Con un pan bajo el brazo

Jelloun

El anuncio hecho por el Presidente Zapatero de la ayuda de 2.500 euros que se va a conceder por cada nuevo hijo nacido, aplicable desde ya mismo (pese a que su definición legal no vaya a concretarse hasta la próxima semana cuando el Consejo de Ministros apruebe el correspondiente Real Decreto), ha sido sin duda el que, de modo bien comprensible,  mayor interés social ha generado tras el Debate sobre el Estado de la Nación. En un debate caracterizado por la escasez de aportaciones concretas o novedades de cara al futuro inmediato,  un Zapatero que, “sacando pecho�, ha transmitido seguridad y convicción respecto al balance económico, político y social de su gobierno, se permitía esta especie de “guinda� extraordinaria frente a un plano y reiterativo Rajoy, empeñado en hacer sangre a cuenta de la política antiterrorista. Algunos comentaristas han cuestionado que tal anuncio de ayuda a la natalidad hubiera sido necesario en un debate que Zapatero ganaba con solvencia.

En realidad, el éxito del presidente ha consistido, creo, en que ha sido capaz de fijar de manera contundente los elementos de su política, su agenda, frente al intento de Rajoy de llevarlo al terreno más propicio de la crispación en torno a las calamidades que amenazan a nuestro país, según sus agoreras profecías. Que el anuncio ha pillado a contrapié tanto a socios como a opositores –y ello es ya en sí un éxito-, lo demuestran algunas reacciones de indisimulada contrariedad no por la medida en sí misma sino, precisamente, por lo difícil de su cuestionamiento y por tanto por el tanto que se apunta el Gobierno.

Se ha criticado por algunos el carácter “electoralista� del anuncio, el que se publicite en medio del debate –con lo que tiene de eco mediático garantizado-, una medida que no formaba parte del programa electoral del gobierno actual y que aún no ha sido objeto de discusión en el seno del Gobierno (lo que explicaría la imprecisión de los detalles de la medida en cuestión que sólo en las próximos días se irán perfilando). Parece contradictoria tal prevención cuando ha sido unánime –tanto en medios de comunicación como entre las fuerzas políticas más diversas-, la consideración de que este Debate sobre el Estado de la Nación abría, de hecho, una larga campaña electoral.

Por otra parte, el formato de este debate parlamentario anual no suele ser propicio a una sesuda discusión sobre los datos reales que, ejercicio a ejercicio,  definen la situación de España, sino que es un pretexto para el intercambio de golpes dialécticos entre gobierno y oposición cuyo balance se mide en encuestas de opinión de urgencia y titulares de prensa sobre el “ganador� del combate; es decir, más que otra cosa es como un debate de campaña electoral escenificado en el salón de plenos del Congreso. Así las cosas, nadie debería escandalizarse o sorprenderse porque el Presidente -en este caso-, se saque un conejo de la chistera (si es que así se quiere ver) concitando la atención de los ciudadanos y descolocando de paso  a un opositor obsesivamente pendiente de no se sabe qué actas de reuniones con ETA sobre las cuales lo único seguro es que no debe haber muchas personas normales (como le gusta decir a Rajoy)  a las que tal majadería les interese o les quite el sueño.

Otra crítica oída en las primeras horas posteriores al anuncio ha cuestionado el carácter lineal de la subvención, aduciendo que  el que se vayan a beneficiar de la misma pobres y ricos por igual –si así se lleva a la práctica-, sería injusto desde un punto de vista social. Una medida  “de derechasâ€? dijo apresuradamente un correoso diputado de Izquierda Unida. “En vez de dinero, prefiero derechos. ¡Educación garantizada de 0 a 3 años!”, pidió a Zapatero. Pero ni una cosa es contradictoria con la otra, ni tiene mucho sentido impugnar desde el punto de vista de la redistribución de renta una medida cuya finalidad es, únicamente, estimular la natalidad de manera generalizada en la sociedad española.

Ciertamente, la ayuda económica a cada nuevo niño –el “pan bajo el brazoâ€? con el que vendrán al mundo los nuevos españolitos-, es sólo un apoyo puntual, ensayado ya en otros muchos países. No es una panacea que vaya a estimular por sí sola la fertilidad de las españolas (que, por otra parte, se estaba ya recuperando respecto a la tónica de la última década y media), ni guarda relación alguna con lo que realmente “cuestaâ€? criar a un hijo, pero nadie puede discutir seriamente su carácter positivo. Si en España es factible acometer este plan ahora es –como ha declarado el Ministro Caldera-,  gracias a los “recursos suficientes” que tiene el Estado por la buena marcha de la economía, por su gestión solvente, y se enmarca en la “política de familiaâ€? desarrollada por los socialistas durante la legislatura, con normas como la ley de dependencia, la de igualdad, la ampliación del permiso de maternidad, la creación de un permiso de paternidad o el incremento de las ayudas por hijos discapacitados, el incremento de las becas, etc…

Desde la derecha se ha apuntado que ellos también son partidarios de tal medida y desde alguno de los gobiernos del PP se han apresurado a anunciar imprecisos complementos autonómicos que supondrán un incremento de la subvención natalista. Más panes bajo el brazo. Las consabidas objeciones nacionalistas por supuesta invasión competencial –pero eso dependerá, en realidad, de la vía que se establezca para hacer efectiva esa subvención-, han completado el elenco de reacciones.

Me parece que esta medida anunciada por Zapatero tiene un alto interés político añadido  porque consigue poner el foco de la atención ciudadana en esa “política familiar� que habiendo sido realmente  uno de los rasgos distintivos de la actividad del Gobierno a lo largo de la legislatura,  sin embargo,  –al igual que ha ocurrido con otros elementos de su agenda política-, a duras penas consigue abrirse paso –informativamente hablando -, y hacerse reconocible por los ciudadanos.

Es paradójico que en España hayan sido las fuerzas conservadoras las que históricamente se hayan presentado como las grandes defensoras de la familia. Es bien sabido que el nuestro es uno de los países de la UE (de la UE-15 para ser más preciso)  que tienen menor desarrollo de servicios y transferencias públicas a las familias, realidad que se reproduce en los países del sur de Europa, gobernados durante la mayor parte del siglo XX por gobiernos conservadores de impronta católica. Todos ellos tienen unos servicios de ayuda a las familias muy poco desarrollados con escaso apoyo del Estado, reflejo histórico de una visión generalizada en la cultura de nuestros conservadores  que han considerado siempre  las cargas familiares como una responsabilidad de la mujer. Esta constatación debería ser suficiente para cuestionar su autodefinición de partidos defensores de la familia.

En Europa han sido los países escandinavos (que han estado gobernados por partidos progresistas de tradición socialdemócrata, bien solos, o  aliados con otras fuerzas también identificadas con las políticas públicas de naturaleza socialdemócrata)   los que, como parte de su Estado de Bienestar, han desarrollado con mayor intensidad los servicios y transferencias a las familias, estableciendo amplias redes de escuelas de infancia y de servicios domiciliarios, permitiendo una real conciliación de vida familiar y laboral y facilitando la integración de la mujer en el mercado de trabajo. Son por ello estos países los que tienen un porcentaje de mujeres en el mercado de trabajo más alto (en Suecia, el 78%; en España, el 44%).

Bienvenida sea, pues, esta iniciativa. Siempre que no se quede en una mera medida efectista y autolimitada y refleje la voluntad política de impulsar más aún el desarrollo de los servicios públicos de apoyo a las familias, y en particular de   una red extensa y de alta calidad de centros de infancia,… Para que lo del pan bajo el brazo deje de ser noticia y España converja con la mejor Europa también en desarrollo (y gasto) social.

62 pensamientos en “Con un pan bajo el brazo

  1. 48 FERNANDO ..Ah! se me olvidaba preguntarte si en el pueblito extremeño del que hablas supongo que cada profesor se cuida de un niño y son 6 niños y siete profesores ¿que hace el septimo?.
    ¿Da clases de revalida a los viejetes en el parque jugando a la petanca¿…¿o se dedica a darle la bronca al que ha sido malo?.

    Mi Madre es de Almendralejo…por cierto que segun dicen las encuestas si se gana en Almendralejo las elecciones municipales se ganan las generales….y el PSOE ha ganado …jeje.

  2. Totalemente de acuerdo contigo, Arouet, en tu última frase, pero desde el mismo momento en que oí al Presidente anunciando la noticia pensé en que los que más contentos estarían de oírla serían los inmigrantes con residencia legal, que son los que más hijos tienen y los que más necesitan esa ayuda.

  3. 47 Por mi que no quede

    Creo que no entiendes mi postura. Y creo que es sencilla…

    1º 2.500 euros por cada niño.
    2º En España nacen 500.000 niños cada año.
    3º El Estado se gastará CADA AÑO 1.250 millones de euros.

    Invirtiendo esos 1.250 millones de euros anuales en educación preescolar en pocos años tendríamos una red asistencial que sería la envidia del mundo entero. Puestos a elegir, prefiero ésto.

  4. Claro AMISTAD, yo tambien comparto esa opinión. Simplemente argumentaba, que hay mucha gente que no mira más allá de la medida en si misma y entiende que son avances naturales, en algunos caos, o en muchos tardías.
    Aprovecho este comentario para saludar a los blogueros, que veo que conforman asimismo una “familia” ya que son más bien pocos.
    Tengo 61 años, 6 hijos (no del Opus) Desde hace 8 años de vuelta de Inglaterra, donde he trabajado durante 30 años. En la actualidad gestiono un pequeño negocio que inicié a mi vuelta.
    En política soy …. británico, tanto por añoranza de como funcionan allí, como por entender que no le debo nada a quien gestiona los recuros del pais.
    Saludos.

  5. Se han interpuesto algunos post, por lo que aclaro a Amistad que me refería al 49

  6. Pues mira por donde 50 arouet yo esa medida la veo como un broche al giro social que de una manera contundente ha realizado el Gobierno junto con las fuerzas politicas en el parlamento y ha contribuido con unos nuevos cimientos a un avance sin temores hacia una meta social que siempre debe ser un objetivo de Estado.
    Las Medallas se las quisieron poner otros con un” Y Yo mAs”.
    Pero las bases sociales para que eso sea posible solo lo han hecho fuerzas progresistas y siempre con el maximo consenso.
    De la Oposicion para que hablar si solo han dicho…No.No NO Y Eta Eta Eta.

  7. Estando de acuerdo, en líneas generales, con la tipología de opciones de servicios públicos de los gobiernos que resume Isidoro (32), insisto en que no sé por qué considera que este anuncio -el de los 2500 euros-, se enmarca en la política de “cheque”que propugnan algunas derechas europeas. Que implica más, mucho más que lo que supone esta ayuda anunciada.

    Es más, no sólo no es incompatible este tipo de ayudas puntuales con la más firme apuesta por el desarrollo de servicios de provisión pública como muestra la experiencia de otros paises europeos sino que, en el propio discurso del Presidente se enmarcaba adecuadamente la propuesta, creo yo. Para quien no lo haya escuchado con detenimiento o lo haya leido, reproduzco los párrafos finales del mismo. Por centrar el asunto:

    “(…) Señor presidente, señorías, hasta aquí el balance de lo que han sido estos tres años. Este es, a juicio del Gobierno, el estado de la Nación. Es un buen balance, pero es un balance que no ha concluido. Quedan ocho meses para que concluya la legislatura y el Gobierno piensa aprovecharlos para proseguir su trabajo y mejorar lo que hasta ahora hemos hecho pensando en los españoles. Por ello quiero concluir esta intervención señalando los grandes objetivos que, a partir de la nueva realidad de España, quiero plantear a todos los ciudadanos para los años futuros. (…)
    El empleo será nuestra principal preocupación y a él se orientan los éxitos de nuestra actividad económica.( …) Quiero subrayar que la ampliación y desarrollo de la protección social constituirá la segunda de las prioridades, porque es casi obligado para un Gobierno que se identifica a sí mismo por su compromiso con los más necesitados de ayuda. (…) El tercer objetivo es el de la educación. Ninguna inversión es excesiva en educación. Todas son rentables, todas aseguran un mejor futuro y todas contribuyen a incrementar la calidad de vida y el bienestar de nuestros hijos. También aquí ya se pueden formular tres retos: EXTENDER DEFINITIVAMENTE Y AL COMPLETO LA EDUCACION INFANTIL; poner las condiciones para que al menos cuatro de cada cinco jóvenes españoles superen el bachillerato o la formación profesional equivalente; alcanzar un pacto con comunidades autónomas y con las universidades para conseguir un incremento sustantivo de la financiación universitaria.
    Señorías, en estos próximos meses queda aún un importante trabajo legislativo por hacer, que el Gobierno se propone alentar e impulsar. Junto a ello, el Gobierno se propone adoptar otras decisiones importantes para el conjunto del país y los intereses de los ciudadanos (…) Como el futuro empieza hoy les anuncio una medida de gran alcance: Cada familia con residencia legal en España recibirá 2.500 euros, a partir de hoy, por cada nuevo hijo que nazca en nuestro país. Señorías, para seguir progresando España necesita más familias y con más hijos y las familias necesitan más apoyo para tener esos niños y más recursos para criarlos, porque el avance de España es tarea de todos y porque necesitamos apoyar la natalidad, la familia y la cohesión social. (…)�

  8. 54 FERNANDO ..como debes saber en Iglaterra el sistema de seguridad social bastante solido .
    Y ahora son la envidia de los americanos que ven en su seguridad social unna meta social a conseguir.
    Tanto por inetreses sociales propiamente como intereses de las grandes empresas como General Motrors que apoyan la universalidad de la seguridad social que pretende realizar Hilary Clinton,ya que consideran que ellos como empresas asumen gastos sociales en detrimento de su competividad con paises en los que el gasto sanitario es asumido por el estado.
    Asi que Europa en si misma es producto de sus avances en seguridad social.

  9. 57 jelloun ..Mas claro que el agua cristalina del arroyo en la montaña.

  10. FERNANDO perdona la precipitacion y las faltas en mi escrito anterior.
    Espero que me entiendas en el fondo.

  11. Andan tan extraviados que ni saben a qué andan ni dónde andan ni si andan. La última de Zaplana: desautoriza los 2.500 euros con el doble argumento de que es una medida franquista que ZP le ha robado al PP. Atajando: si es una medida franquista que ZP le ha robado al PP el moreno de verde luna está reconociendo que el PP es franquista. Si Zaplana lo dice no seré yo quien le contradiga. Y después no quieren que se recupere la memoria histórica. Si la historia son ellos, o mejor, la prehistoria. Atapuerca les resulta progresista.

  12. 57 jelloun …si tienes aceso a las palabras que hoy ha dicho Zaplana en el hemiciclo en defensa de sus proposiciones ¿serias tan amable de reproducirlas o mandarnos con un enlace?.Es que ha dicho cosas muy graves y ha imputado delitos de traicion y cooperacion con banda armada .
    Me gustaria poderlas leer en su integridad y preguntarme si cuando las he escuchado esta mañana, he entendido lo que he entendido.
    Gracias.

Deja un comentario