Cinco cuestiones sobre la prohibición de Bildu

Alberto Penadés

Aprovecho la tribuna para retomar el asunto del lunes y el oportuno artículo de Barañain (me disculpo con quien le parezca que abuso de la misma, por madrileña ausencia en ese día). Me gustaría proponer cinco cuestiones que creo que se combinan en la polémica.

Una primera cuestión –al menos en orden temporal- es la de si, como afirman las instancias del poder ejecutivo que han solicitado la impugnación, Bildu es una estrategia de ETA. A mí me ha soliviantado un poco este razonamiento, que calca el de quienes decían, y volverán a decir, que la victoria de Zapatero fue parte de la estrategia islamista. No veo la diferencia, por el lado de la acusación. Aunque toda por el lado de los acusados, pues los promotores de Bildu me parecen de una estulticia política considerable, o de un oportunismo realmente bajo en un paisaje muy llano.

La segunda cuestión es si la decisión del Supremo es una aplicación transparente y clara de la ley de partidos (ya de por sí chocante, lo admito).  A mí me parece que mal se compadece con lo que recita su exposición de motivos, “evitar la ilegalización por conductas aisladas, exigiéndose por el contrario una reiteración o acumulación de acciones que pongan de manifiesto inequívocamente toda una trayectoria de quiebra de la democracia…”. La respuesta para quien no esté cegado por prejuicios es que no parece que nos encontremos en un caso así, y que no puede ser esta la ley que se ha aplicado. En la práctica, se han apisonado los derechos al sufragio de un montón de ciudadanos a cuenta de la dudosa conducta individual de algunas personas; lo demás son juicios de intenciones y especulaciones policiales, cosas que deberían avergonzar a un tribunal.

La tercera cuestión es si es tan raro, digamos “antidemocrático”, que los jueces no apliquen estrictamente la ley (si es que eso tiene un significado claro, que no lo creo). Me temo que no lo es. En los EEUU muchos mantienen el punto de vista de que los jueces son “legisladores con toga”, que se diferencian del resto de los políticos en sus oportunidades e incentivos, dado que su sueldo es fijo y la duración de su empleo indefinida, y en sus restricciones –aquí está lo difícil, pues deben ajustarse a razones estrictas más que otros agentes- pero no en sus preferencias. ¿Por qué habrían de tener motivaciones distintas que el resto de los responsables de la política pública? No llamar a las cosas por su nombre y perorar sobre la independencia y profesionalidad de los jueces de forma oportunista –cuando nos conviene- no nos hace más demócratas. El sistema político democrático es como es, y los jueces son uno de los poderes públicos. El problema del TS es la ideología de su presidente, y nada más. La mayoría de un tribunal ha decidido, en la práctica, ir más allá de la ley de partidos y es, en primera instancia, legítimo –y previsible, con ese presidente- que lo intente, por cabreante que resulte. Contra eso cabe una decisión del Constitucional, o un nuevo TS, o cambiar la ley.

Entiéndase, defiendo que la latitud de los jueces debe ser escasa, deben estar cercados por sistemas de garantías y exigencias de razones, pero es absurdo pensar que no existe y que no se usa con fines políticos tan admisibles como los demás. Azaña dice en algún lado que España es el país donde una comisión puede decidir, por votación, que 50 votos más 30 votos suman más de 100 votos (refiriéndose al conteo electoral durante la monarquía alfonsina). Eso es lo que no pueden hacer los jueces, y para eso los queremos  en política. Como creo que en este caso el TS ha estado cerca de sumar cien, confío en que otros tribunales lo corrijan en el corto plazo (estoy seguro, a la larga).

La cuarta cuestión es si la medida sirve eficazmente a acercar el fin de ETA. A mí me parece que sí, y supongo que esto es lo que el gobierno está priorizando por encima de todo lo demás. Yo no lo habría hecho, porque ya he dicho que creo que es un abuso, pero esto pone a ETA en una situación aún más difícil. En cierto modo, puede encontrarse un término de comparación útil en las sucesivas ilegalizaciones de las distintas marcas electorales del islamismo en Turquía. El Tribunal Constitucional turco, fuertemente presionado por el ejército, proscribió a los sucesivos partidos islamistas, desafiando, como aquí, a la opinión pública y a lo que se diría que era el mínimo sentido democrático y de justicia, hasta que el último partido ya no era ni sombra del primero. Los islamistas “pasaron por el aro” y se convirtieron en un partido demócrata-musulmán genuino, dejándose atrás a líderes y conexiones con grupos radicales. La presión electoral es muy fuerte cuando la vía revolucionaria está descartada. Graciasadiós. Si ETA no quiere que sus acólitos políticos huyan de ella tendrá que seguir cediendo. El que aguanta gana, y ETA necesariamente va a perder.

 La quinta cuestión es si los efectos políticos a largo plazo serán mejores o peores, y en ese sentido, si los laicos pecan de miopía. La analogía turca me vuelve a la mente, pues los islamistas gobiernan hoy en Turquía con un partido muy sólido. No sé si los partidos no nacionalistas quieren que los nacionalistas hagan un frente común, que los radicales se integren como ala de un partido o coalición, y que se vuelvan fuerza hegemónica. Para quienes no lo somos, la perpetua división de los nacionalistas en torno a la custodia y creación de esencias patrias, es una de las pocas bendiciones que acompaña a sus movimientos.

23 pensamientos en “Cinco cuestiones sobre la prohibición de Bildu

  1. No entiendo las cuestiones dos y tres. A Bildu no se le aplica la Ley de Partidos, sino la LOREG. Lo que la sala resuelve es un contencioso-electoral, presentado por la Abogacía del Estado y la Fiscalía, anulando sus candidaturas. En ningún momento resuelve, pues no es esa la naturaleza del proceso, sobre la legalidad de la coalición electoral, sino sobre la proclamación de sus candidaturas. Es a Sortu, que no a Bildu, a quien se aplicó la Ley de Partidos.

    ::

  2. Como muy oportunamente le explica Polonio, aquí no estamos hablando de la Ley de Partidos.
    Ese trozo de la intervención de don Alberto, me hace sospechar muy fundadamente que no se ha leído la sentencia del supremo. Por tanto, bien, sus opiniones personales se las acepto, pero que intente hacer pasar por análisis jurídico de una sentencia una opinión tan poco fundamentada que ni siquiera se ha leído la sentencia…. Hombre, no nos tome por tontos al menos. Diga, “jueces fachas, sentencia injusta” pero no se haga el Perry Mason.

  3. Es cierto que respecto a Bildu se está hablando de la Ley Electoral y no de la Ley de Partridos. No es menos cierto que todas las referencias a la “contaminación” (ahora -luminoso hallazgo del TS-, no por los nombres que integran las candidaturas, que son intachables, sino “por la forma en que se han confeccionado”) y a los criterios de anteriores resoluciones judiciales tienen que ver con la Ley de Partidos y su aplicación. Sin esta, no habría sido posible, creo yo, semejante pronunciamiento del TS.

    Por mi parte, no estoy seguro de compartir la cuarta de las cuestiones que plantea Penedés y no creo que sea válido en esto el ejemplo del islamismo turco. Lo que supuso la evolución del partido islamista -que Penedés relaciona con las sucesivas prohibiciones que tuivo que afrontar-, ya se ha dado en el abertzalismo político. Poco más podrá aportar como prueba de su “modernización”. De hecho, lo asombroso del asunto que nos ocupa es que aquí se ha impedido la presencia electoral de partidos democráticos sin sombra de duda sobre su conducta.

    ¿Y respecto al fin de ETA? Yo creo que ETA seguirá su declive pero residualmente puede durar, y eso no va a depender de la ilegalización de la izquiierda abertzale; esto, en todo caso, puede reforzar a los sectores más reacios a cerrar el chiringuito. No hay que descartar rebrotes de violencia. Creo que, en las condiciones actuales y tras la “derrota militar”, la normalización institucional del país – en la medida en que refuerza la vía política dentro del abertzalismo – es la mejor contribución al fin definitivo de la violencia. Siendo ilegales ¿cómo podrán los Otegui y cía. seguir convenciendo a los de las pistolas de que eso se ha acabado ya?

  4. Excelentes reflexiones.

    Algún día se recordará que en la España en 2011 se excluía de un derecho fundamental básico (el sufragio pasivo) a personas por el mero hecho de incluir en sus listas a personas que, hace muchos años, formaban parte de listas de un partido que entonces era legal y que luego fue ilegalizado. Y nos descojonaremos del lenguaje preciso, jurídico que usaban: “contaminación”, el “complejo ETA-batasuna”, ¿qué es un “complejo” para un jurista? (me recuerda al “complejo militar-industrial de Eisenhower…)

    ¿Y vamos nosotros a dar lecciones de garantismo y respeto al estado de derecho a los americanos por cepillarse a Bin Laden en una operación especial?

  5. Mi pregunta es: ¿Si se presentan en las listas de Bildu los que en su día fueron elegidos por no haber sido recusada la lista de ANV en la que se presentaron y obtuvieron acta de concejal por ello, serían hoy recusada esas listas por estar contaminadas?

  6. 4

    Esperemos que cuando se recuerde que pasó en la españa del 2.011 no haya tambien que aclarar que quiere decir Esapaña.

  7. “Portadas y editoriales de la derecha mediática apuntan este jueves a presiones del Gobierno sobre el Tribunal Constitucional para legalizar a Bildu. En la letra grande, se acusa al Ejecutivo de haber mantenido reuniones con jueces del Alto Tribunal y hasta se da por hecho que la coalición abertzale estará en las elecciones del 22 de mayo. En la letra pequeña, ni un dato que avale los grandes titulares.”

    En fin ,hoy resolvera el Tribunal Constitucional antes de la misa del gallo.
    Si Bildu puede participar el PP entrara en colera.
    Si Bildu arrastra a EA y Alternatiba a la papelera electoral ,la colera se extendera por otros ambitos.
    Los unicos que no entraran en colera diga lo que diga el alto tribunal sera el gobierno de Ziluminatius….pues su determinacion politica por acabar con eta,es el unico dato valido en estos momentos.

    Lo bueno de las sentencias judiciales es que hay que cumplirlas,lo malo es que hay que acatarlas por mucho que sean discutidas.

  8. Agradezco a Penadés su sesudo artículo. Aunque se haya equivocado al suponer que la sentencia del TS aplica la Ley de Partidos, Barañaín señala “que todas las referencias a la “contaminación” y a los criterios de anteriores resoluciones judiciales tienen que ver con la Ley de Partidos y su aplicación. Sin esta, no habría sido posible, creo yo, semejante pronunciamiento del TS.” Por tanto, su equivocación es puramente legal, pero acierta en cuanto a qué ley está influyendo en la sentencia.
    Lo que me parece mas certero del artículo es señalar que los jueces son de carne y hueso y por tanto tienen su sensibilidad e ideología y no se puede pretender que sean absolutamente imparciales. Añade:” defiendo que la laxitud de los jueces debe ser escasa, deben estar cercados por sistemas de garantías y exigencias de razones, pero es absurdo pensar que no existe y que no se usa con fines políticos tan admisibles como los demás.” Las leyes nunca consiguen ser exhaustivas, siempre dejan resquicios donde la interpretación deja margen al juez para colar su ideología. Yo creo que Bildu tiene derecho a acudir a las elecciones, por mucho que algunos de sus integrantes actúen “bajo los dictados de ETA”.

    Refiriendome a la legalidad del ajusticiamiento/asesinato de Bin Laden, me ha parecido muy acertado el comentario de Luis Bassets en su artículo “Una foto para la historia” de El País de hoy. Escribe: “Normalmente gobernar es escoger y arriesgar entre distintas graduaciones del mal, no entre el bien y el mal. Desde la máxima ingenuidad bondadosa o desde la perversión se presentan las cosas en blanco y negro, pero el político consciente que asume su responsabilidad sabe que no es así como son las cosas.” Se refiere, claro, a que Obama tuvo que decidir, el solo, la suerte de Bin Laden. Estoy totalmente de acuerdo con su decisión de darle muerte sin juicio.

  9. Cojones digo con perdón, hemos conseguida hablar mas de ETA con Bildu que en toda la legislatura. Siempre ETA ha estado presente en el Partido Popular y ha hecho uso de ella para sus fines políticos. Nunca se ha hablado tanto de la justicia ni se ha manipulado tanto por parte de la derecha durante estas circunstancias de legalización o no de la izquierda Vasca. Se juntaron churras con merinas, las meten en el mismo saco y ni una sola candidatura se puede legalizar, so pena de tachar a todo el mundo de Etarras y pro Etarras. Espero un atisbo de cordura y esta noche nos vayamos a la cama con unas ráfagas de aire fresco y democrático por parte del TC. Si alguna candidatura hay que ilegalizar se hace, pero por favor respetemos a quien en su derecho hace uso de la libertad y la democracia para intervenir en política y desea pasar pagina de una historia negra de la democracia española, ETA está fuera de servicio, lo reconoce el País Vasco, dejemos que nos ayuden los que quieren participar y están limpios de sangre, estos serán de una ayuda inestimable para los fines que se pretenden. Tiempo al Tiempo.

  10. Buenas noches. Agradezco mucho los comentarios. Espero que puedan disculparme por haberme liado con el papel de la ley de partidos en todo esto. No me las doy de jurista, por lo que no es raro que me equivoque, pero igualmente lo lamento.

    Creo que, en todo caso, más a mi favor. Si con la LOREG un tribunal puede hacer esto, está claro que los tribunales, a su manera, legislan (y si no, por qué han esperado tanto tiempo para utilizar esa ley en casos que de seguro eran mucho más claros?). Yo no sé si me gusta que lo hagan, pero lo hacen, y más vale saberlo que aplaudir su independencia cuando nos gustan sus decisiones y condenar su partidismo cuando no nos gustan, como creo que hace, fundamentalmente, el partido de la derecha.

    Me puedo equivocar perfectamente en el hecho de que esta medida es, desde el punto de vista de la lucha antiterrorista, útil a corto plazo, aunque me parezca claramente injusta y tal vez imprudente en el largo plazo. No veo las cosas tan de cerca como Barañain u otros, pero sí me parece que el antiguo partido político de ETA, y por supuesto ETA, tienen todavía mucho margen para acercarse a la legitimidad democrática, y estamos en una fase en la que la presión parece que funciona

    Espero que dentro de un rato el TC desatasque esta situación. A la espera quedamos.
    Buenas noches a todos

  11. Enhorabuena tardía por tu artículo, querido Alberto. La situación en el TC, a estas horas, creo que es bien conocida de todas: su Sala Segunda acabo la deliberación con un empate a tres; el Pleno está áun reunido. No creo que se desatasque la situación. Parece que si Bildu pasa el tamiz del recurso de amparo y puede presentarse a la elecciones, el PP tendrá ya de nuevo monotema y carnaza en plena campaña electoral, recién comenzada. Incluyendo posible macromanifestación de las víctimas y demás. Si no pasa el tamiz, todos contentos, sobre todo el PP, que impone su línea en materia antiterrorista (dejando en un segundo plano la iniciativa del Gobierno y mandando el texto y el espíritu de ese cadaver que se llama Pacto Antiterrorista a tomal pol ahí), da oxígeno al “complejo” (según terminología judicial) para que el “abrazo de Vergara” se produzca en pleno mandato mariano, y que además seguirá dando la matraca con la claudicación y la negociación y “sopotomodro”.

    El viernes, no obstante, promete.

  12. La mala traducción estaría entre que el señor Garaikoetxea se reunió con ETA o que el presidente actual de EA se reunió con ETA. ¿cual es la diferencia?
    ¿para usted es más noticia una mala traducción que el hecho de que EA se reunió con ETA para crear Bildu?
    No, si al final, ya le digo que bildu ha nacido contra ETA. Bueno, tampoco es nuevo, Arzalluz decía que ETA nació contra el PNV……

  13. La duda ya se despeja
    se da la oportunidad
    para poder comprobar
    si hace camino el andar
    o acierta Mayor Oreja

Deja un comentario