Consenso, ¡claro que sí!, ¿pero cuál?

José S. Martínez 

Hay quienes sostienen que para salir de la crisis actual es necesario que los agentes políticos y sociales alcancen acuerdos, como sucedió en la Transición. Defiendo por completo aquellos pactos, y creo que su éxito se debió a que eran una buena definición de quiénes queríamos ser: personas capaces de dirimir sus desacuerdos políticos sin violencia física e integrarnos en la Europa del capitalismo con rostro humano. Para lograrlo, la izquierda renunció a la ruptura política y la derecha cedió espacios de poder y libertad. No fue una cesión en condiciones de igualdad, pues mientras unos habían pasado por calabazos y salas de tortura, otros habían vivido cuarenta años en una paz apacible (Mayor Oreja dixit) y se sentían apoyados por el Ejército. Dicho de otra manera, el consenso fue el resultado de la relación de fuerzas entre revolución e inmovilismo, y no una especie de Pentecostés laico, con la bajada del Espíritu de la reconciliación.

Pero cuando estos días oigo hablar de consenso, me suena al consenso con el que amagó el PSOE cuando en un primer momento no quiso investigar Bankia. Es decir, un consenso que no cuestione el modelo social que nos ha llevado a esta crisis, y que haga recaer los ajustes sobre quienes tienen menos poder, la mayor parte de la población. Es un consenso sin un proyecto ilusionante de quiénes queremos ser, como el de la Transición, sino que se basa en el miedo a que todo puede ir a peor. Un consenso en el que el modelo de país que saldrá será con menos Estado de Bienestar y con unas condiciones laborales peores.

Este es el consenso de los señoritos de casino, base de las élites del PP, como Rajoy, y de viejos pilaristas, como Cebrián (es decir, antiguos alumnos del Colegio de Nuestra Señora del Pilar que formaron buena parte de la élite madrileña de a Transición), que siguen viviendo en la Españadel XIX, en la que los caciques en torno a la mesa del casino llegan a acuerdos. Es el consenso de la élite, en buena medida responsable de la situación en la que estamos, que quiere salir de la crisis sin que se vea afectado su poder. El caso de Cebrián es de lo más paradigmático, pues después de haber tomado decisiones financieras que han llevado a la ruina al grupo PRISA, sigue cobrando ingresos millonarios a cargo del grupo, mientras sus trabajadores son “ajustados” por el bien común… Este tipo de élites reclaman insistentemente consenso, para que sus trabajadores no vayan a por ellos.

Otro consenso es posible. Si miramos las encuestas, vemos que la opinión pública apoyaría otro tipo de pactos. Por ejemplo, más contundencia en la lucha contra el fraude fiscal y contra las desgravaciones y subvenciones que hacen que  nuestro país sea uno en los que menos disminuye la pobreza tras la redistribución de la riqueza. O una clase política y judicial más sujeta a controles democráticos, que impidan tanto la corrupción como los comportamientos simplemente inmorales. O mayor responsabilidad en sus acciones a quienes cobran ingresos millonarios de empresas que llevan a la ruina, ya sean públicas o privadas. O más control de una banca, que se puede hundir, sí, pero con banqueros que siempre ganan, con sus indemnizaciones millonarias.

La economía de España es más pobre, y posiblemente no queda más remedio que reducir el bienestar de toda la población. Pero el consenso que está en la calle es que pague más quien más tiene, no los pensionistas, los parados o quienes sostienen con su trabajo diario y buen hacer el Estado de Bienestar (casi tres cuartas partes del empleo público se dedica a salud, educación y orden público, precisamente los profesionales mejor valorados por la población). Los políticos tendrán que decidir con quien buscan el consenso, si con los “poderes fácticos” controlados por pilaristas y señores de provincias o con la gran mayoría de la población española.

Se dice que estamos viviendo la política del miedo, y que todas estas reformas regresivas a las que estamos asistiendo se sustentan en el miedo de la población a empeorar su situación. Pero el miedo puede ser de ida y vuelta. El miedo al movimiento obrero hizo que la burguesía desarrollase el Estado de Bienestar. Ahora que no tienen miedo, lo quieren desmantelar. Habrá que buscar a alguien que los vuelva a asustar.

10 pensamientos en “Consenso, ¡claro que sí!, ¿pero cuál?

  1. ” …..El miedo al movimiento obrero hizo que la burguesía desarrollase el Estado de Bienestar. Ahora que no tienen miedo, lo quieren desmantelar. Habrá que buscar a alguien que los vuelva a asustar……. ”

    Lo malo es que el estado de bienestar amenazado está siendo financiado, mal que bien, desde el exterior. Por lo que el que tenga que venir a asustar tiene que conseguir mantener esa financiación y evitar que la emigración, de existir, lo sea solo de individuos y no de capitales.

    El consenso tiene que producirse, como ocurrió con las cortes franquistas, renunciando los privilegiados, que no solo son los ricos, a sus ventajas, abandonando, de motu propio u obligado, sus privilegios, hoy a costa del ciudadano, y a tener que dedicarse a crear riqueza en vez de a consumirla por la vía de sueldos oficiales y subvenciones varias. ……… más indios y menos jefes.

  2. Hoy no es rico quien tiene la tierra sino que posee la semilla, que es el capital, y que la transporta y distribuye a voluntad a lo largo del planeta. Los cortijos de hoy están sobrados de manijeros y señoritos a caballo, que no solo son los propietarios, sino que se ha ampliado su número muy por encima de lo necesario obligando a los peones a compartir su excaso salario con ello, reservándoles a los privilegiados, encima, la parte del león. Que se bajen de los caballos, que trabejen a jornal, y ………… que se jodan.

    El que venga a asustar que lo haga por ese camino ……… tendrá mi voto.

  3. Excelente artículo.. Desde hace un par de años, algunos señores, siempre muy encorbatados, cuando se les pregunta por la crisis salen con la necesidad de re-editar los Pactos de la Moncloa. Mal, mal, mal. Los Pactos de la Moncloa fueron, entre otras cosas, un pacto de rentas forzado por una inflación que superaba el 15%. Era necesario llegar a algún acuerdo entre capiutal y trabajo para controlar la situación. La situación ahora es completamente distinta: tenemos la demanda hundida, el crédito no fluye y la deuda pública está sometida a sospecha. En esas condiciones, ¿qué puede aportar un gran pacto? ¿Va la gente a consumir porque se unan en un gobierno de concentración PP y PSOE? ¿Van los bancos a dar crédito? ¿Van a dejar de vender deuda española los inversores extranjeros? Me parece a mi que no.

    El artículo cierra con una cuestión curiosa: ¿qué podría darle miedo a las élites de hoy? O, de otra manera, ¿cuál es el nivel de resistencia de la gente antes de que salte? Creo que el nivel de resistencia es altísimo. La gente tiene hipotecas, coches, ahorros, etc. , y, comprensiblemente, salvo algunos jóvenes radicalizados, pocos están dispuestos a hacer barbaridades. Ni siquiera en Grecia ha habido miedo a que la gente se rebele hasta el final. Es decir, aguantar, aguantar, aguantar.

  4. Muy buen artículo el de hoy.

    Tan sólo una observación: el miedo al que se hace referencia en el último párrafo, tuvo mucho que ver con la existencia de la Unión Soviética y países satélites.

    ¿Cómo meter miedo a las elites en la actualidad? Están muy creciditas, y la gente, en general, poco decidida a actitudes radicales, al menos por ahora, en eso estoy de acuerdo con Don CIcuta.

  5. Pero como, el consenso no es lo que ha funcionado hasta ahora? Mismo modelo económico, mismo modelo antiterrorista (y nos petamos Egunkaria de paso) , mismo modelo electoral y de jefe de estado?
    Si España iba bien y/o hemos atrapado a Italia y vamos a por Francia y más allá, oe, oe, oe. Pero ojocuidado… los nacionalistas son los holandeses y los finlandeses.

    Yo solo veo consenso para que se la carguen los sospechosos habituales:;

    ** Los inmigrantes. consenso por abajo entre PP, sus votantes y votantes del PSOE (no Ferraz, espero)
    ** Las malvadas autonomías, y algunas en especial, Consenso PP, PSOE y UPyD
    ** La “”casta políitca””, y empezamos mal suprimiendo concejales de pueblos pequeños. Consenso popular y populista para que alguien lo recoja: un Anglada mesetario? un exbanquero? un famoso?
    http://politikon.es/2012/07/16/en-defensa-de-los-concejales/

    En fin… el manual de construir barricadas lo tiene alguien??

  6. Supongo que lo primero que deberíamos saber para un posible consenso es qué narices quiere el PSOE para ese consenso. Del PP tenemos ya una idea muy clara de la orientación de sus medidas , ¿pero qué quiere el PSOE?

    Que yo sepa el PSOE bajo el sueldo a los funcionarios, congeló las pensiones, hizo una reforma laboral de consecuencias perfectamente conocidas, etc. Incluso, con el PP en el poder, votó a favor del primer decreto Guindos de la reforma financiera, diciendo que era la continuación de la reforma de Zapateo. Ahi queda eso. Por no hablar de aquella reforma constitucional que han terminado siguiendo pocos países auropeos y que ha consagrado un pacto de estabilidad en cuyo nombre el PP hace lo que quiere. ¿Reniega el PSOE de esa política o la mantiene para ese posible pacto? O a qué narices juega.

    Nada sabemos. Porque el PP es todo cuando vemos pero el PSOE es un partido en descomposición. Ni siquiera sus militantes son capaces de ponerse de acuerdo sobre qué PSOE quieren, com hemos visto en el reciente congreso de los socialistas andaluces.

    Por lo demás, veo más cerca un proceso electoral anticipado que ningún pacto. Todo va a depender de la suspensión de pagos a la que vamos.

  7. “Habrá que buscar a alguien que los vuelva a asustar”.

    Creo que cuando Pepemart escribio el articulo de hoy,no habia leido uno de mis comentarios de ayer ,asi que aqui se lo traigo de nuevo,con algunos retoques para actualizarlo para la ocasion:

    Decia ayer Don Cicuta:
    “No es por presumir, pero creo que voy un paso por delante de van den Broek: él manda a la mierda a Occidente, pero yo lo hago con el Occidente, el Oriente, el Norte, el Sur, Celendín, la humanidad toda y la madre que los parió a todos. Saludos veraniegos.”
    A lo que yo le contestaba:
    Amistad Civica en 16 julio 2012 en 20:08 dijo:

    Ante las palabras de Don Cicuta,no se si plantearme una invasion en toda regla.
    Me pondre en contacto con Civitalek allá en Ganimedes, a ver si quieren pasar las vacaciones de caceria.
    La fauna iberica esta llena de cafres.,y como bien sabemos los civitalekianos ,es que su piel a tiras está muy bien cotizada para la fabricacion de nuestras fregonas.
    Imaginense el valor que tendria en el mercado,una fregona de hijos de fabra del partido popular….¡pa forrarse!
    En fin,espero complacer a Don Cicuta y acabar con todo bicho viviente.
    Por cierto ,si algunos de ustedes piensan que los cazadores civitalekianos son muy sanguinarios,nada mas lejos de la realidad,son grandes humoristas que se cargan a los cafres haciendolos “mondar de risa”….claro está que su manera de hacerlo es muy cercana a la tortura china ,esa que te hace cosquillitas…con la salvedad que aqui en La Tierra para que tenga mas efecto ,a los cafres,cuando los capturamos, les invitamos antes a fumarse un Wery Well de Maria

    ¿A que da miedo?…JAJAJA….que nervios.

  8. Hoy por Hoy las dos españas son irreconciliables porque el partido popular ha decidido arrasar todo aquello que huela a socialismo,con una visceralidad apabullante han logrado destruir cualquier cimiento de democracia y lo que es mas grave,desacreditandose a ellos mismos como democratas escupiendo demagogia contra el viento.
    Su misma demagogia acabara con ellos,es un boomerang.de doble filo.
    Y saben ustedes por que;porque ahora despues de todo lo que han hecho ,nos dicen que no vamos a ser intervenidos….ya saben,todo lo que niegan ,se cumple.

  9. Una observación, creo que se puede decir que el Estado de Bienestar empezó con Bismark, más por miedo al movimiento obrero que a la URSS. Por otro lado, la URSS fue en parte resultado del movimiento obrero. Totalmente de acuerdo en interpretar el éxito en Europa del Estado de Bienestar como subproducto de la Guerra Fría, pero para que tuviese éxito, tb fue importante, una vez más, q el movimiento obrero fuese fuerte en Europa Occidental. Vamos, q sin sujeto revolucionario, nos seguirán meando mientras dicen que llueve.

  10. Dice Montoro que retiran el recorte a los funcionarios que ganen 962 euros o menos al mes. Los de 963 ¡que se jodan! ¿Se habrán acojonado? Lo parece. Lo peor es la sensación de debilidad y de improvisación que dan. Creo que van a provocar más movilizaciones.

Deja un comentario