Contusos y confusos

Marta Marcos 

Se mezclan los sentimientos. Tristeza y desolación ante el fin “oficialâ€? de la tregua de eta, y, por tanto, el arrinconamiento del proceso de paz, metido en una caja colocada en el estante más alto del rincón más recóndito del desván de las buenas intenciones fallidas. También, aturdimiento y despiste, como cuando una se pone a ver una película ya empezada, porque ha llegado tarde al cine, y pregunta al de al lado, y éste… ¿quién es? Creía saber mucho, desde hace tiempo, del problema vasco, es decir, de la lacra del terrorismo, y estar muy puesta al día gracias, sobre todo, a una cierta sobredosis de libros de José María Calleja. Todos los atentados indignan y entristecen , pero algunos me produjeron una especial impresión, como los asesinatos de Fernando Múgica, Francisco Tomás y Valiente o Ernest Lluch, por poner tres ejemplos. Eso por no mencionar de Hipercor o Vallecas… La lista podría ser casi interminable, y eso, sin hacer referencia a los secuestros.

Con el transcurso del tiempo, creí entender que el terrorismo es mucho más que los atentados: es el miedo a que te toque, la amenaza, los escoltados, los exiliados… dentro de un país que se supone democrático. El terrorismo no sólo supone lucha policial y judicial: implica una valiente resolución política y el compromiso social para combatirlo.

Creía comprender las líneas básicas de un problema con múltiples ramificaciones y complejidades: la línea que separa a los demócratas y a los terroristas, la condena sin paliativos a todo tipo de violencia. Lo inútil de las medias tintas, como la actitud reflejada, durante mucho tiempo, por el PNV, ya saben, eso de estamos de acuerdo en los fines, pero no en los medios. La importancia capital de la unidad: todos contra el terrorismo.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, me he debido perder algo, pues mi confusión personal es creciente. De ahí que me obligue a recordar cuestiones tan obvias como las anotadas más arriba. Desde hace tiempo, intento no juzgarme como ambigua o mínimamente simpatizante con el mundo abertzale sólo por haber estado (con reservas, con cautela) a favor del proceso de paz. Trato de no considerarme inocente o ingenua, sólo por estar convencida de que el Gobierno no se ha vendido a los terroristas, que no ha triunfado el terrorismo.

Da la impresión de que el comienzo del proceso de paz, ese proceso que, de hecho, terminó en la T4 de Barajas el pasado 30 de diciembre, ha abierto una suerte de caja de Pandora. En el tiempo transcurrido desde marzo de 2006, gente bien considerada y muy aplaudida por su claro y valiente compromiso contra eta, es vituperada por su apoyo al Gobierno. Por otra parte, personas de las que se esperaba un cierto nivel de sensatez, parecen haber perdido el sentido común y, peor aún, el sentido de la realidad, llegando incluso a decir que preferían un atentado al proceso de paz.

El Gobierno y el Presidente, que intentaron lo que intentaron Adolfo Suárez (con un éxito parcial), Felipe González (con fracaso) y José María Aznar (con fracaso) son criticados con dureza. Insisten en que este proceso es “diferenteâ€? de los demás, pero, personalmente, no veo clara la diferencia. La única diferencia evidente entre la tregua de 1998 y la de ahora es el signo político del Gobierno en el poder (amén de la actitud del PNV). A ver si va a ser eso…

Una vez leí el argumento de que lo que falló con Felipe o con Aznar no podía funcionar ahora, que no tiene sentido intentarlo. Éste podría ser un cierto conato de argumento. Lo malo es que no hay alternativa, o al menos, los críticos con el proceso no la proponen. ¿De qué manera se puede garantizar, no sólo la disolución de la banda terrorista, sino también que no se vuelvan a dar las condiciones para que el terrorismo no se reproduzca?

Muchas condiciones ya existen, como es un Estado democrático de derecho, pero ahí permanecen el resentimiento y la desconfianza dentro de la sociedad vasca, y esto implica un reto que se tendrá que solucionar a medio o largo plazo, una vez que, algún día, se termine el terrorismo.

En la actualidad, las perspectivas no son muy halagüeñas. El Gobierno parece condenado a recibir críticas por doquier, camine hacia donde camine. Las dudas se multiplican, como se pone de manifiesto con los casos de Iñaki de Juana Chaos o Arnaldo Otegui. Al final, eta marca la agenda, mientras otros problemas pasan a un segundo plano del interés político e informativo.

Evidentemente, afrontar el futuro más inmediato pasa por lograr la unidad entre demócratas. En este punto parece que, por ahora, se puede contar con el PNV, pero el PP sigue mostrando tanta deslealtad como oportunismo político. Esta deseada unidad trasmitiría un mensaje al mundo etarra tan claro como la lucha policial y el aislamiento social.

También sería deseable, y ahí se encuentra otra de mis razones para la confusión, que se asociara más la paz con la libertad. Tal vez me equivoque, pero siempre he tendido a relacionar los dos conceptos: es cierto que la paz sin libertad no deja de ser una paz ficticia. Pero no termino de ver claro de qué nos sirve la libertad si no la podemos disfrutar en paz. ¿No se trataría también de una libertad ficticia?

31 pensamientos en “Contusos y confusos

  1. Qué bonito título, Marta Marcos, “Contusos y confusos”, así estamos algunos.

  2. De contusos y confusos nada. Los del Madrid encantados con el minuto de oro que seguramente les ha dado la liga hoy (ha sido duro vivirlo en cadaques). Otros confiando en que Nadal le ganará a Federer hoy (arouet entre otros) y otros mas confiando en que Alonso adelante a Hamilton en algun pit stop. Y mientras, dos familias carcas de cojones, una de Tudela y la otra de barcelona, celebran la boda de sus hijas. No, una panda de eusko lumpen no nos pueden fijar la agenda, incluso con la colaboración del PP. Por cierto, el fundador de nuevas generaciones en la capital de mentiRosa ha ofrecido un brindis emocionante en la boda lesbiana.
    En la boda estaban 2 militantes de IU con los que comparti cienes de manifas contra eta y los dos estaban a favor del proceso y encantados de que otegui este en chirona. Lo cual no es necesariamente contradictorio con mi acuerdo del post 20 de a verlas de ayer. Todo es complejo pero como suele suceder, hay algunas cosas muy claras: eta sigue siendo mala de solemnidad, el pnv es necesario, zapa hizo bien en intentarlo (quien sabe si no acabará consiguiéndolo) , el PP manipula y los habituales de por aquí sabemos discrepar con respeto. Y por supuesto, el domingo que viene el barca ganará la liga gracias al mallorca.
    PD: Marta, cuando nos vas a comunicar tu éxito oposicionil?

  3. Marta, enhorabuena por tu artículo. Muy lúcido. Me ha gustado especialmente el final, en el que desmontas en muy pocas líneas el mantra este de “no es la paz, es la libertad”.

    En El Pais Elorza insiste en la influencia de la teoría de juegos y la acción racional en el proceso… Y este no es el merluzo pirrónico, es catedrático de ciencia política.

  4. Es muy bueno el articulo de Marta Marcos.
    Parece que a partir de ahora los que han apostado por el proceso serán conducidos a la horca, pero los que han hecho todo lo posible por reventarlo saldrán indemnes.
    Da igual, exactamente igual, lo que haga el Gobierno; lo haga bien o mal, el PP ha decidido que Zapatero esta tocado y va a matarlo de aquí a las generales.
    Nadie del PP reconocerá el menor error. Lo hacen todo por España y eso da patente de infalibilidad.
    Hay gente feliz con la ruptura de la tregua, ven que puede ser el fin de Zapatero. Las víctimas les importan un carajo, que es lo que les han importado siempre.

  5. Pues será que tengo día chulo, pero yo me siento contuso, sí, pero confuso no. También a mí me ha gustado mucho el final del artículo de Marta, con el que demuestra en realidad lo poco confusa que está, sobre esa supuesta dicotomía paz/libertad con la que plastas de todo tipo llevan meses empeñados en castigarnos. El mantra, como dice Cicuta.

    No sé si contuso y confuso -está siempre encantado de haberse conocido-, pero sí difuso el omniprofuso columnista de El País Antonio Elorza. Otro con la perversa influencia de la teoría de juegos sobre ZP. ¡Que cruz! (Y todo porque “Zapatero ignoró el peso ideológico de la religión política sabiniana, bla, bla, bla,…” Fijate tú, si le hubiera consultado a ël, Elorza, el que más sabe de esa cosas,…).

  6. Desde luego confuso sí, aunque no más contuso que siempre, al ver la imposibilidad de entenderse con gente que, por lo que trasluce su escritura, es de indudables buenas intenciones e inteligencia.

    Que no haya manera de ponerse de acuerdo en si este “proceso” es o no comparable a otros anteriores, lo doy por asumido. Si no se puede entender que lo de “hombres de paz”, “accidentes mortales”, “el gobierno respetará lo que decidan los vascos”, etc, etc, es poner al gobierno (y a todos nosotros), en una situacion en la que no había estado jamás, pues vale, no nos entenderemos.

    Pero eso es historia, y lo que importa es lo que vendrá. No he leído los libros de Calleja. Vivo en el PV. Desde hace tantas generaciones como cualquier nacionalista pueda soñar. No necesito que me cuenten como es esto. Pero sí le he oído y leído a Calleja decir que ETA estaba derrotada, que no estaba esperando más que la oportunidad de dejar las armas, y que su fraseología fantasma eran bobadas para consumo interno, para contentar a sus bases y que aceptaran el abandono de las armas.

    Da igual que muchos nos lleváramos las manos a la cabeza, y fuéramos por ello insultados, no se trata de decir -“lo dije”. Pero tal vez haya llegado el momento de plantearse si no habra gente que, por muy admirable que sea, se ha dejado llevar por el optimismo a la hora de hacer sus planteamientos. Y de decidir si no conviene, tal vez, revisar correspondientemente los esquemas.

    Esto es todavía más preocupante: “Pero no termino de ver claro de qué nos sirve la libertad si no la podemos disfrutar en paz. ¿No se trataría también de una libertad ficticia?”

    Creo sinceramente que quien se haga esa pregunta ya se la contestado. De nada. No le sirve de nada. Ni no pudiéndola disfrutar en paz, ni de ninguna otra forma. Sencillamente, no la necesita.

    Pero estoy seguro de que ha sido un lapsus fruto de la contusión y la confusión, y de que en realidad no querías decir eso.

  7. Continuando con este papel hemerotético que me asigné ayer, cuelgo hoy el excelente artículo de Ignacio Sánchez- Cuenca que publica hoy El País como contrapunto al de Elorza, que ya alguien se ha ocupado de comentar por aquí (aunque nadie ha dicho, por cierto, lo pésimamente escrito que está ni la brillantez de comparar el final del proceso de paz con el de la segunda guerra mundial a la hora de exigir responsabilidades).
    Ahí va:

    “Un discurso ganador

    Ignacio Sánchez-Cuenca

    A quienes en un futuro lejano estudien la historia de España, les resultará difícil explicar cómo fue posible que una organización terrorista residual como ETA se convirtiera en el asunto central de la legislatura socialista iniciada en 2004. O cómo mucha gente llegó a pensar que ETA estaba a punto de conseguir una victoria definitiva sobre el Estado justo cuando su actividad criminal era la más baja de su historia desde que comenzó a matar en el año 1968.

    El proceso de paz se ha llevado a cabo en medio de una gran incertidumbre. Podía salir bien o mal. Incluso los que apostamos por el proceso insistimos en que había un riesgo de que no se pudiera llegar a un acuerdo sobre el final de la violencia. La cuestión es si valía la pena intentar acabar con el terrorismo de forma ordenada en lugar de aguantar un periodo largo de extinción con un reguero de muertes por el camino. Tan legítimo era estar a favor de intentarlo como en contra. Había argumentos de peso en ambos sentidos.

    Quienes han apoyado el proceso de paz consideraban que sí valía la pena correr el riesgo: puesto que ETA no había asesinado a nadie desde junio de 2003, ETA no podía entender en esta ocasión que el ofrecimiento del Estado a negociar fuera fruto de la presión terrorista. Con ciertas cesiones por parte del Estado (beneficios penitenciarios, legalización de Batasuna, constitución de una mesa de partidos para consensuar un nuevo estatuto de autotomía entre todas las fuerzas políticas, incluida la abertzale), ETA podría encontrar una salida honrosa a su final. El resultado podía ser amargo para muchos, pero no rompía las reglas del juego, evitaba nuevas muertes y abría la posibilidad de normalizar políticamente el País Vasco de una vez por todas.

    Al final las cosas han salido mal. Más allá de la querencia natural de ETA por el crimen, varios elementos han impedido que el proceso llegara realmente a arrancar: problemas de confianza y credibilidad entre las partes, divisiones dentro de la organización terrorista, e incapacidad del Gobierno para moverse ante el acoso permanente del PP y otros grupos opuestos al proceso. Naturalmente, cabe criticar al Gobierno por su gestión. A mi juicio, tras el alto el fuego, el Gobierno se acobardó ante la campaña demagógica de la derecha sobre la rendición del Estado. Ya habrá tiempo de analizar con detalle qué se hizo mal, o qué no se hizo. Lo que resulta a todas luces desproporcionado es la reacción brutal contra el Gobierno por una decisión que ha tomado ETA, no el Gobierno. Era evidente que una vez que Zapatero cortó los contactos tras el atentado del 30 de diciembre, la decisión de romper el alto el fuego era tan sólo una cuestión de tiempo.

    ¿Cómo afrontar el futuro inmediato? Sabemos que la división entre los partidos es mala, porque magnifica las consecuencias políticas de los atentados terroristas. Cuando la oposición critica al Gobierno por los crímenes de ETA, éstos adquieren una resonancia mucho mayor. Los etarras lo agradecen y lo celebran. El artículo primero del Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo firmado por el PSOE y el PP en diciembre de 2000 establece que hay que “eliminar del ámbito de la legítima confrontación política o electoral entre nuestros dos partidos las políticas para acabar con el terrorismo.� A fin de evitar polémicas estériles, no entraré a determinar quién es responsable de la ruptura del pacto. Sin embargo, lo que nadie puede dudar es que ese pacto lleva demasiado tiempo muerto: el terrorismo ha sido el principal asunto de confrontación electoral desde que Zapatero llegó al poder.

    Por otro lado, las circunstancias políticas hoy son muy distintas de las del año 2000. La principal diferencia es que el PNV ha rectificado el rumbo emprendido con el Pacto de Lizarra y en estos momentos es un actor crucial en la estrategia de completa marginación social y política de ETA. De ahí que no tenga sentido tratar de reeditar un pacto entre el PSOE y el PP que deje a los nacionalistas vascos al margen. Si todavía podemos esperar que el final de ETA esté muy próximo es, entre otras cosas, porque el PNV ha entendido que las reformas políticas sólo podrán producirse tras la desaparición del terrorismo.

    Lo que se precisa es un acuerdo político ajustado a la situación política actual. Para ello, hay que romper de una vez con la inercia de pensar que la ruptura del alto el fuego nos devuelve al año 2000. Los años sin asesinatos no han pasado en balde para ETA. Los etarras han evidenciado tanto su debilidad operativa como la ausencia de cualquier perspectiva estratégica sobre el uso de la violencia. Ya no pueden regresar a esquemas anteriores: ni la rendición del Estado ni el gran frente nacionalista son opciones viables. Sus seguidores son conscientes de que ETA se encuentra en una situación terminal, por mucho que en el futuro inmediato todavía puedan realizar algunos atentados mortales.

    El PSOE, el PP y el PNV deberían unirse mediante un nuevo pacto que renueve el compromiso de dejar la política antiterrorista al margen de la contienda electoral y que esté abierto a todas las otras fuerzas que quieran incorporarse. Sería fundamental que además los partidos adoptaran un discurso ganador. Es demasiado insensato seguir alimentando las esperanzas de ETA y debilitando al Estado con el discurso de que el Gobierno está dispuesto a rendirse. Si el Gobierno ha fracasado con el proceso de paz es, entre otras razones, porque no ha conseguido persuadir a la ciudadanía de que estamos en la fase final de ETA. Un final convulso, pero no por ello menos definitivo.”

  8. Lois:
    En primer lugar, como asiduo participante en este blog, le doy la bienvenida a él y espero que tengamos ocasión de debatir con usted en el futuro. De momento, me gustaría que me explicara el final de su comentario, que no entiendo en absoluto.

    Dice usted a propósito de lo que ha escrito Marta Marcos: ´

    “Esto es todavía más preocupante: “Pero no termino de ver claro de qué nos sirve la libertad si no la podemos disfrutar en paz. ¿No se trataría también de una libertad ficticia?â€?

    Creo sinceramente que quien se haga esa pregunta ya se la contestado. De nada. No le sirve de nada. Ni no pudiéndola disfrutar en paz, ni de ninguna otra forma. Sencillamente, no la necesita”

    No lo entiendo. Y entiendo perfectamente, en cambio, el párrafo de Marta Marcos. No sé si habla usted con ironía o qué. ¿Qué quiere decir ese “sencillamente no la necesita”?

  9. Muchas gracias por el artículo, Marta. Yo sí que me encuentro confuso y contuso. Aunque cada día voy viendo algo más de luz gracias al blog.

    Por cierto, no sólo a Elorza le obsesiona la teoría “de los” juegos. Pasad unas páginas e id al artículo de Ramoneda. Cachis, qué obsesión. Propongo a El País lo siguiente: que haga un hueco entre sus colecciones de vajillas, tazas y CDs y regale un manual de introducción a la teoría “de los” juegos. Que sea por fascículos y elaborado por las mentes pensantes de nuestro país: Elorza, Savater, Edurne Uriarte…. Luego lo traducimos al inglés y acabamos con la frase de Ortega: “¡¡qué inventen ellos!!”. En esta ocasión nosotros habremos inventado algo: la teoría “de los” juegos.

    Y otra recomendación de lectura. Esta semana The Economist nos dedica un editorial y un artículo. Los dos giran en torno al fin de la tregua. Hay un párrafo que me ha intrigado:

    “There are, however, two other differences with Nothern Ireland that the politicians in Madrid should reflect upon and learn from. One is that British governments seem less exercised about any threat that a part of their country might one day break away. If a clear majority in Northen Ireland -or un Scotland, for that matter- voted for independence, most politicians in London would accept the result. In contrast, all governments in Madrid remain pathologically hostile to any such idea anywhere in Spain.” (The Economist, p. 10)

    Ahí queda eso para la reflexión…..

  10. Buenos días:

    Os pego un post de blog de Menti Rosa I de España y Estrasburgo. Ese blog, aparte de ser instrumento de censura prominente, se ha convertido en una especie de adoración nocturna. ¿Acabarán algún día como los Davidianos?

    “Hola ROSA guapa, Rosa de España, tu de albóndiga nada querida, ni de pestiño tampoco of course. Tu eres TETA DE NOVICIA. Olé ahí mi Rosa lo clarito que habla, como CASTELAR te explicas, prenda. Verdades como puños salen de ese piquito de oro que Dios te ha dado. Tu sí que llegaste la primerita al reparto de gracias y nos lo demuestras a diario. Que vale más la sal y el garbo que tienen algunas mozas que las dehesas y olivares que tienen los padres otras. Sigue, sigue, no te canses nunca de dar lecciones magistrales en Roman Paladino que son las que todo hijo de vecino entiende.Los apabullas, los hundes en la miseria a esta panda de mediocres de “parvenus” sin mérito alguno con tu dialéctica sin trampas ni cartón. La Verdad nos hará libres Rosita de Pitiminí, chiquita y valiente, menuda y Grande. Grande en espíritu y coraje, con la verdad por bandera barriendo y arrasando. Un soplo de aire fresco eres, una cascada purificante en medio de tanta inmundicia”

  11. Y, como no, también os adjunto otro post de este personaje tan querido y añorado por alguno de nosotros..¡Paloma Lobo!

    Es tremendo: no hace falta leer mucho entre líneas para poder percibir ciertos impulsos y deseos asesinos hacia el presidente del gobierno. Como ustedes pueden imaginar, ella no ha sido censurada por el blogmaster

    “Lo que me tiene más impresionada de todas estas noticias,acerca de la negociacion,es la ESCASA REACCION de la ciudadania.
    ¿Cómo es posible aquella reacción del 11 al 14M ,ante una supuesta mentira ,y este silencio actual,ante otra mentira,esta vez corroborada por los hechos?
    ¿Es que somos tan diferentes los españoles?¿Es que el mismo hecho ,para unos invalida la credibilidad de su autor,y a otros ,imbuidos de no se sabe ,qué razones,pueden justificar todo,si viene de los suyos?
    ¿Tanto daño ha hecho la LOGSE? ¿Tanto daño ha hecho PRISA?
    Un presidente que hace lo que este tiparraco ha hecho,para mí es un ser humano ,digno de ser borrado ,no ya solo de la Historia de este país,sino por supuesto de mi vida.
    Deseo,con toda la fuerza que soy capaz ,que le HAGAMOS DESAPARECER:
    Porque SE LO MERECE.
    Un saludo ,para todos.Un día más para todos.No está Pep.
    A ROSA :
    Te hemos oido en Intereconomía.Siempre fiel a los principios.
    Cuidate mucho.Hoy llevaré a mi hermano tu libro dedicado.!A ver el impacto en la consorte! “

  12. Doctor House, por favor, qué cosas nos traes al blog. No sé si de reír o de llorar. Ahora bien, noto que estas dos señoras (porque aunque no dices el autor del primer comentario, el estilo es inconfundible el de cierta señora) todavía no hablan de la teoría de “los” juegos. Me asombra su retraso.  Verás como dentro de poco están hablando de “actores racionales” y del “dilema del prisionero” como si tal cosa. Tiempo al tiempo, que diría Trigolimpio.

  13. ¡Qué ojo tienes PMQNQ! Espero que la Bruja Avería no te envidie por eso poderes sobrenaturales.. Si, la primera es nuestra amiga Concha de la Cruz. Palabrita del niño jesús, que no vuelvo a pegar nada de MentiRosa AsqueRosa.

    Con la quema del bus en Cruces-Barakaldo, comienza el rosario de “ekintzas” de los cachorros batasunos ¿Qué pasará con los dos condejales que ANV tiene en Barakaldo?

    Por cierto, una nota biográfica: cada vez que hablamos de ANV siempre recuerdo la cantidad de veces que mi amigos y yo hemos estado en su sede social en Barakaldo; era uno de los sitios típicos de bebercio para adolescentes ¡Qué tiempos!

    ISC maravilloso en El Pais. Del Sr Elorza, better not to say que diría el pirrón.

    Saludos desde y bajo la lluvia

  14. Dr House

    Mi docto colega, lo de los adoradores de Rosa Díez lleva camino, efectivamente, de adquirir rasgos de secta no sé si peligrosa o simplemente tronchante.

    Respecto al extraordinario caso de la simpar Paloma Lobo, que tan inolvidables momentos nos procuró en el pasado, yo creo que exageras. No es que incite al magnicidio. No. Cuando dice desear “con toda la fuerza de que es capaz que desaparezca de su vida y de la historia de este país” el Presidente Zapatero, es que debe estar ejercitando sus poderes como mentalista. Telequinesia y esas cosas. Ya sabes que en los ambientes de las sectas, entre alucinados, delirantes y fabuladores patológicos, este tipo de supercherías gustan mucho. O quiza, simplemente, es que PalomaLobo es como un niño y cree que si lo piensa mucho e intensamente, y persevera en sus pensamientos y jaculatorias, conseguirá que ZP desaparezca de su vida. Pobrecita.

    Lo de la Sra. Delacroix y su arrebato pasional por la eurodiputada es algo más patético (no las bochornosas lisonjas que le suelta la susodicha, sino la indisimulada satisfacción con que las recibe la eurodiputada). Si hoy le dice a su Rosa de España eso que reproduces, lo de ayer, sin ir más lejos, no se quedaba corto:

    “[21] Concha de la cruz | 09.06.07 12:23 pm

    (…) Desde que empecé a partipar en esta página me siento plenamente identificada con ROSA DIEZ, por eso mismo sigo participando. Dice lo que yo pienso y siente lo que yo siento y el hecho de comprobar a diario esa comunión de ideas y sentimientos es muy gratificante para mí, hace que no me sienta sola. Se expresa además con valentía claridad y contundencia, contra viento y marea, caiga quien caiga, como yo lo hago, con el coste de verse marginada, ninguneada y vituperada por sus compañeros de Partido. (…) nos parecemos bastante. Cantarle las cuarenta al lucero del alba cuando la ocasión llega, por mucho que duela, en defensa de la verdad y de los principios no es cualidad muy común y ella la posee. Y a propósito ROSA, estás guapísima, esto para que se chinchen la VICEMOMIA y la ALBONDIGA. Es que lo de mentir,falsear e insultar hace que la gente sea horrorosamente fea. La prueba del algodón, tu eres guapa.”

    (Yo creo que ahí está simplemente emulando a ese eximio periodista que nos sorpendió hace unos meses elevando a categoría moral y política la “extraña belleza de Maite Pagazurtundua”…lo que ella correspondió a continuación, todo hay que decirlo).

    El frenopático está así. Y promete revolverse aún más pues tengo entendido que es entre sus muros donde, principalmente, van a ir a reclutar adeptos los promotores de no sé qué nueva y “regeneracionista” formación política. Seguro que la eurodiputada fabuladora está en ello.

  15. Por mi que no quede @ 8

    Muchas gracias por la bienvenida. Y no, no es irónico el párrafo final, es completamente literal. No sé si puedo explicarlo; da cierta vergüenza, por evidente. Es demasiado básico. La idea general es que si no estás dispuesto a defender la libertad, y a pagar por ello si es necesario, no parece que la tengas en gran aprecio. Y si te conformas con la libertad que los matones te conceden, lo mismo, porque eso no es libertad, es sumisión.

    Puedes pensar que la libertad es irrenunciable, o no. Si piensas que no, es cuando te empiezan a rondar por la cabeza cosas como que si merece la pena la libertad “sin paz”. Y que si la libertad será verdadera si no se puede disfrutar “con paz”.

    Es un falso dilema. La libertad solo depende de que no aceptes la imposición de los matones. Cómo reaccionen ellos, no la hace más o menos verdadera, sino más o menos incómoda.

    Eso que estás pensando cuando dices “paz”, no es lo que normalmente se entiende por paz. No es nada más que intentar que los matones te dejen vivir, y que no te peguen, etc. Y eso solo va a pasar porque:

    A) Los acorrales con la ley y el ostracismo político, y se acaben aburriendo ante la falta de perspectivas. No es fácil, ni rápido, pero se puede hacer.

    B) Les dejes salirse con la suya, y les entregues la libertad de todos, en nombre de unos supuestos “derechos colectivos” de una supuesta nación inventada antesdeayer. Pero si estás dispuesto a que unos “derechos colectivos”, se cepillen a los derechos universales del hombre, tampoco es que tengas gran necesidad de la libertad, o aprecio por ella. Doy por supuesto que te das cuenta de que universales (de todos) es exactamente lo contrario de colectivos (de la tribu). Los derechos colectivos siempre son los derechos de la tribu para acabar con la libertad de las personas.

    Pero “la paz” no va llegar porque creas que eres un tío estupendo y les vas a mirar a los ojos. Eso solo ocurre en los cuentos para los más pequeños. No es un buen cuento.

    Eso era lo que quería decir. Paz por libertad. Unos lo consideraran buen negocio, y otros malo, pero los que lo consideran bueno no pueden al mismo tiempo proclamarse amantes de la libertad. No.

  16. Lois:
    Gracias por la explicación, pero sigo sin entenderle. Yo creo que hay un gran equívoco por medio. Acaba usted diciendo “Paz por libertad. Unos lo consideraran buen negocio, y otros malo, pero los que lo consideran bueno no pueden al mismo tiempo proclamarse amantes de la libertad. No. ”

    Yo no sé usted, pero yo no conozco a nadie que esté dispuesto a intercambiar paz por libertad y menos aun, que le parezca un buen negocio. No creo que sea eso lo que Marta Marcos quiere decir en su artículo y, desde luego, no creo en absoluto que el Presidente del Gobierno estuviera dispuesto a semejante inaceptable intercambio en su intento de acabar con eta. Si hubiera estado dispuesto, no estaríamos en la terrible situación que estamos. Un saludo.

  17. Felicidades a Marta Marcos, por su excelente artículo.Me parece muy interesante esa separación entre paz y libertad. En Euskadi primero s conseguirá la paz, la ausencia de violencia. Después habrá que conseguir la libertad plena, es decir, que se eliminen los odios y se pueda crear, de este modo, la necesaria concordia civil en Euskadi.

    Cada vez soy más optimista. Además, ayer viví una noche de ilusión y esperanza. Ilusión y esperanza porque el Madrid gane la Liga y mi Celta se mantenga en Primera. Esperemos que el Madrid gane la Liga porque al Athletic de Bilbao no le interesa ganar la Liga este año.

  18. Por mi que no quede @ 17

    Si dudas de que la libertad merezca la pena sin “paz”, (que es de lo que partimos) entonces aceptarás “la paz”, haya o no haya libertad, porque total esa libertad sin paz no merece la pena, y, para el caso, mejor tengamos “paz”. Y pensar eso, no es tener en gran estima la libertad, nada más.

    Es la misma mentalidad de Millan Gomez Pérez @ 18: “En Euskadi primero s conseguirá la paz, la ausencia de violencia. Después habrá que conseguir la libertad plena, es decir, que se eliminen los odios y se pueda crear, de este modo, la necesaria concordia civil en Euskadi.”

    De acuerdo, es una forma de hacer las cosas. Pero no es una forma de apreciar la libertad, ni de que te importe un pimiento.

    Y tampoco es una forma de entender la libertad el pensar que está relacionada con el amor y la bondad del mundo. Con que tengas unas leyes iguales para todos, con que puedas expresar tus opiniones sin jugarte la vida, con que puedas participar en política en igualdad de condiciones que los demás, ya tienes libertad. Mira que facil. Y sin necesitad de acabar con el odio, ni otras cosa muy feas pero que nada tienen que ver con la libertad.

    No se me ocurriría pedirle a mi gobierno que acabe con los males del mundo, porque no puede. Y mucho menos con los odios. Pero sí que intente con todas sus fuerzas que haya libertad política en todas las partes donde se supone que gobierna. Y si no lo consigue de inmediato, por lo menos que dé la sensación de que lo intenta y que le importa.

  19. Veo que siguen ustedes haciendo bromas a propósito de los disparates que algunos escritores y periodistas escriben sobre la Teoría de Juegos (de los juegos, como ustedes escriben con sentido del humor imitándoles).

    El otro día les comenté una anécdota personal que viví con varios profesores de Universidad a los que intenté explicar con escaso éxito esta locura en que andan metidos algunos. Y les decía que yo creo que el origen está en el libro que el profesor Sánchez-Cuenca escribió en 2001, llamado “Eta contra el Estado”. También les dije que conozco de primera mano la valía intelectual y el prestigio académico de este profesor, en España y fuera de España, en Estados Unidos por ejemplo,  país en el que fue investigador un curso (en New York University) y profesor otro (en Yale University).

    Pero la lectura de la prensa de hoy me llena todavía de más estupor, aunque no es el único día que he notado esto. Varios periodistas hacen referencia velada al profesor Sánchez-Cuenca como un consejero de Zapatero, o asesor, o afín, inspirador (o quién sabe si autor incluso) del proceso de paz. Pues bien, yo les puedo asegurar con certeza que el señor Sánchez-Cuenca no ha tenido nunca, ni tiene en la actualidad, la menor relación ni con el señor Zapatero, ni con el proceso de paz, ni con nada que se le parezca. Dudo incluso que le conozca personalmente, a no ser que haya tenido algún encuentro casual con él antes de que el señor Zapatero fuera Presidente del Gobierno.

    Ya está bien de bulos, de mentiras infundadas, de disparates, de hablar por hablar, de achacar a las personas cosas que son falsas. Un poco de seriedad, señores, periodistas, intelectuales y personajes varios. Dejen ustedes de disparatar y póngase a pensar en cosas serias. No hagan ustedes cierta la expresión de que este es un país de charanga y pandereta. Y de paletos.

  20. Lois:

    Yo también nada más. Pero haga el favor de no decirme que yo no tengo gran estima por la libertad porque me ofende seriamente. La tengo en tanta estima que llevo luchando por ella desde mi primera juventud. Un saludo.

  21. Isidoro@9


    “There are, however, two other differences with Nothern Ireland that the politicians in Madrid should reflect upon and learn from. One is that British governments seem less exercised about any threat that a part of their country might one day break away. If a clear majority in Northen Ireland -or un Scotland, for that matter- voted for independence, most politicians in London would accept the result. In contrast, all governments in Madrid remain pathologically hostile to any such idea anywhere in Spain.� (The Economist, p. 10)

    Ahí queda eso para la reflexión…..

    De acuerdo, reflexionemos.

    Es posible que tenga razón The Economist, y los políticos británicos no se inmutaran por tal posibilidad, no lo sé. Lo que sí se es que en Irlanda hubo una guerra, la guerra anglo-irlandesa. Entre 1918 y 1921, creo. Y que tras esa guerra se permitió a los condados que lo querían permanecer en el R.U.

    ¿Podrían aquellos territorios vascos que lo quisieran pemanecer en España, tras un referendum, si así lo votaran?

    ¿Y tienen todas las partes de España derecho de autodeterminación, o es una putada que solo nos pasa a los vascos, porque como somos más brutos y pegamos tiros, ya se sabe …? ¿Es un derecho, digamos terrorista, o es general? ¿Y si es un derecho general de cada parte, quien define esa parte? ¿En base a qué? ¿Tiene que ser la parte entera por narices, o puede ser solo una parte de la parte?

    ¿Cual sería el motivo, en su caso, para que una parte tenga el derecho de no ser dividida en unidades más pequeñas, y ese derecho no lo tenga, pongamos, España?

    Aceptemos con The Economist que es patológico sentirse hostil a la idea de la separación de un país vasco que jamás ha sido nación ni unidad política ni nada. Pero aceptemos que esa patología no es un caso tan aislado, y que no es el Reino Unido el único ejemplo del que se puede aprender. Francia nos queda más cerca, geográfica y culturalmente, y al parecer goza de la misma patología, y en un grado mucho mayor que nosotros.

    Habría también que preguntarle al periodista del Economist si algún político británico aceptaría alegremente el tipo de pregunta que los nacionalistas quieren hacer en un referendum. Cosas tramposas del tipo de “¿quieres que los vascos tengan derecho a decidir?” o “¿Quieres que los vascos tengan derecho de autodeterminación”?

    ¿Por qué crees que los políticos nacionalistas jamás plantean un referendum del tipo de “¿Quieres separarte de España”?

    Está muy bien eso de reflexionar, pero no está de más, ya de paso, pensar en qué queremos, y en qué vamos a hacer para conseguirlo. Y si la propuesta es partir el país, que se diga, para que la gente pueda reflexionar, precisamente.

  22. Mañana se reunirá Zapatero con Rajoy.
    Zapatero dió por amortizada la reunión el pasado jueves, al decir que no esperaba nada de Rajoy por su virulenta oposición en materia de terrorismo.
    Rajoy ya ha dado por amortizada la reunión hace tiempo, no hay más que ver las cosas que dice de zapatero: si no cedes, bombas; si no hay bombas, será porque has cedido, etc.
    La gente esta cabreada y aburrida. Sería bueno que los dos dieran ánimos a los españoles con argumentos fundados. No parece posible. Las elecciones están a la vuelta de la esquina y Rajoy no va a dejar de criticar a zapatero. Zapatero por su parte, metio la pata al no decir que esperaba algo distinto por parte de Rajoy.
    Si Rajoy es aplaudido por los fachas, es que no habrá pactado nada con Zapatero. Si le critican, es porque igual ha acordado algo bueno para la mayoría de los españoles.
    En este momento, ¿qué estarán pensando los asesinos?, ¿a quien le habrán puesto ya la bala en sus planes?

  23. Si ya lo decía yo hace unos días, que se rompe el alto el fuego y la teoría de los juegos no dimite. Y sigue sin dimitir, a pesar de que lo piden con insistencia Pradera, Elorza y Ramoneda por el lado de PRISA, Buesa por el de los antietarras de discoteca y Edurne Uriarte por el tercio de tertulianos a los que les cae una cátedra del cielo. Esta visto que la teoría de juegos, tan posmoderna, como escribió en ocasión memorable Maite Pagazaurtundua, no entiende mucho de responsabilidad política. Lo suyo son los equilibrios, igual que lo propio del Mariscal Zhukov (alias Hermann Terstch) son los random walks (ahí les dejo el término). Es decir, la teoría de los juegos es puro pragmatismo socialdemócrata. Me cuentan que Zapatero no ha aprendido inglés durante esta legislatura porque estaba demasiado ocupado aprendiendo la teoría de los juegos, instrumento imprescindible para saber cómo rendirse con propiedad ante una organización terrorista. Ahora que las cosas se han torcido, está pensando en contratar a Elorza para que le cuente el “milenarismo sabiniano� (en versión abreviada) y a Ramoneda para que le explique la “post-política�. Seguro que así se corrige el rumbo y el PSOE saca la absoluta en las próximas generales. Respiremos tranquilos.

  24. Lois 22,

    Me parece que hay muchas preguntas en tu comentario que no se enfrentan con franqueza a lo que plantea el redactor de The Economist. Por ejemplo, ¿qué tiene que ver Francia en todo esto? O, ¿es tan importante el pasado como para que determine el futuro? En fin, los argumentos historicistas son pobres. Y decir que: “perenganito no lo hace, pues yo tampoco…” Es más propio de pataleta de niño. En el País Vasco hay dos problemas políticos:

    1. Un porcentaje considerable de personas consideran que la violencia es un buen instrumento para conseguir fines políticos.

    2. Un porcentaje muy amplio de personas -no sé cuantos- les gustaría tener un Estado propio.

    Centrarnos en el primero, olvidándonos del segundo es un error. Eso sí, primero la paz y luego la política. Los tiempos son importantes, desde luego. Pero no podemos obviar uno de los problemas…..

    Don Cicuta, a mí me ha llamado la atención la siguiente afirmación en el texto de Elorza: “Zapatero ignoró el peso ideológico de la religión política sabiniana, con su absolutismo de los principios independentistas y la carga de la muerte y de fijación de las conductas políticas”. Ahí queda eso…. Si alguien sabe lo que significa, que me lo explique, por favor.

  25. Comprendo la perplejidad de la siempre sagaz Marta y quizás el siempre lúcido ( y también perplejo) Sánchez Cuenca complemente en El País el artículo de cabecera en DC y disipe en parte las impaciencias de la autora. O no. Ya ves, Martita, que yo también estoy confuso y contuso, lleno de dudas y prreguntas. ¿Cómo es que el PP pueda salir indemne de una continua fechoría que duró tres años y empezó tras romper (no convocando a ZP) el pacto antiterrorista la misma mañana del 11-M ? Dice ISC que la desunión de los partidos es mala y yo añado que la unión es imposible. Y, quizás, a estas alturas del calendario y cuando el PP ya ha hecho todo el daño posible, inútil. Estamos hablando de los dos grandes partidos, evidentemente. Si digo imposible es debido a que por parte del PP sería una unión tramposa, ficticia, llamémosle tregua trampa. ¿Por qué las treguas trampa han de ser monopolio de ETA? ¿Qué podemos esperar de un partido que después de denominizar a Zapatero hasta el extramo hacerle una manfestación por haber vendido Navarra y el día (bueno, los días que fueren) después de las elecciones el insufrible Rajoy pide a Zapatero, en sede parlamentaria, su colaboración para gobernar en Navarra? ¡Vaya patriotismo! ¿Cómo vamos a creernos a Sanz (el que quiere seguir gobernado en Navarra) cuando aplaude el discurso de Zaparero tras la suspensión de la tregua? El PP e industrias afines confunden patria con patrimonio. En su afán por mantenerlo e incrementarlo el bobo solemne de Rajoy no pierde ocasión de meter la pata, y así da risa que, cuando un lumbrera del deporte se despacha con la necesidad de que el himno nacional cuente con letra, el susodicho bobo solemne (si se puede calificar de tal al presidente del Gobierno, ¿por qué no al lider de la oposición?) lo celebra y responde que elevará la propuesta al Parlamento. Sí, lo dijo en serio, y no después de ser nombrado reina de los juegos florales de la vendimia de la Ribera del Duero. Los debates parlamentarios para consensuar la letra del himno echarían chispas y romperían más a España que la letra del Estatut y las navajas serían desenfundadas de la liga. ¿Y cómo el bobo solemnísimo no echó de menos la letra del himno en las numerosas cantatas con que, acompañado de sus leales, elevó el patriotismo hispánico al final de las manifestaciones? Elemental, no la echó de menos está encantado con la letra perpetrada por el poeta Pemán, gran depurador de maestros y otros enseñantes una vez ganada la Cruzada.
    Y tanto, ISC, que “incluso los que apostamos por el proceso insistimos en que había un riesgo de que no se pudiera llegar a un acuerdo sobre el final de la violencia”. Apostar por el fracaso es apostar a caballo ganador, según las estadísticas y el sentido común y los cuarenta años de horror y muerte transcurridos.
    Dices, ISC, que tan “legítimo era estar a favor de intentarlo como en contra” y dices bien. Pero que el PP y sus esbirros hayan hecho lo posible y más para que el porceso fracasara, es una traición a la patria que tanto juran defender y una apuesta por el patrimonio, del que nunca hablan. Manuipularon, utilizaron a los muertos, insultaron, mintieron…, hala, y ahora olvidémoslo todo con la letra del himno nacional, “a patriotas a mí no me gana nadie”. Mentira, la única letra que les interesa es la letra de cambio.
    No obstante demos una oportunidad a la esperanza. Si el PSOE no se amilana y lleva la iniciativa, quien tiene un problemazo es el PP. Realmente tiene varios problemazos: Rajoy, Acebes, Alcaraz, Rosa de España, Gallardón…, y en la lejanía, subido a la columna de Peridis, el gran duque de FAES, amén de marqués de Ribera del Duero e intendente mayor de Islas Caimán “fumándose” un Vega Sicilia. ¡Qué chulo!

  26. 26 Isidoro

    El texto de Elorza ofrece varias perlas, más allá de su tono general. La que tú señalas, a la que me he referido esta mañana. ¿Y qué decir de su referencia a “los claros reflejos autoritarios frente a cualquier disconforme” que Elorza observa en el Presidente del Gobierno (por supuesto, sin dar un sólo dato que avale eso) o la pretenciosa afirmación de que “ni siquiera ha aprendido (ZP) que el diálogo es una trampa pàra la democracia, de no tener como única meta la autodisolución de la banda”?
    ¡¡¡Cuanta sabiduría desperdiciada !!!

  27. Pues sí, Jelloun (28), el texto de Elorza está lleno de perlas. Lo que me pregunto es porqué aún escribe este señor en El País. Quizás sea el relevo generacional del que nos hablaban….. en los 70s. Esperemos que no le hagan mucho caso los que toman decisiones en este país, porque invertirán más tiempo en interpretar sus oscuros textos que en decidir qué hacen.

  28. Isidoro 26

    Me parece que hay muchas preguntas en tu comentario que no se enfrentan con franqueza a lo que plantea el redactor de The Economist. Por ejemplo, ¿qué tiene que ver Francia en todo esto?

    ¿Te suena Córcega? ¿Te suena Bretaña? Pues eso es lo que tiene que ver.

    En fin, los argumentos historicistas son pobres.

    Muy bien, pues dime tu cuales son los argumentos válidos. ¿Los racistas, los linguistas, los voluntaristas, o cuales?

    Y decir que: “perenganito no lo hace, pues yo tampoco…� Es más propio de pataleta de niño.

    Fantastico. Pero decir “fulanito sí lo hace, pués yo también” -que es la propuesta del Economist que tú recojes- debe ser propio de la enjundia de un genio. Ya me voy dando cuenta, ya.

    Simplificas mucho el problema vasco, y no te das cuenta de que es un problema sin solución de compromiso. No se trata de que a una cantidad nada despreciable de gente le gustaría tener un estado propio. Se trata de que han decidido fabricarse una nación donde ya había una (lo siento será historia, pero también es presente), y solo pueden conseguirlo a base de quitarle su nación a los demás, o a base de expulsarlos de su tierra. Y no aceptan medias tintas, que es lo que hasta ahora se ha intentado.

    Y se trata de que van hacia sus objetivos ocultándolos, porque saben de sobra que, salvo tal vez en Guipúzcoa, no tienen la menor posibilidad de ganar un referendum de separación planteado a las claras.

    Y se trata de que ni con 30 años de pastorear la educación, el presupuesto, y los asesinatos, amenazas, y extorsiones, han conseguido todavía estar en la posición de ganar un referendum planteado a las claras. Pero todo puede llegar claro. Sobre todo si empiezan a recibir ayuda desde dentro de la nación que pretenden destruir, y esta pierde la volutad de continuar.

    Y ya que estamos, permíteme explicarte otra cosa:

    Don Cicuta, a mí me ha llamado la atención la siguiente afirmación en el texto de Elorza: “Zapatero ignoró el peso ideológico de la religión política sabiniana, con su absolutismo de los principios independentistas y la carga de la muerte y de fijación de las conductas políticas�. Ahí queda eso…. Si alguien sabe lo que significa, que me lo explique, por favor.

    Significa exactamente lo que te estoy diciendo. Que el maximalsmo de los nacionalistas vascos (que a menudo intentan disimular) impide cualquier solucion de compromiso del problema. Que han llevado las cosas a un extremo en el que los no nacionalistas solo podemos perder, o derrotarles, pero que no existe una fórmula para eso que llamáis “la paz”, salvo que te creas los cuentos para niños. Y por supuesto que si ellos ganan, lo que vendrá será una especie de totalitarismo nacionalista postmoderno que … ¡habrá que verlo!

    De nada.

Deja un comentario