Catalunya, penúltima oportunidad

Alfonso Salmerón

Estamos viviendo seguramente la mayor crisis política desde la transición. La corrupción que golpea al Partido Popular y la situación catalana son en sí mismos dos problemas que han golpeado los cimientos propios del Estado. El último giro del procés con la puesta en libertad a Puigdemont por parte de la justicia alemana ha sido un revés a la política del partido en el gobierno. La falta de iniciativa política dejó en manos de la justicia la solución al conflicto y ahora esa estrategia ha recibido un duro golpe.Catalunya sigue sin gobierno desde las elecciones de Diciembre y el gobierno español sigue sin aprobar los presupuestos. Todos los partidos están pendientes de las encuestas. Nadie quiere arriesgar ante el escenario de las elecciones autonómicas y municipales del año próximo, con la más que probable repetición de elecciones en Catalunya el próximo verano y un eventual adelanto electoral de las Generales. Ciudadanos y el Partido Popular exhiben verborrea patriótica pero la ansiedad que les provocan los sondeos, a unos por la amenaza de perder el poder y a otros por la posibilidad de conquistarlo, les impide lanzar una verdadera propuesta política de país que sirva para encontrar salidas reales al conflicto.

Mientras tanto, el PSOE, bajo la batuta recuperada de Pedro Sánchez ni está ni se le espera. La estrategia del líder socialista parece ser la de esperar la derrota popular para que la alternancia política soñada caiga en su mano como fruta madura. No ha movido un dedo para derrotar al Gobierno, ni por la corrupción, ni por la gestión catalana ni por la crisis económica. Su tarea opositora se ha limitado a tratar de sacar partido a la veta del falso máster de Cifuentes.

Por su parte, Podemos que quedó fuera de foco desde la investidura de Rajoy y las primarias socialistas intenta recuperar la relevancia mediática perdida, al calor de la manifestación feminista del pasado marzo y del éxito incontestable de la marea pensionista que han vuelto a poner en primer plano la movilización social.

Dicho esto, me gustaría que prestáramos atención a la situación política catalana. La crisis abierta tras el 1 de octubre no sólo no se ha cerrado con el 155 si no que sigue profundizándose ante la incapacidad de las fuerzas políticas soberanistas para ponerse de acuerdo por una parte y del Gobierno español para hacer una propuesta política que permita superar la situación actual, por la otra.

Sin entrar a valorar los errores que el soberanismo y el gobierno español han cometido hasta la fecha, por haber sido ampliamente analizados aquí por otros articulistas, quisiera dedicar mis esfuerzos en tratar de plantear un nuevo enfoque a la situación catalana y sus repercusiones en el conjunto de España.

Me gustaría enfocar el problema desde una perspectiva progresista, republicana y radicalmente democrática, sacando el problema de las coordenadas de unidad territorial del estado nación versus tensión independentista en la que se planteó inicialmente.

Si abordamos la cuestión desde la mirada de quien tiene un proyecto progresista, republicano y profundamente democrático para el conjunto de la ciudadanía española, y por tanto, considerando a Catalunya como una nación histórica de la nación española, es obligatorio preguntarse por las razones de fondo que han conducido a esta situación. Para ello sería necesario analizar con sumo rigor todo lo sucedido en Catalunya y en el conjunto de España en los últimos diez años desde el memorándum de medidas económicas urgentes dictadas por la comisión europea que a la postre hizo caer al gobierno de Zapatero hasta la proclamación simbólica de la república catalana, pasando por el rescate bancario, la irrupción de Podemos y el estallido de la corrupción política del PP y el caso Pujol. Si ahondáramos en ese análisis probablemente encontraríamos razones que pudieran explicar por qué una buena parte de la ciudadanía catalana ha protagonizado una movilización del calado de la que se está produciendo en Catalunya desde entonces.

Desde esa perspectiva de cambio, no se debería obviar que el procés soberanista recoge también buena parte del malestar social acumulado a lo largo de todos estos años. En mi opinión, el desafío al status quo existente hay también un fuerte componente de transformación que emerge desde la ciudadanía y que tomó el relevo de las movilizaciones que se inician con la crisis económica y estallan con el 15M.

SI seguimos ese razonamiento, todavía resulta más evidente la ausencia de un posicionamiento político de las llamadas fuerzas progresistas estatales que pudieran recoger e interpretar esa malestar formulando una tesis superadora. Dicho de otra manera, que supiera interpretar que la movilización soberanista tiene también, una profunda raíz republicana, en el sentido de voluntad ciudadana con propósito constituyente que debería ser canalizada para actualizar el concepto de España como nación de naciones cuyo estigma está en el contrato constitucional del 78.

Mientras que el estado español se ha limitado a responder a través de los tribunales con medidas cuando menos cuestionables como el encarcelamiento preventivo de los líderes políticos y sociales del independentismo, criticadas recientemente por personalidades tan poco sospechosas como Felipe González o Javier Pérez Royo , y que están topando, a su vez, con las administraciones de justicia de algunos países europeos como Alemania, Bélgica, Suiza y Escocia, la propuesta política sigue brillando por su ausencia a la par que se radicalizan las posturas a uno y otro lado del conflicto.

En ese sentido, la deriva autoritaria de la justicia española, que está interpretando de una manera torticera el código penal, imputando causas de rebelión y sedición e incluso de terrorismo como es el caso de las últimas detenciones de ciudadanos que han participado en los llamados Comités de Defensa de la República (CDR), no hace más que empeorar las cosas. Y es que hace falta una propuesta política superadora que permita, por una parte recuperar la normalidad institucional catalana, y por la otra, abrir un proceso de diálogo que haga posible canalizar los deseos de una gran mayoría de los catalanes (no olvidemos que más del 70 % de la sociedad catalana es partidaria de un referéndum acordado) de decidir su propio futuro.

Si no dejamos de mirarlo desde una perspectiva progresista, republicana y profundamente democrática, esta salida es una oportunidad y no un problema para el conjunto de España, una oportunidad para resolver de manera acaso definitiva su carácter plurinacional a la vez que abrir un proceso constituyente que ponga en primer plano cuestiones fundamentales como el sistema público de pensiones, la lucha contra el fraude fiscal y la corrupción política que permitiera apuntalar y blindar la sociedad de bienestar para las próximas décadas

A mi juicio, esa propuesta política sólo puede venir de la mano de un amplio acuerdo de las fuerzas del cambio en el conjunto del Estado. En ese sentido, Podemos, Izquierda Unida, nacionalistas de izquierda, con un especial protagonismo de ERC, y las confluencias de todo el Estado, deberían dar un paso al frente de manera urgente, emplazando al Partido Socialista a decidir si está del lado de la involución que representan populares y ciudadanos o del cambio. Catalunya tal vez nos esté ofreciendo la penúltima oportunidad para poner en marcha la otra España, aquella que no nos hiela el corazón.

12 pensamientos en “Catalunya, penúltima oportunidad

  1. Pero usted ¿qué propone exactamente ?
    Sabemos que su propuesta es profundamente democrática , republicana y progresista ( faltaría más ) y que casi no necesita presentacion pero ¿ qué propone ?

    Tal vez ese acuerdo acordado por ese 70 % que prefiere decidir en un referéndum acordado pero ¿ qué contiene el acuerdo ?
    Y para qué se va a celebrar ese referéndum si ya estamos de acuerdo. Es un misterio.
    Las llamadas fuerzas del cambio ( ¿qué cambio ?) que usted menciona , allí dónde pueden evaluarse, arrojan unos resultados decepcionantes.

    Francamente no veo la necesidad de abordar un proceso constituyente para resolver las deficiencias de nuestro sistema de pensiones , un sistema basado en el reparto y que beneficiaba menos tiempo que ahora a las generaciones para las que cotizamos.
    O la lucha contra el fraude fiscal.

    Tampoco veo ninguna deriva autoritaria en el modo en que se ejerce la justicia , aunque si es verdad que la calificación de terrorismo para las actividades megalómanas y pijas de los CDR ha sido un exceso verbal ya corregido.

    Aun con todo , queda por saber lo que propone, dentro de la ley por supuesto ¿ o no ?

  2. Mundos Paralelepipedos.
    España año 1978.
    Los españoles votan una nueva Constitución
    Artículo 1.
    1. España se constituye en un Estado social y democrático de
    Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamien-
    to jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.
    2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que
    emanan los poderes del Estado.
    3. La forma política del Estado español es la República.
    Artículo 2.
    La Constitución se fundamenta en garantizar el derecho a la libre determinacion de las nacionalidades
    y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas se resolverá mediante referéndum acordado entre las partes.
    Artículo 3.
    1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los
    españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.
    2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las
    respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.
    3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España
    es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y pro-
    tección.
    Artículo 4.
    1. La bandera de España está formada por tres franjas horizonta-
    les, amarilla ,roja y amarilla , siendo la amarilla de doble anchura que
    La roja.
    2. Los Estatutos podrán reconocer banderas y enseñas propias
    de las Comunidades Autónomas. Estas se utilizarán junto a la bande-
    ra de España en sus edificios públicos y en sus actos oficiales.
    Artículo 5.
    La capital del Estado es Barcelona
    Artículo 6.
    Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a
    la formación y manifestación de la voluntad popular y son instru-
    mento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos.
    ………….
    Etc……etc…
    El Rey se podrá presentar a las elecciones para jefe de estado de La República
    …….
    Mundos Paralelepipedos con 12 aristas y 8 vértices.

  3. Perdón por salirme del tema del artículo, pero es que la indignación me puede. .La desvergüenza de esta gente del PP no tiene límites. El postgrado de Casado, nada menos que en Harvard, fue un cursillo de 4 días en Aravaca, en el que sólo había que acudir a las clases.
    Pero, ¿en qué clase de país se cree esta gente que vive?

  4. Gracias por el post y con todo respeto en lo personal al autor del articulo, dejeme llevarme un poco por las emociones.
    La izquierda española, PSOE y hasta P´s en el ultimo año, se ha dejado los partidos muy fracturados, algunos irremediablemente, por dar cabida a unas aspiraciones supuestamente identitarias catalanas que al final han derivado en algo que ahora mismo no se sabe ni que es. Nunca ha sido bastante, y cuanto mas se ha intentado ampliar, mas se ha desplazado la falla en cataluña hasta unos extremos, hoy por hoy, dificiles de describir.
    Primero arreglense en Cataluña, salgan del marron solitos los indepes, (de izquierda , de derecha o de lo que sea), convenzan a los catalanes no independentistas de que tendrian sitio en una Cat indepe y luego ya si eso, se verá. Aquí ya no damos para más y todo esto ha salido cariiiisimo.

    —————————————-
    Abundando en los de los Masteres del PP, esto ya si que tiene pinta de escalofriante, a más a más.
    https://www.lainformacion.com/espana/universidad-rey-juan-carlos-cifuentes-fiscalia-comisarios-policia-nacional/6345995

  5. Pues sí , a más a más , resulta que por fín declara Griñan y no se acuerda de nada , vamos que se enterò por el periódico ; y que me dicen del matemático de la Asamblea de Madrid que dice que alguien puso eso ahí pero que ya se ha quitado.
    Parece que el máster de Sánchez no aparece , que Patxi Lopez tiene estudios de ingeniería ( no pasò de 1° ) y Valenciano ? Y el amigo Errejon y sus investigaciones en Málaga ?
    Poco serio todo esto.

  6. Con el permiso de Arthur Mulligan a mí lo que me parece poco serio es su post. con todos mis respetos. Lo de la tinta del calamar está ya muy visto.

  7. No se confunda , no defiendo a Cifuentes . Ya he dicho en otro lugar que el asunto más grave es la Universidad y su falta de seriedad . Si menciono a los socialistas y a podemos , a esos socialistas y a esos podemitas no a todos los socialistas ni a todos los podemitas es porque comparten la picaresca y el colegueo que se ha instalado en nuestra pobre universidad. Es curioso que no haya ninguna titulación de medicina ni de astrofìsica en juego. Son diplomillas de chichinabo. Un peaje contra el paro universitario. Pero en fin, gracias por su respeto por la tinta de calamar.

  8. Yo si que defiendo a Cifuentes….jeje.
    Es muy injusto que le pidan que dimita ,en vez de pedirle al gobierno que aplique el 155 en la Comunidad de Madrid ….ejem

  9. Ya que nos hemos salido del tema, lo más grave del Cifuentesgate, en mi opinión, no es que le hayan regalado o se haya inventado un master. Se nos está intentando llevar por ahí, para luego escudarse, como ha hecho hoy Rajoy y aquí arriba su ferviente admirador, en los falsos currículums de otros políticos.

    Lo de menos en el caso Lewinsky es que a Clinton se la mamaran. Al fin y al cabo, quien más y quien menos…. lo peor es la mentira sobre la mentira. Si te pillan, confiesa. Por que si no es doble crimen: el fallo y la mentira. “Mira, me la chupó, fue un fallo, no voy a dejar de ser Presidente por eso”. “Mira, me dieron el master de forma irregular por mi experiencia o por lo que sea, renuncio al mismo pero sigo siendo Presidenta”.

    Pero si solemnemente dices ante millones de personas: “no tuve relaciones sexuales”, el malabarismo de “una mamada no son relaciones sexuales” ya no cuela después. Y si dices: “saqué notables y además hice el trabajo y el examen” y enseñas las firmas, lo que puedas decir después no cuela. No es un problema de la Universidad ni de la picaresca ni el “esto es algo generalizado”. . Es un problema de la cobardía y falta de escrúpulos al mirar fíjamente a la cámara y mentir descaradamente. Después de eso, no se puede seguir.

    Y lo de Cataluña, ya que es el tema, el ridículo de la judicatura española ya se anunció aquí. La solución ya sólo puede venir de fuera (la famosa mediación que se le negó a Puigdemont). Con lo fácil que sería proponer, en una mediación, que se haga un referéndum y si el 90% de los censados en Cataluña votan que quieren independencia, se sigue hablando… la otra parte dice que no, que el 50% y la mediación dice que vale, el 70%. Se hace el referéndum, lógicamente sale que no, y aquí paz y después gloria. Sé que suena a chorrada. Es mucho más cabal meter a todos los dirigentes de los partidos catalanistas en la cárcel en el siglo XXI.

  10. Pues sí que suena a chorrada . O sea que le molesta la mentira , como a los puritanos. No conozco a ningún político que no diga mentiras , catalanes incluidos. Yo , como Cifuentes o como Clinton o como los citados más arriba jamás reconocería un hecho vergonzante que no tiene relación con el cargo; cosa diferente es la juerga que se traen los académicos de los masters que sí tiene relación directa con su gestión y control.

    Lo mismo que Grińan y su Alzheimer sobrevenido que olvida los documentos que firma sobre el destino de cientos de millones.

  11. Supongo que cuando el articulista resalta que PP y Ciudadanos exhiben verborrea patriótica es en contraposición a JuntxCat y ERC que, como todo el mundo sabe, jamás la exhiben. En fin.
    Más allá de esa Santa Alianza que se reclama, donde se “emplaza” al PSOE a que demuestre su pureza de sangre y recoger, si es merecedor, su certificado de verdadera izquierda, no tengo claro que ese proceso constituyente ( auténtico comodín del público en el discurso político actual) lleve ( inevitablemente ) a una España plurinacional, sea tal cosa lo que sea. ¿ No se ha planteado el articulista que ese proceso constituyente podría llevar justo en la dirección contraria, un estado más centralizado? Contemplando la situación política actual yo no lo descartaría. Tampoco creo que Sánchez e Iglesias, más allá de la propaganda habitual, estén por la labor. Ambos dos no muestran especial interés en que el tema Cataluña, que ha pasado de tragedia a comedia, vuelva a ocupar el primer lugar de la agenda política. Claro que con Mariano en el poder cualquier cosa.
    ::
    ¿ No tiene relación con su cargo actual que la universidad se invente , entre otras cuestiones, un acta con firmas falsificadas para amparar la reiterada y patológica mentira de la presidenta? Qué bajo ponemos el listón de nuestra higiene democrática en este país. Ni que fuéramos Cataluña

  12. CCOO y UGT , cada dìa más débiles , se unen al llanto nacionalista. El caso es salir a pasear banderas y pancartas ; únete, muévete, desparrámate ! Yeeeeeeeepa !
    Deprimente.

    https://t.co/HQz3j1aAIh

Deja un comentario