De gira

H2S3

Hoy jueves, el Presidente del Gobierno llega a Israel, en su primera visita oficial, tras su Cumbre con Obama en Washington y previo paso por Damasco, y antes de recalar brevemente en Jordania y Líbano. Una semanita por ahí fuera…

¿Es verdaderamente necesario que Zapatero recorra el mundo con la que está cayendo en España? ¿No debería estar en casa marcando de cerca el caos del PP? ¿O supervisando las negociaciones presupuestarias? ¿O tratando de resolver la contradicción entre inyectar liquidez a la economía y retirársela al mismo tiempo? ¿O dando instrucciones para que el grupo socialista enmiende el presupuesto y corrija el absurdo de reducir la partida para I+D+i, que era tan bandera como lo del 0,7? ¿Será su objetivo evitar más abucheos vergonzosos como los del pasado lunes?

Pues hombre, qué quieren que les diga… Las giras internacionales tienen pocos réditos directos, especialmente cuando se visitan cinco países en cinco días, sin tiempo para inaugurar o clausurar seminarios empresariales, conocer los países visitados un poco más en profundidad o pronunciar discursos públicos que sienten sólidamente posiciones de política exterior.

Y al mismo tiempo, son imprescindibles. Quizás su utilidad se entienda mejor con un símil simplista. Las reuniones de las comunidades de vecinos son tediosas, largas y raramente concluyentes en decisiones que redunden directamente en el bien común de los habitantes del edificio. Y sin embargo, los que participan en ellas están mejor posicionados para influir sobre su propio futuro que los que optan por quedarse aislados en su piso sin más opción que la protesta posterior ante las decisiones tomadas sin su participación. Ya decía que el símil era simplista pero no por ello absurdo.

La actualidad nacional es apasionante: Caerá Camps? Caerá Rajoy? Cuándo será la próxima vez que llorará Ricky? El blindaje vasco es una afrenta a las comunidades lindantes o supone un paso decisivo en el anclaje constitucional de la CAV?

La política internacional es menos sexy pero también un poco menos chusca y, además, más trascendente. España se precia, con razón, de ser una potencia económica internacional, una potencia europea, de poder exhibir con orgullo una transición política pacífica y exitosa y una transformación cívico-social impresionante en las últimas tres décadas. Si creemos realmente que nuestro modelo es bueno ¿por qué no tratar de exportarlo? Por las buenas, por supuesto, no como Bush en Irak.

La gira por Oriente Medio es, además, una oportunidad para reivindicar la política exterior seguida por el Gobierno de Zapatero y Moratinos desde abril de 2004: Bush pasa pero la política zapateril de diálogo y resultados permanece, y otros, incluido EEUU, se van sumando a ella. Durante años hemos tenido que escuchar acusaciones tan lamentables como los abucheos del otro día, sobre el “buenismo” de Zapatero y la filia pro-árabe de Moratinos para con países catalogados por los neocon como integrantes del eje del mal, por ejemplo Siria. Y ahora, sin embargo, EEUU está tratando denodadamente de reintegrar a Siria al concierto internacional, separándolo de su alianza contra-natura con Irán (Siria árabe, Irán persa), y España se perfila como un mediador privilegiado para hacerlo posible.

El crédito ganado ante el mundo árabe con la retirada de las tropas de Irak –decisión premonitoria por más veces que hayamos tenido que soportar la acusación de que se debió al atentado de Atocha- nos permite ahora endosar la política de acercamiento de Obama a los países árabo-musulmanes más alejados. Y la sólida relación labrada por Moratinos, antaño Enviado Especial de la UE para el Proceso de Paz de Oriente Medio, con el Primer Ministro Israelí Benyamin Netanyahu, nos dota de una influencia minusvalorada sobre el Gobierno israelí, al que Obama por sí solo quizás no sea capaz de convencer de la imperiosa necesidad de renunciar a la expansión de los asentamientos y sentarse decididamente a concluir una paz aceptable con sus vecinos palestinos y sirios.

Mientras Cospedal obliga al PP valenciano a amarrar a Costa con cadenas para que renuncie a la portavocía “PPopular” en las Cortes valencianas derramando lágrimas de cocodrilo, España se enfrenta al reto de conducir a la Unión Europea durante el primer semestre de 2010 a través de uno de sus más complejos periplos: la aplicación del Tratado de Lisboa si es que finalmente el ínclito Presidente checo cede en sus absurdas pretensiones al más puro estilo Ricky Costa.

Durante demasiadas décadas, siglos incluso, España optó por esconder sus complejos y frustraciones en el refugio de la introversión, del aislamiento, y así nos lució el pelo, llegando tarde a la revolución industrial, a la educación universal, al laicismo, al estado del bienestar y, por supuesto, a la democracia.

Es muy difícil explicar la traducción de la presencia e influencia internacional en reducciones del Euribor para los tenedores de hipotecas, más empleos y mejoras sociales, pero la relación es intensa aunque no siempre sea directa. Aznar lo entendió bien pero erró el tiro y vendió las joyas de la Corona a cambio de nada: era claro que la sobrerepresentación europea no permitiría nunca a España entrar en el G8 por más que se prestara a los caprichos de Bush. En cambio, la entrada, aún de tapadillo, en el G20 se ha demostrado crucial para influir y estar informados de cómo se va a resolver la crisis económico-financiera global. Y el coste ha sido cero: el Gobierno no ha tenido que apartarse ni un milímetro de sus principios en política exterior para conseguirla.

España cuenta. Cuenta en Cuba, donde Obama necesita de cómplices para conducir una transición a la democracia tras la muerte del sátrapa. Cuenta en Venezuela, donde Obama necesita bomberos que le ayuden a contener la agresividad del antaño golpista y hoy impredecible líder boliviariano. Cuenta en Oriente Medio, después de largos años de apoyar a la Autoridad Palestina en paralelo a la adopción de medidas sin parangón de acercamiento al Estado judío, todavía hoy sujeto de abominables insidias como las profesadas por el recambio de Ricky Costa en la Secretaría General del PP valenciano. Cuenta en China y en Rusia, países con los que mantenemos muy buenas relaciones al margen de los vaivenes ideológicos de las administraciones americanas. Y cuenta, y va a contar mucho más a partir de enero, en Europa, la casa común a la que tanto debemos y que tanto nos protege de los enemigos exteriores y también de los interiores, y para con la que tenemos el deber de poner toda la carne en el asador para asegurar que su nueva madurez política empiece con buen pie.

Zapatero aterriza hoy en Israel y será escuchado con mucha atención, la misma que le niegan los tertulianos nacionales, los portavoces PPopulares y la chusma que no duda en empañar un acto de Estado con su griterío fútil.

En política internacional los resultados dependen de muchos factores pero me atrevo a asegurar que cuando concluya la Presidencia española de la Unión Europea el próximo 30 de junio, serán pocos los que puedan mantener las manidas acusaciones que hemos venido soportando los últimos años. Al tiempo.

60 pensamientos en “De gira

  1. Huy sí , pues es verdad que se oyen… a ver, otra vez, sí sí es cierto, se oyen … una vez más… sí sí se oyen claramente, … otra vez… fíjate, pues sí ahí están… a ver lo vuelvo a poner…. sí sí, sin duda, alto y claro… la última… pues sí que se oyen…

    aquí incluso se oyen mejor:

    http://www.youtube.com/watch?v=TFOshcp61lQ

    De todos modos en la transmisión en directo bajaron el sonido ambiente, como bien pudimos observar todos los que lo seguimos, incluida Sarah (12).

    Lo que sacaron luego en las noticias es otro tema.

  2. De todas formas, cuando llegue la Regeneratrix Maxima al poder estas cosa no pasarán. O el coñazo (perdón, el Desfile) no se celebra o la TVE se cierra cual blog de Gorrión. Con un par.

  3. Pero qué pesado es, por dios, qué pesado es. ¿No podría Mister Alguien tomar alguna medida protectora frente a él?

  4. Atención! pregunta:

    ¿Que le diria Zapatero a Rosa Hype ,si fueran juntitos del brazo por la Castellana,y un grupo de abanderados patrios les gritaran evidencias descarnadas?

  5. 56: eso es surrealista, amigo.

    55: nada de medidas drásticas, en mi opinión. Sólo un par de baneos selectivos al estilo Gush para que pruebe lo amargo de la propia medicina y estime en la medida de lo que vale este espacio del que viene disfrutando.

  6. Bueno, como veo que los ánimos están muy caldeados por la situación crítica que vive el Zapaterismo al que no salva ya ni el Bigotes, creo que no debo venir aquí a meter el dedo en la llaga por una temporada.

    Os merecéis un descanso, que DC sea de verdad un remansito de paz donde los castigados simpatizantes socialistas vengan a lamerse las heridas en confianza, sabiendo que están entre los suyos y sin que nadie les toque las pelotas.

    No quiero hacer leña del árbol caído, ademas, PMQNQ tiene razón, esto me consume un tiempo y unas energías que no me puedo permitir tal y como están las cosas y no es agradable estar siempre a la gresca, quema mucho y castiga la salud.

    Criticar es fácil y gobernar muy complicado, tan complicado que incluso gente infinitamente más preparada que Zapatero puede fracasar en circunstancias tan difíciles como estas. Sigo pensando que si ese hombre tuviera un poco de estima por el país que gobierna, incluso por el partido que dirige, dimitiría y adelantaría las elecciones, para dejar paso a gente más capacitada que pudiera hacer frente a esta crisis con mejores perspectivas.

    Mientras tanto, mientras se alarga la agonía, voy a dedicarme a mis asuntos. Hale, que os sea leve.

  7. Pues hale, Jergón, disfruta y que te vaya bonito, como diría el milano bonito, alias el curita.

Deja un comentario