Una jornada electoral en común v.2019.

Senyor_G

Pues cuatro años después, día arriba o abajo, otra vez de apoderado para Barcelona En Comú, después de mi primera experiencia electoral política con cierto éxito del 2015. La campaña ha sido otra vez distinta, para mí pero también para la candidatura. Si hace 4 años todo era distinto porque sí, con dulce saber amateur y muy de kilómetro cero, esta vez era simplemente distinta a la anterior. El único acto por el que me pude pasar fue con candidatos generales, sin gente del barrio como fue hace 4 años, dónde nos atrevíamos, a veces porque no quedaba más remedio a que un compañero hablase y se explicase. Aún recuerdo ese veterano compañero con micrófono en mano hablando de viejas y nuevas luchas en una plaza del barrio donde 4 años después, por el cartel que vi, ya iban a hablar “los candidatos como siempre”. De los 2 actos que tengo referencias eran actos con estética más moderna y cuidada pero mucho más verticales. Tampoco apostaría sobre qué hacer, ese compañero ahora anda cercano a la CUP y la CUP esta vez no ha entrado en el ayuntamiento de Barcelona. No me aventuro demasiado pero, aunque no debería, quizás la candidatura del profesor tertuliano Graupera, que venció y auspició las primarias de la ANC, le habrá quitado voto y cada candidatura ha pasado por poco el 3% quedando lejos del 5% necesario. Por eje social no deberían compartir votantes, pero ya está todo muy loco. Sigue leyendo

Escombros postelectorales

Caros Hidalgo

El PSOE ha ganado la triple corona electoral del pasado domingo: europeas, locales y autonómicas. Pero sólo en número de votos, dado que serán los pactos postelectorales los que determinen si esta victoria es pírrica o no. Como dijo Pedro Sánchez: “quien gobierna, gana” y por eso el podio electoral se estará disputando hasta junio. Sigue leyendo

Gobierno con PODEMOS

Juanjo Cáceres

Los resultados electorales del pasado domingo no pueden dejarnos satisfechos a aquellos que aspiramos a que en nuestras instituciones existan gobiernos progresistas dispuestos a mejorar la vida de la gente. Resulta especialmente doloroso ver como la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital caen en manos de la derecha, a pesar de su nefasta trayectoria en las mismas, y sucede lo mismo en comunidades como Aragón, Castilla y León o Murcia, donde probablemente Ciudadanos aleje el Gobierno autonómico de la órbita progresista. El escenario no es mejor en multitud de ayuntamientos, empezando por el de Barcelona, donde Ada Colau ha cedido el primer puesto a Esquerra Republicana de Catalunya, abriendo un escenario complejo de pactos postelectorales. Sigue leyendo

La familia: lugar de ruptura

Carlos Montbau

Durante la década de los sesenta hubo un grupo de intelectuales del campo de la psicología y las ciencias sociales que apostaron por abolir los muros de los manicomios, en la jerga de aquella época, y otras instituciones totales porque éstas eran la extensión de un sistema económico injusto y represivo y porque “obligaba” a las personas más permeables a las injusticias a buscar una “protección” en lugares donde la lobotomía a base de fármacos estaba a la orden del día. Es decir, que igual que los borrachos y los niños siempre dicen la verdad, los sensibles de espíritu, mente y bolsillo, eran los que ocupaban en mayor parte estos espacios totales donde el panóptico, el ojo que todo lo ve, ejercía el autoritarismo y obligaba a los residentes a la simulación continua.

Sigue leyendo

Gobierno sin Podemos

LBNL

Como estaba previsto, el PSOE ganó ayer holgadamente las elecciones europeas, las autonómicas y las municipales, siendo la fuerza más votada en todas las Comunidades Autónomas en las que se celebraron elecciones – a excepción de Cantabria y Navarra – y en la mayoría de las principales ciudades de España – a excepción de Barcelona y de Madrid, como ya se sabía, y también de Málaga, Alicante y Murcia. Y como dijo Pedro Sánchez, el PSOE gobernaría en prácticamente toda la geografía nacional si el PP y el “superdecentro” Ciudadanos no estuvieran dispuestos a pactar con la ultraderecha. Rivera debería pensárselo dos veces porque los liberales europeos no son tan flexibles como los populares españoles y pactando trifachitos por doquier en España, en Europa le harán el vacío. Y en casa pasará rápidamente a ser el salchichón del bocadillo del PP y Vox, que ya ha advertido que va a exigir participar en los gobiernos que apoye. Pero no, Rivera confirmó anoche públicamente que apoyará al PP en Madrid. En fin, en cuanto en Ferraz se pase el disgusto de lo de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid, empezarán a dar gracias al cielo porque el doble revés servirá para que Pablo Casado siga al frente de Génova, que es lo que más les conviene. Para que, junto a Rivera y Abascal, sigan polarizando y brindándole al PSOE todo el centro político. Centro que ganó también las elecciones a escala europea. Los populistas de la derecha antieuropea subieron en el conjunto de Europa, pero muy poco para lo que se temía hace unos meses. La Unión Europea resistió el embate con soltura y España contribuyó como corresponde, con el PSOE muy bien situado dentro del grupo parlamentario social demócrata en el Parlamento Europeo. Sigue leyendo

Progresista

Arthur Mulligan

Quizá sea esta palabra la más utilizada en la campaña electoral a punto de concluir de manera pedestre, insulsa y mortalmente aburrida.

Un talismán que se opone a las llamadas “tres derechas”, a las que se exige sin rubor un cambio para homologarse a sus parientes europeos haciendo gala de un papanatismo singular y paleto, por acomplejado. Sigue leyendo

Bienvenidos a la legislatura que tardó años en llegar

Carlos Hidalgo

El martes, con el despliegue de tics y espectáculos baratos en las promesas/juramentos de los señores y señoras diputados y diputadas se inauguró la XIII legislatura. Llegar hasta aquí nos ha costado un 15M, una abdicación, una sesión de investidura fracasada por primera vez en la historia de España, una primera legislatura sin presidente del Gobierno electo por primera vez en la historia de España, una repetición electoral también por primera vez, un caso “Gürtel”, una defenestración de un secretario general del PSOE, una vuelta del defenestrado, un referéndum ilegal de independencia, una aplicación del artículo 155 de la Constitución, un caso ERE, una primera derrota del PSOE en Andalucía, la vuelta del fascismo a las Cortes, una primera moción de censura en ganarse en el Congreso, un primer presidente del Gobierno censurado, unas elecciones anticipadas… y lo que nos quede. Sigue leyendo

Vagos, maleantes y elecciones municipales

Albert Sales

Las personas sin techo, las que piden caridad en la puerta de los supermercados, los habitantes de asentamientos de infraviviendas y chabolas y otras realidades relacionadas con la pobreza urbana no fueron un tema relevante en la campaña de las elecciones generales. Tampoco son temas atractivos para las elecciones autonómicas ni para las europeas. En el mejor de los casos, la preocupación por las marginalidad urbana, por las caras más crudas de la pobreza, ocupa la agenda local. Sigue leyendo

¡A rematar la faena!

LBNL

Estoy algo preocupado con tanta encuesta favorable y el consiguiente posible relajo de los votantes progresistas. Mis amigos de derechas han dejado de hablarme de los millones de personas que van a votar a Vox y todo el mundo da por hecho que el PSOE va a ganar las elecciones europeas de calle y gobernar en todas las autonomías y ayuntamientos de importancia, con la excepción de Madrid y Barcelona, donde seguramente lo hará en coalición con Carmena y Colau. ¡No está nada claro! El PP no puede sino rebotar y serán muchísimos los votantes de Vox que volverán al redil tras su protesta esteril. Y es previsible que Ciudadanos siga creciendo. Cada diputado progresista en las europeas cuenta para poder formar una coalición entre social-demócratas y liberales que permita empezar a corregir la austeridad sin mesura que domina Bruselas de la mano del PPE, que hasta anteayer seguía teniendo al autoritario Orban húngaro entre sus filas. Y en un Estado tan descentralizado como España, el control de las autonomías es vital para asegurar políticas progresistas y no tengo nada claro que las tres derechas vayan a perder la Comunidad de Madrid. O el Ayuntamiento. Por no hablar de Barcelona donde el voto al PSC se me antoja una obligación ética. Las tres derechas siguen divididas pero Casado y Rivera han corregido el tiro rápidamente – ¿alguien ha escuchado alguna acusación de traición o felonía últimamente? – y Vox puede desinflarse completamente, lo que sería una gran noticia pero no muy positiva para el objetivo de consolidar gobiernos progresistas por todas partes. Así que a votar en masa, que cuenta, cuenta mucho y tenemos una oportunidad única. Baste recordar que ¡el PP gobierna la Comunidad de Madrid ininterrúmpidamente desde 1995!

Sigue leyendo