Cien años no son nada

Dagfinn

Recientemente ha tenido lugar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid un acto conmemorativo para celebrar el centenario de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA). Esta sociedad, creada en 1910 por Sigmund Freud y sus primeros discípulos, regula y garantiza el funcionamiento de las distintas sociedades psicoanaí­ticas del mundo, y asimismo custodia sus planteamientos teóricos y científicos y su aplicación. En España, actualmente contamos con dos sociedades afiliadas a la IPA: la Sociedad Española de Psicoanálisis (SEP), con sede en Barcelona, y la Asociación Psicoanalítica de Madrid (APM) con sede en Madrid, y con Institutos de formación tanto en Valencia como en Bilbao.

No es casualidad que la IPA eligiese Madrid para realizar uno de sus actos conmemorativos, ya que España tuvo un papel más destacado del que a simple vista puede parecer en los inicios de la expansión psicoanalítica.

Fue la Editorial Biblioteca Nueva, a instancias del filósofo Ortega y Gasset, quien encargó al traductor español Luis López Ballesteros, a comienzos de 1920, la primera traducción de las obras completas de S. Freud directamente del alemán. Dicha traducción contó con la aprobación y agradecimiento del propio Freud, conocedor del castellano, ya que de niño lo aprendió para, como él mismo dijo, “… leer el inmortal Don Quijote en la bella lengua castellana”. El agradecimiento de Freud termina así: “Me admira, sobre todo, cómo no siendo usted médico ni psiquiatra de profesión ha podido alcanzar tan absoluto y preciso dominio de una materia harto intrincada y a veces oscura”.

Otro hecho interesante para destacar es que en el año 1928, aprovechando un viaje de placer por España, Sandor Ferenczi, médico húngaro y uno de los fundadores de la IPA y discípulo aventajado de Freud, ofreció una conferencia en la Residencia de Estudiantes de Madrid con el título de “La Formación Analítica”.

A este clima de interés por el psicoanálisis hay que añadir la experiencia del Dr. Ángel Garma, considerado el primer psicoanalista español, el cual obtuvo su diploma en Psiquiatría por la Universidad de Tubinga en 1929. Tras la Guerra Civil española emigró a Argentina, donde se convirtió en un miembro muy activo en la constitución de la potente Sociedad Psicoanalítica de Argentina. El incipiente avance del psicoanálisis en nuestro país se detuvo, ya que la guerra y la dictadura eliminaron cualquier atisbo de profundización. No fue hasta muchos años después cuando se retomó de nuevo el interés por el psicoanálisis, gracias a un pequeño grupo de psiquiatras y psicólogos de Madrid y Barcelona, como José Rallo, Carolina Zamora, Jesusa Pertejo, Pere Folch, Pere Bofill o Julia Corominas entre otros, con una clara vocación por la formación y ampliación de estudios en el extranjero, especialmente en Inglaterra, Francia y Suiza, donde entraron en contacto con la teoría psicoanalítica. También el retorno de psicoanalistas exiliados desde Argentina, como el propio Garma, Jaime Tomás, o los argentinos León y Rebeca Grinberg, favorecieron desde finales de 1950 un tímido interés y mayor conocimiento por el psicoanálisis, hasta que a finales de los años 70 y primeros 80 se constituyen la APM y la SEP.

Para terminar con esta pequeña introducción y saliendo de nuestras fronteras, me gustaría relatar otro acontecimiento cuanto menos significativo. En el año 1909, justo un año antes de la fundación de la IPA, Freud y dos de sus más directos colaboradores son invitados por el profesor Stanley Hall a la Universidad de Clark en Worcerster, Massachusetts, para impartir unas conferencias sobre psicoanálisis con motivo de su investidura como Dr. Honoris Causa por dicha universidad. Al llegar a puerto, después de una larga travesía en barco desde Europa, Freud le comenta uno de sus colegas lo siguiente: “Ellos no saben que les traemos la peste”.

En estos momentos, y pasados cien años, se puede decir que el psicoanálisis como disciplina de la salud, del pensamiento y de la cultura goza de muy buena posición en un amplio número de países, desde Argentina, Brasil, México a EEUU, Inglaterra, Francia, Italia o Finlandia. Países en donde el psicoanálisis y sus distintos avances y desarrollos, como puede ser la psicoterapia psicodinámica, se encuentran completamente integrados tanto en el mundo universitario como en determinados sistemas de salud pública, y no sólo en el ámbito de la consulta privada. Pero también hay otros, como Japón, China o India, alejados de la tradicional cultura judeocristiana, en donde se están abriendo nuevas sociedades psicoanalíticas.

Desde luego el psicoanálisis es una disciplina rigurosa, que se nutre constantemente de las aportaciones que han ido realizando los diferentes teóricos a lo largo de los años. Si bien es cierto que la base del psicoanálisis, tal y como lo formuló Freud, ha sufrido variaciones a lo largo de los años, sobre todo en lo referente a la técnica de aplicación, es indudable que conceptos nodulares como el complejo de Edipo, la sexualidad infantil, la represión, el aparato psíquico o la asociación libre como vía de acceso al inconsciente, se mantienen inalterables. Frente a aquel psicoanálisis de la época victoriana, dirigido fundamentalmente al padecer neurótico ­­(que requiere desentramar la represión y hacer consciente lo inconsciente), el psicoanálisis actual se encuentra con la patología del límite, es decir, con aquellas alteraciones que están relacionadas con la falta de represión (dificultad para tolerar la frustración), y con la búsqueda constante de la inmediatez (estructuras de personalidad frágilmente constituidas en donde prima la acción frente a la capacidad de pensamiento y elaboración). Todo esto lo podríamos resumir diciendo que donde antes había que levantar la represión, ahora hay que organizar cierta dosis de represión.

Las aportaciones de psicoanalistas como K. Abraham, W. Bion, J. Bolwy, S. Ferenczi, P. Fonagy, A. Freud, J. García Badaracco, A. Green, O. F. Kernberg, M. Klein, H. Kohut, J. Lacan, P. Marty, D. Winnicott, etcétera, han posibilitado a lo largo de estos cien años que el psicoanálisis amplíe su rango de aplicación. Si primero fueron las neurosis de Freud, luego vino el estudio de la psicosis, el abordaje infanto-juvenil, familiar y grupal, los trastornos borderline, la intervención institucional y una gran influencia en otras áreas afines, tanto de la medicina o psicología como de la cultura en general.

En definitiva, considero que las aportaciones del psicoanálisis son fundamentales e ineludibles para cualquier profesional de la salud mental que pretenda alcanzar una mínima comprensión y acercamiento sobre el funcionamiento y el padecer psíquico de cualquier sujeto.

Inconsciente, fantasía, deseos, ambivalencia, principio de placer, vínculos, apego, pulsiones de vida y muerte, desplazamiento, condensaciones, regresión, empatía… Todo aquello que forma parte del mundo simbólico y de la intersubjetividad de cada individuo, no se puede escamotear. Este escenario que se pone en marcha con la constitución del aparato psíquico, entrelazando lo biológico y genético con lo ambiental y cultural, de gran riqueza y complejidad, es el material de estudio y trabajo de la teoría y la práctica psicoanalítica. Es decir; analiza las interrelaciones que se establecen en un sujeto, tanto con su mundo interno, en la dimensión biológica y psíquica, como con el mundo externo. De esta manera el psicoanálisis demuestra rigor a la hora de validar o refutar aquellos planteamientos, pues se encuentra en constante revisión teórica y clínica en función de la observación de las diversas patologías y de la relación única y particular que se establece entre analista y paciente. 
 

24 pensamientos en “Cien años no son nada

  1. Polémico tema y polémico artículo. El articulista menciona sólo noticias positivas sobre el psicoanálisis, como si fuera un insider. La literatura crítica no aparece por ninguna parte. Sin embargo, hay ya un cuerpo bien establecido de investigación que a mi juicio demuestra convincentemente que el psicoanálisis es una impostura. Los trabajos de Frederic Crews, Frank Sulloway, Allen Esterson y muchos otros han analizado con sumo cuidado este asunto y han llegado a la conclusión de que no hay base científica en el psicoanálisis. Por otro lado, están las actuaciones dudosas y reprobables del padre del psicoanálisis: el caso Dora es el mejor conocido y el más terrible , pero también está el caso que aireó Martin Gardner en el que Freud encubrió la mala práctica médica del chiflado de Wilhem Fliess, el creador de los biorritmos, que se dedicaba a extirpar el tabique nasal para curar la histeria. Y luego están las explicaciones puramente machistas, como la teoría absurda del orgasmo femenino y otros disparates similares. No hay estudios convincentes del poder terapeútico del psicoanálisis (los que hay no cumplen los requisitos metodológicos que se emplean en la ciencia), aunque tampoco se ha demostrado que haga mal alguno. Yo no soy un experto, pero lo que he leído de Freud me ha parecido siempre una rama de la literatura.

  2. 1. Lo mismo podríamos decir de la economía, siempre me ha parecido una rama de la ciencia ficción.
    Foucault estableció una relación entre filosofía y psicología proponiendo un discurso para poder pensarnos de una manera crítica, de un modo profundo que nos explique las estructuras del poder para poder darle la vuelta a la construcción de las prácticas sociales, de las instituciones en las que hemos sido educados, para poder investigar profundamente en la construcción de la cultura y la civilización occidente. Cultura que a través del capitalismo fue creando las condiciones de la organización de la vida, del sujeto y nos permite preguntarnos sobre el estatuto de la ciencia, por la verdad y su relación con el saber y el poder:

    http://www.youtube.com/watch?v=-IMj8-x84mI&feature=related

    Si unimos filosofía, psicología y psicoanálisis podemos vislumbra una evolución del capitalismo hacia una nueva forma de entender la vida como un valor tangible que nos puede servir para construir la sociedad civilizada del futuro. Sólo hace falta voluntad de construir un mundo mejor para todos.

    Saludos foucolinanos

  3. En esta época convulsa que vivimos, poco puede asombrarme: pero que DC incluya un publirreportaje de cierto gabinete psicoterapéutico es muy, muy raro. ¿Veremos pronto anuncios de casas de masajes en el blog?

    Estamos rodeados, amigos: entre científicos sociales y psicoterapeutas. Debe de ser el final de los tiempos.

    Abrazos para todos.

  4. Con el debido respeto para el articulista, me permitiría aconsejar extrema prudencia a la hora de difundir determinadas afirmaciones categóricas sobre el psicoanálisis y, en cualquier caso, prevenir siempre que esta práctica no sólo no es aconsejable en determinadas patologías sino que puede llegar a ser bastante perjudicial para el paciente. Si es que nos podemos de acuerdo alguna vez en qué es el psicoanálisis, algo que está por ver. Dicho lo cual, en caso de dudas, ni consulte a un farmecéutico ni a un psicólogo 🙂 Vaya directamente al profesional, es decir, a un psiquiatra (que, en el caso de España, además le podrá medicar correctamente, pues como es sabido lo que más hecho por el avance de la psiquiatría es la química).

    ::

    ¿Nos dejarán jubilarnos cuando nos muramos o habrá que seguir contizando?

    http://www.elpais.com/articulo/economia/OCDE/pide/retrasar/edad/jubilacion/Espana/alla/67/anos/elpepueco/20101220elpepueco_2/Tes

  5. *contizador*: individuo ya cadáver que sigue cotizando para su pensión (por consejo de la OCDE).

    ::

    3 Teoura

    Y lo que es peor, gravísimo, amigo Teoura: rodeados de científicos sociales y psicoterapeutas… ¡zapateristas! 🙂

  6. Buenos dias Dagfinn ,caballeros callejeros y cabelleras al viento:

    Le doy las gracias a Mr Alguien por publicarnos este articulo de Dagfinn.
    Creo que demuestra la preocupacion que despierta en nuestro blogmaster ,de la deriba psicologica-analitica que expresan diariamente Teoura y Polonio.
    Asi ofreciendoles la oportunidad de recurrir el estamento psicoanalitico de forma inmediata y sin necesidad de recurrir a psicotropicos,haga de ellos ciudadanos coherentes que no se dejen llevar por sus miedos envueltos en pesadillas recurrentes.
    Reitero las gracias a Mr Alguien por su constante preocupacion por la salud mental de los que participamos en este blog de libertades.
    Si,ya se que Mr Alguien puede haber tomado esa decicion pensando en mi ,pero creo que es mas urgente tomar cartas en el asunto con respecto a Teoura y polonio,que a este ente que les habla ,cuyas Dos unicas neuronas siguen estando de vacaciones.

    Dicho todo esto,emplazo a Teoura y Polonio a que si les toca el gordo de Navidad,piensen en mi sin motivos vengativos y me haga participe de sus premios,les espero con los brazos abiertos y con mi cartilla de La Caixa para que ingresen todo el amor ,que se que profesan por mi persona.
    Donde haya euros alli estaran mis manos para recogerlos,reafirmando mi lema:

    ¡Asumiendo que vamos a perder,consigamos ganar!….JAJAJA…que nervios.

  7. Errata: “Si unimos filosofía, psicología y economía”, perdón. (entre otras de menor importancia y fácil solución).

    Ya que estamos: http://www.youtube.com/watch?v=YQICGVUAgcA&feature=related

    ¡Asumiendo que vamos a perder, consigamos ganar dándole la vuelta al capitalismo salvaje optando por el valor de la vida como respaldo del dinero electrónico!….JAJAJA…que nelvios.

  8. Teoura ha dicho “…que DC incluya un publirreportaje de cierto gabinete psicoterapéutico es muy, muy raro”.
    Tiene razón. Ha sido un error y ya está subsanado.

  9. ¿subsanado? yo sigo viendo el publireportaje.
    Con el mismo grado de fiabilidad científica, quiero proponer los próximos títulos para el blog:
    “la astrología, controle usted su futuro”
    “Cartomancia, la ciencia de la adivinación”
    “Catolicismo y otras ciencias reveladas”
    En fin, como pseudiciencia es divertida.

  10. Me gustaría hacer algún comentario a los lectores callejeros. El artículo hace un escueto recorrido histórico por el desarrollo del método pscioanalítico a lo largo de estos cien años.

    Por lo que veo, se ha quedado en el viejo y aburrido debate sobre el status cientifico del psicoanálisis. No es mi propósito seguir abonando ese campo, más improductivo que provechoso.

    La IPA, con todas las asociaciones que la componen, se centra en la rigurosa formación y supervisión de profesionales, que desde distintas ramas del conocimiento como la pediatría, psiquiatría, psicología, biología, neurología,historia, filosofía y también la literatura, aprovechando las palabras del último premio Nobel… LLegan movidos por su curiosidad y falta de respuesta en sus disciplinas de origen, para dar sentido a los fenómenos sin respuesta que se observan tanto en la clínica como en la vida cotidiana.

    El gran aporte psicoanalitico al mundo de la salud y por extensión a la cultura en general, se centra en la constitución del aparato psíquico, el inconsciente, la sexualidad infantil y la teoría pulsional.

    Me gustaría enfatizar que hoy por hoy la aplicación de la teoría psicoanalítica se encuentra en plena vigencia en paises punteros como EEUU, Inglaterra, Francia y Australia entre otros.

    Para finalizar, Don Cicuta, aprovecho para recordar que el psicoanálisis se ha topado con venenos más potentes que el suyo y me gustaría aclarar que la ruptura de Freud con Fliess, se produjo en el año 1902 en los albores de la fundación del psicoanálisis. Respecto al caso Dora, le pediría que especifique un poco más sobre el caso clínico para aclarar sus dudas.

  11. Como Don Cicuta estara en la consulta del urologo para que le recete otra cajita de viagara ,aqui le dejo “El caso Dora”(es un placer contribuir al debate en ausencia de los debatientes….jeje):

    El caso de Dora tuvo un importante efecto en la teoría psicoanalítica puesto que niega el papel del trauma en la psicopatología. Consideremos lo que los candidatos de mi generación encontraron llamativo de los historiales de Freud -que en esencia les permitía, como a él, ignorar que Dora era una víctima.

    http://www.aperturas.org/articulos.php?id=0000332&a=Reflexiones-para-el-caso-Dora-de-Freud-despues-de-48-anos

  12. Felicidades por un articulo tan bonito.
    El psicoanalisis es una materia harto dificil y es imposible debatir sin tener un amplio conocimiento de la obra de S. Freud.
    El creador del psicoanalisis no era perfecto porque era un ser humano, pero si fué un genio y, gracias a él y al caso Dora, entre otros muchos, la ciencia ha avanzado muchisimo en cuestión de salud mental.

  13. ¡Qué refrescante aportación a este blog hace Dagfinn! Casi siempre metidos en política, es el primer artículo que nos introduce al mundo psicoanalítico. Primero, un resumen histórico que me ha sorprendido, pues siempre pensé que antes de que nos llegaran psicoanalistas argentinos en los años 70s, aquí no hubo más que psiquiatría. Como tantas otras cosas, quedó suprimido por el franquismo, siguiendo las pautas fascistas de que era un despreciable engaño judío.
    Después el artículo pasa a explicarnos resumidamente el contenido del análisis psicoanalítico. Me ha llamada la atención lo siguiente: “Frente a aquel psicoanálisis de la época victoriana, dirigido fundamentalmente al padecer neurótico ­­(que requiere desentramar la represión y hacer consciente lo inconsciente), el psicoanálisis actual se encuentra con la patología del límite, es decir, con aquellas alteraciones que están relacionadas con la falta de represión (dificultad para tolerar la frustración), y con la búsqueda constante de la inmediatez (estructuras de personalidad frágilmente constituidas en donde prima la acción frente a la capacidad de pensamiento y elaboración). Todo esto lo podríamos resumir diciendo que donde antes había que levantar la represión, ahora hay que organizar cierta dosis de represión.” Si lo he entendido bien, la educación moderna y la permisividad de los padres han creado generaciones que no encuentran límites en su “hago lo que me da la gana”, lo que en el fondo les crea un gran vacío. Es como si fuéramos por una autopista que tuviese muchísimos carriles y no tuviésemos pautas para saber cuál es que corresponde a nuestras prisas o características de nuestro vehículo y no quisiésemos obligarnos a recorrer por uno solo. La dificultad para tolerar la frustración, ligada a lo anterior, explicaría la facilidad contemporánea para matar por despecho amoroso, por que la pareja no se pliega sin chistar a nuestros deseos, por no aceptar que tu jefe promocione a otro que consideramos inferior a nosotros, por vengar que tu equipo haya perdido, etc.. Bienvenido es el psicoanálisis, si puede conseguir que los que se someten a su disciplina y su coste – ambas cosas son duras – salgan mas capaces de aceptar las miles de frustraciones que el vivir en sociedad nos depara.

  14. Bravo Teoura, lo hace usted muy bien.

    Como decimos siempre, existe mucha gente que es de UPyD y todavía no lo sabe.

  15. Es cierto que la historia de Freud y Fliess se remonta a comienzos del siglo XX. Pero eso coincide con la etapa de plenitud creativa de Freud. Si no me equivoco, La interpretación de los sueños se escribió en 1901-02. Es entonces cuando Freud tiene sus principales ocurrencias teóricas. Da escalofríos que encubriera a Fliess en el caso de la paciente muerta por una hemorragia como consecuencia de que Fliess olvidara una gasa en su nariz operada. Freud dictaminó que la hemorragia era de naturaleza histérica para encubrir a su amigo. Ya se sabe el juego que da lo de la mujer histérica.

    Sobre el caso Dora, me baso en el cap.3 del libro fundamental de Allen Esterson, Seductive Mirage.An examination of the work of Sigmund Freud (Open Court, 1993). Dora era una adolescente, su padre tenía dos amigos, Frau y Herr K. El padre tenía una relación con Frau K. Por su parte, Herr K. se interesó sexualmente por Dora (a los 14 años ya la había besado en la boca, para repugnancia de Dora). Como el psicoanálisis es un arte hermenéutico, está sometido a todas las modas y prejuicios del momento. Freud tomó partido, de forma algo virulenta, por el padre y Herr K. Dora sufría afonías, toses crónicas y otros problemas y sufría considerablemente por el acoso de Herr K. y por la relación de su padre con Frau K. Las interpretaciones de Freud no pueden ser más lamentables desde el punto de vista intlectual y humano. A pesar de que Dora padecía la tos crónica desde los 8 años, se empeñó en interpretarla como una representación física del sexo oral que su padre mantenía con Frau K. Era una tos histérica, de claro contenido sexual para Freud. Freud presionó a Dora insistentemente para que no reprimiera su deseo por Herr K. Cuando Dora critica a su padre, en realidad, según Freud, se está recriminando a sí misma por no aceptar el sexo con Herr K. Y termina concluyendo el padre del psicoanálisis que Dora en realidad está enamorada de su madre. QUé lince era Freud, nada se le resistía.

    Los psicoanalistas son inmunes a la crítica externa. Admiten en todo caso que Freud interpretó inadecuadamente los sueños de Dora, antes que reconocer que todo el esquema interpretativo era una majadería completa. Este es uno de los gremios más cerrados que yo conozco. Resulta imposible entablar una discusión racional con ellos.

    Si Freud se hubiera psicoanalizado como Dios manda, probablemente nos habríamos ahorrado toda la teoría del psicoanálisis. Su mente calenturienta, rijosa y machista se podría haber dedicado a empresas más provechosas.

  16. 10 dagfinn:
    “Por lo que veo, se ha quedado en el viejo y aburrido debate sobre el status cientifico del psicoanálisis. No es mi propósito seguir abonando ese campo, más improductivo que provechoso. ”
    Podríamos añadir
    Por lo que veo, se ha quedado en el viejo y aburrido debate sobre el status cientifico de los ovnis. No es mi propósito seguir abonando ese campo, más improductivo que provechoso.
    También podríamos añadir:
    Por lo que veo, se ha quedado en el viejo y aburrido debate sobre el status cientifico de la cartomancia. No es mi propósito seguir abonando ese campo, más improductivo que provechoso.

    el hecho de que existan asociacion es solo refleja una cosa. Que 5 personas han puesto su dni y se han acercado al registro autonómico de asociaciones. Si eso es un argumento de autoridad…. bueno, yo concretamente soy presidente de un club de buceo y de una asociación cultural. ¿me convierte eso en científico? Me temo que no.

    Usted dice: “El gran aporte psicoanalitico al mundo de la salud y por extensión a la cultura en general, se centra en la constitución del aparato psíquico, el inconsciente, la sexualidad infantil y la teoría pulsional.”
    Que es algo así como decir: “el gran aporte de Carlos Jesús al mundo del conocimiento y por extensión a la cultura en general, se centra en el descubrimiento de las 100.000 naves de ganímedes”. ¿descubrimiento? ¿qué descubrimiento? ¿el inconsciente? Demuéstreme usted que existe. Pero eso sí, sin falsificar pacientes, curaciones etc etc. Ahora yo puedo decir que existe un aspecto en la psique humana que se llama hebroarcarostrón y que consiste en el ansia del ser humano de pisar las cáscaras de las castañas asadas. Pues primero tendré que demostrarlo. Luego hablaremos.

    Dice ud: “Me gustaría enfatizar que hoy por hoy la aplicación de la teoría psicoanalítica se encuentra en plena vigencia en paises punteros como EEUU, Inglaterra, Francia y Australia entre otros.” También puedo decirle que la iglesia de la cienciología se encuentra en plena vigencia en dichos paises y eso no lo convierte en ciencia. También decirle que la masonería tiene más seguidores en EE.UU, en el Reino Unido o en Francia que el psicoanálisis y eso tampoco lo convierte en ciencia.

    En definitiva, cada cual es libre de escoger sus supercherías. Pero de ahí a intentar convencernos de que eso es ciencia, creo que va un paso largo.
    Diviértase usted con sus ritos y procesos, pero no nos intente convencer de que el Psicoanálisis es comparable al teoréma de pitágoras.

  17. ¿En un universo de locos el psiquiatra solo sirve para extraer los dientes picados?

    Mi contacto con el psicoanalisis siempre ha venido de la mano de Philip K. Dick mi autor preferido de SCI-fi ,quien me ha producido ilarantes momentos de comprension divina con su relato:
    “Los Clanes de La luna Alfana”

    Les traigo uno de esos momentos ,dedicandoselo expresamente a Teoura y Polonio…y a Don Cicuta y Dagfinn por supuesto….JAJAJKA….que nervios.

    La novela Los clanes de la luna alfana (1964 ) se centra en una sociedad entera de descendientes de enfermos internados en manicomios. …jeje.
    :::::::

    Pero existía una categoría aún más siniestra; debía prepararse para enfrentarse a ella.
    La destructividad de los maníacos a veces se limitaba a impulsos; en el peor de los casos,
    podía evocar accesos de cólera, temporales arrebatos de furor durante los cuales el
    maníaco golpeaba y rompía todo lo que encontraba ante él. Sin embargo, aquellos
    arrebatos siempre terminaban calmándose. Pero de un ser afectado por paranoia aguda,
    uno podía esperar una agresividad sistemática y permanente; lejos de mejorar con el
    tiempo, cada vez se volvería más elaborada. El paranoico poseía una naturaleza analítica
    y calculadora; cada una de sus acciones estaba perfectamente motivada, y el menor de
    sus gestos se encuadraba en el conjunto de su proyecto. Su hostilidad podía parecer a
    primera vista menos violenta… pero, a la larga, su carácter conducía a implicaciones más
    profundas desde un punto de vista terapéutico. Con aquel tipo de pacientes, con los
    paranoicos avanzados, la curación, o incluso una lucidez temporalmente recuperada, era
    algo virtualmente imposible. Al igual que el hebefrénico, el paranoico había alcanzado una
    inadaptación estable y permanente.
    Y, a diferencia del maniaco-depresivo o el hebefrénico, incluso del simple
    esquizofrénico catatónico, el paranoico parecía racional. Los modelos formales de
    razonamiento lógico parecían intactos. Pero, en profundidad, el paranoico se veía
    afectado por la mayor distorsión mental posible en un ser humano. Era incapaz de
    demostrar empatía, incapaz de representarse a sí mismo en el lugar de otra persona. En
    consecuencia, para él, los demás no existían realmente —salvo como objetos animados
    que afectaban o no afectaban su propio bienestar. Durante décadas, había prevalecido la
    idea de que los paranoicos eran incapaces de amar. No era así. El paranoico podía amar,
    sintiéndolo simultáneamente como algo que los demás le daban y como un sentimiento
    suyo hacía los demás. Pero aquel amor implicaba un cierto problema.
    El paranoico lo sentía como una variación del odio.
    —Según mi teoría —le dijo Mary a Dan Mageboom—, las diferentes subcategorías de
    desajuste mental deben encontrarse distribuidas por este mundo como clases distintas,
    algo así como las antiguas castas hindúes. Los que vemos ahora, los hebefrénicos, deben
    formar la casta de los intocables. Los maníacos serán los guerreros sin miedo; una de las
    posiciones más elevadas.
    —Samurais —opinó Mageboom—. Como en Japón.
    —Sí —asintió Mary—. Los paranoicos —de hecho, los esquizofrénicos con tendencias
    paranoicas— deben formar la clase dirigente; serán los encargados de desarrollar la
    ideología política y los programas sociales… deben tener una imagen global del mundo.
    Los simples esquizofrénicos… —Reflexionó—. Corresponderán a la categoría de los
    poetas, aunque algunos de ellos, sin lugar a dudas, serán visionarios religiosos, lo mismo
    que algunos hebefrénicos. Sin embargo, los hebefrénicos deben ser más propensos a
    producir santos en éxtasis, mientras que los esquizofrénicos generarán fanáticos
    religiosos. Los afectados por una esquizofrenia de tendencia polimorfa serán los
    miembros creadores de la sociedad, los que prefieran las ideas nuevas. —Mary intentó
    recordar qué otras categorías podrían existir—. Quizá haya algunos que presenten ideas
    sobrevalentes, desórdenes psicóticos producidos por formas avanzadas de una neurosis
    suave de tipo obsesión-compulsión. Esas personas serán los oficinistas y burócratas de
    esta sociedad, los funcionarios ritualistas sin ideas originales. Su conservadurismo será la
    contrapartida del radicalismo de los esquizofrénicos polimorfos, asegurando de ese modo
    la estabilidad de la sociedad.
    —En ese caso —sugirió Mageboom—, podría pensar que todo el conjunto funciona
    perfectamente. —Hizo un gesto ambiguo—. ¿Qué diferencia hay entre esta sociedad y la
    de la Tierra?
    Durante un instante, Mary consideró la pregunta; era una buena pregunta.
    —¿No hay respuesta? —preguntó Mageboom. —Sí la hay. El liderazgo de esta
    sociedad habrá caído en manos de los paranoicos. Son individuos superiores en términos
    de iniciativa e inteligencia y tienen aptitudes innatas. Naturalmente, deben tener la
    preocupación constante de que los maníacos preparen un golpe de Estado… entre las dos
    clases siempre habrá tensión. Pero, mire, con los paranoicos controlando la ideología, el
    tema emocional dominante será el odio. De hecho, el odio tiene dos direcciones; el
    liderazgo odiaría a todos los que se encontrasen fueran de su jurisdicción haciendo algo
    para que los demás también le odiasen a él. Por eso mismo, toda su política
    pretendidamente extraña consistiría en establecer mecanismos que permitieran combatir
    ese supuesto odio dirigido contra ellos. Eso lanzaría a toda la sociedad a una lucha
    ilusoria, a un combate contra enemigos que no existen para vencer por encima de todo.
    —¿Por qué es malo eso?
    —Porque —le respondió— sea cual sea el desenlace de las cosas, los resultados
    serán siempre los mismos. El aislamiento total. Esa sería la consecuencia última de la
    actividad de todo el grupo: separarse progresivamente de las demás entidades vivientes.
    —¿Y es malo? Bastarse uno a sí mismo…
    —No —replicó Mary—. No sería una autarquía; sería algo totalmente diferente, algo
    que ni usted ni yo podemos imaginar. ¿Recuerda las antiguas experiencias en las que se
    dejaba a la gente en estados de absoluto aislamiento? A mediados del siglo XX, mientras
    se preparaban los viajes espaciales y se consideraba la posibilidad de que un hombre
    estuviera solo durante días, semanas, recibiendo cada vez menos estímulos… ¿Recuerda
    los resultados que obtuvieron tras meter a un hombre en una habitación sin que recibiera
    ningún estímulo?
    —Claro —respondió Mageboom—. Lo que llaman flipados. El resultado de la privación
    de estímulos es un estado alucinatorio agudo.
    Mary asintió con la cabeza.
    —Alucinaciones auditivas, visuales, táctiles y olfativas reemplazando a la falta de
    estímulos. Y, en intensidad, las alucinaciones pueden sobrepasar a los estímulos reales;
    por su fuerza, por su impacto, pueden provocar… por ejemplo, estados de terror. Las
    alucinaciones provocadas por la droga pueden engendrar estados de terror que ninguna
    situación del mundo real puede generar.
    —¿Por qué?
    —Porque son de una naturaleza absoluta. Son engendradas en el interior del sistema
    sensitivo-receptor y constituyen una reacción que no emana de un punto distante sino del
    interior del propio sistema nervioso de la persona. No puede abstraerse. Y lo sabe. No
    existe retirada posible.
    —¿De qué manera funciona aquí? —quiso saber Mageboom—. No parece usted capaz
    de decirlo.
    —Puedo hacerlo, pero no es fácil. Primero, no conozco aún el estado que ha alcanzado
    esta sociedad en función de su aislamiento y de los individuos que la forman. Lo
    sabremos cuando veamos la actitud que adoptan hacía nosotros. Los hebefrénicos… —
    Señaló las cabañas que se extendían a ambos lados del embarrado camino—… Su
    actitud no es muy reveladora. Pero, cuando nos encontremos con los paranoicos o los
    maníacos… contentémonos con enunciar lo siguiente: indudablemente, cierta dimensión
    alucinatoria, cierta proyección psicológica, existe en ellos y forma parte integrante de su
    visión del mundo. En otros términos, debemos suponer que se encuentran parcialmente
    en un estado alucinatorio. Pero conservan algo de la percepción de la realidad objetiva
    como tal. Nuestra presencia precipitará la tendencia alucinatoria. Tendremos que
    enfrentarnos a ello y hemos de estar preparados. La alucinación consistirá,
    fundamentalmente, en vernos como elementos de una terrible amenaza; nosotros, el
    navío, vamos a ser vistos —no digo interpretados: quiero decir realmente percibidos—
    como una amenaza. Sin duda, verán en nosotros la vanguardia de un ejército que quiere
    destruir su sociedad y apoderarse de su satélite.

    :::::

    Bueno si han sentido curiosidad ,aqui les dejo el enlace para que lean este relato y se la descargen…si les apetece,en este dia de psicoanalisis psicotropicos…jeje.

    http://ebookbrowse.com/dick-philip-k-los-clanes-de-la-luna-alfana-pdf-d39054471

  18. Pons: “Los españoles merecemos que Rubalcaba nos diga la verdad o que no nos mienta tanto”

    El PP sigue viendo conspiraciones por todas partes: caso Faisán, controladores y, de nuevo, ¡el 11-M!

  19. Poco a poco me estoy dando cuenta del calibre intelectual de ciertos debatientes callejeros que se resisten a cambiar su perspectiva de las cosas en base a un conocimiento adquirido al cual no desean renunciar. Tienen su verdad y no la quieren cambiar pues sería reconocer que están equivocados. Aprender implica reconocer que antes no se sabía, para algunos reconocer que eran “burro”. Cada sociedad tiene la verdad que se merece hundiéndola en su propia miseria conceptual. Resistan hasta la muerte que es lo único que les queda.

    http://www.youtube.com/watch?v=t_JWywDqgRs

  20. Realmente no entiendo que alguien diga, a estas alturas, que hay que demostrar que el inconsciente existe. Ustedes no saben nada del suyo propio?

  21. Bárbara. Inconscientes existen. A docenas!!!.
    Ese es uno de los problemas de las supercherías. Se da como una realidad comunmente aceptada lo que solo es una teoría sin demostrar y por otra parte, ampliamente refutada. Su reacción es una muestra evidente de ello.

  22. Buenos días lectores callejeros, para continuar este interesante debate quiero retomar alguna cosa de las que se han plateado últimamente.

    En primer lugar, considero enriquecedora la aportación de Amistad Civica al traer un artículo de Aperturas Psicoanaliticas, una revista muy interesante que viene realizando desde hace muchos años una labor de difusión y diálogo del pensamiento psicoanálitico con otras disciplinas tan importantes en estos momentos como la neurociencia. Por supuesto, es una revista con plateamientos críticos y que se alinéa con un posicionamiento psicoanalítico actual.

    Respecto al caso Dora, la dificultad de diálogo con los psicoanalistas o la incapacidad de autocritica, creo que hay diferencias importantes.

    El caso Dora, con toda la controversia que presenta, refleja para bien y para mal un antes y un después de muchos conceptos psicoanalíticos. Transferencía y contratransferencía son herramientas fundamentales y utilizadas no solo por los psicoanalistas. Aunque el concepto de transferencia arranca en un caso anterior como el de Ana O y la separación de Freud con J. Breuer, la contratransferencía aparace nítidamente en el caso Dora. También aparecen dos líneas bien definidas dentro de la conceptualización teórica del psicoanálisis. La difencia entre realidad y fantasía, esto ha generado grandes controversias y debates muy acalorados. Es interesante profundizar en los plateamientos de J. Laplanche o de O. F. Kenberg, con posturas diferenciadas. El psicoanálisis no es un cuerpo teorico, cerrado y empaquetado. Es una disciplina en la que se dan importantes debates, diferentes corrientes y por supuesto que el papel de Freud, genial en muchos aspectos, ha pesado como una losa; pero los diferentes discipulos se la han podido sacudir.

    Estoy de acuerdo con Don Cicuta en lo que plantea sobre la actitud hermetica de los psicoanalistas, pero quisiera hacer un matiz, ya que esa actitud es típica española y muy reprobable desde amplios sectores del pscioanálisis ya que en otros paises no ha sido así. De hecho son bastante conocidos los discursos y conferencias que han dictado por radio en Francia, S. Lebovici y F. Dolto o D. W. Winnicot en en Inglaterra.

    Revistas como Aperturas, o la nueva políltca que divulgación de la APM están haciendo un esfuerzo importante por salir a la luz y no continuar en se mundo cerrado al que hace refencia.

    Si me permite Don Cicuta, creo que en estos momentos hay autores suficientemente interesantes dentro del mundo psicoanalitico como para posicionarse en una guerra esteril contra Freud. Supongo que G. O Gabbard, P. Fonagy o O.F. Kenberg serán lo suficientemente respetables, criticos y pscioanalíticos como para que avance en sus lecturas.

    En cuanto a Pablo Franco, solo me queda decirle que afortunada o desgraciadamente para usted y para mi, estoy totalmente de acuerdo en que el psicoanálisis nunca será igual al teorema de Pitagoras, puede usted estar tranquilo.

  23. Disculpen mi retraso en sumarme a este interesante debate. Mi relación con el psicoanlálisis es ambigua, pues por un lado, como señala Don Cicuta, son inmunes a la crítica y a la validación externa. Pero por otro lado, creo q algo serio tocó Freud cuando puso el subconsciente sobre la mesa… Y eso por no hablar de mi interés por el psicoanálisis como herramienta de crítica ideológica (sí! me gusta Althuser, me gusta Zizek).
    En el último número de Sciences Humaines viene una revisión de la aportación del psicoanálisis, en la que se repasan sus teorías a la luz de lo que sabemos de las neurociencias. No sale muy bien parado Freud
    http://www.scienceshumaines.com/freud-droit-d-inventaire_fr_392.htm

  24. Estoy totalmente de acuerdo con Dagfinn en que el caso Dora supuso un enorme avance para el tratamiento de las enfermedades mentales, al permitir profundizar en los conceptos de transferencia – contratransferencia, y, diferencia entre realidad y fantasia, visibles en todas relación humana y fundamentales en los tratamientos psicoterapeuticos. Efectivamente Freud se equivocó varias veces, como cualquier otro cientifico que haya llegado a hacer grandes e importantes descubrimientos para la medicina y la ciencia.
    Yo recomiendo una visita a las paginas del Dr. Otto Kernberg y el Dr. Peter Fonagy par ver su biografia y a ser posible, leer alguna de sus obras. Son psicoanalistas importantes que escriben y describen muy bien.

Deja un comentario