Carta a Pedro Sánchez

Manuel Lobo

Estimado Pedro,

Lo primero, indicar que todo lo expresado en esta carta, que pueda ser considerado opinión o visión personal, lo hago a modo individual desde el más absoluto respeto al PSOE y todo lo que representa.

Tras el pasado Comité Federal, donde se aprobó el reglamento de desarrollo de los estatutos del 39º Congreso, has recibido muchas críticas sobre el mismo, sobre todo lo referente al control de la Comisión Ejecutiva Federal que encabezas. Hay muchos aspectos criticables, pero hoy no me voy a centrar en esto… el documento es muy extenso y merece una lectura pausada y reflexiva, sobre todo pensando en las circunstancias del día a día, que los que llevamos tiempo militando seguro hemos vivido. Tan sólo decir que se dejan muchas cosas en el aire, al arbitrio de órganos que el aparato tendrá bien controlados para que las decisiones finales sean acordes a los intereses del mismo.

Hoy quería hablarte del cumplimiento del Código Ético que tenemos incluso anterior al Congreso y que afecta de modo especial a la agrupación donde milito.

Te pongo en antecedentes… Nuestro Grupo Municipal está formado por sólo cuatro concejales, todos bien avenidos de primera cuando se hace la lista cremallera entre familias, pero como siempre nos pasa, con tensiones no resueltas. Los protagonistas de esta historia son los concejales que también estaban la anterior legislatura y que eran además secretario y vicesecretario general de la agrupación.

Estas tensiones tuvieron su máximo hace un año poco más o menos, cuando, en el interior del local del ayuntamiento uno de ellos, de nombre Juan Rivera Carrasco, como consta en la sentencia condenatoria “en estado de grave excitación” le dijo “te mato, te mato cabrón (…) te desato sinvergüenza”, “te mato, te abro la cabeza”. En la sentencia también consta como hecho probado que “llegando a coger del cuello a Guillermo Fouce y a lanzar instrumentos de escritorio”.

Estos hechos fueron grabados y se produjeron en presencia del secretario del grupo municipal, hoy secretario general de la agrupación.

Estos hechos han sido objeto de juicio con sentencia penal, donde ha sido condenado Juan Rivera Carrasco por dos delitos, uno por maltrato de hecho y otro por amenazas. El juicio, con sentencia firme fue el pasado 14 de diciembre, con el siguiente fallo: “Condenar a Juan Rivera Carrasco como autor criminalmente responsable de un delito leve de maltrato de obra (…) y como autor de un delito leve de amenazas”.

Todo esto es una clara vulneración del Código Ético de nuestro partido, incluso se declaró apertura de juicio oral y debió ser suspendido de militancia, cosa de no sucedió y se le permitió ir como número dos en la lista a la Comisión Ejecutiva Municipal, a pesar de que, como consta también en la sentencia, hay un expediente informativo abierto en el partido.

¿Qué ha sucedido tras la sentencia?

La militancia desconoce oficialmente todo esto, puesto que la ejecutiva no ha informado a la militancia dónde corresponde a un tema como este, en asamblea.

Evidentemente desconocemos si la ejecutiva ha realizado algún tipo de resolución política al respecto. En este sentido, tras varios correos electrónicos y carta por registro al partido, la respuesta es que el Secretario General y el Secretario de Organización acompañaron al condenado a informar de la sentencia a instancias superiores del partido.

Este acto, personalmente, lo considero más de apoyo al condenado que de repulsa de la violencia.

Mientras, la respuesta a la carta por registro ha tenido respuesta, entiendo de la Ejecutiva Municipal, pero firmada por el Secretario de Organización, donde entre otras cosas dice:

“Los hechos ocurridos el 9 de febrero de 2017 y que motivan la sentencia son a nuestro entender parte de un proceso que debe considerarse en su conjunto. Según cita literal de la sentencia ha habido un “contexto de constante provocación” hacia el concejal Juan Rivera (…) hasta conseguir que el compañero Juan Rivera perdiera la paciencia (…)”

Es decir, que, si se provoca, aunque sea hasta lo “humanamente comprensible” como dice la sentencia, la violencia está justificada. Llevado al extremo, esta teoría la aplican violadores, maltratadores de género y otros delincuentes. Y entiende el que suscribe que en el caso de defender a amigos y conocidos, se puede aplicar esta teoría. Sinceramente, estos no son valores socialistas.

Por otro lado, ¿Qué ejemplo estamos dando a la Sociedad, si ante cualquier indicio delictivo corremos a pedir dimisiones políticas a nuestros contrincantes, pero cuando el asunto sucede dentro de nuestra casa, corremos a esconder el asunto y guardarlo bajo las alfombras para ver si no nos afecta? Como socialistas, debemos ser los primeros en dar ejemplo.

En fin, mi querido Secretario General, para que lleguemos a ser el partido político de la mayoría social, no sólo basta con propuestas políticas para la mayoría. No es suficiente con renovar nuestros estatutos y reglamentos para adecuarnos a los nuevos tiempos, es necesario que demos ejemplo con nuestros actos acordes a nuestros ideales y lamentablemente, el comportamiento de estas personas, bajo mi punto de vista, no es el adecuado.

Tengo valores Socialistas, creo que cuando gobernamos lo hacemos bajo la perspectiva de hacer avanzar a nuestra sociedad. Por eso soy militante de nuestro partido, pero actitudes como estas hacen que tiemblen mis convicciones hacia si militar en este partido, realmente cuadra con mis convicciones e ideas.

Muy atentamente

Manuel Lobo

P.D. Seguramente, esta carta abierta no guste a algunos, principalmente al implicado y sus defensores. Seguro que llevarán esto a la Comisión de Ética y Garantías. Si al final, esta denuncia en base a mi libertad de expresión supone una sanción, habrán ganado los que defienden la violencia, los que defienden su cargo con su paguita, habrán ganado los que hacen que el PSOE, cada día se dedique a gestionar la miseria de la oposición en lugar de hacer un partido ganador. Si me expulsan, me iré, con la cabeza muy alta y con la convicción de haber defendido los valores socialistas dentro del partido.

Un pensamiento en “Carta a Pedro Sánchez

  1. Impresionante relato de desavenencias políticas:

    “te mato, te mato cabrón (…) te desato sinvergüenza”, “te mato, te abro la cabeza”

    Y valiente declaración por parte del autor dadas las circunstancias, lo qu le honra.

    Suerte con ese PSOE!!

Deja un comentario