Jubilarse para quien lo entienda

Senyor_G

En una no muy lejana excursión a la montaña, a la de Collserola, con un par de familias del colegio del Senyoret_U otro padre me sorprendió cuando me dijo que ya estaba jubilado cuando sólo hacía poco más de un par de años que había pasado la cincuentena. Realmente no estaba jubilado, es una prejubilación de esas, pero para todos nosotros estaba jubilado. La gran multinacional en la que trabajaba le pagaba un sueldo suficiente para vivir y le complementaba para pagar sus cotizaciones a la seguridad social, no sólo a él si no a muchos compañeros. Incluso a los jefes les quitaban competencias para que también aceptasen el trato, era algo generalizado. Sigue leyendo

El prestigio y el argumento de autoridad

Carlos HIdalgo 

La semana pasada estuve en la rueda de prensa de la Confederación de Rectores de Universidades Españolas (CRUE). En ella se nos leyó el informe hecho por los dos observadores externos a la investigación de la Universidad Rey Juan Carlos -les pareció todo muy bien- y a continuación se nos largó una perorata de cinco páginas acerca de como “algunos políticos” están manchando el nombre de la universidad en general para sus propios fines. Pero no se dijo qué políticos ni como se supone que manchan el nombre de la universidad (en general). Sigue leyendo

Algunos apuntes sobre la cuestión de los presos y procesados

Lluis Camprubí

En muchas otras ocasiones se han analizado en este foro los elementos políticos de todo aquello relacionado con el “procés” independentista catalán. Esta vez quisiera sin embargo apuntar algunos aspectos de lo relacionado con la dimensión judicial /penal de los líderes del movimiento encarcelados y/o procesados. Al abordar esta dimensión judicial, a su vez es necesario distinguir los elementos jurídicos de los emocionales/subjetivos, que los hay. Sigue leyendo

Castigo legítimo y necesario pese a Trump

LBNL

Como afirma la periodista Ana Navarro, seguramente Trump ordenó el bombardeo limitado de Siria para distraer la atención sobre sus crecientes problemas legales pero ello no invalida la legitimidad de la operación militar combinada con Reino Unido y Francia de la madrugada del sábado pasado para castigar al régimen de Asad por haber vuelto a utilizar armas químicas contra su población en Gouma el sábado 7 de abril. Occidente llevó el ataque al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas pero una vez más Rusia, que a finales del año pasado ya impidió la renovación del mecanismo de investigación conjunta internacional establecido para verificar el desarme químico sirio, vetó cualquier condena o iniciativa internacional. Occidente tenía solo dos opciones: no hacer nada en respeto escrupuloso de la legalidad internacional o interpretar que el uso de armas de destrucción masiva contra civiles no puede quedar impune. Occidente ya bombardeó Serbia sin autorización internacional a cuenta de la represión de Milosevic contra los kosovares. E invadió Iraq a cuenta de las armas nucleares que Sadam estaba supuestamente desarrollando. La invasión de Iraq fue un gravísimo error pero no tanto por la falta de autorización del Consejo de Seguridad sino porque se sabía que el programa nuclear de Sadám había sido completamente desmantelado varios años antes. En aquel momento EE.UU. mintió, a sabiendas, con el único apoyo de Tony Blair (y de Aznar, Berlusconi y los países de Europa del Este). El veto ruso o francés no fueron necesarios: no había mayoría en el Consejo de Seguridad a favor de la invasión. Asad no solo ha mentido conservando parte de su arsenal químico pese a haberse comprometido a desmantelarlo sino que lo ha vuelto a usar. No le podía salir gratis. Tampoco ha pretendio Occidente invadir el país (en puridad ni siquiera se invadió su espacio aéreo) y deponer al régimen. Rusia por supuesto ha denunciado el ataque como una grave violación de la legalidad internacional y ha advertido sobre las consecuencias desastrosas que tendrían más ataques. No hay de qué preocuparse. No activó sus defensas anti-aéreas, como tampoco lo hace cuando Israel bombardea objetivos iraníes o de Hezbolá en Siria, y es probable que por lo bajo esté muy satisfecha de que Asad, al que no consiguen controlar, reciba una advertencia seria: le hace mucho más dependiente de Rusia.

Sigue leyendo

Catalunya, penúltima oportunidad

Alfonso Salmerón

Estamos viviendo seguramente la mayor crisis política desde la transición. La corrupción que golpea al Partido Popular y la situación catalana son en sí mismos dos problemas que han golpeado los cimientos propios del Estado. El último giro del procés con la puesta en libertad a Puigdemont por parte de la justicia alemana ha sido un revés a la política del partido en el gobierno. La falta de iniciativa política dejó en manos de la justicia la solución al conflicto y ahora esa estrategia ha recibido un duro golpe. Sigue leyendo

España, Alemania

Senyor_J

España y Alemania se profesan una relación de amor y odio. Hitler quiso el amor de Franco y Franco el de Hitler, pero el amor no fue tan lejos como para que las tropas franquistas partieran masivamente hacia Europa, salvo la mítica División Azul y poco más. Los malos resultados del encuentro de Hendaya produjeron también odio, pero no por ello Franco dejó de colaborar con Hitler en varios aspectos, excepto alguno, como en la toma de Gibraltar. No fue el idilio soñado, ni siquiera la alianza soñada, pero las relaciones hispano-germanas son complejas. Sigue leyendo

¿Es éste el fin de Cifuentes?

Carlos Hidalgo

Ayer, Ignacio Aguado compareció para decir que Ciudadanos exige la dimisión de Cristina Cifuentes, porque no les convenció la comisión de investigación propuesta por el PP. Bueno, veremos a ver qué capacidad tienen para forzar a Cifuentes si de primeras se resisten con uñas y dientes a plantearse una moción de censura en la Asamblea de Madrid. Sigue leyendo

Goles en propia puerta

David Rodríguez 

Los partidos de ida de los cuartos de final de la Champions de fútbol nos han deparado una cantidad anormal de goles en propia meta. El martes pasado, el Sevilla anotó dos veces en su marco frente al Bayern de Múnich. Un día después, el Barcelona se vio recompensado con dos generosos tantos de la Roma. Obsérvese bien la curiosa metáfora político-futbolera: la ciudad española que ha albergado la convención del PP regala dos goles a la ciudad alemana que ha centrado la ira de Jiménez Losantos. Mientras tanto, un club catalán se ve favorecido y obtiene una buena renta en su eliminatoria. Un precedente claro de lo que sucedería unos días más tarde. Sigue leyendo