Bali

Marta

La Cumbre para el Cambio Climático que se ha celebrado esta semana en Bali tenía como objetivo conseguir un acuerdo para sustituir el Protocolo de Kioto, firmado en su momento para controlar las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, y que padecía como principales lastres su no ratificación por parte de Estados Unidos, y el no incluir a las que son ahora potencias emergentes, sobre todo China e India.

Finalmente se ha conseguido un acuerdo en forma de hoja de ruta para llegar a un compromiso más concreto y específico a corto plazo. Estas complejas fórmulas forman parte del embrollado lenguaje propio de las relaciones internacionales, de las conferencias multinacionales, y los que sigan de cerca la evolución de la Unión Europea, ya están más que acostumbrados a él.

Dadas las amenazas de bloqueo que se cernían sobre la Cumbre y que habrían supuesto un tremendo fracaso para todos, y, muy especialmente, para la Organización de las Naciones Unidas, este texto, que en otras circunstancias sabría a poco, tiene la virtud de dejar abierto el camino para un futuro acuerdo que sustituya al Protocolo de Kioto, con reducciones de emisiones de CO2 por países situadas entre el 25 y el 40 por ciento. Al menos, no se ha llegado a un callejón sin salida, como se llegó a temer en algunos momentos de esta ajetreada Cumbre.

Uno de los protagonistas de la semana ha sido, sin duda, Estados Unidos, quien ha recibido mayores presiones y ha tropezado con más problemas de los que había calculado, incluso con críticas más o menos aceradas por parte de compatriotas como el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, y el flamante (y para algunos, inevitable) Premio Nobel de la Paz, Al Gore. También destaca el papel de la Unión Europea, más activa que de costumbre, así como el de la propia ONU, entre otros.

Muchos han dejado claro que consideran a la actual Administración Bush como un lastre para avanzar en cuestiones clave en estos primeros años del siglo XXI: el medio ambiente, el crecimiento sostenible, el posible cambio climático. Se celebran elecciones presidenciales el año que viene, y se confía, ya se verá si con fundamento o no, en que un nuevo presidente (o presidenta) ayude a avanzar de forma positiva y realista en los asuntos más delicados, además de los medioambientales.

En esta Cumbre se ha puesto de manifiesto, una vez más, la aparente ceguera de muchos políticos, incapaces de mirar más allá del corto plazo, de la elección más inmediata o del ejercicio económico presente. Se tiene la desasosegante impresión de que algunos piensan que viven en un planeta aparte, y que lo que suceda en éste no les concierne. Craso error, sin duda.

Bali también ha ayudado a recordar la aparente dificultad de conciliar el modelo económico en el que nos basamos actualmente con un desarrollo sostenible, que no es más que garantizar recursos suficientes a las futuras generaciones, como ya se señaló en 1972 en el pionero informe del Club de Roma.

Es evidente que el problema encuentra su origen en el hecho de que, a raíz de la Revolución Industrial, y sobre todo, a partir de la generalización del empleo de los hidrocarburos se ha creado un modelo económico que ha generado un desarrollo y una riqueza casi sin precedentes en la historia de la humanidad, pero que también resulta muy agresivo con el medio ambiente. Esto se resume en contaminación y agotamiento de los recursos naturales.

En la actualidad, uno de los retos de este siglo es conseguir un nivel de desarrollo aceptable y que al mismo tiempo no contamine y no expolie los recursos naturales, que respete los ecosistemas y que frene la por ahora imparable extinción de miles de especies animales y vegetales. Como verán, en realidad, la cuestión es mucho más compleja que la simple emisión o no de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

El asunto se vuelve más complicado todavía cuando entran en juego las llamadas potencias emergentes, sobre todo India y China, quienes pretenden, y lo están consiguiendo, desarrollarse gracias un modelo económico tan contaminante y gastador de recursos como el empleado por países como Estado Unidos, Gran Bretaña o Alemania. De hecho, algunas voces vinculan la escalada de precios del petróleo a su creciente demanda por China.

Se ha discutido mucho sobre si efectivamente se puede hablar o no de un cambio climático. Los promedios de temperaturas y de precipitaciones, es decir, las series temporales a partir de las cuales se definen los climas y su evolución a lo largo de años, décadas y siglos, parecen apuntar a una subida media de las temperaturas en las últimas décadas. Es verdad que faltan conocimientos, y sobre todo, la recogida sistemática y científica de temperaturas y precipitaciones es muy reciente.

También se plantea qué elementos influyen en los climas además de la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Se habla, por ejemplo, de las corrientes oceánicas. Por otra parte, se trata de dilucidar cuáles podrían ser los efectos de un cambio climático, y si documentales como el archiconocido “Una verdad inconveniente” exageran o no.

En cualquier caso, los científicos del Panel Internacional para el Cambio Climático (ICCP), aseguran que existen suficientes indicios como para preocuparnos, sobre todo los países menos desarrollados, quienes se llevarán, una vez más, la peor parte. Aunque por otro lado, algunas voces indican que no se puede atribuir todo al cambio climático y que en eso hay que ser prudente.

Un caso claro, en esta última línea, es el de las inundaciones de Nueva Orleáns, como consecuencia del huracán Katrina. En realidad, el problema no residió tanto en la fuerza del fenómeno meteorológico, como en la falta de inversiones para renovar unos diques fundamentales en una ciudad con parte de sus  barrios en zonas pantanosas e incluso por debajo del nivel del mar.

El medio ambiente merece una especial atención por parte de todos, una atención que va mucho más allá de los gases de efecto invernadero. Ya hay movimientos esperanzadores en este sentido, pero también un exceso de lentitud y muchos pasos en la dirección equivocada, como se pone de manifiesto con la fiebre constructora en España. En cualquier caso, confiemos en que no sea demasiado tarde.

12 pensamientos en “Bali

  1. Buenos días. ¿Seré hoy el primero en comentar?

    Bueno, no tengo mucho que añadir al muy explicativo artículo de Marta. Sólo dos matizaciones. La primera, aunque ella ya lo menciona, es la importancia fundamental que tiene en esto de la contaminación el peso de las economías emergentes. Es impensable -y creo que esa va a ser una de las claves fundamentales en este tema en los próximos años-, que paises como China o India vayan a limitar ahora su desarrollo, siguiendo los mismos patrones que los paises mas industrializados, por respetar un consenso medioambiental. El asunto no es que sea complicado, es que me parece imposible. Y no creo que pueda ser subsanado por ayudas de los paises ricos mas “ecologicamente” concienciados, dadas las dimensiones de esas economías emergentes (aqui mismo días atrás se aportaban datos sobre lo que significaría la generación de energía nuclear en China).

    Otro asunto curioso es ese de la supuesta discusión sobre le existencia misma del cambio climático. Dicve Marta que sobe ello “se ha discutido mucho”. Me parece a mí, sin embargo, que aunque se ha estudiado mucho, controversia ha habido poca. Quiero decir, el consenso científico al respecto ha sido abrumador. ¿Por qué entonces tenemos esa sensación de que se trata de algo polémico? Porque los intereses para retrasar -como si de algo poco claro aún se tratase-, las decisiones políticas necesarias parafrenar o revertir el deterioro, son muy poderosos. Científicos a sueldo y poderosa maquinaria propagandistica han conseguido en algunos ambientes -entre ellos, en nuestro pais-, crear esa falsa impresión de controversia científica. Seguir el desarrollo de este tema en Libertad Digital, por ejemplo, es muy revelador. Luego, el seguidismo de algunos hace el resto. Y así llegamos a los consejos de primo de Rajoy.

  2. Fantástico artículo, Marta.

    Con el tema del ecologismo tengo una prevención. Es evidente que estamos acelerando el cambio climático. Los cambios climáticos son una constante en nuestro planeta, si bien es cierto que parece que el hombre está acelerando este ciclo. También es evidente que algun sector exagera sus efectos. Cuando alguien dice con estupor por ejemplo que hemos tenido el mes de agosto más caluroso de los últimos 50 años irremediablemente pienso, ah , ¿pero entonces hace 51 años teníamos más cambio climático que ahora?
    Es absolutamente impepinable que hay que reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera, es también impepinable que no se puede mantener indefinidamente la generación de residuos actual. Créanme que a mí, por ejemplo me preocupa más la generación de basuras que la escasez de petróleo, por ejemplo.

    Lo que me preocupa también bastante es otra cosa. Entre los ecologistas hay corrientes también. Y hay una corriente emergente que defiende que la tierra tiene unos recursos limitados y que no puede alimentar a un número indefinido de seres humanos. Tiene su razonamiento científico, que parte de la base de que los fertilizantes tienen amoniaco y que el principal problema es el amoniaco…. bueno daría para una tesis. Lo preocupante es que esa gente ha llegado a la conclusión de que la tierra no puede alimentarnos a todos, es decir, que aquí sobra gente. El siguiente paso es decidir quien sobra. Y cuando alguien dice que sobra gente, yo, que no soy rico, soy moreno y no muy alto… me pongo a temblar. A eso le han dado en llamar ecofascismo. Esperemos que impere el sentido común.

  3. Buenos dias Marta Marcos ,caballeros callejeros y cabelleras al viento.
    Gracias por tu escrito de hoy.
    Siempre he pensado que Gaia se merece mas de lo que le damos.
    No tengo nada mas que añadir.

    Por otro lado pienso que Bono tiene que ser el revulsivo necesario para que los nacionalistas no se piensen que lo tienen todo ganado….que grandes sesiones en el Congreso de los Diputados vamos a tener…poesia en rama…jeje.

  4. ¡pero bueno! ¿es que vamos a tener que poner falta a los que no han venido?.
    A las dos faltas..os pongo de cara a la pared todo el joio domingo…¡domingolfos!…o ¿es que solo usais el internet de la oficina ,mientras la secretaria no mira?…¡sera posible!.
    ¡Cuanta degeneracion!
    ¡¡¡Asi va el pais!!!

  5. Marta, ahora tengo un momento para dedicarle al tema. Lo cierto es que yo no lo tengo nada claro. De una parte, los ecologistas a ultranza que prefieren vivir en la montaña bucólica antes que trastocar nada. De otra, los ejecutivos de las empresas contaminantes que sobornan a legisladores y encargan estudios de pago que demuestren que todo es una patraña. Y enmedio el común de los mortales que quiere vivir bien, cada vez mejor y a poder ser más baramente y ensuciando lo menos posible.
    Cambio climático lo ha habido siempre y suciedad generado por el hombre también. La cuestión es si la emisión de CO2 está acelerando un calentamiento global, que este sí parece estar en marcha. Puede que no pero como puede que sí y la polución es mala en cualquier caso, reduzcamos emisiones. Vale, pero habrá que ocuparse también del metano del ganado, que por lo visto es un porcentaje del orden del 20% de todas las emisiones. Y habrá que ocuparse, en efecto, porque lo de que GAIA no da para todos es mucho más cierto en la medida en la que comemos carne. No sé bien el dato y no sé explicarlo bien, pero las calorías via vegetales son mucho más eficientes que si la vaca come vegetales para engordar, bebe y luego te la comes: la vaca consume mucho más que lo que da. Pero que buenos están los filetes!
    Al final yo sigo en lo mío: fusión nuclear fría, gratuita y no contaminante, y partir de ahí barra libre de energía para tod@s!

  6. Mi intervención de hoy es para justificar faltas al Profe Amistad: estoy de guardia 24 horitas y sólo en este momento he podido asomarme a DC con cierta tranquilidad, después de afrontar una crisis hipoglúcémica, un traumatismo craneoencefálico por caida de bici de un chaval de 14 añitos, un traumatismo costal de un ingles septuagenario y beodo, e innumerables consultas desde las ocho. Creo que estoy más que justificado, aunque lo que yo hubiera querido es tener un dominguete más tranquilo. Eso sí, algunos chincha que chincha mañana, que yo libro y ellos non.

    Un par de apuntes sobre infamias variadas. La primera, no sé si habeis tenido ocasión de verlo, ha sido la intervención de Pernando Barrena en el congreso de EA. Con la complicidad y los besos de la Errasti, el orondo batasuno ha intervenido entre vítores y aplausos de la concurrencia, no ha condenado la acción terrorista de Sestao, y los que osaron afearle y exigirle condena (se escuhó incluso algún grito de “criminal”) fueron acallados por la mayoría de los presentes. Algunos también, dignamente a mi parecer, abandonaron la estancia cuando el cómplice de la violencia subió a la tribuna de oradores. Ha sido un espectáculo lamentable que pone de manifiesto a qué lugar ha llevado a los que yo creía escrupulosamente democráticos nacionalistas su afán soberanista y sus sueños míticos materializados en la falta de sensibilidad hacia el dolor de los que sufren el zarpazo terrorista y en planes que nos llevan a todos a un callejón sin salida. Por lo demás, una muestra más de hipocresía: uno de los que aplaudía entusiáticamente al batasuno era el consejero Azacárraga, que una hora antes en Sestao había condenado con firmeza y decisión el atentado.

    La otra indignidad del día la he encontrado donde siempre, claro está. Allí do mora la señora que el otro día reñía a los bancos y demás poderes fácticos del país no sólo por no darla un chavico, sino por no haber impedido la democrática llegada de Zp al poder en 2004. Tras este alegato golpista, tenía que seguir la escalada. Hoy uno de sus subditos, de aquellos que se arrojan a sus pies como siervos (aunque dudo mucho que apoquinen mucho, valga la redundancia, en bonos) afirma que el atentado de Francia que costó la vida de nuestros dos muchachos consistiría en lo siguiente:

    **ROSA este artículo me hierve la sangre, porque me acuerdo del MENTIROSO RUBALCABA, porque fueron vilmente asesinados, por la espalda. Todo esto me huele muy mal, lo de la “casualidad”, que es desmontada en algunos blocs que piensa que ha habido un “pacto” que sería os damos a la pareja para que la detengais, a cambio dejais a Xteroki.**

    Cumpliendo, claro está, el código “deontológico” del sitio.

    Marta, siento mucho la poca atención que este tu amigo ha prestado a tu artículo. Entre el desahogo ante este par de exasperantes episodios y la solicitud de anulación de la sanción por inasistencia no he tratado el mismo como debía. Un abrazo y enhorabuena.

  7. Lo dicho, la versión de “El País” sobre el episodio de Barrena y sus amigos de EA:

    **Abucheos para Pernando Barrena

    La presencia del dirigente de Batasuna Pernando Barrena como invitado en el VII Congreso de Eusko Alkartasuna ha levantado ampollas entre algunos sectores de la militancia de esta formación, que le han recibido con silbidos e incluso algún grito como “¡criminal!” o “¡condena lo de Sestao!”.

    Los signos de desaprobación, minoritarios, han sido rápidamente sofocados tanto por la presidenta de la mesa, Elisa Sainz de Murieta, quien en euskera rogaba “por favor” compostura a los delegados, como por la abrumadora ovación dedicada posteriormente al dirigente abertzale.

    Mientras alrededor de una decena de militantes situados en la parte superior del cubo pequeño del Kursaal optaba por abandonar la sala para no escuchar a Barrena, los dirigentes de EA, puestos en pie, expresaban su apoyo con aplausos al representante de Batasuna, quien ha acudido al congreso acompañado por la también miembro de la Mesa Nacional de la formación ilegalizada, Karmele Aierbe.

    Los signos de desaprobación no desaparecieron totalmente pese a la ovación, pues cuando Barrena se había situado ya en el estrado de los oradores, un compromisario interrumpió su discurso con el grito “¡condena lo de Sestao!”, en alusión al atentado perpetrado esta noche contra los juzgados de paz de esta localidad guipuzcoana, expresión que ha sido respondida de nuevo con aplausos por parte de la gran mayoría de los delegados.**

  8. Lo que está claro es que vivimos en y de este planeta, y arrasar la amazonia, quemar bosques, constuir sin control y sin agua y polucionar y contaminar todo lo contaminable, no parece muy saludable, aumente o no la temperatura del planeta.

    Como siempre están los “intereses económicos” y yo me pregunto, no ganan los fabricantes de coches cuando producen coches menos contaminantes?? El petróleo es un negocio estupendo, para qué vamos a cambiar de negocio si este funciona estupendamente? Las economía es conservadora, si así me va bien, para qué cambiar? pero ahora hay otras razones para cambiar, algo hemos aprendido, la sociedad ha conseguido que también se valore la calidad de vida, de ahora y la que vendrá.

    Igualito que la SGAE y las discográficas con el negocio de los derechos de autor, aunque el sistema y la sociedad esté cambiando, todavía se empeñan en sacar el máximo partido de su negocio antes de tener que cambiar nada, ni intentarlo siquiera, disculpad el quiebro pero es que antes me ha parecido ver a Ramoncín en la tele….

    Estoy contigo, 7 Mimo Titos: Fusión fria ya!!

Deja un comentario