Debateros de guardia

Como todos los años, este mes de agosto se suspende la publicación diaria de un artículo y queda el blog abierto para que los debateros de guardia aporten los comentarios que consideren oportunos. Felices vacaciones.

33 pensamientos en “Debateros de guardia

  1. ¡Que calor!…malditos mosquitos.
    No me extraña que Rajopiyus Lectar “El Displicente” se vaya de vacaciones contento por haberse conocido ,las alimañas se regodean en el infierno que han creado,se sienten como los cerdos en la mierda ,esperando que caiga uno ,para devorarlo….¡glups!.

    En fin,,pesadillas de una noche de verano….o no…

    ¡¡¡Que alguien me pellizque!!!….JAJAJA….que nervios.

  2. El CIS, Rubalcaba y la herencia de ZP
    Infolibre
    Ángel González Bardají
    La encuesta de julio del CIS cuyos datos se han dado a conocer este lunes marca el peor resultado para el Partido Socialista de toda la serie histórica (21,2% de voto estimado). Los resultados se agravan si se considera específicamente la intención directa de voto; un 10,6%, que desplaza al PSOE a la tercera posición, tras el PP y Podemos, que obtiene un 11,9%. El dato empeora incluso los funestos resultados de las elecciones europeas, en las que el PSOE obtuvo la peor marca de su historia reciente (23%). El mapa electoral que dibuja esta oleada del CIS presenta un PP erosionado pero resistente que se alza con el monopolio conservador y un área progresista sumamente fragmentada en la que el PSOE lleva las de perder ante el empuje de Podemos.

    Como el trabajo de campo de la encuesta ha sido realizado entre los días 1 y 9 de julio, es decir cinco semanas después de las elecciones europeas, del anuncio de la dimisión en diferido del secretario general y de la convocatoria de un congreso extraordinario del PSOE, hay que considerar que esta oleada del CIS recoge el legado electoral y político del mandato de Alfredo Pérez Rubalcaba y nada tiene que ver con la gestión de su sucesor, Pedro Sánchez, que resultó elegido días después de cerrarse esta encuesta que ahora conocemos. La pregunta es ¿cómo discriminar la parte del legado que corresponde a Rubalcaba de aquella que atañe a Zapatero?

    La respuesta que se ha ido abriendo paso hasta fecha muy reciente en el seno del PSOE y en sus áreas de influencia es la inspirada por el ya exsecretario general y sus promotores y afines, entre quienes destacan los propietarios, columnistas y opinantes del diario El País, pero no solo. En síntesis, esta versión sostiene que la causa única y exclusiva de los desastrosos resultados electorales cosechados de forma insistente por el PSOE en los últimos años reside en “la envenenada herencia de Zapatero”. Rubalcaba no sería, por tanto, sino una víctima de Zapatero, acaso la última y más cualificada y desdichada.

    Esta teoría mezcla el indiscutible desgaste ocasionado por las medidas de ajuste aprobadas por el Gobierno socialista en mayo de 2010 con una aproximación simplista y maniquea a la figura de Zapatero, descrito como expresión de todos los males imaginables: improvisación, superficialidad, frivolidad, radicalismo opuesto al acervo felipista de raigambre socialdemócrata…

    Quizás quien con mayor desenvoltura haya expresado esta teoría es Soledad Gallego Díaz (“seguramente Rubalcaba no tuvo mucha suerte cuando se tropezó con Zapatero y se integró en su equipo…” El País, 29 de junio de 2014). Así aparecen definidos los dos personajes: el frívolo Zapatero y el confiable y voluntarioso Rubalcaba. Cualquier persona poco versada en la historia reciente del PSOE podría pensar que Rubalcaba paseaba apaciblemente por el madrileño Parque del Oeste cuando su destino se cruzó con el de un irresponsable Rodríguez Zapatero que había salido a estirar las piernas desde su vecino despacho de Ferraz.

    Brazo derecho y apoderado plenipotenciario de Zapatero

    Dejando de lado los pormenores del “tropiezo” entre ZP y Rubalcaba, no cabe duda que Rubalcaba no fue un mero “integrante” de los equipos de Zapatero sino un elemento decisivo en su gestión de Gobierno: fue su brazo derecho y consejero más influyente durante la primera legislatura (2004-2008) en la que pilotó los dossieres más espinosos, como el fallido Estatut de Catalunya; y fue su ministro y apoderado plenipotenciario en la segunda (2008-2011). Hasta el punto de ser designado por el propio Zapatero vicepresidente primero en octubre de 2010 y candidato único a su sucesión en junio de 2011.

    Sin embargo, la visión acerca de la posición y el papel de Rubalcaba no ha sido siempre la misma. Quienes lo consideran hoy una víctima póstuma de Zapatero lo veían como el antídoto perfecto contra los desvaríos de ZP; alguien dotado de cualidades tan providenciales (“inteligencia, profesionalidad, preparación, responsabilidad, convicción, solidez…”) como para neutralizar los desvaríos de ZP.

    El día de octubre de 2010 en que se produce la designación de Rubalcaba como vicepresidente, El País proclama: “Zapatero se encomienda a Rubalcaba para rescatar al Gobierno y al PSOE”. A principios de enero de 2011, cuando las encuestas no dan señales de torcer su funesto rumbo, el periódico bautiza a Rubalcaba “La liebre eléctrica de Zapatero” y agrega “El vicepresidente muestra incomodidad por la creencia de que pretende disputar el poder a quien se lo ha dado”. Sin embargo, ese mismo día, uno de los barones más próximos a Rubalcaba, el extremeño Fernández Vara no disimula sus preferencias en el mismo diario: “Tengo tres candidatos (a líder del PSOE) : Alfredo, Pérez y Rubalcaba”.

    Las encuestas no se dan por enteradas y la liebre eléctrica no acababa de arrancar; lo que no impidió que El País prosiguiese su cruzada y el 3 de abril insistiese: “Rubalcaba es el candidato preferido”, vaticinando una pronta recuperación del voto socialista si se eleva su rango y se le confían mayores responsabilidades.

    Pero las encuestas (y los encuestados) son tozudos. Y sobreviene la derrota en las elecciones municipales y autonómicas de mayo. La interpretación de los promotores y aliados del vicepresidente es unánime: la dosis de Rubalcaba no ha sido suficiente. Es urgente desalojar a Zapatero (que previamente había anunciado que no concurriría a las siguientes elecciones generales) y entregar todo el poder a Rubalcaba.

    Tras evitar cualquier engorroso procedimiento electoral, Rubalcaba es proclamado candidato electoral. “Zapatero y los barones nominan como el ‘mejor’ y el único candidato a Rubalcaba”, prorrumpe El País. Las encuestas tampoco reaccionan. Pero sí lo hace El País, que acude nuevamente para suplir el refuerzo que no aportan ni los votos ni los sondeos y exclama tras el acto de proclamación del candidato: “Rubalcaba supera la prueba del liderazgo”.

    Pero en noviembre llega de nuevo el momento fatídico de las elecciones. Bajo el liderazgo de Rubalcaba, el socialismo cosecha el peor resultado de su historia en unas elecciones generales. No importa. El análisis ya está trazado de antemano. El 19 de noviembre, ¡la víspera de las elecciones que perderá estrepitosamente!, El País traza una nueva semblanza de Rubalcaba: “El político imprescindible” y lo describe como “el hombre competente y competitivo al que teme la derecha”.

    Una nueva oportunidad

    No ha sido suficiente. Hay que dar una nueva oportunidad a Rubalcaba que, liberado definitivamente del estigma de Zapatero, obrará por fin el prodigio. Y así es elegido secretario general del PSOE por un estrecho margen. ¿Y qué sucede desde entonces? Tras un efímero destello, las encuestas continúan deslizándose hacia abajo. ¿Cuál es entonces la explicación?¿Si Zapatero ha desaparecido de la escena, quién puede ser el culpable? ¡La herencia de Zapatero!, el espectro del expresidente se cierne sobre su heredero y lastra su despegue. En este punto existe una curiosa coalición entre los voceros del PP y la dirección del PSOE puesto que ambos atribuyen en estéreo toda la responsabilidad al exmandatario que ha renunciado a defenderse y se ha ofrecido como chivo expiatorio.

    ¿Cuál es el remedio que propone la dirección socialista? La espera y el olvido. Bastará dejar transcurrir el tiempo suficiente para que el olvido produzca su efecto balsámico y el desgaste del gobierno de Rajoy facilite el regreso del péndulo a su extremo opuesto, devolviendo la mayoría al PSOE.

    Pero las encuestas se suceden y se reiteran. Y cuando hubieran debido mejorar, empeoran. En la oleada del CIS de abril de 2013 la intención directa de voto del PSOE se desploma por debajo del 14%, línea que nunca más volverá a superar (tras las generales del 2011 se movía en el entorno del 20%). En paralelo, la valoración de Rubalcaba se derrumba desde las cotas del 4 sobre 10 hasta un 3 sobre 10, nivel del que no volverá a recuperarse.

    Por su parte, la confianza en el líder socialista desciende hasta cotas extremas (más del 90% de los encuestados manifiestan tener poca o ninguna confianza en Rubalcaba) y se mantiene en esa sima hasta el término de su mandato.

    Para colmo de desdichas, el desplome electoral del PSOE se ha producido en paralelo a un ascenso del peso electoral de la izquierda, pero otras opciones, especialmente Podemos, están atrayendo a los votantes decepcionados.

    El ejemplo británico

    ¿Era inevitable ese desenlace? La comparación con lo sucedido en otros países próximos parece indicar lo contrario. El Partido Laborista británico sufrió una estrepitosa derrota y sin embargo inició una recuperación sostenida que le ha situado en cabeza en los sondeos bajo el liderazgo de Ed Milliband, un ex ministro del mismo premier que fue castigado en las urnas, Gordon Brown. Otro tanto ha sucedido en Portugal, donde el Partido Socialista ha escalado a la primera posición en las encuestas tras un calamitoso final en el que no faltó siquiera la intervención del país por la troika comunitaria.

    Una encuesta de GESOP para El Periódico realizada tras las europeas del 25 de mayo proporcionaba alguna clave para entender lo sucedido. La mayoría de los votantes y exvotantes socialistas manifestaban que la causa principal de desafección no radicaba tanto en las decisiones del pasado (“la herencia recibida”) sino en la falta de renovación y la ausencia de un proyecto alternativo.

    Como quiera que sea, todas las encuestas, en especial la publicada este lunes por el CIS, reflejan una evidencia abrumadora: bajo el liderazgo de Rubalcaba el castigo soportado por el PSOE no se detuvo. Muy al contrario, ese castigo se renovó y se recrudeció. La sanción de los votantes a la oposición ejercida por el equipo de Rubalcaba ha llegado hasta el extremo de poner en riesgo la primacía de su partido sobre el voto progresista español y quién sabe si la supervivencia de la formación política a la que consagró su vida.

    Finalmente, en una ironía del destino, Rubalcaba ha terminado siendo víctima de la estrategia que sus promotores y aliados urdieron para sustituir a Zapatero por el propio Rubalcaba. Una estrategia que consistió en exagerar tanto los defectos de Zapatero como las virtudes de Rubalcaba hasta convertir a ambos personajes en verdaderas caricaturas de sí mismos. Una estrategia que suponía, además, una enorme simplificación de los problemas económicos, sociales y políticos de España, reducidos a un déficit de liderazgo. Estrategia que finalmente sirvió más a los intereses de Rajoy y al Partido Popular que a los de Rubalcaba y a sus apoyos mediáticos y partidistas de la vieja guardia del PSOE.

    De hecho, el argumento de la “herencia recibida” ha servido de excusa tanto a Rajoy para justificar su incapacidad para resolver los verdaderos problemas de España como a Rubalcaba para justificar la suya a la hora de resolver los verdaderos problemas del PSOE. Se diría que en eso consiste la paradoja de Rubalcaba: un número dos que alcanza el ascenso largo tiempo ansiado a número uno y que, tras lograrlo, se ve huérfano de un número uno a quien achacar los tropiezos propios. Rubalcaba ha vivido en la contradicción entre su necesidad de recordar y magnificar el problema de la herencia de Zapatero para justificar sus malos resultados y la necesidad de que se olvidara la herencia de Zapatero para poder remontar en las expectativas de voto. Incluso cuando comprendió que su electorado no estaba tan preocupado por el pasado como por el futuro, y a pesar del trabajo realizado en la Conferencia Política, no fue capaz de encarnar la renovación del PSOE.

    Y así lo muestra este último sondeo del CIS: Rubalcaba quedó convertido él mismo justamente en aquello que tanto denostó, la herencia más pesada de ZP.

  3. No tengo ni idea de quién es Chema Arraiza pero es seguramente lo más sensato que he leído sobre la tragedia de Gaza-Israel

    Los hijos del otro
    Infolibre
    Chema Arraiza

    ¿Hay cura para tanto fanatismo? ¿Hay alternativa a la locura fanática que domina el penúltimo capítulo del conflicto palestino-israelí? Es exasperante contemplar al Gobierno de Benjamin Netanyahu y a Hamás inmersos en un espectacular ritual tan violento como autocomplaciente. Son dos violencias fanáticas en el sentido que al adjetivo le dio Amos Oz. El fanatismo es la violencia de aquellos enfermos que creen que su “justicia” es más importante que la vida. En este caso la violencia es esencialmente enfermiza, puesto que empezó golpeando a niños y adolescentes y continúa cebándose en ellos, ya sea jugando en una playa o durmiendo en la improbable seguridad de un refugio de Naciones Unidas.

    La idea no es nueva. Atacar a los hijos del otro no es una estrategia original. Es una fórmula simple: toca a sus hijos y perderá el control de sí mismo. Es un juego tan sencillo como malvado y con un potencial inigualable para movilizar al público. Así, el asesinato estratégico de adolescentes israelíes para provocar una nueva escalada seguía al viejo e infame principio revolucionario de acción-reacción. Las venganzas, ya sea directamente en forma de secuestro y asesinato (el de Mohamed Abu Khdair) o en forma de “daños colaterales”, han tenido efecto multiplicador. Ahora unos y otros tienen niños muertos por los que movilizarse y dejarse matar –y gobernar– aún más.

    Y es que los hijos del “otro étnico” son un detonante infalible. Lo simple funciona. De hecho, el comienzo de esta ola violenta tenía algo de pogromo institucional contra Gaza, justificado en el asesinato de los tres adolescentes israelíes. Paradójicamente, los rumores sobre asesinatos de niños fueron un detonante clásico de los pogromos medievales contra las comunidades judías. Pero no hace falta buscar precedentes. Como puntualiza Oz, las jugadas del fanatismo son anteriores al judaísmo, al cristianismo y al islam. Anteceden a la idea de justicia y a las comunidades imaginadas del nacionalismo. Mato a tus hijos para que me agredas y me conviertas en víctima o héroe a los ojos de otros. O quizás te acuso de matar a mis hijos para luego atacarte en defensa propia. En términos de Max Weber, la racionalidad instrumental del asesino prende fuego a la racionalidad de valores de su público.

    La violencia en Israel y los territorios ocupados es ya mektoub, en árabe un destino inevitable. Es el resultado de empeñarse en mantener un statu quo de cuasi-apartheid los unos o apoyar masivamente –mejor dicho, desesperadamente– a los fundamentalistas de Hamás los otros. Ésta es una mala receta para un futuro tranquilo. De hecho, ninguna de las partes parece tener la menor esperanza –ni intención– de triunfar en el sentido militar. No es difícil intuir que bombardear al vecino, ya sea con los drones inteligentes de Israel o los cohetes caseros de Hamás, no es la mejor estrategia hacia la paz. Ninguno de los actores más poderosos quiere paz, sino afianzar su poder en el limitado entorno de la política doméstica respectiva. Lo que le ocurra al otro –su mektoub– importa menos que afianzar una cuota de poder a base de presentarse como el más grande patriota ante el constituyente. Las élites compiten en brutalidad entre ellas por demostrar quién es más violentamente patriótico y fiel a su dios.

    El Gobierno israelí y Hamás han dejado atrás el dilema fundamental de la seguridad –construir la convivencia o preparar la guerra– desde hace años y han tomado el camino más embarrado. La paz es descartada en un juego de relaciones en las que la violencia es aceptada, si no deseada, por ambas partes. De hecho se ha convertido en un juego eminentemente mediático donde cada bombardeo es un espectáculo televisivo, un reality. Las justificaciones son poco originales. “Israel usa las armas para defender a la población, Hamás usa a la población para defender las armas”, reza un eslogan publicitario que está siendo difundido estos días por las redes sociales afines a la Operación margen protector. Escuché ese mismo argumento tras las operaciones del Ejército serbio en la guerra de Kosovo. Había que erradicar a los terroristas albaneses que se escondían bajo las casas de los civiles y para ello, “desafortunadamente” quemarlas. Es un discurso orwelliano donde el desplazamiento forzoso es presentado como una medida humanitaria. Te echo de tu casa para salvarte la vida.

    Una colega neoyorquina israelí me dice que entiende la gravedad de la situación, para luego afirmar que “desafortunadamente las muertes civiles son inevitables”. El lobby israelí distribuye, convenientemente, imágenes e historias seleccionadas para el consumo de personas como ella. Manifestantes musulmanes atacan una sinagoga en París. Soldados israelíes protegen a niños palestinos de las balas. En las guarderías israelíes los niños aprenden a refugiarse bajo las mesas con una canción estilo Barrio Sésamo, etcétera. No son mentiras: son verdades escogidas. Narrativas tan parciales como las del otro “bando”, si bien algo más estomagantes considerando el enorme número de víctimas civiles (niños incluidos) en el frente palestino. Si mi misil le revienta junto con su casa, es por que usted es un escudo humano. Si me equivoqué, perdone las molestias. Mención aparte merecen las llamadas explícitas al asesinato, como las de la parlamentaria Ayelet Shaked, del ultraderechista Hogar Judío, quien propone matar a las familias enteras de los militantes de Hamás para evitar que sigan produciendo “serpientes”. No hay que subestimar el poder de la propaganda por parte de unos y otros. Las justificaciones que escucho respaldando a Hamás no son menos chirriantes. A menudo son grandilocuentes referencias al derecho de autodefensa. Como si lanzar bombas a ciegas en territorio israelí fuera una forma legítima de defenderse. Es una barbaridad que sólo reproduce más violencia. Su único beneficiario es Hamás, que ve consolidar su poder en su rol de héroe salvador frente a Al Fatah.

    Basta imaginarse a ETA haciendo algo parecido para entender lo que significa para la población israelí (además de los miles de árabes, cristianos y otros que viven dentro de Israel) el saber que en cualquier momento te puede caer –a ti o a tus seres queridos– una bomba “autodefensiva”. En algunos discursos propalestinos que leo en España Hamás apenas es mencionado. También son ignoradas importantes organizaciones israelíes que apoyan la paz y el respeto a los derechos humanos, como B’Tselem o partidos de la izquierda pacifista. A veces Hamás es excusado como una reacción natural ante la opresión (“autodefensa”). Como si Hamás y la totalidad de la población y las fuerzas políticas palestinas fueran un solo ente. Resulta sorprendente que algunos analistas de izquierda apoyen abiertamente a los proponentes de una teocracia en la que los derechos de nadie (especialmente las mujeres) estarían a salvo y conceptualmente cercanos a los todavía más delirantes “grandes califas” del Estado Islámico de Irak y el Levante.

    Así, languidecen narrativas que comparan sin rubor a Israel con la Alemania nazi, usando a la ligera el término “genocidio”, obviando un precedente más cercano y ajustado, la Sudáfrica del apartheid. Muchas acusaciones y pocas propuestas originales de paz. Los israelíes que apoyan la operación (que también suelen abusar de referencias gratuitas al Holocausto) no están menos enfermos de fanatismo que quienes dicen comprender la estrategia de Hamás. He llegado incluso a escuchar a personas decir que los tres adolescentes israelíes probablemente murieron en un accidente de tráfico o ahogados. Este principio de creatividad autocomplaciente es usado por las dos partes (por ejemplo, culpando a Hamás del bombardeo de la escuela de Jabaliya): cualquier mentira es mejor que aceptar que en el bando propio hay asesinos despiadados.

    El Gobierno de Israel sabe con certeza que su operación no va a acabar con Hamás y éste es muy consciente del poco daño que sus cohetes van a infligir a su enemigo. Los dos grupos de poder están poniendo en práctica un show político para sus espectadores respectivos donde las víctimas civiles son utilizadas por ambos bandos. Lo triste es que ambos argumentos son incontrovertibles. Porque hay crueldad en unos y otros. Del mismo modo hay espectadores ávidos de sangre y drama, que aplauden las víctimas del “otro”. La imagen de jóvenes israelíes sentados en colinas de Sderot contemplando el bombardeo de Gaza (tuiteada por el periodista Allan Sorensen) fue repugnante, pero no sorprendente. Lo único que los diferenciaba del resto es la pantalla del televisor como intermediario. ¿Qué mejor reality que ver un bombardeo en directo? La misma tarde ocho personas murieron en una cafeteria junto al mar en Gaza mientras veían la final entre Alemania y Argentina. Podría haber sido el guión de un cuento pacifista, pero la realidad superó la ficción.

    Mektoub, destino en árabe, era también la palabra que utilizaba el personaje de Leïla Al Bezaaz en El hijo del otro (2012), de Lorraine Lévy. Leïla, interpretada por Areen Omari, es la madre palestina cuyo hijo es entregado por equivocación a una familia israeli la noche en que nació (también bajo las bombas). A cambio recibió al hijo de una pareja israelí. En la escena, ambas madres miran al director del hospital con cara de circunstancias mientras éste se disculpa por un error cometido hace 18 años. Ví la película casualmente el día en el que apareció el cadáver de Mohamed Abu Khdair, el chico palestino de 17 años quemado vivo como venganza por las muertes de los tres adolescentes (Eyal Yifrah, de 19 años; Gilad Shaar y Naftali Frenkel, los dos con 16 años), cuyos cuerpos fueron encontrados en Hebrón previamente. En la película, hay una escena reveladora en la que las dos familias cenan juntas por primera vez. Los dos matrimonios a duras penas pueden ocultar su incomodidad (especialmente los hombres), mientras que sus hijos e hijas, –“intercambiados” o no– charlan y juegan tranquilamente. Como en la vida real en Oriente Próximo, son los adultos los que no saben comportarse. La alternativa a su fanatismo es que pongan la vida de sus hijos por encima de sus obsoletos ideales nacionalistas y religiosos, y negocien una paz duradera. O que gobiernen otros.

  4. Lo del tal Arraiza es tan vomitivo como todo lo que lleva publicando InfoLibre (que título tan poco apropiado para ese panfleto infame) sobre Gaza. Pero la cosa no tiene remedio: la mentira es tan extensa como la que se difundió durante la operación Plomo Findido, hace ahora 5 años, y por más que -apenas un años después- hasta Hamás reconciera que las cifras ciertas sobre víctimas -civiles y militares- eran las que había proporcionado Israel -no las que había difundido previamente Hamas que los medios europeos reproducían fielmente-, ni uno sólo de los embusteros profesionales reconoció su error; y ahora reinciden. Este Arraiza tiene hasta la desfachatez de citar a Amos Oz, ese literato judío cuyas opiniones políticas eran invariablemente reproducidas por la prensa progre española, porque eran críticas con su gobierno y que, misterioisamnete, ha desaparecido de nuestros medios en esta crisis, seguramente porque, como la mayoría de la juiciosa sociedad israelí, en esta ocasión ha apoyado activamente la muy justa intervención de su ejército contra Hamás. Lo de la prensa española no tierne remedio.

    ::::::::::::::

    La encuesta del CIS confirma la previsión que parece cada vez mas razonable. Podemos fagocitará a la pusilánime IU e impedirá cualquier posible alternativa al PP. El espectáculo que está dando la izquierda española -el pueblo de izquierda, que diría un francés-, es tan patético que se merece una década de oposición.

  5. La encuesta del CIS parece reflejar que la gran mayoría de los indecisos que suelen votar centro/derecha siguen aún indecisos, mientras que los indecisos que votan centro/izquierda dejan de estarlo y se suman a Podemos.

  6. Mi opinión es que la tendencia ciudadana a salirse del bipartidismo clásico se refleja desde ya en una ya clara postura de los que consideran a Podemos como clara alternativa a ser bisagra, mientras que el resto de posibles partidos bisagras, como pudiera ser UPyD, no acusarán movimientos en la intención de voto hasta que las elecciones no están más cercanas, y a resultas de como los dos partidos mayoritarios se vayan desnvolviendo. Yo creo que Podemos ha capitalizado ya bastante intención de voto y tiene más riesgo de bajar posteriormente, que otros partidos políticos que subirán en intención de voto a medida que se acerquen las elecciones. La corrupción tendrá efectos devastadores en los dos grandes partidos, aunque el que hoy ostenta el poder se beneficiará de una posible mejoría en la situación conómica y el empleo, si es que se da. Es mi teoría de la empleada de hogar que es valorada por muchos ciudadanos como limpia y buena cocinera y a la que se le perdona, por ser un mal endémico común a todos, que sise en la compra. La ciudadanía de centro derecha está más por esprar que el PP se regenere, y tragará bilis si hace falta con ello, que por la cesión temporal del voto a la extrema izquierda.

  7. El problema para el PSOE es que tiene que definir destino y rumbo, mientras el PP solo rumbo.

  8. Joe Barañaín, te pierdes. Soy el primero en renegar de muchas de las acusaciones que se hacen a Israel, por exageradas, por no tener en cuenta el contexto, por opinarse sin conocer en absoluto, etc. Pero no me venga con que la exageración en las cifras invalida que sea una brutalidad matar a los centenares de palestinos que Israel reconoce matar. Como dice Arraiza y sabemos todos los que conocemos un poquito el tema, Hamás es de echar de comer aparte, secuestra, mata y tira cohetes indiscriminadamente. Israel tiene perfecto derecho a defenderse pero no a hacerlo a cualquier precio. Si te atacan desde una escuela de la ONU, lo filmas, lo documentas, lo denuncias y luego cierras la escuela. Pero no puedes bombardearla y menos cuando sabes, porque ya ha pasado, que van a morir un montón de civiles. El Estado español tenía perfecto derecho a defenderse de ETA pero no bombardeando una herriko taberna en el que sabía que estaba un etarra al precio de que murieran los demás, por muy batasunos que fueran.
    La diferencia entre el gobierno israelí y yo, como con muchos israelíes, es que no consideramos como Vd y Netanyahu, entre otros, que tener la razón garantice no perderla porque autoriza a todo.

  9. Pues no, de perdido, nada; me veo perfectamente orientado en el tiempo y en el espacio. Por el contrario, confío en que se deba a una desorientación pasajera que LNBL escriba eso tan divertido de que “si te atacan desde una escuela de la ONU, lo filmas, lo documentas, lo denuncias y luego cierras la escuela” (¡?) o esa absurda comparación con la acción policial contra ETA. Estoy seguro de que hasta LBNL, una vez leído lo que ha escrito, pensará que podría haberlo hecho mucho mejor.

    Menos mal que en Israel no se toman muy en serio esas consideraciones sobre la “proporcionalidad” tan en boga entre nosotros. El día en que empezaran a aplicar respuestas “proporcionadas” -es decir, tras recibir un cohete, disparar otro sobre Gaza, pero haciéndolo igual que Hamás, o sea, indiscriminado y tras recibir diez, disparar diez y así sucesivamente-, entonces sabríamos de verdad lo que es una matanza.

    Claro que también podría aplicarse el criterio de la señora Navy Pillary, representante del infame Consejo de Derechos Humanos de la ONU (nunca un nombre fue tan inadecuado para desiganr un organismo político), que criticaba a israel y EEUU por no compartir con Hamás su escudo antimisiles. Pero, en serio, creo que eso nunca va a suceder. El llamado Consejo de Derechos Humanos no es que se merezca un misil o el ataque de un dron (aunque no se perdería nada bueno) pero sí que los paises decentes retiraran sus aportaciones economicas y su participación en el engendro.

  10. Hola!! Acabo de leer este artículo sobre los explosivos DIME. He buscado más artículos sobre dichos explosivos y no he encontrado casi ninguno en la prensa española…. ¿significa que los que publican estas noticias mienten, o significa que los que no la publican ‘ocultan’?

    “Las municiones DIME fueron desarrolladas por la Fuerza Aérea de Estados Unidos en 2006 y desde entonces se han probado de forma reiterada sobre la población de Gaza, sirviendo como ratas de laboratorio para la Industria armamentística de Israel. Las bombas DIME contienen tungsteno, un metal cancerígeno que produce unas explosiones muy destructivas que seccionan la carne y los huesos, a menudo acarreando discapacidades de las extremidades interiores de las personas que se encuentran en el radio de la explosión.”

    http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2014/07/15/israel-esta-utilizando-los-bombardeos-sobre-la-franja-de-gaza-para-experimentar-nuevos-tipos-de-armas/

  11. Joé Barañaín (está vez con acento) de verdad que te pierdes pese a tener el tiempo y el espacio controlaos. De verdad de la buena.
    Mira tu, el día que Israel hiciera lo que Hamas, le meteríamos en la lista terrorista de la UE. No está, ergo, claro que se porta mejor. Otrosí, lo de “o esa absurda comparación con la acción policial contra ETA” me lo argumente, por favor, que si no por mucho LBNL que semos, me quedo paditifuso.
    Lo del terrorismo es muy jodido porque los terroracas son malos, obviamente, y si en vez de pegar tiros en la nuca lanzan cohetes indiscriminados que pueden caer en poblaciones civiles con alarmas que suenan y gente corriendo a los refugios, es más jodido pese a que a la fin y la postre casi nunca muera nadie, afortunadamente. Pero lo de responder a misilazos, desde tanques, cañones o drones, tiene su cosa porque lo de las ejecuciones extra judiciales no se lleva mucho. Primero porque conviene juzgar al criminal antes de matarlo, y si no es mucho pedir condenarle a carcel en vez de ejecutarlo. Pero segundo, porque el muy capullo a veces decide dormir con su mujer e hijos, o si es malo malísimo, en un refugio de civiles y entonces, a algunos nos parece que se pierde más matándolos a todos que esperando a otra ocasión para cogerle, a ser posible vivo y llevarle a juicio. Vamos, un suponer, lo que hizo el Mossad pillando a Eichman y llevándole a casa de estrangis en vez de pegarle un tiro por donde andaba escondido o, peor aún, matarle de un misilazo.
    No me se ponga tremendo que de lo que estoy hablando es del listón de represión o respuesta que Israel practicó toda la vida. Al mono leña que es de goma, pero al mono sólo. Y de paso evitamos tener que gastar energías excusándonos por cómo respondemos a los malos malísimos, cuya maldad palidece a ojos de cada vez mucha más gente en vista de las consecuencias que acarrean las respuestas israelíes.
    Pero oiga, si Vd quiere seguir viéndolo así, adelante con los faroles. Lamentablemente ya no puedo decirle que una parte muy importante de la sociedad israelí discrepa de la mal entendida solidaridad de los pro israelíes de fuera, porque la polarización israelí cada vez es más enconada. Pues oyess, que cada palo aguante su vela. Lo malo es que al final del camino de su análisis, aguarda el exterminio, de los Hunos o de los Hotros. Porque para coexistir hace falta un mínimo de entendimiento y para ello es preciso al menos un poquitín de entender al otro lo cual implica generalmente comprender que por acción u omisión los actos propios no son o han sido necesariamente los más conducentes a un escenario mejor. Pero mire, a mí no me va nada en ello, sólo la pena de sentir que tantos palestinos e israelíes sufren innecesariamente por la falta de sentido común, racionalidad y voluntad de sus dirigentes, de los de AMBOS. Y Vd siga batallando contra la ignominia, los embusteros profesionales y demás. Nada me gustaría más que dentro de 10 ó 20 años no se encuentre Vd todavía más enconado y más en minoría, junto a una sociedad israelí cada vez más fanatizada y agresiva-defensiva, EN PARTE por sus propias debilidades.

  12. O sea, LBNL, que considera que la lucha contra Hamás y su territorio propio es como la lucha antiterrorista de cualquier gobierno, que actúa en su territorio, contra algunos conciudadanos, con los medios habituales de su policía y tribunales. Vaya, pues le veo peor de lo que creía.

    :::::::::::::::

    Sarah, efectivamente, ElPaís.com cambió varias veces los titulares ese día. Empezó, como es habitual, titulando como si hubiera sido Israel el que rompió la tregua; luego, en la letra pequeña, ya se aclaraba que la acción israelí había sido en respuesta al previo lanzamiento de cohetes de Hamás, es decir, que había sido Hamás el que, una vez más, había iniciado las hostilidades rompiendo además la tregua previamente acordada.
    Pero eso es, como digo, la norma de la casa. Habitualmente, cuando Hamás lanza cohetes sobre Israel no aparece mención al hecho, hasta que no se produce la respuesta israelí; entonces sí, se titula que “Israel bombardea” o algo así, y uno tiene que leer todo para descubrir la verdad de la historia. Expira la tregua en Gaza y se reanuda el lanzamiento de cohetes
    Ahora mismo, en la web de El país se encuentra el titular de que “Expira la tregua en Gaza y se reanuda el lanzamiento de cohetes” que es una forma aséptica, tramposa, de evitar llamar a las cosas por su nombre. “Se” reanuda el lanzamiento, dicen, como si fuera un automatismo, o los cohetes surgieran de no se sabe dónde, para no decir que “Hamás (o la Yihad Islámica) no prorroga la tregua y vuelven a lanzar cohetes sobre Israel. Seguramente, a lo largo del día, modificarán el titualar; esperarán a ver qué dicen los del NYT u otros.
    trgeua.http://internacional.elpais.com/internacional/2014/08/08/actualidad/1407470646_037679.html

    ::::::::::::::::

    40.000-50.000 yazidistas aislados en las montañas sin agua ni alimentos, acosados por el yihadismo suní. Una minoría -de más de medio millón de personas- amenazada. Obama quiere ahora hacer algo para protegerlos: qué miedo, eso sí que es un presagio fatal para ellos. Menos mal que pronto veremos movilizaciones en las calles europeas contra la masacre de las minorías ajenas al islamismo fánático, a sus gobiernos mostrando su alarma ante los desproporcionado de la cosa y a Ban Ki Mon y su repugnante CDH sacando pecho.

    En fin, disfruten de las vacaciones. Ciao.

  13. ¿Si se hubiera reconocido el Estado Palestino, desde hace años ya, estaría pasando esta matanza ahora?

  14. Transcribo el artículo de Roger Cohen en el INYT de 11 de agosto de 2014.
    ¿Se oirán las voces de la consciencia?
    Hay buena gente y malos líderes en todo el mundo, pero quizás en ninguna parte más que en el medio oriente. Muchos israelíes y palestinos trabajan para establecer puentes, pero sus voces se pierden en la estampida de los dirigentes entrenados en el odio y la manipulación del miedo para consolidar su poder.
    Una dama israelí, Ruth Harari me contó hace poco cómo sus padres llegaron de Polonia en los años 1920 al que iba a ser Israel, aquí construyeron un Kibbutz, en el mismo ella se educó en los “valores y principios de la libertad, respetando a las personas cualesquiera que fueran”. Los parientes de sus padres murieron en el holocausto.
    Añadió: “Seguimos teniendo valores, por esta razón me duele como israelí ver las fotos y conocer cuantas víctimas , sobre todo niños, se están produciendo en Gaza consecuencia de los ataques israelíes y de la inclemencia de los jefes de Hamás. Tenemos que vivir juntos, hay que conseguir un acuerdo”.
    ¿De qué sirven estos nobles deseos? Son pisoteados por Hamás y por los defensore s israelíes de la expulsión de los palestinos de Gaza, Cisjordanía y a ser posible del mismo territorio israelí.
    No existe el centro. Con cada nueva incursión en Gaza, con el secuestro y muerte de jóvenes, aumenta el odio de 2 comunidades. Hanna Arendt escribió: “Bajo condiciones de terror, la mayoría de una población se someterá, pero una minoría se resistirá, y no se puede pedir razonablemente más que esto para que perdure en este planeta la convivencia humana.” La consciencia y la valentía individual son importantes, aunque parezcan impotentes, especialmente si lo parecen.
    He hablado con mi amigo el rabino estadounidense Andy Bachman. Acaba de volver de estar 2 semanas en Israel. Ha oído cosas odiosas. Asegura que nunca ha sido más imprescindible que los israelíes y palestinos moderados sumen sus voces por la negociación. Si no hay más remedio que desarmar a Hamás, la única manera de hacerlo es la de ganarse los corazones y las mentes de los otros palestinos ofreciéndoles progreso económico y justicia.
    Bachman, citó la historia bíblica de Samuel: A medida que se hace viejo, sus díscolos hijos le piden que les elija un rey para gobernarles. Samuel se dirije a Dios que le dice que si la gente obedeciera la Ley de Dios, no necesitaría un rey. Samuel les comunica esto, pero ellos insisten: “queremos ser como cualquier otro país; tener un rey que nos juzgue si actuamos mal y que nos defienda de nuestros enemigos”.
    Para Bachman, aquí queda reflejada la tensión entre vivir en un mundo divino de justicia perfecta y el mundo real donde hay que tomar decisiones imperfectas. El Zionismo era precisamente esto: el deseo de ser como cualquier otra nación; gente normal gobernada por un líder. Pero, claro, eso también significa tener que tomar decisiones dolorosas y a veces horribles. Como padre, me dijo, me desagrada muchísimo la pérdida de vida inocente. E igualmente me horroriza que Hamás haya emprendido su ataque, sabiendo que esta era la consecuencia.
    En Israel, Bachman dirige el proyecto Hand in Hand: Centro para la educación Judía- Arábica en Israel. Actualmente cuenta con 5 colegios bilingües con 1100 estudiantes. Ellos no solo aprenden ambos idiomas, sino sobre todo como funciona la coexistencia. Su objetivo es conseguir hasta 15 colegios integrados bilingües en 10 años.
    Al igual que las voces individuales que actúan en consciencia, esta misión parece insignificante en comparación con muros, controles, asentamientos progresivos, cohetes y bombas y el creciente proceso de enfrentamiento y negación. Son esa minoría que, según Hannah Arendt, puede hacer al mundo habitable. Son los que se oponen al miedo. Y los mercaderes de la guerra viven del miedo. Hace falta que los israelíes que busquen la equidad hagan oir su voz. Es imprescindible que exijan 2 estados en concordía. Y que los palestinos igualmente exijan abrir un debate entre ellos para reconocer sus desastrosos errores del pasado.
    La próxima vez que los israelíes hagan una manifestación pública exigendo viviendas baratas y otras demandas sociales que no olviden relacionar el fuerte gasto público que supone la ocupación permanente de Cisjordania con la falta de gastos sociales. Un fanático partidario de reducir a los palestinos a ciudadanos de 2ª clase, mató a Yitzhak Rabin. Otros israelíes actuando en consciencia y enfrentandose a una mayoría dominada por el miedo quizás consiga resucitar su gran objetivo.

    Hoy sale la noticia de un holandés que fue condecorado por Israel por salvar a un niño judio del holocausto. Ha devuelto la medalla después de que casi toda la familia medio palestina medio holandesa de su nieta haya muerto en Gaza por bombardeo israelí. Posiblemente esto les preocupe más a los israelies que las víctimas palestinas sin conexión internacional.

  15. Viendo una foto de un joven en Gaza escurriendose por debajo de un bloque de cemento de una casa derruida para buscar algún supervivente, me acordé inmediatamente de las escenas de la destrucción de Homs y Aleppo en Siria. Eran casi identicas. Me pregunté entonces que dierencia había entre el dictador de Siria Assad y el gobierno democrático de Netanyahu si son capaces de la misma destrucción de casas y pisos ocupados por la población civil. Enseguida salta a la vista que Assad destruye sus propias ciudades, importandole un comino sus propios súbditos, para destruir a sus enemigos que se han atrincherado en las mismas. Mantener su poder es más importante que salvar la riqueza humana e infraestructuras del país que domina. En el caso de Israel se trata de destruir un enemigo que le está lanzando cohetes, además esa población civil atacada, es manipulada por jefes que son enemigos de Israel. Por supuesto, todos nos indignamos cuando Assad y sus acólitos no dudaron en atacar una oposición que en principio solo buscaba reformas democráticas y nos pareció increible que luego pasase a destruir su propio país. No digamos cuando incluso empezó a lanzar bombas químicas con miles de niños muertos de asfixia. Nos pareció indignante que Rusia e Irán le respaldasen e impidiesen que la ONU pudiese condenarle. Todo esto pasó hace unos meses y ahora ha ocurrido lo de Gaza y también nos ha indignado profundamente a pesar de los eximentes mencionados. Pero para nosotros los judios son parte de la civilización occidental; sus científicos, filósofos, políticos y miembros de la clase media han contribuido grandemente a la creación de la cultura occidental. Como consideramos que esta acción tan cruel de destruir viviendas, colegios llenos de refugiados y las pocas instalaciones fabriles que hay en Gaza es inaceptable para los estandares ético de la civilización occidental, nos parece muy grave, casi más grave que el caso horrible de Assad, que nunca ha presumido de formar parte de la civilización occidental. Claro, que si repaso la historia, observo que en Occidente también se han dado guerras brutales en que se destruye a la población civil. Basta con recordar el exterminio nazi de la población judia y gitana, los bombardeos de Guernica y de Inglaterra (Coventry, Londres) y posteriormente los brutales bombardeos aliados sobre Alemania y, por último, las 2 bombas atómicas sobre millones de habitantes de Hiroshima y Nagasaki. Entonces, ¿está justificado mermar y destruir a la población civil hasta su sometimiento total al vencedor en todas las civilizaciones? Excluyendo a los nazis, como degeneración de la civilización occidental, vemos que para terminar la 2ª guerra mundial lo antes posible había que dejar a la población alemana y japonesa en la miseria más absoluta, para que condenaran a sus élites suicidas. Concretamente en el caso de Japón, estaban decididos a morir todos antes de rendirse. ¿Israel ha conseguido después de tanta destrucción y creación de miseria a la población de Gaza que se rindan y rechacen a Hamás? Me parece que más bien ha conseguido que el mundo occidental deje de verles como formando menos parte del mismo y me parece que cuando los ciudadanos israelíes hagan visitas a otros países e instituciones, se deberán sentir con cierta vergüenza y dificultad para defender a sus dirigentes sin tener que subir de tono su discurso. Todo ello por negar la obviedad de que los palestinos deben tener su propio estado. Que no debe haber ciudadanos de 2ª o 3º clase.

  16. Magallanes, hay otra imagen parecida a la de Gaza y que probablemente resulta una mejor analogía con Gaza e Israel: la capital de Chechenia, Grozny, totalmente destruida por Putin en respuesta a los ataques guerrilleros de islamistas salvajes chechenos. Eran y son terroristas y tenían bastante apoyo entre la población, ergo Putin y el ejército ruso destruyeron Grozny a sangre y fuego. Como Bibi. Increíble el artículo del Presidente de la Comunidad Judía española extrañándose de que tanta gente apoye a Hamás. A Hamás lo apoyará su padre! Me suena a Barrionuevo y tantos otros diciendo que o se está con ETA o con la Guardia Civil. Pues no, yo estoy con la civilización y contra la barbarie, con los derechos humanos y la legalidad internacional, y por tanto con el derecho de Israel a existir y el derecho de Palestina a tener Estado propio, viable y no sojuzgado. Estoy también con el legítimo derecho de autodefensa de Israel, frente a terroristas y cohetes, por supuesto, pero no con que ello le dé patente de corso para destruirlo todo sin miramientos. Criticaba Barañaín que yo hiciera un paralelismo con la lucha contra ETA. En efecto, es una situación distinta y como son dos territorios internacionales (porque Israel no tiene ningún derecho sobre Gaza) entonces hay que respetar el derecho de la guerra, las convenciones de Ginebra, e Israel no las respeta. No puede ser que dos tercios de los muertos sean civiles inocentes: indica claramente que tu listón es demasiado bajo.
    Lo peor es que no les ha servido de nada. Como dice toda la prensa israelí, Netanyahu, además, ha fracasado completamente y ahora está a punto de negociar un acuerdo con Hamás (No se negocia con terroristas!) por el cual va a tener que levantar el bloqueo y Hamás saldrá legitimado a ojos de la población palestina, ante la cual estaba cada vez más debilitada. En fin…

  17. Estupendo artículo de Juliá que cuelga PMQNQ. Es el segundo artículo en el que Juliá denuncia las mentiras que, desde cierta izquierda ( ¿ izquierda ? ) se difunden sobre la transición. Un perchero de chorradas en el que cuelgan sus discursos los telepredicadores del momento, con tanta audiencia. Conecta con el de Sanchez Cuenca, con quien coincido en que nos hemos tomado demasiado a broma a Rajoy y que, aunque SC utiliza la ironía en su artículo, va camino de una nueva victoria. Me encantaría equivocarme. La fragmentación de la izquierda, la crisis del PSOE, la inutilidad eterna de IU y los tontos útiles de Podemos le dejarán el camino libre para seguir en Moncloa. Hasta el tema de Cataluña se lo ha encausado ( sin querer ) el clan Pujol. Que vuelva a ganar un presidente corrupto con un partido corrupto dice también mucho de la sociedad que hemos creado. Por lo demás, el que sepa rezar que blasfeme.

  18. Estoy en plan salvaje…aullando plañideramente por las noche,viendo como Rajopiyus Lecter “El Displicente” se dedica a hacer lo que sabe….colocar a sus “amigotes del alma” en Europa para que cuando gobierne Podemos ,se puedan cagar en la madre que los pario.

    En fin…aullando…que es gerundio…..JAJAJA….que nervios.

  19. Qué silencio…..

    Je suis très content!! Me han hecho caso en Francia, les dicen que hay que hacer cosas que no corresponden, y dimiten 🙂

    Los de aquí cómo lo llevan?!?

  20. Pues si, LBNL, es tremendo lo del fachalcalde de Valladolid. A ver si este finde voy y les regalo un sujetador a él y otro a su señora (pero de los viejos, claro). Conozco gente que le vota, y tengo que reconocer que cuando les miro siempre me digo ‘si no parecen idiotas!!’ Ay cómo engañan las apariencias…. Bueno, en algunos casos sí que lo parecen y hasta lo confirman, que hay de todo en el mundo del señor/a.

    Que siga siendo alcalde porque le votan hombres y sobre todo mujeres quizás demuestra que no es que haya una casta política, sino que hay ciudadanos idiotas que votan a los que son como ellos, o porque querrían ser como ellos. Ejemplos de esto hay por toda España. Es la falta de educación o algo….. Y no hay nada que se pueda hacer, sobre todo mientras se pretenda mantener idiota a la gente, como parece ser la tendencia de este gobierno.

    En cambio sí que se puede y se debe cambiar la Ley Nacional de Protección Animal, es un trámite bastante más simple que conseguir retirar a un alcalde idiota elegido democráticamente por una gran minoría.

    Con dicho cambio legislativo animal, la sociedad cambiaría en muchos más aspectos de lo que se imagina la gente. Ya está bien creer y de hacer creer que el ser humano es más importante que el resto de seres vivos. O que como hay humanos con problemas no se puede dedicar uno a mejorar condiciones de otros seres vivos al mismo tiempo. Eso es muy católico, sobre todo terminar no haciendo nada ni por los unos ni por los otros.

    Para recapacitar sobre esto recomiendo el libro ‘Straw Dogs’, de John Gray (mi re-lectura de este verano):

    Tesis principal
    “El libro Perros de paja (Straw Dogs: Thoughts on Humans and Other Animals ), es un claro ataque al humanismo y al antropocentrismo, puntos de vista que, señala Gray, tienen su origen en la ideología religiosa (el cristianismo considera que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, por lo que automáticamente pone al resto de seres vivos en segundo lugar, algo falso desde el punto de vista no-cristiano)

    John N. Gray ve la voluntad, y por tanto la moralidad como una ilusión, y describe a la humanidad como una especie voraz y devastadora, ocupada en aniquilar otras formas de vida mientras destruye su medio ambiente natural.”

Deja un comentario