Castigo legítimo y necesario pese a Trump

LBNL

Como afirma la periodista Ana Navarro, seguramente Trump ordenó el bombardeo limitado de Siria para distraer la atención sobre sus crecientes problemas legales pero ello no invalida la legitimidad de la operación militar combinada con Reino Unido y Francia de la madrugada del sábado pasado para castigar al régimen de Asad por haber vuelto a utilizar armas químicas contra su población en Gouma el sábado 7 de abril. Occidente llevó el ataque al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas pero una vez más Rusia, que a finales del año pasado ya impidió la renovación del mecanismo de investigación conjunta internacional establecido para verificar el desarme químico sirio, vetó cualquier condena o iniciativa internacional. Occidente tenía solo dos opciones: no hacer nada en respeto escrupuloso de la legalidad internacional o interpretar que el uso de armas de destrucción masiva contra civiles no puede quedar impune. Occidente ya bombardeó Serbia sin autorización internacional a cuenta de la represión de Milosevic contra los kosovares. E invadió Iraq a cuenta de las armas nucleares que Sadam estaba supuestamente desarrollando. La invasión de Iraq fue un gravísimo error pero no tanto por la falta de autorización del Consejo de Seguridad sino porque se sabía que el programa nuclear de Sadám había sido completamente desmantelado varios años antes. En aquel momento EE.UU. mintió, a sabiendas, con el único apoyo de Tony Blair (y de Aznar, Berlusconi y los países de Europa del Este). El veto ruso o francés no fueron necesarios: no había mayoría en el Consejo de Seguridad a favor de la invasión. Asad no solo ha mentido conservando parte de su arsenal químico pese a haberse comprometido a desmantelarlo sino que lo ha vuelto a usar. No le podía salir gratis. Tampoco ha pretendio Occidente invadir el país (en puridad ni siquiera se invadió su espacio aéreo) y deponer al régimen. Rusia por supuesto ha denunciado el ataque como una grave violación de la legalidad internacional y ha advertido sobre las consecuencias desastrosas que tendrían más ataques. No hay de qué preocuparse. No activó sus defensas anti-aéreas, como tampoco lo hace cuando Israel bombardea objetivos iraníes o de Hezbolá en Siria, y es probable que por lo bajo esté muy satisfecha de que Asad, al que no consiguen controlar, reciba una advertencia seria: le hace mucho más dependiente de Rusia.

Rusia miente. Constantemente. Sin ningún problema. Miente cuando afirma que la mayoría de los misiles occidentales fueron interceptados por las defensas anti-aéreas sirias (parece que no lo fue ninguno del centenar largo disparado), que el ataque reforzará a los terroristas (absurdo porque Daesh está arrinconado en zonas donde las capacidades militares sirias están intactas) y que provocará una nueva ola migratoria (afirmación completamente ridícula considerando que no hubo ni un solo muerto). Ha llegado incluso a denunciar que el ataque químico contra Gouma fue inventado por Reino Unido para salir del embrollo en el que se ha metido con su acusación falsa contra Rusia por el asunto de Salisbury. Estoy en condiciones de afirmar que en Gouma se usó al menos cloro (quizás sarín pero está por determinar) y que el único en condiciones de utilizarlo desde el aire es el régimen de Asad. Como también que el agente nervioso utilizado para tratar de matar a Skirpal solo se ha fabricado en Rusia, que Rusia estudió cómo aplicarlo a picaportes (el picaporte de la casa de Skirpal es donde más contaminación había) y que no es la primera vez que Rusia envenena a elementos molestos allende sus fronteras (hay más de una decena de casos). Finalmente, la doctrina militar rusa incluye la desinformación como práctica activa. De forma que si Rusia afirma algo conviene empezar posicionándose directamente enfrente.

Más o menos como con Trump. Durante la campaña electoral criticó a Obama por anunciar un ataque contra Siria con antelación: ahora lo hizo él con un tweet sorprendente un par de días antes. Tan sorprendente como su comentario hace un par de semanas de que EE.UU. debía retirar sus varios miles de efectivos de Siria lo más rápidamente posible: ahora afirma que volverá a atacar si Asad vuelve por sus fueros químicos y filtra que quería un ataque mucho más mortífero que el Secretario de Defensa y el Pentágono se encargaron de limitar.

El cambio de actitud de Trump, incluso su apresurado tweet, se entienden mucho mejor teniendo en cuenta que dos días después del ataque contra Gouma, el lunes 9 de abril, el FBI registró la casa, la oficina y la habitación de hotel del abogado personal de Trump Michael Cohen en el marco de la investigación sobre los supuesrtos pagos de grandes cantidades de dinero a la actriz porno conocida como Stormy Daniels y a la chica playboy Karen McDougal a cambio de su silencio sobre sus affaires con Donald Trump. Lo de menos es que Trump niegue ambos affaires pese a la existencia de sendos documentos de confidencialidad al respecto firmados por ambas mujeres y que esté litigando para que se atengan a ellos. La relevancia del asunto viene porque los pagos a ambas podrían constituir una violación de las leyes sobre financiación electoral (habrían sido hechos con contribuciones de donantes no contabilizadas). Trump puso inmdiatamente el grito en el cielo contra el FBI arguyendo la protección legal de la confidencial abogado-cliente. El problema es que tras haber primero negado los pagos, luego Cohen admitió haber pagado a Daniels pero, para tratar de evitar la dimensión de financiación electoral, afirmó haberlo hecho de su propio bolsillo. Y pasó a ser investigado como co-autor o cómplice del delito.

Trump está también muy nervioso ante la publicación mañana martes de las memorias del ex Director del FBI James Comey, al que despidió por no ser capaz de poner coto a la investigación paralela contra Trump y su entorno por colusión con Rusia durante la campaña electoral. De momento, lo que se ha filtrado es que Comey relata que Trump está obsesionado con el “pissing video” en el que supuestamente aparecería con varias prostitutas en un hotel en Moscú practicando o contemplando prácticas de “lluvia dorada” al más puro estilo Pedro J. Como recordarán, en su momento se sostuvo que Trump sería rehén de Putin cuyos servicios secretos habrían grabado el video con cámaras ocultas. No tengo información privilegiada sobre si el video existe o no por lo que me atengo a la falta de fiabilidad aparente de la fuente que lo reveló. Lo que si parece extraño es que a Trump le preocupe tanto algo que no pasó y de lo que por tanto no puede haber registro.

Trump tiene problemas legales serios y esperemos que más pronto que tarde la justicia consiga poner en su sitio a semejante botarate, que hace bueno a Jesús Gil que tenía la misma falta de respeto por la ley pero por lo menos era simpático. Si Trump es obligado a dejar el poder el mundo estará mucho más seguro: evitaremos una guerra comercial fraticida, el acuerdo nuclear con Irán seguirá en vigor y el riesgo de sumisión o confrontación – según la semana – con Rusia disminuirá.

Pero con independencia de Trump y de la propaganda de Putin, el mundo está más seguro después del castigo a Asad por volver a utilizar armas químicas, que sirve también de advertencia indirecta a Putin por Salisbury, capítulo por cierto todavía no completamente cerrado.

3 pensamientos en “Castigo legítimo y necesario pese a Trump

  1. Se agradece la claridad de LBNL sobre este episodio de la nueva versión de guerra frìa que recibimos como herencia, entre otras , del conflicto Irakì.

    Siendo un castigo anunciado y no habiendo vìctimas , la destrucción material de instalaciones abandonadas ( se supone que con el traslado de elementos de producción valiosos ) por sì solas ¿ es un castigo suficiente ?

  2. Creo que tiene mucho mérito que el ataque haya sido compartido por 3 paises. Demuestra que, por encima de las diferencias, hay un occidente capaz de actuar como un solo protagonista. A Rusia y China les queda claro que militarmente están unidos EEUU, Inglaterra y la UE.Uno de los principios de esta alianza es un NO a las armas químicas o bacteriológicas. Algunos comentaristas señalan que es de una gran hipocresía atacar a Assad por su empleo de armas químicas cuando resulta que sus ataques con bombas convencionales de varios tipos han provocado muchísimos mas muertos y destrucción que con las químicas. Pero es que eso sería mas difícil de definir y equivale a hacerle la guerra directamente por cualquier ataque a los insurgentes y eso es lo que se quiere evitar para no entrar en un conflicto bélico de mayor embergadura y con probabilidades de conflicto mundial elevadas. Finalmente creo que es importante resaltar que Turquía tambien ha condenado el uso de armas químicas. Se comentaba que Rusia, Irán y Turquía decidiran entre ellos el fututo de Siria. Pero la alianza con Turquía es mucho mas débil de lo que parece a primera vista.

Deja un comentario