En su lugar…

Albert Sales

En su lugar también lo harías. Si tuvieras un piso de tu propiedad y pudieras alquilarlo a mil euros al mes, no lo alquilarías a 500. Y si fueran dos o tres viviendas también intentarías sacarles el máximo rendimiento. Que la vida está complicada y hay que saber optimizar los recursos. Sigue leyendo

La borrachera de gasto público

David Rodgriguez 

El Ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, durante el debate para defender el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2017, ha pronunciado una gloriosa frase que pasará a la historia del pensamiento económico español: “Venimos de una crisis por una borrachera de gasto público”. Por una vez, y sin que sirva de precedente, coincido con la afirmación del señor ministro, aunque mucho me temo que tal vez no estaremos muy de acuerdo en la argumentación que voy a proporcionar a este respecto. Sigue leyendo

Cómo no enseñar economía

David Rodríguez

Hace unos días, en algunos medios de comunicación digitales y en las redes sociales se denunciaba un contenido concreto de un libro de texto de Economía de cuarto de la ESO. La materia es nueva este año, y la editorial McGraw-Hill ha publicado uno de los manuales de referencia sobre la misma, coordinado por el profesor Anxo Penalonga. El motivo de la polémica es que se exponen las “razones para contratar un plan de pensiones cuanto antes mejor”. Como puede observarse, una afirmación de carácter netamente ideológico se formula como una realidad deseable e incluso científica, hecho que entraña una clara manipulación en el mundo de la educación. Sigue leyendo

La inmigración

LBNL

La inmigración no es un fenómeno en absoluto nuevo, ni de llegada ni de salida, tampoco para Europa. Pensemos en los cuatro millones de turcos que viven en Alemania, en el 30% de oriundos portugueses que pueblan Luxemburgo, en los más de cuatro millones de musulmane que viven en Francia, o en los centenares de miles de españoles que encontraron refugio en Latinoamérica tras la Guerra civil o que se tuvieron que buscar la vida en Europa en los años cincuenta y sesenta. Pero ahora es un problema, un grave problema para Europa. Aunque no obviamente, no porque llegen decenas de miles de sirios, afganos y africanos, sino por los muchos que mueren intentándolo, en el mar y en el desierto, y los abusos y penalidades que sufren por el camino. Y también por el efecto que está teniendo la inmigración sobre nuestras sociedades europeas, polarizando el debate político sobre bases irracionales y aupando a la extrema derecha en varios países, señaladamente Francia. Los ultras claman contra Europa, que supuestamente no actúa para proteger las fronteras de la Unión, y venden la moto de que la identidad nacional está en peligro, nuestras economías y nuestros puestos de trabajo al borde del colapso por la llegada masiva de pobres de solemnidad que vienen a chupar del bote de nuestro Estado del Bienestar y al mismo tiempo, paradójicamente, a robarnos nuestros puestos de trabajo. Igual de contradictorio resulta que es precisamente la Unión Europea la que más está haciendo para acabar con el problema.

Sigue leyendo

¿Dónde está la productividad?

David Rodríguez

Siempre se ha dicho que la productividad es una variable económica de gran trascendencia. Sin entrar en el detalle de sus diferentes variantes, destacaré solamente el concepto de productividad del trabajo. Consiste en el cociente entre la producción obtenida y la fuerza de trabajo empleada para conseguirla. Con el paso del tiempo, tiende a incrementarse de manera progresiva, a veces con mayor rapidez y en épocas de crisis no tanto. Ello es debido a factores como el progreso técnico y científico, la más óptima organización de las empresas y del trabajo, la mejor formación de las personas, etc. Podemos comprobarlo echando un vistazo a la evolución de la economía española durante las últimas décadas. Desde 1970 hasta 2014, por ejemplo, el PIB se ha triplicado en términos reales, esto es, descontando el efecto de la inflación. Parte de ello se debe al incremento de la población ocupada, que ha alcanzado el 42%. El resto, hasta llegar al 300%, es debido al avance la productividad, que como puede verse no representa algo baladí. Sigue leyendo

¿Que pasa con la economía China?

Magallanes

El crecimiento de la economía china en los últimos 10 años ha sido algo espectacular e inigualable en el resto del mundo. Aparte del impresionante aumento de sus exportaciones hay otras razones que lo explican. En efecto, sus actores han sido tanto las empresas industriales  que han ido aumentando su inversión en capacidad productiva pensando en un mundo de consumidores   en continuo crecimiento, como las empresas constructoras de innumerables edificios de viviendas también  considerando que la migración del campo a la ciudad creaba una demanda inagotable de viviendas. Todo esto ha sido posible con impresionantes créditos bancarios concedidos por los bancos chinos. Pero llegó el momento en que se agotó el crecimiento de la demanda interior y también el fuerte crecimiento de las exportaciones. Las empresas industriales y los constructores de viviendas en este momento se encuentran fuertemente endeudadas con créditos a largo plazo que ya no pueden  devolver.  En  el mundo occidental esta situación la resolvieron los países afectados de varias maneras según el tipo de burbuja inmobiliaria u otra que sufrían en 2007. Generalmente los gobiernos tuvieron que  prestar fondos a los bancos o incluso nacionalizarlos provisionalmente. Pero al gobierno chino en ningún momento se le ha ocurrido que las empresas  y los constructores en situación de morosidad  tengan que declararse en suspensión de pagos o quiebra y que el gobierno tenga que inyectar dinero a los bancos. Eso implicaría el despido de una gran parte de la voluminosa población empleada  y la consecuente intranquilidad laboral que puede traducirse en desordenes políticos que no se puede permitir el partido único que gobierna el país. Ya anteriormente, el gobierno chino, al caer las cotizaciones de acciones en la bolsa de Shanghái, obligó a particulares, empresas  y bancos a comprar acciones para evitar la caída de las cotizaciones y encubrir la crisis de la economía china.

Sigue leyendo

Bienvenido Mr Corbyn

LBNL

Así titulaba John Carlin su análisis en El País sobre la elección en primarias de Jeremy Corbyn como nuevo líder del Partido Laborista británico, que concluía afirmando que su llegada servirá para sacudir el panorama político incluso si no consigue ganar las elecciones, lo que todo el mundo da por sensato, quizás apresuradamente. Sabemos que, en buena lógica, las elecciones se ganan en el centro, es decir, atrayendo a los votantes menos decididos a votar por tu opción y como se supone que Corbyn es un extremista de izquierdas, los conservadores y los laboristas más centristas asumen que la eleccion de Corbyn garantiza al menos una nueva legislatura tory, cuando concluya la que acaba de comenzar. Está por ver. Lo que está claro es que el Laborismo de centro izquierda volvió a perder en mayo cuando lo tenía todo de cara para desalojar a David Cameron del gobierno.

Sigue leyendo

Qué nos traerá el verano…

LBNL

Aparte del bien merecido descanso, por supuesto, ya sea en la playa lleno de arena, quemado por el sol, con los pies rozados por las chanclas y quemando la visa en paellas de chiringuitos a tutiplen, o en el monte, versión tienda de campaña o casa rural, apenas sin cobertura, wi-fi intermitente y con los pies llenos de ampollas por las malditas subidas alpinistas que a todos nos llenan de gozo. Y salvo aquellos privilegiados que viajen sin hijos a las Seychelles o similar y tengan todo el tiempo del mundo para echarse los trastos a la cabeza, los demás, tanto en la playa como en el campo, pasaremos los días lamentando que justo cuando el trabajo nos deja algún respiro, los niños no tengan colegio, mientras les llevamos a carísimas atracciones, nos tiramos por toboganes de agua infectos o salimos corriendo para urgencias con el niño sangrando a borbotones por el último accidente estival.

Sigue leyendo

Tsipragaitas

LBNL

Alexis Tsipras fue nombrado Primer Ministro griego tras conseguir que la lista de Syriza que encabezó en las últimas elecciones generales griegas, una coalición de partidos de izquierda e izquierda extrema que, precisamente había forzado la convocatoria de elecciones anticipadas bloqueando la elección del Presidente del país en el Parlamento. Su premisa era que Grecia no podía seguir bajo el yugo austericida impuesto desde Bruselas y Frankfurt. La lucha contra la corrupción y el fraude fiscal tolerados por la derecha y la social democracia que hasta entonces habían gobernado Grecia, eran prioridades importantes de su programa, sólo por detrás de la puesta en práctica de un programa humanitario que aliviara el sufrimiento de millones de griegos afectados muy directamente por la política puesta al servicio de los acreedores europeos.

Sigue leyendo