La bolsa de Lázaro

Guridi 

Pedro Sánchez no quiere decir de dónde sale el dinero que tan alegremente gasta en su campaña. Bueno, dice que sale de las donaciones anónimas de generosos y abnegados militantes para su campaña política. ¿Cuál es el problema? Que la ley prohíbe las donaciones anónimas a los partidos políticos. Así que la Gestora le sugiere a Sánchez que cumpla la ley, desglose los ingresos de su colecta y traslade el dinero a una cuenta que el PSOE someta al control del Tribunal de Cuentas. Lo que supone ajustarse a la ley, vamos. ¿Cuál es la respuesta de Sánchez? Que es todo un malvado complot de la Gestora para “fichar” a sus patrocinadores y apretarles las tuercas. Sigue leyendo

Espacio público: ¿a mí quién me salva?

Espacio público: ¿a mí quién me salva?

Debe ser difícil discriminar entre símbolo religioso y símbolo cultural, a mi por lo menos me lo parece. Como también que símbolos y rituales serían neutros en el espacio público. Lo que sí está claro y lo he criticado aquí mismo, es la invasión perenne de la iglesia católica en el espacio público: sin ir más lejos en el trato ventajoso en los medios públicos, sin contar con el oneroso trato fiscal recibido o su presencia en la educación e incluso en la sanidad. Sigue leyendo

Este partido lo vamos a ganar

LBNL

La derrota electoral del xenófobo Wilders en Países Bajos la semana pasada invita al optimismo. Si se puede! Brexit, Colombia, Trump… No es cierto que el “pueblo” vaya a  apoyar siempre a la peor opción posible. Al contrario, en general el electorado suele ser sabio y apoya mayoritariamente la mejor opción posible. Hay mil ejemplos de lo contrario, pero muchos más de la sabiduría popular.

Países Bajos era una meta volante crucial. Las encuestas le daban a Wilders hace algunos meses la primacía que la votación le negó. De hecho quedó segundo pero por muy poco no quedó cuarto. Todavía más a favor de su irrelevancia para formar parte del Gobierno teniendo dado el cordón sanitario esgrimido por todos los demás partidos democráticos.

Sigue leyendo

Cómo no enseñar economía

David Rodríguez

Hace unos días, en algunos medios de comunicación digitales y en las redes sociales se denunciaba un contenido concreto de un libro de texto de Economía de cuarto de la ESO. La materia es nueva este año, y la editorial McGraw-Hill ha publicado uno de los manuales de referencia sobre la misma, coordinado por el profesor Anxo Penalonga. El motivo de la polémica es que se exponen las “razones para contratar un plan de pensiones cuanto antes mejor”. Como puede observarse, una afirmación de carácter netamente ideológico se formula como una realidad deseable e incluso científica, hecho que entraña una clara manipulación en el mundo de la educación. Sigue leyendo

No todo aquel que contamina lo paga de la misma manera

Alfonso Salmerón 

La semana pasada el gobierno del Área Metropolitana de Barcelona ha anunciado que en dos años, todos los vehículos matriculados antes del 2000 dejarán de circular por las vías de los 36 municipios que conforman el área metroplitana. Esta prohibición será ya efectiva a partir del próximo mes de diciembre en los días en los que se supere los límites de contaminación por partículas PM10 y óxidos de nitrógeno NOx permitidos por la Unión Europea. Sigue leyendo

La izquierda y la inmigración

LBNL

El otro dia escuché como un ministro de un país periférico de la Unión Europea decía abiertamente lo siguiente: “Algunos están preocupados por el resultado de las elecciones norteamericanas. Si verdaderamente quieren evitar un resultado parecido, lo que tienen que hacer es ocuparse urgentemente de la invasión de inmigrantes y terroristas islámicos”. Así, sin más, terroristas islámicos e inmigrantes en la misma frase, dejando de lado la condición de refugiados de muchos de los que han llegado a Europa en los últimos dos años, cuyo derecho de acogida esta amparado por el derecho internacional. Es evidente que el susodicho es un xenófobo cristiano de derecha extrema de tomo y lomo. Lo único que le diferencia del fascismo es que acepta las elecciones como método, pero coincide a grandes rasgos en los prejuicios y parcialmente en las “soluciones”. Aun con todo, el susodicho tenía y tiene un punto de razón. La ultraderecha aprovecha la “invasión” de inmigrantes de piel oscura y credos “temibles” para hacer avanzar su agenda de siempre. La derecha sensata intenta contrarestar adoptando algunas de las medidas que propone la ultraderecha, tratando de segarle la hierba bajo los pies, no siempre con éxito porque ya se sabe, puestos a elegir, muchos optan por el original antes que la copia. ¿Y la izquierda? La izquierda se opone a la ultraderecha y en parte a la derecha y bien que así sea. Pero no se ocupa adecuadamente de los problemas que genera la llegada de decenas o centenares de miles de personas de otras culturas, costumbres y credos, que en ocasiones generan conflictos bastante serios. Parecería que admitir esto último sería darle la razón a los ultras xenófobos. Es más bien al contrario.

Sigue leyendo