Decir una cosa cuando se hace la otra

Guridi 

Ayer pasó una cosa muy curiosa en un acto de Sánchez. En su intervención de 20 minutos, Sánchez se dirigió a la prensa para pedirles que se centren menos en los cruces de declaraciones de los candidatos y que se centrasen más en los proyectos. Cuando acabó el mitin, los periodistas acudieron a Sánchez para que les contase su proyecto. Pero Sánchez no quería contestar ninguna pregunta. Entonces, los periodistas le preguntaron que estaban haciendo precisamente lo que él les demandaba desde el estrado: “romper la barrera de la comunicación para hablar de proyectos”. Sánchez dijo “hacéis muy bien, venga gracias”.

Este no es sino un ejemplo de lo que suele hacer Pedro Sánchez desde siempre: decir una cosa para hacer otra. Acusa a sus oponentes de insultar, cuando su ruptura con los últimos barones se tradujo en lanzar al “Equipo Sugus” a insultarles y a acosarles en las redes. Pide debates de guante blanco, pero no mueve un músculo cuando quien le precede en los actos, como el alcalde de Calasparra o el “renovador” desde hace 30 años, Ábalos, insultan a sus oponentes y a la comisión gestora del PSOE. 

Sánchez dice querer representar a todos y defender al PSOE, pero se ha montado una estructura paralela a su medida. Dice que “aquí nadie es menos socialista que nadie”, pero luego habla de que sus oponentes están en “la gran coalición”.

Entiendo perfectamente la ira de la militancia, una ira producto de abusos de poder (como los que hace Santos Cerdán en Navarra, por cierto), promesas rotas y medidas pospuestas, siempre por responsabilidad. Una ira que es producto de aquello a lo que llamé “democracia corregida” y que se ha hecho intolerable desde los tiempos de Rubalcaba.

Pero la ira no debe atizarse, porque eso es faltar al respeto a las personas que la sienten. La ira debe aplacarse con hechos, con medidas, con actos. Y Sánchez, que se puede servir de ella, la alimenta con las mismas paladas de promesas falsas a las que están acostumbrados quienes mejor le conocen. La ira ciega al que la siente y, si se dirige contra un objetivo, ya no deja ver nada más. Por eso, para los seguidores de Sánchez, no hay incoherencia alguna en pedir respeto entre insultos, juego limpio mientras se miente o en inventar directamente mentiras contra personas que son compañeros y compañeras del mismo partido y que hasta hace no tanto eran amigos.

El objetivo de Sánchez no ha cambiado nunca: quiere ser el que mande. Y le da igual lo que vaya a romper en el camino. Y para ello utiliza las mismas tácticas de las que ya os hablé aquí hace tres años.  

“Oye, Guridi, pero Susana…” me diréis en los comentarios. Susana tiene muchos defectos. Y parte de su círculo más cercano me produce directamente escalofríos. Pero es preferible a Pedro. Es que prefiero mil veces a un “aparato” que a un caudillo. Del aparato se puede salir y, además, se le pueden cambiar las piezas. Del caudillismo sólo se sale de maneras traumáticas. 

Y, de verdad, no me empecéis a hablar de “confrontar proyectos” y esa clase de tonterías. Porque a Pedro ningún proyecto le ha durado más de dos semanas. Cuando se sigue a una persona que cambia tanto de opinión acerca de todo es porque su “proyecto” no te interesa. Es una mera coartada para volver ansioso de sangre, como el rey destronado que cree ser.  

La gente reprocha a Javier Fernández que dijera que a Pedro Sánchez se le “derrocó”. Lo dijo con ironía, pero sólo se derroca a los reyes. Y yo no quiero a un rey al frente del PSOE.

 

6 pensamientos en “Decir una cosa cuando se hace la otra

  1. Es una gran verdad eso de que “a Pedro ningún proyecto le ha durado más de dos semanas”. Ultimamente anda diciendo `donde dije digo…´ a propósito de cataluña y de sus relaciones con Podemos. ¡Qué personaje!

  2. Tras mucho tiempo debatiendo acerca del mismo tema hoy tengo la impresión, dentro de lo que cabe, hay una cierta moderación. Eso es bueno.

    Hubo mucho tiempo para no atizar la ira, para ser ponderado en las críticas y para no caer en la propaganda, y muchos -en este blog, Guridi su principal representante- tomaron otro camino. Aquí estamos hoy sin que nadie todavia reconozca el más minimo error en el transcurso de de este proceso, que basicamente empieza con las primarias Madina-Sanchez y se dispara tras las sucesivas elecciones de 2015. Porque los errores de Sdiaz y adláteres son un elemento capital en haber hecho de un politico tan de poco poso como Psanchez lo que es hoy. Primero le dieron las primarias contra Madina, dándole los mandos y los focos, y luego lo quitaron de la peor manera y en el peor momento posible, dándole la palma del martirio. Desde luego quienes hayan aconsejado o impulsado este proceder seria muy recomendable que se dedicara a otras cosas un par de añitos hasta que les volviese la inspiración.

    Desafortunadamente las primarias, que deberian ser unos procesos casi sosos y para elegir al que uno crea mejor, se han convertido en un proceso de muchas heridas abiertas, muy visceral, donde prima lo negativo y en el que parece que se trata de escoger entre lo malo y lo peor. Asi se habla de que “fulano es un rey que vuelve a pedir sangre” o que “fulana tiene que venir a echarlos a latigazos” o de que “fulano debería estar expulsado del PSOE”. Como si al día siguiente de las primarias unos y otros no fueran a estar en la misma organización, o tuvieran que trabajar juntos en un proyecto común. Mal panorama que habrá que ver como se arregla. Eso será materia de otros post.

    Tratando de ser lo más objetivo que uno puede, lo cierto es que ambos candidatos presentan bastante similitudes en procedencia (aparato PSOE desde juventudes) y virtudes políticas (olfato y osadía). SDiaz por su parte diria que entiende mejor al partido y ha sabido armar apoyos muy relevantes a su alrededor, mientras PSanchez, aunque sea de casualidad, ha sabido interpretar mejor el pulso del electorado PSOE. En el debe de cada uno, tambien cosas similares, escaso espesor en las propuestas y ausencia de estructura perceptible en ellas. Sdiaz se presenta con el monoargumento de que ella es “la candidata para ganar el PP”, y Psanchez con el suyo de que es “el candidato de la izquierda/las bases”. Poco alentador.

    No hay hueco, o ánimo para otros perfiles de canidadtos con ideas a medio plazo, como por ejemplo lo serían Madina y Urquizu, por poner los dos ejemplos que a mi me resultan más familiares, seguro que hay alguno más. Ninguno de ellos ha dado un paso adelante. Debo decir que entendiendolo, me disgusta y desanima, porque por ahí es por donde se sale de este marasmo pantanoso, y no teniendo que escoger entre lo malo y lo peor.

    Guridi acaba el post de hoy argumentando por qué le parece Psanchez terrorífico. Yo, tratando de mirar, en lo que puedo, por encima de la sarracina nuestra de cada dia, digo lo mio (ya dicho muchas veces): el PSOE contaba con 12 millones de votos en 2008 y hoy tiene la mitad . El PSOE debe plantearse si quiere evolucionar hacia ser una izquierda del siglo XXI, con posiciones en fiscalidad, regulación y servicios publicos herederas de las de la izqierda del 20, o prefiere cerrar esa etapa, aceptar la narrativa y metodo liberal y tirar por ahi.
    Personalmente escogeré siempre quien se acerque a la primera, por convicción, por afinidad y tb, porque no, por haber menos competencia. En la segunda via no creo, no ha salido muy bien en los ultimos años tampoco, y digamos que otros ahi tienen mucho mejor plantado su negocio

  3. Siguiendo con el argumento de Laertes, añado hacia donde debe ir el pensamiento socialista una vez que , pese a los gobiernos de Rajopiyus Lecter “El Displicente” , los objetivos sociales del PSOE como son la enseñanza y sanidad publica y los nuevos derechos adquiridos en la etapa de gobierno de Ziluminatius que hoy ya no pone nadie en duda , a pesar de los gallardones de turno, estan consolidados socialmente y forman parte de nuestra idiosincracia como pais y de nuestro sistema de bienestar social….adi que hago mias las palabras de Rodriguez Ibarra ““me atrevo a apelar a la generosidad y al talento de los tres candidatos para que se retiren y aúnen sus fuerzas para hacer un Congreso en paz y centrado en adaptar la socialdemocracia a la globalización y a la robotización”…aunque no comparta la suspension de estas elecciones como el pide.
    Lo importante de estas elecciones no es el resultado que de un ganador sino el proyecto politico que saldra del proximo congreso.
    En fin , cada uno ve el patio según el almuerzo que lleve..
    …te cambio un Bony por un Bucanero…jeje.

  4. Un error que habrá de corregir la nueva dirección es la suspensión de esta guerra civil a plazo fijo que son las primarias del PSOE.
    En el único lugar que tienen sentido es en EE UU con su pintoresco sistema de globos , bandas de música , cadenas de TV y mensajes- por lo general bastante simples -dignos de un país tan grande y neurótico.
    Allí Pedro hubiera sido un gran fichaje , un excelente vendedor de automóviles, envuelto en descomunales banderas de barras y estrellas.
    Antes de subir a la tribuna del Congreso recabaría todas las opiniones de sus miembros por el pasillo , quedándose con la última para desconcertar a todo el mundo. En este drama destaca la presencia de segundos espadas en los que intuimos un sentimiento del ridiculo ajeno parecido al que nos embarga.
    No tiene remedio .

  5. Bueno , quizás haya algun remedio factible a pesar de la ultima afirmacion de Guridi..”La gente reprocha a Javier Fernández que dijera que a Pedro Sánchez se le “derrocó”. Lo dijo con ironía, pero sólo se derroca a los reyes. Y yo no quiero a un rey al frente del PSOE.”…ejem…por que no nombrar a otro Felipe como nuestro rey a Felipe VI como presidente onorifico , mas que nada para que Pablito Churchix “El Aberchalao” no se lo apropie para formar gobierno..vamos digo yo…
    Llamenme flipao , pero a que nadie ha pensado en esa posibilidad…al ser unica es certera…
    Llamenme flipao.
    .JAJAJA…que nervios.

Deja un comentario