Cañete pasó el test

LBNL

La impresión predominante anoche en el Parlamento Europeo tras el intenso interrogatorio al que fue sometido Arias Cañete era que, lamentablemente (al menos para algunos entre los que me cuento), recibirá el placet parlamentario sin el cual su designación como Comisario Europeo habría sido anulada. Parece que ni siquiera será obligado a cambiar de cartera, que era la opción manejada en los últimos días dado el pacto popular-socialdemócrata que hará muy difícil un voto en contra de toda la Comisión.

Pese a que los “hearings” son individuales, comisario por comisario ante las comisiones parlamentarias correspondientes a sus respectivas carteras, el procedimiento formal establece un único voto conjunto para toda la Comisión presentada por el Presidente electo Jean Claude Juncker. El resquicio para la reprobación individual existe, por la vía de la recomendación individual de cada Comisión sobre cada Comisario, que en caso de ser gravemente negativa y potencialmente susceptible de arrastar a un voto negativo colectivo, podría llevar al Presidente electo a una remodelación voluntaria de su equipo, con cambio de nombres – opción más difícil puesto que implica que el Estado Miembro que propone al Comisario acepte reemplazarle – o con un mero baile de carteras, escenario que se valoraba como posible para Cañete y algunos otros como el británico – por lobbysta – o el húngaro – asesor de confianza del Primer Ministro Orban, cuyas credenciales democráticas son más que dudosas, en el supuesto de que tenga alguna.

Lord Hill ha quedado en suspenso, pero el húngaro y el ínclito amante de la manteca colorá no lo han hecho mal. En parte gracias a su conocimiento del ruedo en el que toreaba (por los varios años pasados como Eurodiputado), Cañete se mantuvo sereno frente a las duras preguntas y re-preguntas, que incidieron sobre todo en su comentario machista – por el que volvió a pedir perdón – y sus intereses económicos en el sector petrolífero. Por lo demás, desgranó un programa absolutamente ideal respecto al cambio climático, las energías renovables y demás majaderías progres, a decir del primo de Rajoy y probablemente también de su antiguo jefe.

Hasta el rabo todo es toro y hasta que no acabe el último “hearing” ningún candidato a Comisario puede sentirse seguro, entre otras cosas porque de caer alguno, muy probablemente sus correligionarios políticos en el Parlamento exigirán la cabeza de algún otro de la bancada contraria. Motivos, haberlos haylos. La rumana también pasó el test ayer y sorprendentemente nadie sacó a la luz los sms cruzados con el ex Secretario de Estado norteamericano Colin Powell hace algunos años, revelados por la prensa recientemente. El escándalo no era tanto que hubieran mantenido un idilio de “sexting” y quizás carnal, sino la actitud bastante indigna de ella, suplicándole repetidamente que aceptara volverla a ver y demás. Cuentan también que la ex Primera Ministra eslovena estaba muy mal preparada, dispuesta a centrar su intervención en temás puramente eslovenos, lugar en donde ni Gobierno ni oposición quieren verla ni en pintura. Así que quién sabe, quizás Cañete acabe teniendo problemas.

Pero, como decía, en los corrillos del Parlamento anoche, los enterados daban por hecho que había superado el test. Bueno, francamente, yo habría preferido que se estrellara a cuenta de sus torpezas políticas y sus intereses económicos ligeramente oscuros, o no tan claros como los de la mayoría de los mortales. Pero si desgranó con solidez un programa de gobierno progresista y respondió con respeto a las preguntas incisivas adornándose con algunas respuestas en inglés y francés, bienvenido sea.

Dicho de otra forma, a diferencia de lo que ocurre en España, el designado por el Presidente de Gobierno de turno, tiene que pasar por un exámen de idoneidad personal y profesional completo, demostrando tablas y conocimientos, sólo ante el peligro. La Comisión pone a su servicio todos los papeles necesarios para que puedan familiarizarse con el pasado, presente y futuro planeado para sus carteras e incluso se les ofrece la posibilidad de someterse a un ensayo de audiencia, con funcionarios anticipando las preguntas que pueden  venir luego de los europarlamentarios. Pero todo eso son ayudas para un exámen que finalmente tienen que superar por sí mismos. Ojalá los altos cargos en España pasaran por un trance similar, incluidos los ministros. Por más que mayoría absoluta que tenga el Gobierno de turno, los parlamentarios de la oposición tendrián la posibilidad de cuestionar todos y cada uno de aquellos aspectos de la trayectoria del interesad@ que consideraran oportuno. Así, Cañete vendió rápidamente sus acciones petrolíferas antes del “hearing” en Bruselas, mientras que no sintió ninguna necesidad de hacerlo cuando fue nombrado ministro.

Bruselas – la Unión Europea – es mastodóntica, burocrática y dificilmente inteligible incluso para los enterados, no digamos ya para los que tratan de observar desde lejos. Pero nos da cien vueltas en cuanto a transparencia y salúd democráticas. Lástima, porque si Cañete puede pasar el exámen en Bruselas también podría haberlo pasado en Madrid. Y el mero hecho de tener que pasarlo actuaría de filtro inhibidor de las peores candidaturas a los más altos cargos de la administración, incluidos presidentes de las más altas magistraturas, embajadores, consejeros autonómicos…

3 pensamientos en “Cañete pasó el test

  1. De acuerdo en lo de importar las audiencias públicas (seguro que nos sorprendiamos tanto por exceso como por defecto). Como siempre, no osbtante, se necesita por parte de los jugadores, que sigan las reglas tanto en forma como en espíritu, y que no se prestasen a enjuagues, componendas acuerdos etc.

    Cañete es un conflicto de interés andante -y no digo un sinvergüenza, solo un conflicto de interés-. Si no fuera del PP la prensa lo podria freir un dia si y otro tambien.
    No se entiende que ahí donde ha habido series de articulos durante meses hablando de si tal o cual empresa donde trabajaba un primo, o un pariente de tal o cual político, recibió una vez una subvencion de x mil euros, Cañete, que ha sido ministro dos veces y comisario europeo una, que ha administrado ayudas agraria sin cuento estando casado con la mayor receptora de nuestro país en este concepto, que ha sido ministro de medio ambiente siendo dueño de factor de empresas de hidrocarburos, haya pasado sin ni una portada.

  2. Me ha quedado claro, por tanto, que en la CE hay un doble sistema de elección de Comisarios. En el Parlamento pueden tumbar a un candidato y eso lleva consigo que se rompe el equilibrio de paises miembros / partidos que ha costado mucho escoger previamente. Eso obliga a cambiar algún otro candidato a Comisario para restablecer ese rebuscado equilibrio. En los Estados Miembros, en cambio, los candidatos a ministro no son en absoluto a priori debatidos en el congreso. Es después, cuando ya son ministros que la prensa y los otros partidos comienzan a criticarlo y el gobierno a defenderlo y finalmente despues de un largo enfrentamiento puede caer o no. El sistema de la CE parece que permite que se pierda menos tiempo para que los elegidos se dediquen a resolver problemas más reales o acucientes.

Deja un comentario