¡Ciudadanos ya esta aquí!

LBNL
No fueron pocos los que, tras los resultados de las elecciones andaluzas, las primeras que lidiaba C´s fuera de Cataluña, consideraron que su eclosión tenía un recorrido limitado a escala nacional. Sus resultados en las elecciones locales un par de meses más tarde, apuntalaron la idea de que, sin cuadros y estructura en gran parte de España, C´s estaba condenado al cuarto puesto del ranking, como si fuera una versión renovada de UPyD sin la rémora de su dirigenta de hierro y camarilla cerril. Hace sólo una semana escribía yo aquí que dificilmente podría Rivera aspirar a la Presidencia del Gobierno partiendo de un digno pero limitado 15% del voto, por mucho que la euforia de su resultado en las catalanas pudiera auparle un poco más allá. Y sin embargo, todo parece estar mucho más abierto.
Cierto es que a C´s le va a seguir costando más que a PP y a PSOE conseguir escaños en provincias de escasa población, en las que el sistema electoral tiende a repartir el limitado botín electoral entre el primero y el segundo. Con muchos de esos escaños ganados en Soria, Guadalajara, Jaén o Cáceres, por poner sólo algunos ejemplos, PP y PSOE apuntalan considerablemente su presencia parlamentaria, sin que IU o UPyD pudieran siquiera aspirar a sacarle algún rédito a sus votos en dichas provincias. Todo será diferente si, como pronostican las últimas encuestas, C´s saca un porcentaje escasamente inferior al de los dos partidos  más grandes porque es de suponer que en algunas de dichas provincias conseguirá superar a uno o al otro, y quizás en alguna a ambos. La cosa se complicará todavía más si Podemos consigue detener su descenso y cosechar un porcentaje de votos superior al 15% porque, en tal caso, no es en absoluto descartable que en alguna provincia que reparta sólo cuatro diputados, cada uno de los cuatro grandes partidos obtenga uno.
En todo caso, Rivera y los suyos van lanzados y como denunciaba el bueno de Ansar, son muchos los ex votantes del PP que sienten que con un partido más limpio y más moderno y un líder infinitamente más ágil que Rajoy, estarán mejor representados. Es normal. Y no son pocos tampoco los ex votantes del PSOE que, desencantados con la inanidad de la oposición socialista y la liviandad de su Secretario General, valoran la posibilidad de apoyar a C´s, al que no perciben como la marca blanca o cara amable del PP pese a la cantidad de veces que se les echa en cara. Entre ellos están también los que, prefiriendo al PSOE frente al PP, no lo tienen tan claro si lo que se perfila es un gobierno del PSOE en coalición con Podemos. Finalmente, C´s se beneficia también de la simpatía de muchos desencantados con el sistema, la crisis y la corrupción que cuando surgió Podemos, lo apoyaron como protesta pero que ahora encuentran un vehículo más aseado y menos polémico para expresarla..
Habrá que ver cómo evolucionan las cosas, por supuesto, porque las “emergencias” de los partidos nuevos tienden a ser volátiles y lo mismo suben desproporcionadamente al alimón de una victoria como la catalana que registran un descenso acusado por un escándalo que haría mucha menos mella en uno de los dos partidos tradicionales (por ejemplo el caso Monedero).
Lo que sin embargo si parece claro es que, a poco más de dos meses de las elecciones generales, C´s se ha posicionado como tercero en discordia, a mucha menos distancia de los dos primeros que la que le saca al cuarto. Las propuestas concretas que irán desgranando en las próximas semanas les darán más votos y les restarán otros pero la habilidad dialéctica de su líder y su carisma y juventud son buenas garantías para afrontar la pre campaña y la campaña electoral con expectativas positivas.
Imaginen el vuelco si C´s consiguiera ser el partido más votado, aunque no llegara a ser el primero en escaños. O simplemente si quedara segundo. Hace un año no existían como partido nacional y ni siquiera en Cataluña tenían perspectivas de convertirse en la primera fuerza “constitucionalista”. 
Desde mi posición ideológica el ascenso de C´s entraña algunos riesgos pero muchas más ventajas. Incluso si el PP ganara y C´s quedara tercero, la perspectiva de un gobierno del PP dependiente de C´s, como en la Comunidad de Madrid, sería infinitamente mejor que la realidad vivida durante los últimos cuatro años. Seguirían los recortes pero nos ahorraríamos la regresión en derechos civiles y, muy importante, nos beneficiaríamos de algunos avances en cuanto a la reforma electoral, despolitización de la justicia y saneamiento de la vida pública, con dimisiones de todos aquellos los imputados por corrupción.
Pero no tiene por qué ser así. El PSOE puede perfectamente superar al PP y C´s apoyar al partido mas votado, como en Andalucía y Madrid, exigiéndole las mismas contrapartidas que al PP en el párrafo anterior. Con la diferencia de que tendríamos una política mucho más social, que apoyarían también Podemos y hasta IU si consigue, como parece, evitar la desaparición.
También podría ocurrir que el PSOE ganara y C´s superara al PP quedando segundo. En tal caso, sería más probable una coalición entre los dos primeros que entre segundo y tercero, tanto porque al PP se lo llevarían los diablos antes de apoyar a quienes les habrían relegado a la irrelevancia como porque muy probablemente los votos no sumarían en el Congreso frente a PSOE y el resto de fuerzas, incluidas Convergencia y PNV, que no podrían en modo alguno avalar la investidura de quienes se oponen con más vehemencia a mayores cuotas de autogobierno y pretenden incluso atreverse con grandes tabúes como el concierto vasco-navarro. Lo mismo vale para la hipótesis de C´s como primero y PP como tercero mientras que la de ambos como primero y segundo cabe descartarla por la mayor competencia electoral que se hacen, que en la práctica implica que la subida de uno apareja una mayor bajada del otro.
Recapitulando, lo más probable sigue siendo que Ciudadanos acabe como el tercero en liza aunque no es descartable que consigan estirar al máximo el subidón de Cataluña y dar la campanada superando al PP. Si consiguieran incluso ganar las elecciones, sería sobre todo a costa del PP, que quedaría tercero. En ambos casos, tanto con Pedro Sánchez o Albert Rivera como Presidentes del Gobierno, tendríamos un gobierno mucho más ágil, menos prepotente, menos de derechas y más eficaz que el que hemos padecido los últimos cuatro años. Esto está prácticamente garantizado porque, de una parte es prácticamente imposible hacerlo peor que lo que lo ha hecho el PP al albur de su mayoría absoluta y, de otra, incluso si el PSOE sigue dilapidando oportunidades, el apoyo de C´s a un nuevo gobierno del PP tendría los mismos efectos, aunque más diluidos, por supuesto.
Así que déjense de zarandajas si son de izquierdas, o simplemente demócratas, y démonos la enhorabuena porque hace falta savia fresca y C´s lo es y encima tiene mucho menos riesgo que la demagógica e incierta opción podemita.