Comienza la nueva etapa política

LBNL

La renovación del mapa municipal materializada este fin de semana nos deja varias novedades importantes. De una parte, la notable recuperación de poder por parte de la izquierda en su conjunto y el consiguiente retroceso del PP, brutal desde su cota máxima alcanzada en 2011. También, que la izquierda gobernante ya no es patrimonio exclusivo del PSOE, con cuatro de las diez ciudades más pobladas lideradas por la izquierda “alternativa”. Ello nos permitirá ver hasta qué punto son capaces de poner en práctica sus programas y soluciones, lo cual servirá de orientación a muchos de cara a las elecciones generales. Por otra parte, la práctica totalidad de los nuevos alcaldesas y alcaldes gobernarán en minoría, supeditados a la necesidad de cumplir con algunos compromisos asumidos y de escuchar las demandas de, al menos, los concejales de las otras formaciones que les han apoyado pero que, en general, no entran en el gobierno municipal. Se va a notar y mucho, empezando por el Ayuntamiento de Madrid en el que, con toda probabilidad, hoy mismo la flamante “abuela” Carmena cesará a su concejal de cultura sin estrenar a cuenta de sus escandalosos “chistes” sobre el Holocausto e Irene Villa.

Me gustaría pensar que incluso con mayoría absoluta, Carmena cesaría al interfecto igualmente. Razones tiene, sin duda: una cosa es reivindicar el humor negro u obsceno, como hace Mongolia, por ejemplo, y otra bien distinta dar pábulo a lo peorcito de nuestra sociedad. Sólo los pro-nazis y los pro-etarras y quizás los muy burros e ignorantes hacen “chistes” como los que Zapata twiteó, con el agravante de que lo hizo en el marco de una polémica por el despido de un periodista de El País por hacer chistes negacionistas. No recuerdo exáctamente las circunstancias del despido y me parece legítimo estar en desacuerdo con el mismo, pero no echar más sal a la herida.

Pero quizás no. Quizás si Ahora Madrid tuviera mayoría absoluta, triunfaría la posición tradicional de defensa numantina de los propios, como tantas otras veces y más después de haber visto cómo Monedero salía rápidamente en defensa de Zapata denunciando la corrupción y la falta de ética de quienes le exigen responsabilidades. Pues bien, en nuestra nueva etapa política el “y tú más” ya no sirve porque incluso si Carmena no quisiera, los otros tres partidos de la corporación municipal la obligarían a cesar a Zapata y, señaladamente, el PSOE de cuyo apoyo depende.

En algunos sitios la mayor exigencia ética se ha dejado notar incluso antes de la investidura. Así, en Gijón, la candidatura unitaria de izquierdas se negó a apoyar al candidato del PSOE, cuyo historial no es precisamente inmaculado, incluso al precio de perder la alcaldía de Oviedo que finalmente quedó en manos del PSOE, que tenía un concejal menos. En otros casos no ha sido así. De los que conozco, el más sangrante me parece el de Alcalá de Guadaira donde el PP estaba dispuesto a apoyar a la candidata de IU conjuntamente con Podemos para desbancar al cacique socialista local, lo que no fue posible dado el apoyo sorprendente que recibió el PSOE por parte de dos concejales de Ciudadanos. No soy obviamente un experto en la coyuntura de Alcalá de Guadaira, pero que el PP esté dispuesto a apoyar a los “radicales” me parece como poco un signo de que la cosa está fea y es muy extraño que Ciudadanos haya colaborado para mantenerla como está. Como mínimo, el partido de Rivera debería dar una explicacion, si no directamente expulsar a los implicados.

En todo caso, nuestro mapa político ha cambiado radicalmente. No tenemos cuatro partidos nacionales con cotas similares de poder como en alguno momento parecían anticipar las encuestas pero sí cuatro partidos decisorios, lo que ha generado un mapa político tremendamente plural en el que de momento han primado los intereses y circunstancias locales, como debe ser. Pero no venía siendo. En general votábamos en nuestra ciudad al candidato designado por nuestro partido preferido nacional y los que votaron a Gallardón pasaron a votar a Botella sin dudarlo siquiera. Y de no haber sido por la irrupción de Podemos, secundada después por Ciudadanos, habría seguido siendo así.

No soy fan en absoluto del grupito de profesores de la Facultad de Políticas de la Complutense que montó Podemos, pero creo que debemos agradecerles haber intentado sacudir el sistema y haberlo conseguido. Su decisión de no presentar su marca a las municipales venía motivada principalmente por el temor del politburó a perder el control, pero lo cierto es que ha resultado ser una estrategía tremendamente beneficiosa para nuestra sociedad en su conjunto, mucho más que en el ámbito autonómico donde la mayor desunión de la izquierda ha obstaculizado unos resultados igualmente revolucionarios. Aún con todo, en las próximas semanas y meses veremos cómo el efecto del mayor control por parte de la oposición también se reflejará en los gobiernos autonómicos. Que se lo digan a Chaves si finalmente resulta imputado, a quien le debe resultar simplemente increíble que Susana Díaz se haya comprometido a pedirle su acta de diputado. O a Zarrías, otrora virrey de Andalucía.

O a Cifuentes, que cada vez es más claro que conseguirá ser Presidenta de la Comunidad de Madrid, a cambio de realizar varias concesiones de calado a Ciudadanos que, esperemos, no queden en papel mojado. No deberían porque Rivera debe tener claro que corre un gran peligro de alimentar la especie de que su partido es la marca blanca del PP, lo que resultaría funesto para sus expectativas en las generales. Lo lógico sería que de aquí a noviembre Ciudadanos mantuviera una actividad frenética en la Comunidad de Madrid, afanándose en demostrar que realmente consigue que el PP gobierne de otra manera.

Y más vale que empiecen rápidamente porque el pobre Rajoy puede verse empujado a adelantar las elecciones. Por un lado, crecen las voces dentro del PP que se atreven a sugerir algo tan evidente como que tendrían mejores posibilidades con otro candidato. Por otro, el órdago soberanista catalán se acerca, si bien un pelín debilitado tras las elecciones locales y más tras la decisión en referendum de Unió de no apoyar las decisiones unilaterales que plantea Convergencia empujado por Esquerra. Pero tranquilos, que seguro que el bueno de Mariano se resistirá como gato panza arriba y apostará a agotar el calendario, a lomos del incipiente retoque en el gobierno, para aprovechar al máximo la recuperación económica que apenas se siente. Bueno, y también con el objetivo de seguir él al mando del cotarro el mayor tiempo posible que no por nada se pasó ocho años en la oposición contra viento y marea.

En fin, como madrileño es realmente un placer que el PP haya sido desalojado de la Alcaldía. No es sectarismo sino hartazgo. Gallardón, el más eficaz de los alcaldes del PP, nos dejó con una deuda superior a las de las siete ciudades más grandes siguientes. Y Alvarez del Manzano y Botella fueron simplemente insufribles, en todos los sentidos, incluyendo aquel concejal de seguridad fachoso que tenía en meapilas y el bochornoso discurso en inglés, o su relación con el pequeño Nicolás de la mujer del Presidente de honor del partido, por poner sólo unos ejemplos. En Madrid no todos somos como los del palco del Bernabeu – o del Calderón – y está muy bien que hayamos sido capaces de encumbrar a una jueza con solera profesional y muchos trienios de lucha por la democracia, también cuando era peligroso. Zapata está en su lista como producto de las primarias completamente abiertas que integraron a todas las corrientes de la izquierda a la izquierda del PSOE. No eligió ella a semejante descerebrado y su cese será un mero accidente si de verdad consigue, como espero, gobernar para todos, para los olvidados o postergados durante las últimas dos décadas y también para seducir a los que no la han votado en esta ocasión, como no se cansa de repetir.

Igualmente positivo es que Colau haya conseguido desalojar a CiU, máximo exponente de la patrimonialización del poder en Cataluña, de la alcaldía de Barcelona, o Ribó, de Compromis, al PP de Barberá en Valencia. Pero lo van a tener muy difícil. Para empezar, las expectativas son muy altas y sus equipos muy heterogéneos – menos el de Compromis – con lo que sin duda surgirán muchas fricciones internas a la hora de conjugar las promesas con las cuentas y los límites legales. Y por supuesto, también tendrán que hacerlo, como los demás, estando a merced del mayor control de la oposición. Bienvenida sea esta nueva fase política y ojalá se consolide por bien de nuestra salud democrática.

7 pensamientos en “Comienza la nueva etapa política

  1. “crecen las voces dentro del PP que se atreven a sugerir algo tan evidente como que tendrían mejores posibilidades con otro candidato.”

    Ya es tarde, lo dañado es la marca. Creo

    “el órdago soberanista catalán se acerca, si bien un pelín debilitado tras las elecciones locales y más tras la decisión en referendum de Unió de no apoyar las decisiones unilaterales que plantea Convergencia empujado por Esquerra”

    Órdago – ABC, La Razón, Debate Callejero… las mismas metáforas
    Debilitado tras las elecciones – Un clásico! Siempre sale más debilitado después de las elecciones ; desde 2010
    La salida de Duran debilita? seguro? Tiempo al tiempo.
    Convergencia empujado por Esquerra https://slm-assets1.secondlife.com/assets/7495050/lightbox/darth_vader_noooo.jpg?1365367238 ES ERC quien empuja?… no se … no tengo palabras ya par explicarlo. Si cierro los ojos y lo pienso muy fuerte muy fuerte, ERC dejará de empujar, CDC se parará y todo volverá a ser como antes… NO!

  2. Leo que el tal Zapata ha eliminado su cuenta en Twitter. Parece que su “humor negro” no solo iba dirigido a judios y víctimas de eta sino también al PSOE. El día que eta anunció su final él pidió en su cuenta de Twitter la disolución del PSOE. El tipico humor negro de un…No había otro en todo Madrid para Cultura? Parece que otros de la misma candidatura han dejado perlas parecidas, como un tal Soto y un tal Castaño. La arrogancia les va a pasar factura. Carmena tiene el enemigo en casa. Supongo que hoy el humorista Zapata dejará de ser concejal y abandonará el humor negro una temporada. Bretón lo agradecerá también. Aunque lo peor de todo es contemplar la reacción solidaria con el tal Zapata de los chicos de la nueva política. Desde que Rajoy arropó a Bárcenas no se recordaba algo igual. Nueva política, dicen. En Sevilla hay pelea entre la candidatura unitaria y Podemos. Y llevamos 24 horas.
    Bien ayer Carmena ante el interrogatorio policial de Ana Pastor. Esperemos que hoy despida al tal Zapata y empiece a gestionar el ayuntamiento con acierto.

  3. “Igualmente positivo es que Colau haya conseguido desalojar a CiU, máximo exponente de la patrimonialización del poder en Cataluña, de la alcaldía de Barcelona”
    HUY si, 4 años ha estado CiU en Barcelona. El Ayuntamiento de BCN y la Diputacióon han estado 30 años patrimonizalizados por el PSC. Hoy tiene cuatro regidores. el PSC ha perdido hasta el distrito de Nou Barris.
    Fuera de BCN sólo recupera Mataró (CiU aún baja más) y Castelldefels (a medias con ICV) para echar al PP. Badalona ni eso. pierde Sabadell, aguanta Terrassa por abstención de CiU… etc

  4. Calafell, C’s vota a el alcalde imputado del PSC (acuerdo PSC PP) para evitar que gobiernen los soberanistas
    Un caso parecido en el PV pero para echar al os separatistas de Compromís.
    Un electo de Albert Rivera que pactó con ellos (Compromís) van y lo echan

    Antes Corrupta que rota!

  5. ¡Despedido Zapata! ¡Bien! Los burripandios no deben estar al frente de la cultura.

  6. Pues no, no ha dejado de ser concejal el humorista Zaplana. Parece que con alejarlo de la cultura ha bastado. Y no basta, obviamente. Hay que alejarlo del Ayuntamiento.

Deja un comentario