Cuestión de tiempo

Guridi

 Este domingo se elegirá por primera vez al Secretario General del PSOE por el voto directo de los militantes. La paciencia de las sufridas personas portadoras de un carnet del PSOE se agotó después de los pésimos resultados europeos. Bastó con que Madina pidiera el voto directo para que hasta los habitantes del búnker de Ferraz no se atrevieran a decir que no. 

Esto no evita que este proceso tenga más trampas que el tute de un asilo. Y todas en el mismo sentido, para favorecer a Pedro Sánchez Pérez-Castejón, el “Militiante de Base” que más veces ha coordinado grupos, dirigido sectoriales, obtenido escaño de rebote, ha sido concejal y se ha sentado en Caja Madrid. Un tipo normal, normal. 

Desde sectoriales que le han pagado gastos de viaje, avales de Tapias aparecidos de la nada, espacio preferente en las comunicaciones del PSOE, papeletas impresas antes de tiempo; a cosas tan groseras como ver a la mitad de compañeros de pachanga de baloncesto de Sánchez contando avales en Ferraz. Dirigidos por Juan Manuel Aceña, hombre de Pepe Blanco y redactor del ERE a dedo de Ferraz. Se cierran inexplicablemente agrupaciones para votar y se exige voto presencial, pese a ser una fecha en la que mucha gente estará de vacaciones. 

Como predije, la gente de Pedro Sánchez ha hecho un uso intensivo de los confidenciales, como es costumbre de su líder, desde que filtraba chismes de Jordi Sevilla. Pero no esperaban que los impacientes partidarios de Tapias llegaran a hacer lo mismo. Cuando han terminado filtrando hoy su presencia en Caja Madrid. Eso demuestra la juventud de algunos de los defensores de Tapias, que no se dan cuenta de que el afable profesor no quiere ganar, sino la habitual cuota en las listas, para que los viejitos habituales de Izquierda Socialista sigan sin tener que preocuparse por la jubilación. A Tapias le da igual quién gane, porque ya da lo suyo por asegurado. Haría bien el guapo candidato del Aparato en preguntarse cuál de sus compañeros concejales acudía a Caja Madrid con él y también pertenecía a izquierda socialista. 

Madina hace algo que no hacen los otros dos, que es despertar ilusión en la gente. Sin embargo su campaña está siendo desastrosa. Hay personas en su equipo que suponen un doble lastre: por su mala fama y por su desconocimiento y desinterés del funcionamiento interno del PSOE. Si Madina obtiene la victoria, será por mérito suyo y por el de la militancia, no por los intermediarios que creen que hacer campaña es hablar de Obama en cafeterías de Malasaña. 

El miedo a que gane Sánchez me paraliza tanto que no me atrevo a hacer predicciones, porque la realidad y la perspectiva de que se consume el robo del PSOE a su gente, me ofuscan la capacidad de análisis. Una victoria de Sánchez supondría continuar la caída libre de los Socialistas en votos, una dirección aún más bunkerizada y una posible fractura del partido en lugares como Madrid, Cataluña, Navarra, La Rioja o el País Valenciano. Los arrogantes socialistas andaluces podrían llegar a darse cuenta de que ellos también caerían en votos, viéndose forzados a coaliciones cada vez más inestables o llegando incluso a perder el gobierno como en Extremadura. Sánchez como Secretario General supone otra pérdida del 50% de la militancia y una serie de intervenciones en los medios y en el Congreso que nos llenarían de vergüenza ajena. Algo que ya se pudo atisbar en el debate (encorsetado a petición suya). Sánchez está hueco, por eso le promocionan quienes le promocionan. Sin darse cuenta de que es tal el vacío, que será desastroso a corto plazo, aún teniendo niñera las 24 horas. Sánchez, como el guerrismo madrileño, quiere mandar mediante el reparto de la miseria. Y los cargos de turno le ayudan, sin darse cuenta de que cada vez hay menos miseria para repartir. 

Madina no traerá soluciones milagrosas al PSOE, pero ayudará a atenuar su caída y evitará la consumación del robo a su militancia que comenzó con la pinza Blanco-Rubalcaba para desalojar a Zapatero. Madina trae soluciones bastante curiosas y bien pensadas para ir rompiendo las dinámicas clientelares que han llevado al PSOE a su lamentable estado actual. Y, sobre todo, Madina ha superado su aversión a las situaciones tensas y está adquiriendo a ojos vista la fuerza y el valor que deben de tener los mejores políticos. 

Es todo cuestión de tiempo. Ojalá se perciba pronto la estafa que supone Sánchez y ojalá que no sea tarde para que Madina demuestre su madera de líder. Está en juego la supervivencia del PSOE.