Un pensamiento en “Barra libre

  1. Les copio la carta al director de El País de hoy, titulada “Insultar y fumar”:
    “Me equivoqué, no me duelen prendas. He tardado en darme cuenta, pero me equivoqué: Zapatero acertó con la ley antifumadores. Los hábitos de fumar han cambiado en España radicalmente. Los españoles hemos rectificado un comportamiento que nos hacía mucho daño a todos. Incluso en los hogares familiares los fumadores se abstienen de fumar y prefieren, ora salir a la terraza, ora bajar a la calle. ¿Rectificaremos los españoles nuestro hábito de insultar, especialmente en los campos de fútbol? Esta Navidad, en los hogares, reuniones familiares sin insultos (tampoco a los cuñados), sin fumadores dañinos. Pronto, muy pronto, los padres que insultan a los árbitros en los campos colegiales serán mal vistos. Como los que fuman dentro de un bar. Lo vamos a conseguir.— José Luis Gardón.”

    Estoy totalmente de acuerdo con su contenido. La carta reconoce las posibilidades que tienen las leyes cívicas en un país como el nuestro, que no cree en un orden culto de convivencia.
    Es muy típico oír eso de “En España eso no es posible”. El ejemplo de la ley antitabaco de Zapatero a la que alude la carta es una prueba clara de que sí es posible cambiar costumbres que parecen consustanciales a nuestra condición de españoles.
    La ley de matrimonio homosexual es otro ejemplo de cómo una ley cívica puede hacer cambiar la mentalidad de mucha gente. Y la ley del carnet de conducir por puntos, que redujo en 1000 la muertes anuales en la carretera y nos convirtió en conductores mucho más cívicos…
    ¿Por qué, en lugar de disparatar y achacar a Zapatero la responsabilidad de la estafa de Bankia, no se le reconocen estos méritos?

Deja un comentario