De Valencia a Chicago: un problema, dos actitudes

Barañain

Cuando cogía el avión que me llevaría de visita turística a Chicago la prensa española se hacía eco del inicio del juicio a  Camps. Al llegar a esa magnífica ciudad, capital del estado de Illinois, allí -y en todo el país-, era noticia de portada la condena a catorce años de reclusión, por varios delitos de corrupción, del exgobernador del  estado Rod Blagojevich. ¿En todas partes cuecen habas? Esa continuidad es sólo aparente; no puede  ser más diferente el enfoque del problema a uno y otro lado del atlántico.

Blagojevich, demócrata, fue arrestado en 2008, pocas semanas después de la victoria electoral de  Obama. Aunque el exgobernador fue imputado por 17  delitos (la mayoría referidos a fraude electrónico, extorsión y soborno) el cargo  principal, el que dio notoriedad al asunto,  fue que trató de lucrarse con la adjudicación del escaño en el Senado que el nuevo presidente  dejó libre al tomar posesión de su puesto en la Casa Blanca, aprovechando en beneficio propio su prerrogativa para designar a la persona sustituta. La imputación provocó  su destitución por parte de la Cámara de Representantes de Illinois y su retirada como senador del estado ya en 2009. El juicio se celebró el pasado mes de junio -mejor obviamos las comparaciones con la “celeridad” de la justicia y la política en España, a la hora de depurar las responsabilidades-, y ahora se conocía la sentencia. Como el caso estalló recién iniciado su mandato, no tuvo repercusión sobre la imagen popular de Obama aunque  se suscitaron algunas dudas sobre el conocimiento que la Casa Blanca tenía de lo que estaba sucediendo en Chicago. 

Durante varios días, en todas las  portadas  -desde la prensa local hasta la de ámbito nacional, desde los diarios de referencia hasta la prensa gratuita- ha habido un goteo de titulares impactantes referidos casi siempre a los aspectos “humanos” del caso: el reconocimiento de su culpa por parte del exgobernador, el discurso del juez agradeciéndole el detalle pero manteniendo su condena  – “Yo acepto sus disculpas….pero es demasiado tarde”, dijo el juez,  porque el abuso de su cargo de gobernador “es más perjudicial que cualquier otro”-, las lágrimas de la familia, la entereza del condenado – “Éste es el momento para luchar contra la adversidad, de ser fuerte por mis hijos”-, etc. Todo muy americano.

Lo que no llegué a atisbar -al menos en los titulares de prensa-, fue   derivación política alguna del asunto. Es decir, ni siquiera en la prensa conservadora parecía haber interés en hacer sangre del caso -políticamente hablando-, a costa de los demócratas. Ni siquiera por la intervención en el juicio, como testigo de la defensa, del actual y flamante alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, ex mano derecha de Obama en la Casa Blanca y viejo amigo del condenado. Desde luego, Emanuel fue interpelado por los periodistas tras conocerse la sentencia pero no parece que se sintiera incómodo con ello, resolviendo la papeleta con elegantes referencias a la mujer e hijos de Blagojevich -¡cuánto sentía lo que estarían pasando ahora!-, y a la necesaria responsabilidad de los servidores públicos en el ejercicio de sus cargos.

No sé si algún sector extremista pretendió convertir el caso Blagojevich en munición contra los demócratas o contra Obama en particular -ahora que arranca el largo  proceso preelectoral americano-, pero si fue así, no trascendió el intento. Y eso que en el caso de Illinois, llueve sobre mojado. Nada menos que cinco de los últimos nueve gobernadores de ese estado han sido acusados o arrestados por fraude o por aceptar sobornos, y el predecesor de Blagojevich, el republicano George Ryan, cumple actualmente una condena de seis años y medio por fraude. Pero para el  ciudadano  americano medio no parece que  la corrupción de sus políticos sea motivo  de deslegitimación de sus ideas políticas o asunto de debate partidario. En general, la gente no se cuestiona  su adhesión a una u otra línea política, en función de la corrupción que surja en sus filas. Lo cual no hay que confundir con indiferencia hacia ese problema. Al contrario, compartan o no afinidades políticas con el encausado de turno, los ciudadanos apoyan que caiga todo el peso de la ley sobre él y que, como político,  no vuelva a levantar cabeza. Se asume con naturalidad que, ideología al margen, el que la hace la paga (si le pillan, claro está). Ni hay condescendencia alguna con el imputado por esos abusos, ni se  busca exculpación en supuestas campañas políticas o persecuciones discriminatorias en función de la ideología. El fiscal federal, nombrado por los demócratas, pidió incluso una pena mayor para el imputado, también notorio demócrata.

De vuelta a España, el juicio a Camps y otros excargos políticos valencianos está en su apogeo. Sectores progresistas políticos y mediáticos siguen mostrando su sorpresa y pesar por el hecho de que los desmanes de una casta ebria de poder no hayan tenido coste electoral para su partido.  Y a modo de explicación, nos consolamos  con la suposición de que el electorado progresista es más exigente con los suyos de lo que lo es el conservador, reminiscencia de la vieja idea de superioridad moral en la que se ha educado la izquierda.

Aún recuerdo la incomodidad con que, años atrás, se recibieron ciertas palabras de Felipe González considerando la corrupción como la “espuma sucia”, inevitablemente asociada al crecimiento de nuestro país. Como si al reconocer esa obviedad estuviera contemporizando con tan dañino  fenómeno. No, había que demostrar que en cuanto a moralidad pública no nos ganaba nadie.  Y seguimos creyendo que ahí hay munición para el combate político. Como lo ha creído, durante años, el partido socialista en la comunidad valenciana, que ha hecho de la denuncia de la corrupción el eje de su oposición al gobierno del PP y bandera de  su programa electoral, y que no ha dejado de estrellarse contra el muro de la aparente indiferencia ciudadana.

Lo peor de los grandes errores es lo difícil que resulta salir de ellos. Y así, en vez de plantearse que tal vez no es que los ciudadanos sean insensibles a la corrupción sino que, simplemente,  no le dan la trascendencia política que algunos quisieran, se insiste en ese ejercicio tan demostradamente  estéril, alimentando la ilusión de que tal vez en un futuro produzca sus merecidos frutos y finalmente los ciudadanos, hartos de corrupción, cambien el sentido de su voto abandonando a los malhechores y a quienes los han tolerado. Estos días, aparecen muchos artículos de opinión de personas –en general, de izquierda-, interesadas en la evolución del PSOE tras su derrota electoral. Muchos coinciden en seguir dando gran importancia a la vigilancia del ejercicio ético de la responsabilidad política como elemento clave de la agenda política que se reivindica para un nuevo PSOE. Como si eso pudiera ser definitorio de una determinada identidad política e ideológica y, sobre todo, como si eso tuviera que ver con la capacidad para ser, de nuevo, una  alternativa de poder. Creo que es perseverar en el error. 

Es tanta la insistencia en ese tópico sobre el dispar comportamiento del   electorado ante la corrupción que llego a pensar que más que constatar esa supuesta disparidad  es la propia izquierda militante la que, con ese discurso recurrente de matiz moralizador,   provoca en sus bases -en una parte al menos -, ese  efecto que luego se lamenta. Porque quizás lo que ocurre es que  la mayoría del electorado tiene ante la corrupción la misma actitud natural que los ciudadanos americanos, conscientes de que las tentaciones acechan a todos por igual: son los profesionales de la política los que, en nuestro caso,  se empeñan en buscar un imposible provecho  político de ello. Al no encontrarlo, surge la frustración.  Y de paso – inevitable efecto secundario -, se extiende entre la ciudadanía el descrédito de la propia política.

Contra la corrupción hay que exigir el cumplimiento de la ley. Y perseverar en la vigilancia y represión de las conductas corruptas. Entre lo mejor del balance del gobierno de Zapatero está su refuerzo de la fiscalía anticorrupción, cuyos efectos han sido evidentes; sin embargo, apenas ha sido reivindicado  como uno de sus logros. Y eso es, en realidad,  lo que de verdad importa; no tanto el discurso moral sobreañadido y menos aún la pretensión de convertirlo en ariete para el desgaste político del adversario. Porque la corrupción -deberíamos saberlo ya-, no es patrimonio de nadie.

21 pensamientos en “De Valencia a Chicago: un problema, dos actitudes

  1. Tate, Barañain.

    La corrupción es intrínseca al poder político, no es patrimonio de nadie, sólo del que está en situación de corromperse en lugar de buscar el bien común, pero existen otros tipos de corrupción que se pasan por alto como puede ser la corrupción de la visión histórica, del pensamiento lógico, de las ideas progresistas, del sentido de la vida… La peor corrupción es la que calla por miedo a la evolución histórica, lógica, ideal y sentida frene al valor del a vida como recurso de subsistencia sostenible, evolución pura hacia el icapitalismo 2.0. Recambia el chip, regístrate en http://www.cestoonu.com y empiezen a valorar sus vida como base del nuevo capitalismo social.

    Galeano: Vivimos en “un mundo de mierda” que no es el único mundo posible: http://www.patriagrande.com.ve/temas/galeano-vivimos-mundo-mierda-no-unico-mundo-posible/

    Dar al Cesar lo que es del Cesar y a la vida valor de subsistencia sostenible: http://www.youtube.com/watch?v=aI7Hi147-Xg

  2. Todo el mundo esperaba con gran expectación el debate de investidura de Rajoy, otros con ansiedad y para que no falte de nada hasta con indiferencia. Yo estoy en el grupo de los que piensan que saben lo que iba a decir y al decir verdad no me he equivocado. Por su boquita no ha salido nada que le ate a nada y pienso que si vamos a estar un tiempo y ese tiempo no es más que a la espera de las elecciones andaluzas que están a la vuelta de la esquina. Seguramente poco mas vamos a escuchar, eso si en este tiempo hará solapadamente la campaña de Andalucía bastión esperado durante tantos años. Tanta apremio a Zapatero para que dejara sitio a nuevas ideas, a nuevas iniciativas de las que España no podía esperar ni un minuto. Llegado el momento ya hay tiempo para todo menos para aportar una idea concreta de los que nos espera. Pero no se apuren señores todo llegará, desde la Europa de Merkel ya suenan las fanfarrias, que no estén tranquilos ni los funcionarios contra los que ya suenan voces en las altas esferas de Europa de que haya un despido libre para ellos, no solo eso ahora el lema que se escucha es el de austeridad, recortes y en definitiva que haya liquidez para que las agencias puedan ir dando veredictos de solvencia para que los grandes capitales puedan invertir con tranquilidad. Mientras tanto el deterioro del estado del bienestar es patente en todas las esferas, no solo entre los menos pudientes que esos siempre estuvieron a la ultima palabra, tambien aquellas clases medias bajas que esas que en las que estamos incluidos casi la mayoría del segundo escalón, que no ha sido más que una época de bonanza en la que accedimos a un bienestar que no es mas que el fruto de nuestro trabajo y si este falla adiós clase media baja. CIU oliendo el pastel que se avecina ha votado en contra sabiendo que las medidas que adopte Rajoy ya las están tomando ellos, pero votando en contra piensa librarse de la mala prensa de la escabechina que nos espera, con el pretexto de que votó en contra de Rajoy y no porque gobierne Rajoy sino porque el Gobierno en los próximos años van ha pintar menos que la nuera en casa de la suegra. Los caminos los marcará la Europa de los veintisiete que se van a reducir a Alemania de la mano de Francia ayudados por los EE UU que tendran mucho que decir.
    Por tanto ya hemos visto las declaraciones tímidas de Rajoy que no son más que el fruto de las perspectivas que hay y tambien de la proximidad de las andaluzas a la vuelta de la esquina
    Rajoy tiene en sus manos mucho poder, legítimo sí, pero tambien nosotros los socialistas algo le hemos ayudado con nuestros errores y tambien por la desidia de muchos socialistas que debido a su malestar con el partido han hecho mutis por el foro. A estos tambien habrá que decirles cuatro cosas cuando vean los resultados de la situación venidera, que nadie se queje de lo que proporcionó por activa o por pasiva. Tengo que decir que la tibieza de Rajoy todos sabemos por lo que es, no es de recibo que después de tres años de echar leña al fuego venga de moderador, pidiendo un tiempo, calma y sacrificios a quienes ofreció premura y acciones valenturientas, pero es de esperar que esto fuese así, están muy cercanas las elecciones Andaluzas y hay que echar una mano al señor Arenas Bocanegra que si ahora no las gana se le pasó el arroz, después vendrá la cruda realidad, que es mas que mas de lo mismo, seguiremos bajo la espada de Damocles que no es mas que las agencias y la señora Merkel, mande Rajoy o el lucero del alba. Tiempo al Tiempo.

  3. ” ….. Porque quizás lo que ocurre es que la mayoría del electorado tiene ante la corrupción la misma actitud natural que los ciudadanos americanos, conscientes de que las tentaciones acechan a todos por igual: son los profesionales de la política los que, en nuestro caso, se empeñan en buscar un imposible provecho político de ello. Al no encontrarlo, surge la frustración. Y de paso – inevitable efecto secundario -, se extiende entre la ciudadanía el descrédito de la propia política. …… ”

    Yo creo que sí. Que por ahí va la cosa. La visión del ciudadano es de más amplio espectro en lo referente a la corrupción, y como la gran tajada en ese campo ha venido a través de la movida inmobiliaria con prticipación de todo el espectro políticoa a través de los ayuntamientos, la idea generalizada es que “todos son iguales” y lo que varía es a quien se pilla y quien es mas listo y se escapa. Lo primero que hay que definir es que es corrupción y si todos hablamos el mismo idioma a la hora de clasificarla. Mientras corrupción no sea TODO lo realizado irregularmente y la militancia política, que es más permisiva a la hora de encuadrar casos de financiación ilegal de los partidos, cosa que ven como más natural, no se integre con el resto de la ciudadanía y no lo acepte como acción reprobable, será la ciudadanía la que se incorpore, como está haciendo, al mundo del pasotismo y del que nigún partido, como dice el articulista, sacará provecho político. Ejemplo de la tendencia a la visión sesgada es el propio título del artículo de hoy. No creo qu el articulista haya viajado de Valencia Chicago, por lo que tambien podría haber considerado a Sevilla como auropuerto de partida, que aquí hay mucha tela que cortar en el tema corrupción, como el tema de los ERES y muchas más cosas que van a ir saliendo nos hacen ver, pero parece que Valencia es el único sitio a fijarse a la hora de titular en artículo y con el que estoy batent de acuerdo.

  4. Muchas gracias, Barañain.

    Ayer estuve en la presentación del libro de Eguiguren y Aizpoelea. Ya os recomendé el libro. Brillante Jesús Ceberio. Javier Moreno también tuvo un buen discurso. Aizpoelea reclamó a las asociaciones de prensa mayor reconocimiento a quienes han luchado por la paz. Humilde e irónico Eguiguren. Comparto la mayoría de las apreciaciones de Eguiguren, ya lo saben. Interesantes entrevistas le hicieron en RNE y Onda Cero. Odón Elorza, Óscar Rodríguez y Martxelo Otamendi, caras conocidas.

  5. Estamos empezando a poner en practica la receta medica a titulo informativo para los usuarios de los servicios médicos que nos presta la sanidad publica, nada mas aleccionador para que tomemos conciencia de lo que cuestan las cosas.
    Seria bueno tambien que los políticos recibieran una factura a titulo informativo de los que cuesta un escolta, un chofer, un coche oficial, una dieta, un billete de avión y de AVE, la factura del teléfono móvil, el desplazamiento de fuerzas de seguridad, para su seguridad, los planes de pensiones institucionales, las comidas oficiales, los viajes al extranjero y larga lista nos queda. Claro a titulo informativo y el día que los enfermos empiecen a pagar esas facturas que ellos paguen las suyas. HE DICHO.

  6. Y un Lehman Brothers para sacarnos de la crisis.

    (prefiero a Monti: me vuelvo a Italia)

    ::

  7. El Gobienno Imperial:

    Vicepresidencia, Ministerio de la Presidencia y Portavoz, Sorasha Sáenz de Santamaría. La más poderosa del Ejecutivo. La mala leche tiene premio, más que la capacidad.

    Exteriores, García Margallo

    Justicia, Gallardón. Joder, cómo estará la Espe. Como consecuencia: Villa y Corte, La Primera Dama Cósmica.

    Defensa, Pedro Morenés.

    Hacienda y Administraciones Públicas, Tontoro. Está a dos minutos de subir el IVA sin rebeliones fiscales de ninguna Comunidad Autónoma y sin campañas agresivas de Nuevas Generaciones.

    Interior, Fernández Díaz (hombre de ¡¡ España ¡¡).

    Fomento, Ana Pastor. Vieja conocida en otras lides.

    Cultura y Educación, José Ignacio Wert. La fidelidad en las tertulias también se paga.

    Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez.

    Industria, Soria, sucesor del bloguero ocasional Miguel Sebastián.

    Agricultura, Arias Cañete, el de las tostadas con manteca servidas por camarero tradicional (no por un machu-pichu). Este vuelve al Ministerio que ya ostentó.

    Sanidad, Ana Mato. Llega al Ministerio en Jaguar.

    Economía, Luis de Guindos. Llega con sorprendentes elogios de Calleja en TVE.

    Primeras reacciones en 24H de TVE: ingenuidad de Toxo, orgasmo de Arturo Fernández (CEOE) con gemidos en horario infantil, y elogios de los comentaristas de TVE que estoy siguiendo, alguno de los cuales no volverá a pisar los platos del Ente Público. La comparación y el elogio a la “capacidad de equipo y la seriedad” del nuevo Gobienno frente a la “inventiva y experimentos de anteriores ejecutivos” denota como algunos ejercitan la bola periodística, precioso deporte.

    Posdatilla: líder de la leal, dócil y pactista oposición, Alfredus. Una garantía: ausencia de sobresaltos en las largas siestas monclovitas de Rajoy.

    ¡¡ A disfrutarlo ¡¡

  8. ¡Cuantas bromas no se podrían gastar con lo de Luis de Guindos y su puesto en Lehman Brothers! O de Mato y sus relaciones maritales con la Gurtel -con lo que tuvo que oir Chaves-
    ¡Que pena que no sea uno ingenioso!

    A Montoro creo yo que habia que pagarle el marrón de estar ocho años haciendo oposición, porque otra cosa…

    No hace comentario Salberria a Fatima Bañez como Ministra de Empleo y Seguridad Social. No es fácil hablar de perfiles tan grises.

    Será curioso ver que sucede con el Ministerio del Interior, hasta ahora era el ministerio de la lucha contra ETA y por ello su responsable estaba indefectiblemente entre los mas valorados por la ciudadanía. ¿Pasará lo mismo ahora?

    ¿Que tendrá el Ministerio de Agricultura para querer repetir? -A parte de una sede preciosa, muy céntrica y toda exterior, con mucha luz-

    El Ministerio de Fomento, ahora que vamos de recortes, ya queda un poco más desleído. ¿Privatizar Aena?

    Del Ministerio de Industria (Comercio y Turismo), ¿Ministerio nuclear? -Hablar por hablar.-

    Yo creo que a Gallardón le hubiera gustado un Ministerio mas lucido de Justicia. Ahí no hay quien haga un mal túnel. ¿Soterrará los juzgados?. No obstante lo “mas mejor” es que Ana Botella es alcaldesa de Madrid, por carambola. Esto si que es el gordo y la pedrea.

    ¿¿¿¿¿Resitiré????

  9. Ya que estoy, hago un comentario a Polonio 10, o más exactamente al documento de fondo.

    Ayer lo leí y no me decía nada, absolutamente nada, así que iba a hacer lo que hace un buen progre de pro, escuchar la SER y leer El Pais, y luego repetirlo a los cuatro vientos como si fuese la buena nueva.

    Desgraciadamente en la presa escrita no dicen gran cosa del papel en cuestión y en la hablada sostienen que el papel dice lo que han dicho los editoriales de El Pais. Me ha dado la sensación de estar en una cinta de Moebius.

  10. 14

    Repitiéndome más que el ajo: sigo esperando un “nuevo Zapatero”, y sigo esperando el cabreo generalizado de las bases, cansadas ya de menear banderitas en los mítines por toda vida militante. Lo de ayer tiene la virtud de ser la chispa que enciende por fin el diálogo tras un mes en el PSOE realmente “mariano”, en el sentido rajoyesco y despectivo de la expresión (coño, parezco la Leona). Por lo demás, mucho aparato en el Manifiesto y mucho aparato en torno a Alfredus. Nada que haga abrigar esperanzas políticas en este inmenso mar azul y este cielo lleno de gaviotas (y de aves de rapiña) que es España y olé.

  11. Y encima, si la estadística funciona como es lógico que lo haga, mañana encima les tocarán premios de la lotería a más votantes del PP que del PSOE. ……. rabia, rabiña.

  12. El significado politico de las personas que van a ser ministros,vistos a traves del otro lado del espejo.

    Una Odisea interespectral para los lectores de Debate Callejero,con todo mi cariño.

    Hoy Rajoyiubus Lecter “El Displicente” ha formado gobierno,con trece ministerios,el numero de la suerte mas buscado estas Navidades.
    En espera de que salga premiado con el gordo de Navidad,les adelanto las politicas que va a realizar el nuevo ejecutivo (y nunca mejor dicho) del Estado español.

    Les advierto que lo que les voy a decir es la verdad y nada mas que la verdad….por eso….les dejo que hagan sus propias reflexiones antes que les abrume con las mias.
    No lo duden….glups!.

    continuará….

  13. A algunos ya les ha tocado. Moya, ex alcalde de Benalmádena: asesor para asuntos taurinos de la Dipu de Málaga. 60.000 leuracos por asistir a las corridas de la Feria de Málaga en el palco de honor y por disfrutar de pantagruélicas comidas en las peñas de la provincia y limítrofes. Contención. Austeridá con acento en la á.

  14. 17 Fernando

    Jajaja… Sin duda. Igual por eso a Fabra le toca la lotería todos los años. Hay gente con suerte.

    ::

    Tampoco el gobierno fenecido era para tirar cohetes. Habrá que dar un plazo de cortesía al nuevo.

Deja un comentario