Bloqueo Interesado

Guridi 

Comenzó la legislatura, se constituyeron las Cortes General y hubo circo. Y es de ingenuos haber pensado que no podría haberlo. Si Podemos sabe que su motor y su fuerza consisten en crear la ilusión de que no ha habido demócratas antes que ellos, que son los auténticos demócratas y en restar legitimidad a todo lo que no sean ellos, ¿cómo esperar que no se comportaran como anarquistas de primero de carrera? Espero que Patxi López, que está acostumbrado a lidiar con las salidas de pata de banco de los “abertzales”, que usan tácticas parecidas, sepa lidiar con ellos.

En cualquier caso, auguro que será una legislatura breve. Todos han demostrado ya que no les interesa negociar, sino darse golpes en el pecho, pavonearse y exhibir músculo, como gorilas en un duelo.

No habrá gobierno sin el PSOE y el PSOE no está condiciones de formar gobierno, ni de apoyarlo. Aunque cualquier tipo de idiotez es posible: recordemos que tenemos a los mandos a los tipos que pensaron estaba bien aliarse con el acosador de Nevenka en Ponferrada, los geniales estrategas que pensaron que Irene Lozano era una buena idea, esa gente que no sabe ganar elecciones, sólo amañar congresos. Y no se les ve muy dispuestos a hacer caso de gente que no sean ellos mismos. De momento, se han lanzado a algo que para ellos es meritorio, pero que es invisible e incomprensible para el ciudadano: se han dedicado a registrar iniciativas parlamentarias. Abrid la puerta de vuestra casa, llamad a la del vecino, decidle que el PSOE ha registrado muchas iniciativas parlamentarias y esperad su reacción. Pues eso lo explica todo.

Por supuesto, estoy absolutamente seguro de que Pedro Sánchez hará todo lo que le sea posible para intentar formar gobierno, pero también creo que lo hará apretando las teclas inadecuadas, como ya se está viendo. Pero le va el pellejo político en ello y quiere ganar tiempo antes de que su propio partido lo deponga. Que le depondrá.

Podemos, que es ahora cuando más vulnerable se encuentra, porque el Congreso es el escenario ideal para exponer sus contradicciones, seguirá llevando la iniciativa con agresividad. Y cada día montando un pollo por cosas idiotas o renunciando a pensiones y coches oficiales que no existen. Si no es mintiendo descaradamente acerca del funcionamiento de la cámara. Sin que nadie les desmienta.

Pero las contradicciones están ahí. Puede que a Pablo Iglesias le venga muy bien que el resto de grupos no les permitan dividirse en cuatro grupos parlamentarios propios. Pero sus aliados pueden tener otros intereses. Y, de hecho, debería quedar bastante claro que Podemos les mintió al pactar con ellos, porque sabían perfectamente que existían otro tipo de fórmulas para presentarse y que permitieran formar grupos separados después. Iglesias ha querido hacer una fórmula de absorción un tanto agresiva de Compromís, las mareas y En Comú, para no les quede otra que subordinarse “de facto” a la dirección parlamentaria que éste les quiera imponer. Y puede que le salga el tiro por la culata si la cosa se juega bien. Pero de verdad que no veo a Antonio Hernando, a Luena y a Sánchez explotar esa circunstancia. Es una pena, porque desmiente lo buenos parlamentarios que se creen.

En cualquier caso y para resumir: Podemos no quiere negociar. Quiere montar el espectáculo, deslegitimar a los demás y forzar unas nuevas elecciones antes de que se les vea el cartón y el andamiaje. Y si se lleva al PSOE por delante, mejor que mejor.

El PSOE tampoco puede apoyar un gobierno del PP, ni siquiera aceptar una abstención del PP para ser gobierno. Todo ello conduce a recorrer el camino que recorrió el PASOK y, la verdad, no apoyar al PP, pase lo que pase, es dejar en evidencia el castigo que los populares han sufrido en las urnas.

Así que no va a haber grandes movimientos ni grandes cambios,  excepto hacia el martirio o la autolesión de la fuerza política que los intente. Y yo me barrunto cuál puede ser.

Y es un pena, de verdad. Primero porque el país no se lo puede permitir. Segundo, porque otros líderes sabrían sacar más provecho de esta situación y mirar más allá de camarillas orgánicas y cortejos parlamentarios. Otra persona al frente del PSOE podría hacer quedar a los Podemos como los meros matones y adanistas prepotentes que son, pero no es el caso. 

Para que la gente cambie su voto o salga de casa a votarte hace falta algo más. Y ese algo aún está por verse. tenemos unos meses por delante. Yo iré preparándome para votar de nuevo.