Cui prodest

Julio Embid

El escritor hispano-romano Lucio Séneca dijo una vez que “cui prodest scelus, is fecit”, es decir,aquél a quien aprovecha el crimen es quien lo ha cometido”. Esa premisa era la base de la investigación forense y criminalística en el Imperio Romano, y una de las bases de su poco ameno derecho que se sigue estudiando dos milenios después en nuestras universidades.

La principal universidad madrileña, la Complutense, recibió la semana pasada una resolución del Consejo de Gobierno la Comunidad de Madrid que impedía que se convocasen este mes elecciones al Rectorado de la Complutense por un defecto de forma. El rector José Carrillo, que aspira a volver a presentarse, bramaba en los medios de comunicación alegando que esto era una venganza por no acelerar la investigación del Caso Monedero. Más bien habría que preguntarse quién gana con que no haya rector en la Complutense generando el caos en una de las principales instituciones capitalinas.

En 2009 el diario ‘El País’ y el diario ‘Público’ destaparon el “Caso Gestapillo” por el cual un grupo de partidarios de Esperanza Aguirre, encabezados por el exconsejero Francisco Granados y el hoy consejero Salvador Victoria, se había encargado de seguir y grabar a los partidarios de Ruiz Gallardón durante el año anterior en plena guerra por la presidencia regional del Partido Popular. El caso había quedado olvidao y tostao hasta el mes pasado, cuando el diario ‘El Mundo’ publicaba que se había intentado sobornar a un imputado clave para que no declarase en contra de Salvador Victoria como autor material de la Gestapillo madrileña. Habría que preguntarse, en estos momentos de deshoje de margaritas por parte de Mariano Rajoy, a quien le favorece que se publique esta noticia dejando uno menos en el Cluedo electoral.

La partida sigue en juego y cada vez quedan menos sospechosos y candidatos candidatables. ¿Fue Lucía Figar con la cuerda en la sala de billar? ¿Acaso fue Cristina Cifuentes con la llave inglesa en el dormitorio? ¿Tal vez fuera la venganza del propio Paco Granados desde la trena de Estremera mientras se tatuaba en el torso los planos de dicho Centro Penitenciario?.  ¿Y la que siempre está, nunca se mancha y nunca se marcha?. En el Partido Popular de Madrid y en Desembarco del Rey o ganas o mueres.

La duda no está en saber si Génova 13 filtró o no, al diario ‘El Mundo’ y sus periodistas estrella, Inda y Urreiztuieta, la reunión entre el presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González con dos comisarios de la Policía Nacional en la cafetería-pastelería ‘La Mallorquina’ de la Puerta del Sol para tratar la investigación del alquiler amañado del ático de Estepona al propio González por una empresa de Delaware (EEUU) gestionada por unos testaferros del presidente del Atlético de Madrid Enrique Cerezo, el cual adquirió presuntamente los derechos de emisión en TDT y de producción de contenidos audiovisuales en Telemadrid a bajo coste, o como dicen de manera técnica en la Reserva Federal de los Estados Unidos de América, a peloputa.

La duda está en saber desde que planta de Génova 13 se hizo la filtración.