomodo político dentro del marco constitucional. Por merecer quizás merezcan la hoguera, pero la cuestión es qué será más útil para dinamitar el delirante entramado político-mental que han construído y en el que están atrapados unos dos millones de catalanes. La firmeza es tan necesaria como contraproducente la dureza que pide a voces la derecha exaltada que parece vivir por y para escandalizarse con Puigdemont, Torra y Otegui.

Permítanme un inciso. ¿No es de locos la obsesión de la derecha con Otegui? Pagó carcel por su participación en ETA. Pagó carcel de nuevo por reconstruir la ilegalizada Batasuna, en una condena mucho más dudosa. ETA dejó de matar hace varios años y Otegui no merece admiración ni simpatía, desde luego, pero ¿no hay cosas más importantes que odiarle a muerte y escandalizarse por todo lo que haga o diga un mequetrefe que ha fracasado en todos sus objetivos?

Imaginar un escenario positivo respecto a Vox es complicado. Pero no imposible. Los asaltos son sin duda peligrosos pero positivos si se resisten con éxito. Esta gilipollez – porque no cabe calificarla de otra forma – de la dictadura feminista y progre de la política de género encubre un asqueroso intento de limitar los progresos hacia la igualdad entre hombres y mujeres que está todavía demasiado lejos, pero que sin duda lo está mucho menos que durante la transición. Recuerden que fue solo en 1981 cuando las mujeres dejaron de necesitar el permiso de sus padres o sus maridos para obtener un pasaporte.

Seguramente Vox no condona las violaciones ni los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas, pero no soporta que la mujer sea igual. Tampoco se trata de prohibir que trabajen o que se pongan pantalones pero la mujer mujer debe estar con los niños y cuidar a su marido, débito conyugal incluido. Lo del no es no es una exageración progre-feminista porque las mujeres, de todos es sabido, juegan a no dejarse y en realidad les gusta que las fuerzen un poquito. Lo que por supuesto no es posible dentro de un matrimonio porque la mujer se casó sabiendo lo que había. O con una prostituta, porque está tan acostumbrada que no puede resultarle traumático que la obliguen.

Perdonen la crudeza pero eso es lo que piensan los hombres – y las mujeres – de Vox. Las mujeres no deberían salir solas de noche y menos con minifalda, porque luego pasa lo que pasa, que no está bien pero no pasaría si tuvieran dos dedos de frente y, sobre todo, si no fueran tan disipadas. Los hombres y las mujeres somos diferentes y vale que tengamos los mismos derechos básico,s pero castigar social o legalmente que a una mujer la piropeen o le den un azotito simpático en el culete es ridículo.

Cabe que Vox consiga un buen resultado en las elecciones europeas y que arrastre al PP de Casado a posiciones todavía más derechistas. Pero incluso en tal caso, el “retrogradismo” de Vox no dejará de ser el canto del cisne, el último coletazo del machismo ibérico más rancio. Y su derrota, de la que no me cabe duda porque más pronto que tarde cometerán un error grave e inexcusable, será definitiva.

Viéndolo así, este año puede ser grandioso. Trump a la calle, Reino Unido dentro de la Unión Europea con el rabo entre las piernas, Puigdemont y Torra condenados a la irrelevancia y Casado-Abascal empequeñeciéndose mientras compiten a radicalidad carca. ¿Dónde hay que firmar?

Un pensamiento en “Desafíos y oportunidades

  1. Bajo la cálida luz de varias estalactitas de la la caverna a la que me han condenado algunos miembros de DC tratamos de seguir pensando , con tremendas limitaciones, en este fin de año convulso en violencia verbal. La lógica sigue incómoda en la sintaxis oficial.

    Al autor le han sentado muy bien estas fiestas navideñas ( espero que también a todos ustedes ) porque nos describe la parte amable y optimista de la ducha escocesa a la que nos sometió en nochevieja.

    Es marca de la casa no hablar nunca de lo ausente, obligado tal vez por la buena educación que impide mencionar la soga ante la viuda del ahorcado.

    Desde el ámbito local hasta el internacional se analiza todo con una mezcla de política y moral cuyos códigos residen en la búsqueda de verosimilitud mediante la amalgama de datos y el blanqueo de contradicciones , para concluir —en su ameno hilo conductor —con determinadas preferencias personales.

    Asì resulta que de los tres principales actores en la guerra comercial, se ensaña con el único que se somete a controles institucionales , dando por hecho que con China y Rusia, por ser gobernados por autócratas , nada puede hacerse.

    Es cierto que Trump es un presidente detestable que trata las relaciones internacionales como a sus negocios privados y no está dotado para un cargo político tan relevante , pero acierta cuando exige a Merkel y por extensión a los europeos , mayor compromiso con los gastos de la OTAN a la que aporta el 80% de su presupuesto , máxime cuando Alemania tiene un superavit con EEUU de 50.000 MM y compra energía más barata que la americana a sus “ potenciales enemigos ” rusos .

    Respecto al Brexit , cada día que pasa está más claro que la opinión pública de mi amada Inglaterra toma conciencia de haber sido engañada por tribunos de la plebe y no queda otra que obligar mediante una presión creciente y amistosamente familiar al retorno al hogar , un hogar en deuda eterna con la isla , a la que tanto debe por la defensa de la libertad.

    El PSOE no existe , ni está sometido a juicio -sentando a dos presidentes de la Junta en el banquillo de los acusados -ni gobierna por la acumulación de votos de grupos hostiles a la Constitución , ni está sometido a contradicciones importantes , que van desde la modificación de sus estatutos para entronizar el diálogo directo entre el Jefe y su base , eliminando poderes intermedios como las llamadas baronías ( ellos me quitaron de en medio , yo les quito a ellos ) , hasta la variación instantánea de opinión , mal que les pese a sus voceros, con el esperpento de la rocosa Calvo , autora de la ridícula transubstanciación de Pedro en el antes y después de su nombramiento.

    Tampoco los CDR, amantes de la esclavitud de los demás , fundados no por catalanes sino en La Habana , como podemos comprobar en el vídeo que se adjunta.

    Podemos , en palabras de Iglesias y Errejón , tiene la capacidad anfibia de propugnar lo uno y su contrario, adulando y condenando en meses, a la destartalada república de Venezuela , o formulando olímpicamente una nueva teoría -distinta a la de sus principios fundacionales – que dice en iluminadas palabras :

    « El reto de mi generación no es cambiar el color de los Gobiernos de nuestros países, es hacer que nuestros países vuelvan a serlo tras décadas de disolución neoliberal. Ese no es un reto que se le puede ni deba confiar a los partidos o a los poderes fácticos. Es un trabajo de agregación y seducción, de construcción de una comunidad que se dote de seguridades, reconstruya la confianza y mire junta al futuro. Es, antes que una empresa electoral o institucional, una obra cultural, antropológica.»

    Nótese la afectación de profesor engolado y perdido en las palabras cuando habla de neoliberalismo que es como hablar de neoflor para referirse a las margaritas , y todo ello sin haber pedido disculpas como el jeta de su compañero docente por sostener las maravillas de Maduro.

    Este discurso tiene música y la compuso Polt Pot , un psicópata que pretendía con métodos de carnicero vocacional el sometimiento del genotipo de la humanidad a sus bellísimos ideales.

    Pues bien , son estos tipos siniestros los que no cuestiona un dicharachero LBNL, por lo demás menos peligrosos que VoX , y mucho menos que Torra y Cía , que al fin y al cabo nos quitaron a más de la mitad de los catalanes y al resto de españoles derechos que nos reconoce la Constitución , pero , eso sí , sin violencia , como cuando te estafan en un contrato.

    Semejante relativismo huye de las consecuencias criminógenas de una decisión que solo por la angustia que suscitó en el resto de la población merece el mayor y más severo de los castigos.

    Lo que causa escándalo no es Otegui, son sus nuevas amistades ( Idoia Mendía ) , que anteayer ponía flores sobre la tumba de los compañeros de su partido abatidos por las órdenes del siniestro majadero etarra.

    Pero el intento del chantaje moral que supone vincular la formación de un gobierno plenamente legal , constitucional y democrático , por aceptar eventualmente votos de una formación conservadora , esencialista en su concepto nacional , que no propugna la violencia, para limpiar el desastre de Andalucía y fiscalizar el destino de los cuantiosos fondos recibidos durante tantos años

    [ Un voluntarioso ha dado a conocer el listado de chiringuitos andaluces de violencia de género. Son  más de 2.200, enumerados en 87 páginas cuajadas de nombres. ¿Quién puede negarse a conocer el dinero público que cuesta todo eso y la eficacia/eficiencia del gasto? Un dato: de los 43 millones del presupuesto del Instituto Andaluz de la Mujer solo va a parar a víctimas de la violencia machista el 2,8% ]

    , se contradice con la voluntad de terminar la legislatura de un Sánchez oportunista y apegado al poder con maneras vergonzantes y nepotistas.

    La mera sospecha de indulto a los conspiradores, en sí misma incendiaria , cuando todavía no han sido juzgados; el regusto asertivo de gobernar por decreto y la confusión e irritabilidad que produce entre sus huestes la ausencia de una estrategia que justifique tanto bandazo , exige la convocatoria de unas elecciones , no en un tiempo prudencial , no a calendas griegas . Ahora. Ya.

    https://youtu.be/OSqj74xW7dw

Deja un comentario