D.E.P. Ciudadanos

LBNL

¿No eran de centro? Así se definía Ciudadanos. Decían estar por encima de la tradicional dicotomomía izquierda/derecha, motivados por la modernidad, la meritocracia y la eficacia. No empezaron mal, pactando con la lista más votada en Andalucía (PSOE) y en la Comunidad de Madrid (PP), sin pillar cacho, léase exigir consejerías. Y apoyaron el primer intento de investidura de Pedro Sánchez dado el inusitado rechazo de Rajoy a presentarse. El rechazo de Podemos frustró la intentona: ambos, Ciudadanos y Podemos. dinamitaron la única reunión que tuvo lugar para tratar de sumar los votos necesarios. Y luego ya se torció todo. Tras conseguir ser la fuerza más votada en Cataluña se les fue la cabeza. Quizás porque vieron posible el sorpasso al PP y pensaron que escorarse hacia la derecha era la mejor forma de materializarlo. O porque frente al desafío independentista a Albert Rivera le pudo su pasado en Nuevas Generaciones. Desde lo del himno de Marta Sánchez no han levantado cabeza. Siguieron subiendo en las generales pero el sorpasso quedó muy lejos. Todavía más en las europeas, autonómicas y locales de un mes después. Y me temo que todavía más si nos viéramos abocados a repetir las generales tras renunciar a cualquier postulado social-demócrata – antaño contemplaban algunos, designar al PP como su socio preferente y aceptar aunar fuerzas con la ultraderecha, como ya hicieron en Colón y luego en Andalucía. La deriva hacia la derecha del PP y la livianez de su líder me hizo pensar hace algunos meses que podría salirles bien. No fue así y ahora creo que han escrito su final. Su mejor opción es una especie de coalición permanente con el PP al estilo de Convergencia i Unió o la CDU y la CSU baviera en Alemania. O la desaparición, siguiendo la estela de UPyD o antes el CDS, la operación reformista de Roca o la propia UCD. Porque la proliferación de pactos con Vox ya convierte al PP en el líder de la derecha moderada.

Es una pena porque a mi me parecería mucho mejor para España un mapa político con cuatro partidos, con Ciudadanos y PSOE representando al centro derecha e izquierda respectivamente y el PP y Podemos más escorados a ambos márgenes. El PSOE gobernaría siempre con uno de los dos o con ambos, o en solitario apoyándose en uno de los dos según la cuestión. Y no tendría más remedio que acceder a reformar la ley electoral para mitigar la sobre representación de las provincias menos pobladas, limitar el número de mandatos en cargos públicos y adoptar una larga lista de medidas que el PP nunca impulsará, incluida la modernización de la Constitución y la reforma del Estado de las autonomías. Se suponía que Ciudadanos no tendría problema en convertir a España en un Estado Federal a cambio de garantías sobre la indispensable lealtad federal de sus sujetos.

Pero no será así y seguiremos condenados a que una de las dos Españas nos hiele el corazón, parafraseando a Machado. Si todavía Rivera consiguiera reemplazar al PP… Pero no lo conseguirá porque la implantación nacional del PP es todavía muy fuerte y porque, ahora, Ciudadanos ya no presenta ningún atractivo especial, ningún valor añadido para que me entiendan sus partidarios. Al contrario, la gente de derechas optará por el PP o por Vox y Ciudadanos volverá a ser un partido eminéntemente catalán, con presencia residual en algunas otras zonas de España, Madrid en particular.

No se entiende. No se entiende en absoluto porque la deriva aznarista de Casado y la amergencia de Vox le brindaron a Ciudadanos todo el centro, pudiendo beneficiarse de la ofensiva ultra contra Sanchez – traidor, cómplice de los golpistas, podemita escondido – siempre que no participara de ella. Al contrario, optó por sumarse a ella con entusiasmo, tratando de competir por el voto de derechas, por la encolerizada reacción al independentismo catalán. Renunciar a los principios puede salir rentable pero si sale mal te quedas sin rédito y sin principios. Y sin norte, prefiriendo que gobierne Barcelona Esquerra a que lo haga Colau. Y haciendo malabares para repartirse cargos en Madrid y tantos otros sitios beneficiándose del apoyo de Vox pero negándose ridículamente a salir en la foto. Como si alguien fuera a considerar que siguen siendo “puros”. Tampoco en Europa donde los liberales que les esperaban con gran esperanza cada vez les perciben con más resquemor.

En el PP deben estar frotándose las manos. Hace solo un par de meses corrían el riesgo de desaparecer entre Vox y Ciudadanos y ahora, pese a haber perdido todas las elecciones, han conseguido cobrarse algunas piezas de caza mayor – Madrid en particular pero también Castilla-León – desde las que poder seguir proyectándose como líderes de la oposición, amparados por su mayor número de escaños en el Congreso y Senado, con dos partidos menores a sus márgenes cuya viesibilidad se encargará de laminar dia a dia.

Vox ha sido un vómito provocado por Puigdemont y sus adláteres, que será reintegrado en el PP en cuanto el procés quede definitivamentede arrumbado, por las buenas o por las malas, con Sánchez liderando un nuevo 155 si Torra y los suyos reaccionan a la sentencia del Supremo con una nueva vuelta de tuerca.

Pero Ciudadanos era una esperanza. Constitucionalista antes que nacionalista español, moderna, liberal en lo económico y lo moral, reformista, limpia de corrupción… Ahí están ahora, aupados a gobiernos de coalición con el PP de Madrid, que lleva décadas enfangado en la corrupción más absoluta, y a lomos de los votos de Vox.

En realidad no se ha perdido tanto. No hay tanta diferencia entre el Toni Cantó que subrayaba la gran cantidad de denuncias falsas de mujeres maltratadas y las exigencias de Vox en Andalucía para ocuparse, también, de la violencia intra-familiar, que dado que la machista ya está incluida, es obviamente la de mujeres contra sus parejas. Ni entre pactar con Vox o compartir lista a las Europeas con los ultras en Libertas 2000. Lo único que se ha perdido, definitivamente, es el crédito: Rivera había dicho, con rotundidad, que había sido un error. Le ha faltado tiempo para reincidir.

Puede que Nuevas Generaciones marque mucho. O que sea muy difícil evitar que el éxito se te suba a la cabeza. O que la falta de cuadros con experiencia sea realmente un hándicap a la hora de fijar una buena estrategia. A lo peor es más sencillo y el chico no da para más. Que le vaya bonito y aproveche los próximos cuatro años disfrutando de la farándula madrileña porque luego lo va a tener crudo. Muy crudo.

7 comentarios en “D.E.P. Ciudadanos

  1. Ni Fraga se atrevió a tanto. Su relación con la FN de Blas Piñar fue siempre de rechazo. Nunca aceptó tratos con ellos. Ahora la derecha democrática, esa que creíamos había superado su adn franquista, no tiene ningún problema en pactar con quienes desean llevar España a 1975. Si VOX en el PP es la prueba del nueve de que un sector importante de la derecha acepta la democracia a regañadientes (en realidad nunca la aceptó ) en el caso de CS es la constatación del fracaso de un proyecto. Una pena porque Cs podría haber jugado un papel histórico en el avance democrático de este país pero ha preferido ser el gregario de la,peor cara de nuestra derecha desde 1978. Resulta sorprendente que el mismo Rivera que se autoproclamó ( ridículamente) líder de la oposición tras las generales, decretando la defunción política de Casado, ahora entregue por un plato de lentejas el poder municipal y autonómico a quien consideraba un cadaver político. Por qué? Pueden ser muchas las razones pero no se debe descartar el tren de vida que lleva el personaje y su clan en Madrid. No es extraño que una Arrimadas que ha fracasado en Cataluña haya preferido venirse a Madrid seguramente para sumarse a la fiesta. Valls ha hecho más política en Cataluña con tres concejales que Arrimadas con 36 diputados en el Parlament y un millón de votos. Pero no debemos descartar que ese personaje sin escrúpulos, como ha calificado Arcadi Espada a Rivera, se saque un nuevo conejo de la chistera y propicie una abstención en segunda votación de la investidura de Sanchez. Pero ya no será por una cuestión de principios sino de supervivencia. Cualquier cosa podemos esperar de este «niño caprichoso»( F. De Carreras) con tal de que la fiesta no pare.

  2. Nos dijeron desde los editoriales de la prensa conservadora que el pacto de las derechas en Andalucía era algo excepcional para acabar con el «régimen socialista andaluz». Lo escribían así, sin descomponer un músculo de su cara. Incluso en este blog no faltó quien compró esa mercancía. Otros dijimos que Andalucía era el laboratorio de lo que venía en el resto de España. De ahí su gravedad. El tiempo nos ha dado la razón. Se ve que el «régimen» de la derecha en Madrid o en Castilla y León o en Murcia, por citar tres, es mejor regenerarlo con quienes lo han corrompido, como quiere hacer un tal Ignacio Aguado de Cs en Madrid. Y los mismos que antes veían la necesidad en Andalucía ahora callan o aplauden la continuidad de quienes gobernaron esos «regímenes» autonómicos. Qué forma de mentir y cuánta hipocresía.
    Dijo Carmena en su impecable despedida que la democracia hay que cuidarla. Hizo bien en recordarlo porque hoy está más débil gracias a esta derecha que pacta alegre con neofranquistas. Nunca imaginé que 40 años después de la Constitución andaríamos así.

  3. Totalmente de acuerdo con el artículo de LBNL y con los dos lúcidos comentarios de Polonio a propósito de la alocada deriva de Cs. Ayer oí un rato (no pude soportarla hasta el final) a Arrimadas en El Objetivo y la encontré cada vez más repipi, más insoportable y más disparatada. No sé si no acabará como Rosa Díez, camino va. Criticando a Valls porque Colau sea alcaldesa, ¿qué prefiere, a Maragall?.
    Les cuelgo, por si no lo han leído, el brillante artículo de Francesc de Carreras, fundador de Cs, que cita Polonio.
    https://www.publico.es/politica/francesc-carreras-fundador-cs-rivera-joven-maduro-responsable-convertido-adolescente-caprichoso.html

  4. Completamente de acuerdo con LBNL y los post de Polonio. De este último destaco esta frase: » Valls ha hecho mas política en Cataluña con 3 consejales que Arrimadas con 36 diputados en el Parlament «. Y también destaco la siguiente frase de Por mi que no quede a propósito de Arrimadas: «Criticando a Valls porque Colau sea alcaldesa, ¿qué prefiere, a Maragall?. Ciudadanos se ha convertido en un principiante de partido de extrema derecha, Que pena que no surja en este país un partido bisagra liberal como los que ha habido en otros paises europeos donde han resuelto muchas tensiones .

  5. Ciudadanos rompe con Valls. Ayer Arcadi Espada le pedía a Valls que se ofreciera a liderar Cs. O dicho de otro modo: que echara a Rivera, cuya política calificaba de indecente. Vienen curvas para el clan de La Finca.

  6. Y mientras tanto Garicano, Roldan etc, a achantar la mui.
    Lo mismo me tengo que comer estas palabras en un par de semanas, de lo cual estaré encantado, pero para ser un hombre de estado y un político de quilates, hay que demostrarlo, y no proclamarlo. Anda que no se les encumbró como fueras de serie, para acabar ahora siendo irrelevantes, pseudoapestados en Europa y pactando con el neofranquismo. ¡Que lecciones mas duras enseña la política -y seguramente mas cosas- cuando se anda justito de humildad!

Deja un comentario