Depresión

Lope Agirre

El jueves pasado, por circunstancias que no vienen al caso, pero que a la postre tuvieron una deriva aventurera, pues amanecí en Santander, cuando era lo último que quería hacer, me acerqué a Bilbao. Llegué hacia el mediodía en autobús y como tenía que hacer, o deshacer, tiempo, antes de tomar otro transporte al lugar al que quería ir y luego no fui, me dediqué, en medio del vaivén y el ajetreo comunes a tal lugar, a observar con curiosidad la actividad que en aquel omento tenía ocupados a cientos de personas sin cesar. Partían autobuses a distintos lugares de la geografía (¿estatal?), pero llegaban muchos más. Algo debía de tener el espectáculo de admirable, porque había más de una cámara de televisión rondando y acechando los andenes, como cierta clase de personajes, vecinos de toda la vida, “muy amables y educados”, hasta que se descubre que han sido detenidos y que se les acusa de acechar a jóvenes que bajan del autobús con la inocencia prendida en el rostro. Tampoco es raro el hecho de que haya cámaras en la estación de autobuses de Bilbao, porque la sede de EITB no está lejos. No hay más que seguir el rastro de los cristales rotos, es un decir, por la enésima bomba explotada. Cerca de donde me encontraba, plácido y curioso, había un periodista, porque no siempre suelen ir cámara con periodista, en el mismo lote, como va la tortuga llevando su caparazón, como Sísifo llevaría su piedra, digo yo. A veces, la cámara suele estar sola y como abandonada, rodando y rodando, vayan ustedes a saber para qué, y da pena. El periodista acercaba el micrófono a las personas que bajaban del autobús y les hacía preguntas, no demasiadas, porque veía la cara que ponían los que bajaban y se apiadaba de ellos, o ellos del periodista, no sé. Había una pregunta que se repetía y era que si estaban tristes por la derrota. El periodista estaba triste por la derrota, se le notaba, y por eso, tal vez, fuese asimismo triste la pregunta sobre la tristeza. Las respuestas que yo escuché en ese momento eran tristes también, no de la misma clase de tristeza que la del periodista, eran más tristes aún, y más profundas en su tristeza.

 

Tengo que confesar, y sirva de inciso, que en un primer momento no identifique la palabra “derrota” con el deporte; sino con la política. En un primer momento no caí en la cuenta de que el equipo que representa a Bilbao, y por extensión a Euskadi, había sido derrotado por el equipo que extiende su representación fáctica y simbólica más allá de la ciudad condal. Creí que era una artimaña más de los nacionalistas vascos, encarnados en el PNV, para desprestigiar al nuevo lehendakari López (y que dure muchos años), para hacer ver el estado de abatimiento en que se encuentran los ciudadanos tras la elección, que digo “elección” sino “robo” perpetrado en Euskal Herria, consecuencia del “pacto antinatura”. La tristeza era notable, el estado de ánimo caído, el dolor lacerante.

 

Pero ahora, que he vuelto a mi ser, después de unos días perdido en Santander, donde nunca quise ir, creo que ambas derrotas son la misma derrota, y que es evidente que ciertas gentes del país han caído en un evidente estado de abatimiento. Pusieron sus esperanzas en Ibarretxe y, aunque ganó las elecciones, en el instante en que pudo haber dejado de ser Ibarretxe y convertirse en Juan José, decidió seguir actuando como Ibarretxe y olvidarse de Juan José. Me refiero a la sesión de investidura. No hubo grandeza alguna en su actuación. Ahora sabemos que estaba tomada la decisión de abandonar la política. Pero tampoco hubo bajeza. Se fue diciendo que él era nada más ni nada menos que Ibarretxe, no Juan José, qué se habían creído. Como si hubiese visto la película “Amanece que no es poco”, repetía mentalmente que él no era contingente, sino necesario. Y lo peor es que mucha gente creía, y sigue creyendo, que es, o que era, necesario. Se despidió como lehendakari; no como ciudadano normal a quien le afectan la lluvia y el sol, el aire y el viento. No se despidió como Juan José, vecino de Llodio, ex lehendakari; no.

 

Perdido el Gobierno, las esperanzas estaban puestas en el fútbol y en el último partido contra el equipo que extiende su representación fáctica y simbólica más allá de la ciudad condal. Pocas veces hemos contemplado los vascos tal despliegue informativo sobre un acontecimiento deportivo. Sí, ya sé, que el fútbol es algo más que un deporte; y la política algo más que lo que se dice, lo sé. Tanto el fútbol como la política se han convertido, para algunos, en sucedáneos de la religión, pero qué le vamos a hacer. El equipo que representa a Bilbao, y por extensión a Euskadi, se convirtió en el último asidero simbólico de muchos vascos, que, por haber confiado en Ibarretxe, se encontraban sumidos en la ciénaga de la desesperanza o en la sima de la melancolía. Habían perdido el gobierno: pero podían ganar la Copa del Rey. Podían seguir siendo alguien.

 

No sucedió lo esperado, y llegaron autobuses cargados de tristeza. La alegría puede ser individual o colectiva, como la memoria, como la esperanza. Iba a marcharme en el autobús que debía llevarme a donde no llegué, cuando escuché algo que me llamó la atención. El periodista preguntó a un joven que bajaba de un autobús que cómo se sentía tras la derrota del Atletic, y respondió que “como Ibarretxe”. El periodista se quedó en silencio, durante unos segundos, pero luego reaccionó. Pregunto: “¿Crees que es para tanto?”. La respuesta no dejaba lugar a dudas: “Es peor”.

29 pensamientos en “Depresión

  1. ¿Que número hace esta copa del Rey? Un rey que fué apodado Juan Carlos I el breve y que van a tener que cambiarle el apodo por el de Juan Carlos I el breva, que ya está mu arrugao ………. y lo que le queda.

  2. Buenos dias Lope Agirre,caballeros callejeros y cabelleras al viento:

    ¿Aun sigues en Santander o en la Luna de Valencia?….jeje.

    Hoy estoy triste,a mi dulce nietecilla le duele la barriguita,ya le he dado su pastillita y le he puesto a Michy Maouse para que se relaje un poquito….porque hoy tienen en el colegio “una representacion”,vestidita con una falda blanca y una camisetita roja a lo hugo-venezolano.
    Parece que con los dibujos animados se esta calmando,la pobrecita ha tenido una mala noche….parece que vuelve su sonrisa.

    No se si sera porque le he hablado de los dolores de cabeza de Ibarretxe y de tu cuento del Atletic,pero me ha dicho que no me preocupe que Zapatero lo arregla todo todo todo…jeje.
    Es que tengo una nietecilla que hasta en sus peores momentos ,me da animos y me consuela.

    Puede que este triste por ella,pero con ella no puedo estar triste.

    Gracias Lope Agirre por despertarme y devolverme una sonrisa ,para darsela a mi nietecilla.

  3. Hola!!

    Amistad… te permito que estés preocupao… pero no triste…

  4. Preocupado estoy siempre….hoy estaba triste porque no me iluminaba su sonrisa…..pero la he dejado en el cole con ganas de jugar…..jeje.

  5. ¿qué paso ayer con el libro? me acerqué al Valle de los Caidos y sólo había gente rapada… erais vosotros?jeje

  6. Siempre se piden dimisiones por causas politicas.
    Si estas causas politicas estan basadas en delito penalizadospor la ley,se pide la presuncion de inocencia hasta que el alto tribunal dicte sentencia.
    Cuando un alto tribunal dicta sentencia de carcel para las personas que manipularon unos feretros de militares y se hace responsable civil al ministerioo de defensa de estos hechos,hay que OBLIGAR a que el Sr.Trillo se vaya de la politica.
    ¡¡¡Fuera!!!.

    Hoy es un dia triste para los que lloran con lagrimas de cocodrilo…¡¡por fin se hizo justicia!!.

  7. Gracias, Lope.

    Me interesa lo que cuentas y lo que no. Me parece a mí que si las encrucijadas del camino le acaban dejando a uno en Santander, el viajero no podrá quejarse demasiado de su suerte.

    Abrazos para todos.

  8. El artículo de Lope describe bien la tristeza que debe embargar a muchos en aquel país del norte. Otros muchos, sin embargo, deben estar muy contentos ¿no es así? Habría que animarse. En realidad mucho de esa tristeza puede deberse a la inercia de tantos años. Es posible que con el paso del tiempo más gente se acostumbre a que el gobierno no les pertenecía. Y si eso ocurre, que supongo que ocurrirá, no habrá sido en vano.
    Amistad, espero de verdad que tu nietecilla ya esté buena.
    Sarah 5. Debiste equivocarte de sitio. El libro de Jose Mari Calleja, El Valle de los Caídos, fue presentado a su hora en la Asociación de la Prensa, calle Claudio Coello 98 con asistencia de público con pelo. Calleja estuvo desternillante, y ya se necesita humor para hacerte reir presentando un libro de esa naturaleza.

  9. Gracias Lope. Si la derrota hubiera sido victoria, ¿cuanto tiempo hubiera durado la euforia?. ¡¡Que pesadez!!. Una cosa es querer al equipo de tus entretelas y otra esto.

    En otro orden de cosas:Leidas las noticias que trae la prensa, da la impresión de que el Supremo ha podio patinar con la lista de los internacionalistas esos de Sastre y Doris Benegas. Leía algo de Don Polonio acerca de los reticencias con la Ley de Partidos. También las tengo, aunque puede que no por los mismos mitivos exactamente. Siempre he creido que una ley ad hoc puede servir si en un lapso razonable de tiempo deja de serlo. Quiero decir que, si la ley trata de proteger al sistema contra los totatalitarinos que pregonan y /o hacen uso de la violencia para tratar de subvertirlo, esa ley debe tener un recorrido más amplio.
    Aunque, a veces, no sea el texto de la ley, sino las presiones para que sea interpretada de una u otra forma, lo que da lugar a algunos patinazos de nuestra judicatura.

  10. La columna de hoy de Ignacio Escolar en Público, imprescindible.

  11. Interesante manera de sublimar la derrota. Cuando la visita del Rey a Ceuta y Melilla, la España africana continental, despertó un fervor patriótico (o sea, político) en aquellas ciudades, un hombre aparentemente cabal, en medio de alguna calle, ataviado con uno de los símbolos del Estado, de todos, que se usa para animar a un determinado combinado de fútbol, fue captado por las abundantes cámars televisivas gritando “¡Viva el Real Madrid!”. La anécdota explica muchas cosas del panorama futbolístico/identitario de este país. Por cierto, el hilo me recuerda por qué siendo doble disgusto cuando el jefe de mi Nación decide, en su única intervención anual libremente expresada, glosar los méritos -representativamente nacionalistas- de unos colores que, desde antes de tener ninguna conciencia política (en suma, cuando se suelen elegir las afinidades deportivas), no siento míos, ni me gusta que asi lo sobreentiendan. Por ello, mi sincera comprensión.

  12. ¿Alguien ha oído la comparecencia de Trillo, el de Honduras, acatando la sentencia, porque no le queda más remedio, dijo, pero no compartiéndola, porque además no es firme, lo que también dijo? Yo sí la oí. Fue un acto de chulería suprema. Otro más de este hombre. Hay tipos impresentables en la política española, muchos, pero encontrar a uno que supere a este me resulta difícil.

  13. PMQNQ 13…..Cuando he visto que Trillo dando una rueda de prensa me he preparado para grabarla y ofrecerosla con los color apropiados de mierda que se merece….pero mi nietecilla me ha pedido que le pusiera a Pocoyo , se me ha ido el santo al cielo y me he olvidado completamente de ese tipejo.

    Mi nietecilla tiene muchos recursos propios para devolverme a su realidad,cada vez que la miro ,le doy las gracias.

  14. Amistad, caro colega, tu nieta tiene las mismas inclinaciones que mi chiquitín. Y les alabo el gusto a ambos, ya que entre la didáctica y el ocio infantil de Pocoyó y la miseria moral de Trillo que te Pillo no hay color. Ahí queda la sentencia para satisfacción de los deseos de justicia de los familiares de las víctimas de la desgracia de Turquía, y ahí queda Trillo para vergüenza de nuestra vida política, para bochorno (si lo pasaran) del PP que lo ampara y como muestra de cuáles son los estándares éticos y la moral caleidoscópica de ese partido.

    Insisto en lo que ya dije hace tiempo: si por algo infinítamente más insignificante (un exceso verbal injustificable) el PP se permite boicotear contínuamente al Presidente de la FEMP, Pedro Castro, no sé como los demás partidos, incluido el mío, no vetan como interlocutor que es, en graves materias de Estado, a este granuja.

    Buenas tardes y mis mejores deseos para tu nietecilla, Amistad. Ay, los abuelitos, que se os cae la baba …..

  15. La enmienda 49 ha sido aprobada….y apesar de ello mas tarde no han dejado de aplaudirse los escaños socialistas….por algo sera…..jeje.

  16. El artículo de Lope Agirre me pareció estupendo y divertido, y me confirma en mi idea de que los vascos son raros, raaros, raaaros…. con perdón de los vascos callejeros…

  17. Pues algo de eso debe de haber PMQNQ, entusiastas del arrastre de piedra, que no es otra cosa que atizar con un palo puntiagudo (acuyu) a unos bueyes para conseguir que lleven una gigantesca piedra un poco más lejos (clavos se llaman) que los animales del rival. Amantes del levantamiento de piedra, tanto cuadrada como cilíndrica o esférica (ésta última se la pasan por todo el entorno del cuello los levantadores). Fervorosos del juego de pelota a mano, adoro ese juego, (más de 105 gramos de pura roca que se golpea con las manos escasamente protegidas). …y festejadores de derrotas (dicen las malas lenguas que más de cien mil vascos y vascas festejaron en ruidoso homenaje la severa derrota sufrida ante el mejor equipo del mundo actual (con permiso del Manchester U.).
    Cualquier día de estos colocamos realmente los metafóricos mojones de los que hace gala el lírismo del ex lehendakari…y verán ustedes lo que valen un vasco y una vasca.
    Somos eso, personas con ojos y cara, pero los nuestros, coño.

  18. Pues sí, Amistad, una vasca callejera. Tan raraa, raaraaa, raaaraaaaa que yo creo que no hay ninguna.

  19. Bueno, bueno, ….. ciertamente divertido el artículo de Lope, pero vistos los hechos desde la perspectiva púramente futbolística, y abstracción hecha de la salida de Ibarretxe de Ajuria Enea con el Plan entre las piernas y del lamentable espectáculo del Himno, comprendo perféctamente el sentimiento de frustracción colectiva y de depresión, como lo califica Lope. Pensemos que el histórico y glorioso Athletic de Bilbao hacía dos décadas largas que estaba alejado de la posibilidad de obtener un título cuyo palmarés capitanea junto al Barça, tiempo de claroscuros en los que ha tenido que batallar desde su particular perspectiva de la planificación deportiva con los fichajes galácticos y la púrpura de los grandes, y en los que ha coqueteado a veces peligrósamente con la pérdida de categoría, siendo como son los de San Mamés uno de los pocos equipos, como Barça y Madrid, que han estado siempre en la Primera División del fútbol español. Con la miel deportiva tan cerca de los labios, se les cruza un Barça de otro planeta, así que es comprensible. Es un sentimiento similar a la profunda depresión que los culés sufrimos en 1986 cuando un equipo de cuatro “mataos” de Bucarest nos ganaron la Copa de Europa en Sevilla ante un público entregado tras quinquenios del primer intento de ganarla en Berna. Así que no le busquemos mucha más significación, que eso es precisamente lo que algunos intentan (escuchen un ratejo CoPPe o Intereconomía, y se percatarán del ánimo de pervertir la buena lid deportiva), y felicitaciones a la afición del Athletic por su apoyo ejemplar al equipo tras el subcampeonato de Copa. El Real Mandril es subcampeón de Copa y andan frustrados y crispados esperando al amigo de Ánsar.

    Buenas tardes tengan.

  20. Jon, también los chicos de ese vasco vasco -que no tardó en coger las pelas españolas- que es Javi Clemente Lázaro levámtate y anda, acabó en 1984 con el Barcelona de Maradona y Chuster. Gol de Endka Guarrotxena. La tangana final espectacular: sobre todo el golpe a lo Chuck Norris que le atizó Migueli a Miguelín Sola. En aquel equipo del Artlhetic eran navarros los mejores, excepción hecha del gallartino patagamba, el genial Manolo Sarabia.

  21. Sí, amigo Lezo, Javi Clemente es uno de los abertzales más emblemáticos que conozco. Es como una réplica de las contradicciones del Pater del jesuítico PNV, Don Sabino, renegando de España después de haber bebido de las fuentes del reaccionarismo carlistón, españolazo donde lo hubiere y excluyente del discrepante, como buenos antepasados de la carcundia. A Javi le pasa lo mismo, pelas aparte. Después de abjurar, pasa por un sevillano de pro, un murcianico si se tercia, catalán si le pagan bien, y hasta seleccionador nacional. Y las malas pulgas que gasta ….. Pero tuvo su época entonces más brillantes: ¡¡que cuatro temporadas del fútbol vasco¡¡ Dos Ligas la Real, dos el Athletic, incluyendo el “doblete” de la 1983-1984. Recuerdo que la selección del Mundial 82, aparte del racial y explosivo Juanito (ya malogrado) era una selección vasca que ríete tú de la que piden los nacionalistas.

    Por cierto, Manolo Sarabia, cuyo enfrentamiento posterior con Clemente derivó en una división casi cismática de la afición, es un entusiasta seguidor de Patxi Lehendakari.

  22. Javi Clemente estudió parte del bachillerato conmigo (él se quedó en sexto)…y ya entonces apuntaba maneras, de futbolista…y de lo otro.

  23. …Y el gran patagamba, además de gran futobolista, es un tipo sensato.

  24. Melinda, pues no hubiera estado mal que alguien lo grabase y lo colgase en youtube para que los demás pudieramos desternillarnos también…jeje

Deja un comentario