Contra los escraches

Barañain

Con significativo retraso editorializa hoy El País sobre los “escraches” horrible término con el que se designa el acoso callejero a los parlamentarios u otras personas significadas políticamente por uno u otro motivo (¡la palabreja tenía que proceder del no menos horrible populismo argentino!). Es significativo el retraso, digo,  porque llevamos ya varias semanas en las que, pillada por sorpresa, la izquierda (política, mediática o intelectual) apenas ha sido capaz de argumentar a la defensiva, contemporizando con el acoso callejero y limitándose a criticar el reproche de esa estrategia  por parte del gobierno y el PP por lo que tendría de “criminalización” de lo que esa izquierda ha considerado una justa movilización ciudadana.

Dice El País: “…es hora de decir que ese método es inaceptable. La protesta en ningún caso debe llevarse al ámbito privado, porque los electores no eligen a los familiares ni a los vecinos de los políticos y no se puede implicar a terceros en formas de presión que conlleven gritos, abucheos, escarnios o un afán de señalamiento público.” Creo que sigue sin entenderse que ese acoso o “señalamiento” es en sí mismo  rechazable por lo que supone de intento de intimidación personal al político en su espacio privado, en su ámbito más personal. No se trata de que con ello se moleste a familiares y vecinos; es igualmente rechazable si el diputado carece de familia y vive en un descampado, sin vecinos potencialmente perturbables.

 ¿De verdad es exagerado referirse a “kale borroka”? Muchos se escandalizaron por esa ocurrencia. Pero, de hecho, se trata de “lucha callejera”, guste o no. Cuando se insiste en desligar esa modalidad de acoso de la famosa “kale borroka” que padecimos en Euskadi se está criticando el exceso (interesado) en la respuesta por parte de los acosados pero no conviene, tampoco en eso, pasarse de listos. Cierto que la kale borroka en su última fase era criminal porque formaba parte de la estrategia de ETA y podía suponer el señalamiento de futuras víctimas de los asesinos y, en ese sentido, es absurda e injusta la pretensión de asimilar ambos fenómenos. Pero mucho antes de que ETA iniciara esa pendiente demencial (en base a aquella estrategia que llamó de “socialización del sufrimiento”), cuando políticos, periodistas y jueces no iban escoltados, ya existía esa “violencia de persecución”, ese gusto del fanatismo abertzale por adueñarse del espacio  público –incluso invadiendo la privacidad familiar del “señalado”-, que perseguía la intimidación de los adversarios. Y ya se denunciaba por parte de los demócratas vascos.

Aquí, ahora, se trata también de eso, de torcer la voluntad de unos diputados a base de promover su escarnio en su entorno más personal, aunque no haya estrategias terroristas por medio. Y esto nada tiene que ver con las libertades de expresión y de manifestación.  Las instrucciones emitidas por el Fiscal General del Estado son bastante razonables. Como lo es, en Euskadi, la actuación de la Ertzaintza para impedir el escrache a los diputados del PP (que bastante currículum de acoso acumulan ya). Que, llegados a este punto, algunos ocurrentes  hayan querido  replicar a la “represión” del Gobierno –muy comedida por otra parte-,  proclamando que “¡todos somos ETA!” sólo añade una dosis más de imbecilidad e insensibilidad, a partes iguales.

El caso es que, incluso si  es excesivo vincular el escrache a estrategias de fanáticos violentos, ¿acaso eso lo convierte, sin más, en  una práctica democrática? Ayer mismo Toxo, el secretario general de CCOO, aseguraba que sí, que el escrache era una fórmula democrático. Pero, por si acaso, no discutía los argumentos en su contra.  ¿Es que no es obvio que lo que se persigue es, simplemente, amedrentar? ¿Qué tiene de democrática la intimidación personal? ¿Lo aceptaríamos si las víctimas fueran otras, en otro contexto político? (El País ejemplifica a propósito de las concentraciones de fundamentalistas cristianos frente a clínicas abortistas, y no es difícil imaginar lo que nos parecería un hostigamiento frente a los domicilios particulares de quienes trabajan en esos centros). ¿Tanto cuesta reconocer lo obvio? Me parece que estamos ante una muestra más de sectarismo, ese empeño en no querer quitar la razón, ni criticar siquiera,  a quienes se enfrentan al adversario político (el PP), no vaya a parecer que nos identificamos con él.

Particularmente absurdo me parece el argumento –que no he dejado de escuchar estos días de destacadas voces progresistas-, de que el PP con su respuesta a los escraches quiere “desviar la atención” sobre el problema de fondo de los desahucios y de la tramitación de la legislación sobre las hipotecas. Es obvio que eso puede ocurrir, que está ocurriendo ya, pero es que se lo han puesto “a huevo”. Si alguien ha conseguido que se hable menos de las enmiendas que se barajan en torno a esa legislación que de los problemas de orden público derivados de los escraches es quien tuvo la fantástica idea de poner en marcha tan estúpida (además de antidemocrática)  iniciativa.

Lo curioso en los intentos de defender esa “forma de movilización ciudadana” es que me cuesta muchísimo imaginar que quienes se prestan ahora a dar cobertura al despropósito –invocando la desesperación ciudadana o la cerrazón de los gobernantes o cualesquiera otros agravios previos-,  hubieran apadrinado semejante fórmula o que hubiera sido suya la ocurrencia.  Es decir, no me imagino hace unos meses a los Toxo, Lara, Valenciano, o cualquiera de los intelectuales de la izquierda que han mostrado su comprensión hacia los acosadores,  proponiendo a los  integrantes de la plataforma de afectados por las hipotecas (PAH) asumir esta forma de lucha porque les pareciera muy democrático intentar abochornar a los diputados en sus domicilios para que cambien el sentido de su voto. Sin embargo ahora lo defienden aparentando convicción.

Ideología subyacente: aunque nos disguste, o no nos entusiasme, dado que “ha surgido del pueblo” no podemos cuestionarlo. Ya se sabe, siempre con los de abajo aunque disparaten. Y esta condescendencia se lleva hasta el extremo de pasar por alto una concepción preocupante que aflora en las declaraciones de los promotores de los escraches: dicen que han de actuar así porque no se les hace caso. Como si el pretender –legítimamente- un determinado cambio legal  y creerse asistidos por la razón (y por miles o millones de firmas) e investidos de una supuesta “superioridad moral” fueran títulos suficientes para que los representantes de la mayoría ciudadana cambiaran su opinión, y justificaran en caso contrario romper la baraja. Y que además se les comprenda y ensalce por ello.

No sería la primera vez que una obsesión monotemática – en cuyos cálculos no entra la posible frustración de sus expectativas-, llevara al fanatismo. Ojala no ocurra eso; pero, por si acaso, haría bien la izquierda en no dejarse arrastrar por esa corriente tóxica.

22 pensamientos en “Contra los escraches

  1. Chapeau al artículo de Barañaín y a su opinión sobre los dichosos escraches. Parece enestepaís enestemomento que hay que apoyar cualquier iniciativa, por absurda, estúpida y disparatada que sea, como es esta, para que no crean que eres de derechas. Es un poco como cuando algún opinador político se pone a criticar al PP y, de repente, y sin venir a cuento, tiene que añadir algo sobre la calamidad absoluta que fue Zapatero. No vaya a ser que alguien le confunda con un admirador de Zapatero. ¿No es la hija de Lobisón la que piensa que nos estamos volviendo locos?

  2. Bueno, yo apoyo el Escrate….. ¿por qué? porque para empezar estamos hablando de molestar a unos políticos que no han sido elegidos para lo que están haciendo, que nos están robando, engañando, estafando, y que cuando están todos juntos en el Parlamento, en el Congreso, etc, están todos muy contentos y muy unidos burlándose de todos nosotros, insultando a nuestra inteligencia y forrándose ellos, sus familiares y sus amigos. Por tanto apoyo el Escrache, porque el nivel de vida que están llevando estos jetas es gracias a todas estas cosas tan nefastas. Y no está mal que por separado se den cuenta. Todos sabemos que los criminales juntos se apoyan entre ellos. No es gente inocente a la que se está presionando, son los mayores culpables del destrozo de nuestro estado de bienestar ¿¿¿¿¿Esperar a que la justicia nos ayude????? Tipo Camps no? Claro claro…………………….

    Por otro lado, ‘kale borroka’ es destrucción. Y Escrache no es destrucción, o por lo menos el Escrache que yo apoyo NO ES DESTRUCCIÓN, es afear a los jetas ‘su ladronismo’ en su propia casa, la misma que con sus propios sueldos no hubieran podido pagar NUNCA…………… porque no sólo estafan con la política económica, sino que cobran lo que nunca deberían cobrar.

    Luego sigo………..

    Saludos

  3. ……… sin olvidar el abuso con el que se utiliza la coletilla de ‘la mayoría de los españoles nos votaron’… que es mentira; el porcentaje de gente que no votó es mayor que el porcentaje de gente que votó (a todos los partidos). Por lo tanto los que votaron al PP, como ya sabemos, son ellos mismos a sí mismos, mintiendo para seguir forrándose entre ellos…………………..

  4. Pues hale, vamos a abolir las elecciones, y a los políticos, todos jetas, ladrones, robando, engañando y estafando. NO votemos más.

  5. No, lo que hay abolir es el sistema electoral, el sistema penal y evitar que gobiernen políticos corruptos y que encima vivan por encima de sus posibilidades a nuestra costa.

  6. Perdón, yo entendí que eran “todos”. Es que leí “todos juntos en el Parlamento, en el Congreso, etc…..todos muy contentos y muy unidos burlándose de todos nosotros….y forrándose ellos, sus familiares y sus amigos…”. Todos son Camps, todos son Matas, todos son Barberás, todos son Aguirres o González, todos. Todos quiere decir todos. Y no es verdad que todos sean iguales. El creerlo, el proclamarlo y el simplificar así tiene un peligro enorme. Es el caldo de cultivo de los Kriscner, de los Chavez o Maduros…. y aquí de alguna que otra.

  7. Yo creo que los escraches hacen buenos a malos políticos y en ese sentido éstos deben estar encantados de ser acosados. No hay riesgo de tiro en la nuca sino simplemente “aguantar el tirón” y centrar el debate, no en como son de eficaces las medidas que toman, sino en como se pretende, irresponsablemente, que la calle legisle cuando la soberanía reside en el parlamento. De esta manera nos perdemos en valoraciones absurdas sobre si los metros de distancia entre el “escracheado” y la multitud son 300 o deben ser 150. Como digo nada mejor para la mediocridad de políticos que tnemos que este tipo de actitud. Se desvía totalmente el foco de atención.
    A mi, por muy torpes que sean, me representan los políticos que han sido elegidos. Para nada me siento representado por el escrache.

  8. Ay Ay Ay!….los escraches dichosos….son como los piquetes de información que se hacen durante las huelgas generales.
    Si algún colectivo político logra reunir mas de un millón y medio de firmas para presentar una ILP en el Congreso de los diputados ,creo que eso se merece una informacion exaustiva personalizada y sostenida en el tiempo ,a los diputados de esa formancion política y otros responsables políticos de los partidos,que están en contra de las medidas que se proponen en dicha ILP.
    El problema surge cuando ese piquete informativo ,no es recibido por aquel al que va la información o bien porque no este o no quiera atender su petición.
    Hombre ,no le estoy pidiendo ,yo a los afectados que les inviten a un cafelito y unas pastas a los que escrachean ante su casa ,pero bueno ,estoy seguro que si baja y se reúne con ellos ,a parte de que se sorprenderán al verlo ,estará en mejores condiciones intelectuales para rebatirles las medidas que ellos proponen.
    Pero como no hay inteligencia política que haga que los responsables del Partido Popular ,,diputados y senadores se reunan con miembros de la PAH para conocer y llegar a entender el motivo de sus reivindicaciones …..evitando asi que tengan que ir a sus domicilios para informarles.
    Pero que le vamos a hacer si tenemos políticos que solo esperan las palmaditas en la espalda ,la reverencia y solo dan “si te he visto no me acuerdo”….es decir ,su incapacidad política para evitar que no se “les echen las manos al cuello”
    ¿metafóricamente hablando?…¡¡nooo!!!..jeje.

    El escrache lo propician los que no quieren escuchar….ellos mismos.

  9. “Caos”, “maquillaje, “cierre en falso”, “decepción”… el PP dispara todas las alarmas con su propuesta de reforma hipotecaria

    Oposición, sindicatos y PAH, alarmados con el planteamiento ‘popular’; Ada Colau advierte de que no incluye mínimos como la dación en pago o la moratoria de los desalojos, por lo que seguirán protestando
    Ya fuera por la presión social o por las impactantes noticias sobre desalojos y suicidios, el grupo popular acabó reculando en su intención inicial de tumbar la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para reformar la ley hipotecaria.

    Tras la rectificación, la ILP sería tramitada en el Congreso, pero el PP ya dejó claro de inicio que la uniría a su propia propuesta, que estaba en esos momentos registrada en la Cámara. La oposición alertó entonces de que no se podían defraudar las expectativas abiertas y quedara todo en un mero gesto.

    El PP quiere finiquitar el asunto la semana que viene
    Pero algunos de los temores se están confirmando, y es que el PP no ha conseguido sumar por el momento ni un solo apoyo a su propuesta de reforma de la ley hipotecaria. Además, el PP ha rechazado en la Junta de Portavoces que el proyecto de ley que finalmente salga de la Comisión de Economía se debata y vote en Pleno, una decisión que ha sido criticada por el PSOE y CiU. El portavoz popular de Economía en el Congreso, Vicente Martínez Pujalte, ha asegurado que en el debate en la comisión durante esta semana se podrían incluir enmiendas de otros grupos para intentar llegar a acuerdos, pero de momento los puntos de partido no podrían estar más alejados. Los populares esperan que la ponencia final esté lista para su aprobación la semana que viene.

    PSOE: “Clarísimamente insuficiente”
    Toda la oposición, en palabras recogidas por EFE, ha mostrado su decepción con el borrador de los populares, en el que no se incluyen puntos claves de la ILP como la dación en pago, la dación en pago retroactiva o una moratoria en los desahucios. La portavoz de Vivienda del PSOE, Leire Iglesias, ha dicho que el borrador es “clarísimamente insuficiente”, “no da soluciones a nadie” y ha pedido al Gobierno que paralice los procedimientos de ejecución hipotecaria en marcha mientras se elabora la nueva ley.

    “Decepción” en CiU
    La diputada Lourdes Ciuró (CiU) ha indicado que la propuesta del PP ha causado “decepción” porque no recoge el espíritu de la iniciativa legislativa popular (ILP) sobre dación en pago y ha avanzado que presentarán enmiendas para transponer mejor la sentencia del Tribunal de la Unión Europea. Por la Izquierda Plural, Joan Coscubiela ha comentado que el Gobierno y el PP quieren “cerrar en falso” el problema de los desahucios y ha anunciado que si no se admiten los postulados de la ILP, su grupo la mantendrá viva mediante nuevas propuestas legales.

    Carlos Martínez Gorriarán (UPyD) ha afirmado que el borrador mejora algunas cuestiones pero todavía es “muy insuficiente” y el diputado del PNV Pedro Azpiazu ha indicado que el texto no avanza “prácticamente nada” y ha confiado en que la voluntad de negociación mostrada por el PP se concrete.

    Acto conjunto de los sindicatos y la PAH donde instan al Gobierno a “escuchar”
    También han mostrado su decepción en un acto conjunto los sindicatos CCOO y UGT y los promotores de la ILP, la Plataforma Afectados por las Hipotecas (PAH), instando al Gobierno a “escuchar a los ciudadanos”. La portavoz de la PAH, Ada Colau, reclamó que se atiendan los requisitos básicos de la ILP (dación en pago, la paralización de los desahucios y el alquiler social) denunciando que “fusión” que ha hecho el PP en su propuesta es una “ofensa a los afectados por los desahucios” y la ciudadanía que apoyó con su firma la iniciativa.

    Oportunidad para conciliar “legalidad con legitimidad”
    “Estamos escandalizados”, dijo Colau, para quien el proyecto es una operación de maquillaje y una “propuesta del caos social, económico y judicial” al no dar respuesta al actual problema de personas amenazadas por el desahucio y las que no solo han perdido su vivienda sino que conservan su deuda con los bancos. “Si creen en la democracia que dejen de escuchar a los intereses financieros y acepten las reivindicaciones mínimas de la ILP”, ha reclamado Colau. Por su parte, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ha reclamado que “las viviendas propiedad de los bancos nacionalizados deben ponerse a disposición de las personas con un alquiler asumible”.

    Para el secretario general de UGT, Cándido Méndez, “el Congreso está ante la opción de darse una oportunidad a sí mismo incorporando los contenidos de la ILP y conciliando, de esta manera, la legalidad con la legitimidad”.
    S.Colado | 09/04/2013
    http://www.elplural.com/2013/04/09/caos-maquillaje-cierre-en-falso-decepcion-el-pp-dispara-todas-las-alarmas-con-su-propuesta-de-reforma-hipotecaria/

  10. Fernando, estoy en desacuerdo total contigo. Se les defiende haciendoles pasar por víctimas, cuando son los verdugos, y encima verdugos para enriquecerse. A mí no me representan en absoluto, están ahí por un sistema electoral pésimo y por una sociedad a la que se ha confundido mucho…………

  11. PMQNQ: ‘….todos los del PP y otros tantos de otros partidos políticos……’ 🙂

  12. Siento no haber leído por falta de tiempo el artículo de hoy. Tambien es cierto que me preocupa muy podo los escraches al PP. No se… me preocupa más el cierre de fábricas…

    Amistad, hoy, sublime,

    APMNQ “El creerlo, el proclamarlo y el simplificar así tiene un peligro enorme. Es el caldo de cultivo de los Kriscner, de los Chavez o Maduros…. y aquí de alguna que otra.”

    Estoy de acuerdo, el populismo antipolíticos puede llevarnos a Beppe Grillo en el mejor de los casos y a Anglada en el peor (O Vidal-QUadras, no se) Peroooo, lo de CHavez, no. Chavez surgió porque el sistema turnista venezolano estaba podrido (en lo político y en lo corrupto), y no había más horizonte de izquierdas que el Coronel. Existía un Lula? Un Obama? No!
    Espere que un Chavez no sea, finalmente, la mejor solución para España y Charneguistan
    Tiempo al tiempo que diría Trigo Limpio

  13. O a Andrea Fabra, por poner un ejemplo; ¿se acuerdan de ella? la del “que se jodan”.
    “Chavez surgió porque el sistema turnista venezolano estaba podrido (en lo político y en lo corrupto)”. Claro. Por eso me da tanto miedo a mí generalizar los casos de corrupción a “todos” los políticos. En España hay políticos corruptos, muchos. Pero no TODOS los políticos son corruptos. Esta mañana hablando con un joven venezolano antichavezista me decía que la corrupción en España comparada con la que había en Venezuela es una broma. Lo que no le quita importancia a la de aquí, por supuesto. A pesar de eso, a mí lo de los escraches me parece un desahogo poco aceptable. Encuentro más útil y sensato las denuncias, la actuación de los jueces y la cárcel.

  14. OK PMNQ, diferimos en la valoración de la llegada de un Chavez al poder. Positivo o negativo. O si lo prefieres lo de Chavez no es populismo, es izquierda.
    ::
    Si a los políticos del PP les hacen escraches a MAFO qué habría que hacerle? ¿Arrastrarle alrededor del BdE atado a una moto (Gaza style)?

  15. “Antidemocrática” y “Corriente tóxica” son los conceptos que mejor resumen la opinión del articulista alrededor del escrache. Ante los mismos, no puedo más que mostrar mi absoluto desacuerdo.

    Lo que está instalado en la toxicidad son las instituciones. Así lo ilustran el hecho de que el partido en el poder se confirma como una engrasada maquinaria de captación de fondos ilegales y reparto de los mismos entre sus miembros sin control fiscal, mientras que en ayuntamientos y comunidades autónomas abundan los ejemplos de miembros de los grandes partidos envueltos en chiringuitos económicos, tráficos de influencia y grandes sistemas de evasión fiscal. Ésta y la incompetencia manifiesta de los elegidos para gestionar las instituciones en tiempos de crisis es la gran toxicidad que asola a la patria, no el escrache.

    Y sin embargo, en una situación que debería de poner en crisis a todo el sistema político y que no escapa ni a la jefatura del Estado, nos metemos con el escrache y con sus promotores, se ve que en nombre de los altos valores de la democracia y el respeto de la privacidad. Que la causa sea justa y que tenga muertos sobre la mesa, parece que no importa. Que los escracheados sean personajillos que, día sí, día también, nos están arrebatando dinero, derechos y que aunque conducen con sus medidas a la gente a la ruina, no tienen ni la decencia de poner los medios suficientes para impedir que la gente pierda su casa, se ve que tampoco.

    Pero lo más discutible es que se considere un grave acto violento e intimidatorio y, con perdón, delirante que se compare con la kale borroka. Por favor, que se trata de abucheos episódicos, que no es más que eso y que ya tenemos a la policía estableciendo distancias de seguridad y si hace falta se sacan reformas legales ad hoc. Y que son abucheos de gente que ante todo está indignada y que está intentando hacer con las casas de la gente lo que el Estado debería hacer y no hace: salvaguardarlas.

    En fin….

Deja un comentario