Cambio de talante

Aitor Riveiro

Cuando el PSOE ganó las elecciones del 14 de marzo de 2004 comenzó una legislatura en la que prevaleció la valentía sobre el cálculo político. Podría decirse que, en algunos momentos de su primer mandato, Zapatero fue un temerario político.

La cosa se inició con la retirada incondicional de las tropas desplegadas en el sur de Irak. El presidente mantuvo así su promesa electoral, pese a que las circunstancias le hubieran permitido tomárselo con mucha más calma de lo que lo hizo, ya que la ONU tardó poco en dar validez a la ocupación, por lo que la guerra ilegal se convirtió en un protectorado legal. El pragmatismo y esa cosa que llaman ‘real politik’ quizá hubieran aconsejado otra cosa, y estoy seguro de que así se lo recomendaron muchos al flamante presidente, pero él se mantuvo en sus trece y llegó a aconsejar a otros países que siguieran su ejemplo.

Las críticas que recibió en aquel entonces Zapatero fueron como una tormenta de verano: incontenibles, lo llenaban todo; parecía que nada más ocurría alrededor. Sin embargo, el presidente y sus allegados aguantaron el chaparrón. Y escampó, como ocurre con las tormentas de verano.

Así, consiguieron transmitir un mensaje muy claro a la ciudadanía: vamos a hacer siempre lo que creamos que es lo correcto, lo que nos dicte nuestra conciencia y nuestro ideario, le pese a quien le pese y aunque tengamos en contra a todos los poderes fácticos del país, porque somos vuestros representantes y para esto nos habéis elegido.

Zapatero actuó de manera similar durante buena parte de la primera legislatura y activó decenas de frentes que ponían al PSOE, y con él a la izquierda que le apoyaba, en el punto de mira de muchos grupos de presión bien poderosos: ley de la memoria histórica, ley integral contra la violencia de género, equiparación de los matrimonios homosexuales, alianza de civilizaciones, proceso de paz, ley antitabaco, carné por puntos, nuevos estatutos de autonomía, …

No todas las iniciativas fueron exitosas, alguna incluso fue contraproducente por mal planteamiento y/o peor desenlace, pero los electores quisieron apreciar su valor (en ocasiones temeridad, reitero) y le otorgaron un segundo mandato, porque para hacer cosas, para cambiar las cosas, a veces hay que ser un temerario.

Cuando no hemos llegado si quiera al ecuador de ese segundo mandato, parece haberse evaporado todo rastro de ese valor y hoy, por primera vez, Zapatero y su Gobierno parecen incapaces de tomar decisiones y de abanderar el país, como es su obligación.

El último ejemplo del cambio de talante del presidente del gobierno lo hemos vivido con la reciente decisión de decretar el cierre de la central nuclear de Garoña en 2013.

El PSOE se comprometió durante la campaña electoral a desmantelar toda central nuclear al cumplir su vida útil, que en el caso de la de Burgos estaba marcado en 40 años, esto es, en 2011. Durante semanas, Zapatero y su Gobierno marearon la perdiz y dieron a entender, según quién fuera el emisario y el receptor del mensaje, que el Ejecutivo pensaba mantener su promesa y lo contrario.

En realidad, no fue hasta que apareció un informe del Consejo de Seguridad Nuclear en el que e declaraba “viable” la central 10 años más cuando las dudas comenzaron a aflorar en Zapatero, o por lo menos se hicieron patentes, pese a que dicho informe no hablaba de si era o no conveniente ampliar la vida de Garoña: simplemente hacía un análisis en el que declaraba que la centra podía resistir hasta 2021 en condiciones óptimas de seguridad.

Sin embargo, el debate se generó y, por primera vez, sucedió algo que muchos reclamábamos desde hace tiempo: los datos reales se pusieron encima de la mesa. Así, muchos se enteraron de que España exporta más electricidad de la que importa, es decir, es productor neto de energía; además, se puso en valor la capacidad de España para generar energías por métodos renovables y, por último, recordamos que el gran handicap de la energía nuclear sigue irresuelto: nadie sabe qué hace con los residuos que genera ni cuánto costará mantenernos a salvo de ellos.

Pese a todo, el ‘lobby’ nuclear está más fuerte que nunca (no deja de ser curioso que sea ahora, cuando existen alternativas viables a su uso, cuando se multipliquen sus defensores) y la presión que han ejercido ha dado sus frutos. O al menos en parte: Zapatero tomó la decisión, pretendidamente salomónica, de prolongar la vida de la central dos años, una suerte de “ni para ti ni para mí” que no sólo no deja contento a nadie, sino que parece absurdo.

Porque si la energía que produce Garoña es necesaria para garantizar el suministro, Zapatero debió decidir prolongar su existencia más allá de dos años, quizá hasta los 10 que, según el CSN, podría durar; y si no lo es, ¿qué sentido tiene retrasar lo inevitable? Lo único que parecía claro es que el Gobierno no sabía qué hacer, algo que el electorado no suele perdonar: en España queremos, o eso dice el personal, “administradores” que “tomen decisiones por nosotros” porque “para eso les pagamos”.

No es el único aspecto en el que el PSOE se ha mostrado indeciso: baste recordar el vodevil a cuenta de la subida de impuestos a las rentas más altas y la eliminación de la ‘enmienda Beckham’ o lo receptivo que parece el Ejecutivo ante la idea de modificar el mercado de trabajo, idea que parte de premisas infundadas y de datos manipulados de forma torticera.

No dudo de que la crisis económica tenga mucho que ver en esta sensación de inmovilismo que transmite el Gobierno pero, a día de hoy, las virtudes que hicieron de Zapatero un buen gobernante (valentía, decisión, ideología) parecen haberse, cuando menos, difuminado. Y no me cansaré de repetir que cierto electorado de izquierdas, aquél que dio el poder al PSOE en las elecciones de 2004 y 2008, acepta los errores cuando son bien intencionados, explicados o excusados, pero no las traiciones o lo que ellos consideran traiciones.

18 pensamientos en “Cambio de talante

  1. Al principio, cuando se va al pairo, tambien parece que se lleva un rumbo. La realidad de la navegación a merced de vientos y corrientes se comprueba cuando ya se lleva un tiempo navegando de esa manera. Como dice el articulista durante un tiempo se navegó con talante, o sea, a veces p’atrás n y otras p’alante.
    Totalmente de acuerdo con lo que expresa Aitor en lo referente a los datos reales encima de la mesa, como confirmaqción de que la realidad, comprobados esos datos, puede ser contraria a lo que se pueda venir arguyendo y como con ellos se desmontan tesis aparentemente confirmadas. El tema de la energía nuclear es el ejemplo de lo anterior. Se presume que existe una opinión contraria a la ampliación de la capacidad de generación de energía nuclear, ya que se considera que la ciudadanía, en una parte importante, pueda estar en contra de construir nuevas centrales. Se piensa en la gestión de los desechos como motivo fundamental para esa valoración contraria de una ciudadanía que huye de ellos, cosa difícil de solucionar ya que nadie quiere un cementario en su zona. Miguel Sebastián va atirar por tierra ese mito lo que abrirá las puertas al futuro de la energía nuclear en nuestro pais. Contrariamente a lo que se presumía, “van a haber patadas” para conseguir ser elegido como pueblo donde ubicar los cementerios nucleares. ……… ¡Se acabó el problema! ¡

  2. Creo que por primera vez en la historia del blog estoy de acuerdo con Aitor en casi todo. Lo de Garoña, la verdad, me parece una cosa menor, pues si por algo se ha caracterizado ZP en sus años de gobierno es por impulsar las energías renovables, y en todo caso se trata de un caso particular y no demasiado relevante ni para la generación de electricidad ni para la política energética en general, pero estoy de acuerdo en que ZP ha perdido la audacia que demostró en la primera legislatura y que muchos veían como inconsciencia, temeridad, etc. El Gobierno lanzó debates e iniciativas importantes y algunos grupos que se vieron afectados, por primera vez en la historia de la democracia, como el de los franquistas, pusieron el grito en el cielo. De aquella audacia, que Aitor describe bien, hoy queda poca cosa. ¿Se debe a la crisis, a la debilidad parlamentaria del Gobierno (que Aitor no menciona), o a otros factores?

    Estoy seguro de que la crisis y la falta de aliados influyen. Pero voy a mencionar otro factor aprovechando que Polonio parece estar de asueto: ZP ha ido eliminando a la gente de su cuerda generacional y ha ido permitiendo que gente que ya gobernó con Felipe fuera ganando terreno. Veamoslo con un poco de calma. ZP es el presidente del gobierno, pero sus tres vicepresidentes (De la Vega, Salgado y Chaves) fueron altos cargos de los gobiernos de Felipe. El jefe de gabinete de ZP es el último jefe de gabinete de Felipe. El actual ministro de interior, Rubalcaba, fue ministro y portavoz con Felipe. Y así podríamos continuar bajando a niveles secundarios. Quizá se deba a que la generación de los nacidos en los sesentas es tan inútil que no hay de donde tirar, pero me extrañaría. Quizá ZP haya querido no tener rivales que le hagan sombra y se ha quitado de en medio a Caldera, Sevilla, etc. O quizá simplemente ZP se ha dejado comer el terreno por debilidad e inexperiencia. El caso es que, aparte de él, los más poderosos en el gobierno son todos de la época de Felipe. Y lo que caracterizaba a aquella gente era precisamente esa falta de audacia, esa obsesión con el corto plazo, con el día a día, el miedo atroz a despertar enfrentamientos y conflictos, la idea absurda de que sólo moderándose al máximo se mantiene al electorado de centro, etc. No sé las razones por las que ZP ha permitido que las cosas hayan evolucionado así, aunque desde luego él es el responsable primero y último. El caso es que su gobierno empieza a parecerse cada vez más a los de Felipe, quizá con una dosis extra de improvisación (en cuanto a marrullería es imposible superar lo de entonces).

    En fin, de Zapatero el audaz queda muy poco.

  3. No, si al final va a ser Felipe el culpable de que no me den mi bombilla.

  4. Hola.

    Me ha gustado mucho el análisis de Aitor Rivero. Y creo que, con el 2012 en el horizonte, es un buen momento para que el gobierno haga un balance de cómo ha ido evolucionando las formas y el fondo de su política.

    Desde mi punto de vista, parte de la falta de audacia de ZP se explica por las propias circunstancias y por una incapacidad clara de innovación. Dada la situación económica actual creo que la ciudadanía detestaría que se plantearan algunos debates del estilo de la primera legislatura (memoria histórica, los matrimonios homosexuales, alianza de civilizaciones) que es justamente, como señala el autor, donde ZP demostró valentía. Para algunos, estos debates fueron muy importantes, pero me temo que al grueso de los españoles les importaba un comino. Ahora ZP le toca lidiar con asuntos con menor margen para la valentía (la crisis), y sabe que con lo de comer no se juega.

    Así y todo, siempre hay margen para innovar. Y ahí destacan los políticos con fuerte liderazgo y equipos inteligentes. Pero, claro, para ello se necesita tener las ideas claras, actuar con cierta coherencia y saber comunicar. El gobierno carece de las tres cosas.

    No coincido con el final del comentario (2), pues no nos ayuda a entender la diferencia del primer ZP (también con muchos felipistas con cargos importantes-Solbes, De la Vega, Rubalcaba, etc.) del segundo. Sí coincido en que ha sido un error quitarse de encima a gente como Caldera, Sevilla, López Aguilar o Jáuregui. Si lo ha hecho por miedo a que le hagan sombra es que está perdido… es decir, que ni siquiera él se cree su capacidad política y fuerza de liderazgo.

    Saludos.

  5. Perdón… pero no sería honesto si no reconociese que ZP actuó con valentía política en el fallido proceso de paz en la primera legislatura. Lamentablemente, gran parte de los ciudadanos no lo supieron valorar.

  6. ¡¡Menos lobos caperucita encarná!!.

    Ahora resulta que todos sois mas “echaos pa lante” que Zapatero.

    ¡¡Anda ya, anda ya con el frasco Carrasco!.

    Decir que Zapatero tiene “la cola entre las piernas” ,porque a la decisión de cerrar Garoña la tiene prevista para el 2013,es no darse cuenta de que la politica antinuclear de Zapatero ,no es sinonimo de arrasar con todo aquel que se le ponga por delante.
    La responsabiliidad del gobierno de Zapatero está en que va a poner medios publicos al servicio de los ciudadanos que viven en este momento a la sombra de la central nuclear de Garoña,,no va a dejarlos en la calle ,sin mas.

    Claro está,que os parecen mas contundentes las palabras de Rajoy cuando dice que hara todo lo contrario,¿a eso le llamais “audacia”?.

    Por otro lado,que Don Cicuta nos diga que Zapatero esta rodeado de “la curia felipista” para poner su cuello a buen recaudo ante la juventud que aprieta ,es sintoma de que Don Cicuta ,necesita baños de sol y playa de manera urgentisima…JAJAJA….que nervios.

    ¡¡Estoy rodeado de hombres de poca fe!! o mas bien diria yo,que el impetu de Ziluminatius los descoloca a todos ellos.

    El mejor aliado de Ziluminatius es el TIEMPO,el Tiempo al Tiempo.

    ¿Quien de vosostros ,en su sano juicio,pensó cuando gano las elecciones de 2004,que habia tanto franquista escondido bajo las siglas del Partido Popular”?.

    Se les ha visto a todos el plumero,no hay duda de que habiendo tanto “tonto de los cojones”,la izquierda que se la coge con papel de fumar, piense que sin Ziluminatius vivirian mejor….ay que pena penita pena,pena pena….snifff,snifff…joéee.

  7. ¿Quien de vosostros ,en su sano juicio,pensó cuando gano las elecciones de 2004,que habia tanto franquista escondido bajo las siglas del Partido Popular”?.

    En sus sano juicio, no sé. Pero los majaderos hacíamos cálculos sobre los cinco millones o asín. Más dificil es hacer el cálculo en los partidos situados a la izquierda del PP.

    2 pinceladas… (que cursi, no?)

    Un diario frances, no recuerdo el nombre (le Figaro de la Liberation du Monde) calificó a ZP de radical (no radikal) esto es alguien con una política económica liberal (o socialiberal), no socialdemócrata pero con una amplia agenda de reforma de los derechos civiles…. (o casi todos)

    Un representante sindical de la policía holandesa, que vino a las manifas de picoletos afirmó, más o menos, que flipaba con el hecho de que el hombre que retiró las tropas de Irak, plantando cara a Bush, no pudiera cambiar el estatus militar de la Guardia Civil de puertas adentro. Ojo! quizá no quiere por cuestiones de dinero. Un militar cuesta menos que un civil.

    Ojo, fuego amigo con lo que interesa, o no a los españoles, que aún nos llevaran a 1974.

    Amistad, por cierto, nadie pide que arrase Garoña. Solo que firme el cierre. Como central, bien pudiera ser un centro de Investigación en medicina nuclear. No se, es por hablar

    Quizá se deba a que la generación de los nacidos en los sesentas es tan inútil que no hay de donde tirar, pero me extrañaría.

    Somos majaderos y demagógos y no entendemos la transición y el felipismo porque, o bien éramos pequeños, o bien destrozaron nuestros cerebros y almas con música oligofrénica antisistema.

    Más en
    http://www.escolar.net/MT/archives/2009/07/garzon-y-el-jardin-secreto.html

    Banda sonora mientras escribo “Staying Alive de Ozzy Osbourne y Frank Zappa”

  8. Nos queda por ver al Zapatero presidiendo la comunidad europea …… ese va a ser el más guay de todos los Zapateros. Presumo que ya estarán contratando a los mariachis.

  9. Historia de la Cripta a la luz de la Luna de Valencia.:

    Ricardo Costa. ¿Hay algún problema? ¿Ha pasado algo?

    Álvaro Pérez. No, pero a lo mejor puede pasar. Por una cabronada de Isabel Jordán [la administradora de Correa], te lo quiere explicar Pablo [Crespo].

    R. C. ¿Quién es Isabel?

    Á. P. La que dirigía la oficina de Madrid. La rubia. ¿Te acuerdas de ella?

    R. C. ¿Os quiere meter en algún lío?

    Á. P. Está haciendo la hijadeputa y te lo queremos contar. Te lo quiere contar Pablo sobre todo para que veas cómo lo va a arreglar más o menos.

    R. C. Vale, luego.

    Á. P. Luego te llamo.

    Esa noche, El Bigotes llama a Correa, su jefe, para contarle la reunión que mantuvo con Costa y el problema de los trajes.

    Álvaro Pérez. Los representantes de los Grammy llegan a Valencia a las nueve y los recogeré en una furgoneta de lujo que he alquilado para llevarles a ver en primer lugar la Ciudad de las Ciencias y las Artes, luego a la Feria de Valencia (…) quieren irse después de comer a Barcelona. Le he dicho a Guillermo y Fernando que estaría bien que se quedaran en Valencia para cenar y charlar pero como llevo todo el puto día hundido con la mierda esta… He estado hablando con Ricardo [Costa], con Peter [Pedro García, director de la televisión valenciana Canal 9], que me han dado un par de ideas. He estado con Ricardo, que me ha dicho: “Oye, arreglarlo así al único que perjudica es a mí. Yo por ayudarte hago lo que sea y además te lo demuestro cada día, pero si lo hacemos de esta manera al único que te cargas es a tu amigo Ricardo, que por cierto es el único que te ayuda siempre”. Y yo le he dicho que tiene toda la razón, así que olvídate…

    Unas horas después, Pérez y Correa vuelven a hablar.

    Álvaro Pérez. El tema me dice que puede ser muy gordo, que [el sastre José] Tomás va como imputado, que ha hablado con su hijo que ya le ha dicho lo que va a decir, que soy amigo suyo desde hace un montón de años, que le he llevado un montón de clientes y que no sabe nada más, que le he llevado clientes porque soy muy amigo suyo y él me decía ‘coño, échame un cable’ y yo le he llevado clientes pero nada más…

    Francisco Correa. ¿Qué han dicho la financiera y el otro?

    Á. P. Tomás me dice que por lo visto están acojonados, que tienen miedo de cojones, que ha estado por allí, que ha ido con mucha gente, que con quien más relación tenían era conmigo y que luego iba Pablín que era con quien liquidaban y nada más.

    F. C. ¿A mí me han metido por en medio?

    Á. P. No, no, no.

    F. C. ¿Quién hace la denuncia?

    Á. P. No lo sé, lo llevan dos fiscales el asunto, pero no sé.

    F. C. Acuérdate que fuimos a declarar un montón de veces en Majadahonda y eso no tiene por qué salir para adelante.

    Á. P. Eso espero, no hay motivo para que siga para adelante. No tenía ni que haber empezado. Es una soplapollez.

    F. C. Qué ganas de joder.

    Á. P. Lo que decías ayer, estar relacionado con un político importante, siempre te trae problemas, por muy legal que sea él y tú, siempre te trae problemas, hay que quererlos pero hay que estar lejos porque siempre te trae problemas, que con lo que sufres, con lo que lloras, con lo que luchas, con la cantidad de saliva que gastas para hacer las cosas bien, al final tienes problemas y te llevas disgustos.

    Moraleja:
    ¡¡¡AAUuuuUUUuuUUUuuUU!!!!

  10. A JUICIO CON LA ISABEL JORDAN, EL ALVARO PEREZ, EL PEDRO GARCIA, EL CORREA, EL BIGOTES, EL CAMPS, EL RICARDO COSTA, EL JAUME MATAS, EL PONDE PUMPIDO, EL DE LA MOTO…

  11. Pues yo no comparto la tesis de Aitor de que “parece haberse evaporado todo rastro de ese valor” cuando se refiere al Zapatero actual controponiéndolo al de la legislatura anterior. Yo creo que hace falta mucho valor para apoyar a Patxi López como lehendakari con el apoyo del PP vasco. Tanto valor como el que tuvo, y ahí coincido con Fuego Amigo, para iniciar el bien llamado proceso de paz. Y si me apuran un poco, tanto valor como el que ha tenido para anunciar el cierre de Garoña para dentro de cuatro años.

    Con esto no quiero decir que el Gobierno lo está haciendo todo bien ni medio bien siquiera.

    Tampoco estoy de acuerdo con Cicuta con su diagnóstico de las causas de los vaivenes del Gobierno. Zapatero se ha quitado de encima a Solbes, el factotum felipista y a Bono. Tambien a muchos barones de la vieja guardia. Lo que a mí me parece es, más bien, que el Presidente se ha rodeado de una gran cantidad de pelotas incapaces de llevarle la contraria. Y eso es muy peligroso. Y a mí me da igual que sean pelotas felipistas o pelotas nacidos en los sesenta…

Deja un comentario